Guayas y Quil

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La leyenda de Guayas y Quil, es solo una teoría acerca del origen del nombre de Guayaquil. Según varios historiadores, el nombre de Guayaquil, viene de las voces:

  • Gua que significa Grande.
  • Ya que significa Casa.
  • Quil que significa Nuestro.

Por lo tanto traducido al español quiere decir Nuestra Casa Grande, lo cual se vé reflejado en la actualidad, ya que Santiago de Guayaquil, es la ciudad más grande de la República del Ecuador.

Otros historiadores consideran que el origen del nombre de la Ciudad de Guayaquil, proviene de un pacífico y próspero pueblo aborigen llamado Guayaquile, en el cual los españoles asentaron la Fundación de Guayaquil. Mientras que muy pocos consideran verídica la antigua leyenda de Guayas y Quil, que se ha narrado de generación en generación hasta nuestros días.

Guayas y Quil[editar]

Era la Época de las Conquistas Españolas en tierras americanas, y después de haber sido fundado la Ciudad de Santiago de Quito cerca de la actual ciudad de Riobamba, los españoles consideraron que era no muy estratégico aquél asentamiento, así que dos expediciones partieron de allí. Una expedición se encaminó hacia el norte, siguiendo los pasos de Rumiñahui, general de Atahualpa, Hijo del Sol y Último Emperador Inca del Tahuantinsuyo, ya que Rumiñahui había vuelto a la ciudad Inca de Quito para esconder los tesoros que allí se encontraban. La otra expedición fue rumbo a la región costanera, que intentaron varias veces establecer un asentamiento pero los bravos nativos del lugar incendiaban todos los campamentos.

Fue Sebastián de Benalcázar quién, después fundar San Francisco de Quito en la misma ciudad ya edificada por los Incas, personalmente llegó a estas regiones para fundar la ciudad de Santiago en la costa. Lo cual lo encontró difícil ya que los huancavilcas, pueblo que dominaba esta región, destruían los asentamientos españoles, liderados por el bravo cacíque Guayas.

El cacique Guayas de los Huancavilcas, estaba casado con una bella mujer llamada Quil, quién además de ser hermosa, también estaba entrenada en el arte de la guerra. Ambos se negaron a rendirse ante los españoles conquistadores. Pero lamentablemente después de cierto tiempo las fuerzas españolas tomaron prisioneros a ambos.

Guayas ofreció entregarles a cambio de la libertad de ambos, inmensos tesoros que solo él conocía donde estaban ocultos. Los hispanos aceptaron gustosos la propuesta y todos juntos se dirigieron a la cima de un cerro, que se llamaría después Cerrito Verde y actualmente Santa Ana. Cuando llegaron al lugar del "entierro", Guayas pidió un puñal para levantar la piedra que cubría las riquezas, pero lo que hizo fue atravesar rápidamente el corazón de su amada Quil, y luego él se clavó el arma en su propio pecho. Así tendría dos tesoros: el río y el corazón de Quil.

Según cuenta la leyenda, antes de morir el bravo cacique Guayas expresó las siguientes palabras:

"Al río lo mancharon con la sangre de mis hermanos,
me llevo a Quil para que me acompañe a la tierra del Sol".

Según la leyenda, fue Francisco de Orellana, quién en el día del Apóstol Santiago el Mayor, y en memoria del heroico cacique Guayas y su idolatrada esposa Quil, fundó la ciudad bajo el nombre de Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Santiago de Guayaquil.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]