Guerau de Cabrera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Guerau III de Cabrera (muerto c. 1161)[a] vizconde de Áger y primer vizconde de Cabrera (1145-1161), fue un noble y trovador, hijo del conde Ponce Giraldo de Cabrera y de su primera esposa, Sancha Núñez.

El 20 de noviembre de 1145, Guerau su madre Sancha confirmaron el acta fundacional de la Canónica de Santa María de Roca-rossa como Geraldus de Cabrera, Gerundensis ac Urgellensis vicecomes ySanctia mater eius, respectivamente. [1] El 1149 tomó parte en la conquista de Lérida, junto con Ramón Berenguer IV y el conde de Urgel Ermengol VI.

Solo se conoce un poema de este autor, escrito en lengua provenzal hacia 1160, Ensenhamen , nombre genérico con el que se denominan largos poemas de contenido didático y crítico, y que podemos considerar una modalidad del sirventés. Constituye un documento de gran importancia por el conjunto de noticias que da sobre los juglares y sobre todo porque nos muestra el panorama literario de Cataluña como no lo hace cualquier otro documento de la época.

El poema está dirigido a su juglar Cabra para instruirlo, consta de 216 versos (2 versos de cuatro sílabas rimando entre ellos, seguidos de un verso de ocho sílabas con rima). Los 24 primeros versos tratan de las diversas actividades de los juglares, y el resto señalan, de forma desordenada, aquellos temas literarios que los juglares deberían de conocer y transmitir:

Temáticamente se puede dividir en dos partes: en la primera (24 versos), Guerau de Cabrera reprocha al juglar Cabra que no haga correctamente algunas actividades propias de su oficio; en la segunda, mucho más extensa, le reprocha que no conozca y transmita determinada literatura, de manera que, en esta parte, el poema se convierte en una lista -sin orden cronológico- de la literatura que se conocía en la época, desde la más antigua, los clásicos griegos y latinos, a la más moderna, los trovadores contemporáneos. La última estrofa reprocha más carencias profesionales del juglar y lo despide.


I
Cabra juglar,
no puesc mudar
qu'eu non chan, pos a mi sap bon;
e volrai dir
senes mentir,
e comtarai de ta faison.

II
Mal saps viular
e pietz chantar
del cap tro en la fenizon;
no sabz fenir,
al mieu albir,
a tempradura de breton.

III
Mal t'ensegnet
cel que·t mostret
los detz amenar ni l'arson;
no sabs balar
ni trasgitar
a guiza de juglar guascon.

IV
Ni sirventesc
ni balaresc
no t'auc dir e nuilla fazon;
bons estribotz
no t'ieis pels potz,
retroencha ni contenson.

V
Ja vers novel
bon d'En Rudell
non cug que·t pas sotz lo guingnon,
de Markabrun
ni de negun
ni de N'Anfos ni de N'Eblon.

VI
Jes gran saber
no potz aver,
si fors non eis de ta reion.
Pauc as apres,
que non sabs jes
de la gran jesta de Carlon,

VII
Con eu, tras portz,
per son esfortz
intret en Espaigna a bandon;
de Ronsasvals
los colps mortals
que fero·l XII compaignon

VIII
Can foron mort
e pres a tort,
trait pel trachor Guanelon
al amirat,
per gran pechat,
et al bon rei Marselion.

IX
Del Saine cut
c'ajas perdut
et oblidat los motz e·l son:
ren no·n diçetz
no no·n sabetz,
per no i ha meillor chanson.

X
E de Rollan
sabs atretan
coma d'aiso que anc no fon.
Conte d'Artus
non sabes plus
ni del reproier de Marcon.

XI
Ni sabs d'Aiolz
com anec solz,
ni de Machari lo felon;
ni d'Anfelis,
ni d'Anseis,
ni de Guillaumes lo baron.

XII
Ni sabs d'Erec
com conquistec
l'esparvier for de sa reion.
Ni sabs d'Amic
consi guaric
Ameli, lo sieu compaignon.

XIII
Ni de Robert
ni de Gribert
ni del bon Alvernatz Uguon.
De Vezia
non sabs co.s va,
ni de Guondalbon lo Frizon

XV
Del duc Augier,
ni d'Olivier,
d'Estout ni de Salomaon,
ni de Loer,
ni de Rainier,
ni de Girart de Rossillon.

XVI
Ni de Davi
ni de Rai,
Ni de Berart ni de Bovon.
De Constanti,
non sabs c'om di
de Roma ni de Prat Neiron.

XXI
Jes non saubes
-si m'ajut fes!-
del setge que a Troia fon.
D'Antiochia
non sabres ja
ni de Milida la faison.

XXV
Ni d'Aguolan
ni de Captan,
ni del rei Braiman l'esclavon;
ni del bon rei,
no·n sabs que·s fei
d'Alixandri fil Filipon.

XXVIII
Ni sabs d'Ytis,
ni de Biblis,
ni de Caumus nuilla faisson;
de Piramus
qui for lo murs
sofri per Tibes passion.

XXIX
Ni de Paris,
ni de Floris,
ni de Bella Aia d'Avignon;
del normanes,
ni del Danes,
ni d'Antelme ni de Frizon.

XXXI
Ni de Bramar
no·n sabs chantar
de l'auca ni de Nauruzon;
ni del vilan
ni de Tristan
c'amava Yceut a lairon.

XXXII
Ni de Gualvaing
qui, ses compaing,
fazia tanta venaizon;
ni d'Aldalaer,
ni de Rainier,
ni de Ramberg'ab lo furguon.

XXXVI
Non saps upar,
mot guariar
en glieiza ni dedins maizon.
Va, Cabra boc,
quar be.t conoc
qui et evia urtar al mouton.
I
Cabra, juglar,
no puedo impedirte
que me cantes porque a mi me gusta;
y me gustaría decir,
sin mentir,
y contar de tu estilo.

II
Mal sabes tocar la viola
y peor cantar
desde el inicio hasta el final;
no sabes acabar,
en mi opinión,
con la modulación del bretón.

III
Mal te enseñó
quien te mostró
los dedos poner y el arco;
no sabes bailar
ni hacer juegos de manos
a la manera de juglar gascón.

IV
Ni sirventés
ni balada
no te oigo decir de ninguna manera;
buenos estrambotes
no te salen de los "morros",
ni estribillo ni tenzón.

V
Verso nuevo
bueno de Rudel
no creo que te pase por debajo del bigote,
de Marcabrú
ni de nadie
ni de Alfonso ni de Eble.

VI
Poco gran saber
no puedes tener
si fuera no sales de tu región:
poco has aprendido,
que no sabes nada
de la gran gesta de Carlos.

VII
Como yo, a través de los puertos
por su esfuerzo
entró en España sin reserva;
de Roncesvalles
los golpes mortales
que hirieron a los 12 compañeros.

VIII
Cuando fueron asesinados
y encarcelados a traición,
traicionados por el traidor Ganelón,
a el emir
por gran pecado,
y al buen rey Marsili.

IX
De (la canción) de Saisne pienso
que has perdido
y olvidado las palabras y el sonido:
nada dices
ni sabes,
peró no hay mejor canción.

X
Y de Rollán
sabes tanto
como eso que nunca fue.
Del relato de Arturo
no sabes mas
ni de la cólera de Marcos.

XI
Ni sabes de Aiol
que andaba solo,
ni de Macario el airado;
ni de Anfelis,
ni de Anseis,
ni del barón Guillermo.

XII
Ni sabes de Erec
como conquistó
el halcón fuera de su región.
Ni sabes de Amic
como curó
Amelio, su compañero.

XIII
Ni de Roberto
ni de Girberto
ni del buen Hug de Alvernia.
De Vezia
no sabes nada,
Ni de Gondalbón el frisón.

XV
Del duque Otger,
ni de Olivier,
ni de Estout ni de Salomón,
ni de Lohier
ni de Rainier
ni de Guerau del Rossellón.

XVI
Ni de David
ni de Rai,
ni de Berart ni de Beuve.
De Constantino,
no sabes lo que se dice
de Roma ni del prado de Nerón.

XXI
No sabes nada
-que si yo pudiera!-
del sitio que en Troya hubo.
De Antioquía
no sabrás nunca
ni de la manera de Milida.

XXV
Ni de Agolante
ni de Captan,
ni del rey Braimant el esclavo;
ni del buen rey,
no sabes que hizo
Alejandro hijo de Felipe.

XXVIII
Ni sabes de Itis,
ni de Biblis,
ni de Caumus de ninguna manera;
de Príamo
que fuera del muro
sufrió por Tisbe pasión.

XXIX
Ni de Paris,
ni de Floris
ni de la bella Aye de Aviñón;
del normando
ni del danés,
ni de Antelme ni de Frizon.

XXXI
Ni de Bramar
no sabes cantar
de la odisea ni de Nauruzon;
ni del lugareño
ni de Tristán
que amava Isolda en secreto.

XXXII
Ni de Gauvain
que, sin compañía,
hacia tanta caza;
ni de Audigier
ni de Rainier,
ni de Raimberge.

XXXVI
No sabes declamar,
ni palabras arreglar
en la iglesia ni dentro de casa.
Ve, Cabra ''boc'',
porque bien te conoció
quien te envió a azotar el carnero.

Notas[editar]

  1. El 1 de enero de 1162, su padre dono a la abadía de Samos varias propiedades en la región de Sarria en Galicia pro anima carissimi filii mei Giraldi Poncii que in ipso monasterio Samonensi tumulatus requiescit Cfr. Fernández-Xesta y Vázquez (1991), p. 57

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]