Guaco (banda)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Guaco
Guaco Front 2.jpg
Datos generales
Origen Bandera de Venezuela Maracaibo, Venezuela
Información artística
Género(s) gaita zuliana, pop, salsa
Período de actividad 1964-presente
Artistas relacionados Oscar D'León
Gilberto Santa Rosa
Luis Enrique
Web
Sitio web www.guaco.org
Facebook guacooficial
Twitter OficialGuaco
Miembros
Gustavo Aguado
Juan Carlos Salas
Luis Fernando Borjas
Elahím Mounicou
Diego Rojas
Alexis Moreno
Yonis Flores
Gustavo Molero
Edepson González
Julio Rivera
Humberto Casanova
Vladimir Quintero
Norman Cepeda
Rafael Greco
Kender Medina
Carmelo Medina
Rafael Querales
Antiguos miembros
Mario Viloria
Alfonso Aguado
Alirio Pérez
Sundín Galué
Argenis Carruyo
Amilcar Boscan
Daniel Somaró
Nelson Arrieta
Ricardo Hernández
Simon García
Ricardo Portillo
Salvador Baglieri
Carlos Sánchez
Ronald Borjas
Nerio Franco
José Castillo
Luis Rincón
[editar datos en Wikidata ]

Guaco es una orquesta venezolana nacida en la ciudad de Maracaibo que comenzó tocando gaita zuliana y que tras un largo proceso de evolución y modernización enriqueció su propuesta musical alcanzando altos niveles de popularidad, siendo conocidos en todo el país como la super banda de Venezuela.[1]

Ha recibido influencia de ritmos como salsa, son, rock, pop, funk, jazz y gaita zuliana pero su ritmo es único y conforma un estilo en sí mismo. Se han distinguido por su andar en la música durante cinco décadas; que les ha permitido grabar cerca de 40 álbumes de estudio siendo uno de los grupos más prolíficos del país. Ha realizado innumerables giras anuales en Venezuela que en ocasiones se han extendido a Estados Unidos, Europa y Japón.

El líder histórico de la banda es Gustavo Aguado, quien ha logrado reinventarse con cada producción discográfica, manteniendo la vigencia del grupo y el nivel artístico y de ventas a través de los años.

Origen[editar]

Fue fundado por un grupo de jóvenes estudiantes, de los cuales destacan Mario Viloria, Fernando Plátano Domínguez, Alfonso Pompo Aguado y Luis Rincón, posteriormente se incorpora Gustavo Aguado. Aspiraban competir con grupos con mayor tradición gaitera existentes para la época en el Estado Zulia: Estrellas del Zulia, Rincón Morales, El Saladillo y Cardenales del Éxito.

En los inicios forman parte del grupo: Maritza Morales quien se convierte en la voz femenina, José Castillo cuatrista y compositor, Heriberto Molina y los cantantes Alcides Bonilla, José Tineo y Tino Rodríguez. Junto a ellos estaba Gustavo Adolfo Aguado León, el hermano de Pompo, quien ya se proyectaba como un excelente solista, pero requería un permiso especial para actuar por ser menor de edad.[2]

La creación y el nombre del grupo se atribuyen a Mario Viloria quien toma el nombre de un pájaro blanco, conocido localmente como pájaro Guaco (una especie de lechuza y que en la cultura popular de Maracaibo tiene connotaciones de ave de mal agüero) que volaba por encima de su casa donde típicamente el grupo practicaba y ensayaba durante sus inicios lo cual atraía familiares y amigos para escucharlos tocar.

Carrera discográfica[editar]

Años sesenta[editar]

En la década del 60 el grupo fue conocido como Conjunto Gaitero Estudiantil Los Guacos del Zulia.

Su primera producción fue grabada en 1964, bajo el género de Gaita Zuliana, estilo de música tradicional venezolana que tradicionalmente se toca en la Navidad. Sin embargo desde sus primeros discos, las ganas de hacer algo distinto y masivo, se dejaba notar. En la década de los 60 se grabaron 5 producciones una por año: 1964, 1965, 1966, 1968, 1969. La mayoría de las canciones eran compuestas por Mario Viloria. En el año 1967 Gustavo Aguado, grabó con otra agrupación gaitera (Estrellas del Zulia), casualmente el mismo año que Guaco no grabaría una producción. Aguado regresó para grabar en 1968 y seguir hasta la fecha.

En esta primera etapa, Guaco era un grupo de gaita tradicional, sin ningún elemento electrónico o ajeno a lo típico, pero en sus letras y ensamble voces dejaban entrever que buscaban un sonido contemporáneo acorde con sus gustos personales que se decantaban entre el rock, la salsa y el soul.[2]

Años setenta[editar]

La década de los 70 está marcada por la entrada de Ricardo Hernández proveniente del grupo Santanita. El talento de este zuliano comienza a proyectarse desde los primeros discos, alcanzando cuotas de mayor participación a partir de 1979 y hasta 1985 cuando se convierte en el compositor más exitoso que ha tenido la banda. Sus canciones están marcadas ya sea por: un ritmo muy característico y bailable, una lírica que muestra historias cotidianas e identificables de la vida de la ciudad y por la autenticidad en las canciones de tipo tradicional, en especial las dedicadas a la virgen de La Chinita en dupla con Gustavo Aguado.[3]

Otros cantantes famosos que hicieron pasantía dentro de esta etapa fueron: Humberto Mamaota Rodríguez (quien brillaría luego con Rincón Morales) como compositor y cantante en 1974[4] y Argenis Carruyo, quien posteriormente se decantaría por la salsa en orquestas como la Dimension Latina. Argenis participa cantando temas específicos en varios de los discos de esta etapa entre ellos: Bubu Guaco en 1972; Que nadie se mueva en 1975 y Una tumba y un bongó en 1978, estos dos últimos compuestos por Ricardo Hernández.

Posteriormente, en 1975, ingresan los compositores y cantantes Ricardo Portillo y Simón García que habían triunfado con Los Cardenales del Éxito. El primero de ellos compositor, cuatrista, cantante y líder natural, mientras que el segundo destacaba por ser compositor y creativo.[2]

A principio de los 70 los arreglos de los temas estaban a cargo de Nerio Franco un multinstrumentista que venía de Los Blanco y que comenzó a enriquecer las canciones con la ejecución del piano.[5] A partir de 1977 el joven pianista y director de orquesta José Luis García, quien posteriormente formaría el exitoso grupo Carángano, asume las riendas de la dirección musical de la banda. La idea central del grupo en esta época era enriquecer los instrumentos tradicionales de la gaita: cuatro, tamboras, furro y charrasca e incorporar instrumentos contemporáneos. Carlos Sánchez en el bajo, Romer Quintero y posteriormente Salvador Baglieri en la guitarra, Frank Velásquez en flauta y saxo a partir de 1979 y una sección rítmica que a partir de 1978 incluia Tamboras conga y bongo; fueron los músicos e instrumentos que se encargaron de marcar el paso de la gaita tradicional a la modernidad.

Varias composiciones a lo largo de esta década presentaban la estructura de coros e improvisaciones (montuno) con marcado sabor latino que eran características del ritmo salsa. Canciones marcadas por esta tendencia fueron: Una tumba y un bongó (1978), A guarachar y Guaco es diferente (1977), Guaco en plena y Con la punta del pie (1976), Barbaridad (1975) y La gaita tiene montuno y Tambo dengue (1974).

Otra característica que diferencia a Guaco de los grupos de la época, es la mayor velocidad que imprimieron a muchos de los temas, dando al ritmo tradicional un carácter más atractivo en cuanto incitaban al baile. Ejemplo de estas canciones fueron: «El tumbao», «Quiero» y «Guaco y tambora» (1973), «Parranda fiestera» y «Niche parrandero» (1974), «Que nadie se mueva» (1975), «De pasito a pasito» (1976), «Sabor a Guaco» y «La clave» (1977), «Criollo y sabroso» y «Con los guacos no hay quien pueda» (1978),

Hay un tercer grupo de canciones de corte intimista y/o romántico que siempre fueron incluidos y que constituían un balance necesario en cada producción discográfica. Como muestra de ello puede mencionarse temas como «Papa viejo», «La embajadora» y «Luis Antonio» (1974), «Remordimiento», «Juventud», «Sueño gaitero» y «Contaminación» (1975); «Vagabundo», «Sí, compadre» y «Recordando», un canto nostálgico al Maracaibo de antaño (1977); «La carta», dedicada a las madres, «Eterno amigo» y «Tú, mi gaita» (1978);

Dentro de esta etapa también desarrollan gaitas con letras que abordan temas contemporáneos como las drogas, la pobreza y la contaminación y otras de carácter jocoso cuyo tema más difundido fue «María La Bollera» (1976). Esta variedad temática y rítmica y un fuerte apoyo de las discográficas nacionales: con producciones y grabaciones realizadas en Caracas, abrieron el camino para que fueran bien recibidos por la juventud de la época y comenzara un proceso de apertura hacia otras regiones del país que no eran asiduas al ritmo de la gaita del Zulia.

Etapa 1979-1985[editar]

El álbum Guaco 79 constituye un punto de quiebre a partir del cual se da un salto de calidad que habría de cerrar la década de los 70. A partir de este álbum, Guaco empezó a conocerse dentro del público y emisoras de todo el país.

De los once temas que conforman el disco seis pertenecen a Ricardo Hernández quien se posiciona como el compositor por excelencia de Guaco. Este trabajo posee un carácter conceptual y una mezcla perfecta entre tradición y modernidad y entre el carácter fiestero y reflexivo. Guaco alcanza la consolidación y el equilibrio que venía gestándose desde discos anteriores. César Miguel Rondón autor del libro de la Salsa se encarga de escribir dentro de las portada del disco un largo análisis de las características y canciones de este disco, catalogándolo de extraordinario.

Los arreglos de este disco corren por cuenta de José Luis García y Gustavo Aguado interpreta en plena madurez, cuatro de los temas más emblemáticos del disco entre ellos: «Noche sensacional», grabado posteriormente por Cheo Feliciano en el disco Sentimiento Tú (1980), rindiendo una especie de homenaje a la música de Guaco.

La música de protesta sin llegar al panfleto político está presente en los temas: «Mosaico guaco» y «Nuestros derechos», que en la voz de Aguado reflejan el sentimiento zuliano quien a través de una penuria que se ha hecho cotidiana, asume su rabia social a través de la protesta en las canciones.

Este disco marca el debut de Amilcar Boscan como cantante de Guaco con una contradanza con montuno llamada: «Homenaje a Aniceto Rondón». Chichilo Urribarri es llamado para cantar: «Maracaibo linda», una gaita de gran cadencia rítmica y una efectiva letra, y Ricardo Portillo canta la que probablemente sea la canción más conocida del disco: «Venite pa’ Maracaibo».

Luego de este disco, se produce una deserción masiva, abandonan la banda: el pianista y director musical José Luis García, los cantantes Simón García y Ricardo Portillo, el guitarrista Salvador Baglieri, el bajista Carlos Sánchez y Argenis Carruyo. Dichos músicos, sintiendo la necesidad de abordar nuevos proyectos en forma independiente, forman otros grupos y orquestas que en definitiva enriquecieron el panorama musical del Zulia y del país.

La primera parte de la década de los 80 está marcada por la influencia notable de Ricardo Hernández como compositor y de Amilcar Boscan como cantante. Al grupo entra Sudin Galue como bajista y cantante hasta el 95, Alejandro Ávila ejecuta el piano hasta 1981 y luego es sustituido por Alirio Pérez entre 1982 y 1988, Frank Velásquez se mantiene al saxo y flauta hasta 1988 y Romer Quintero en la guitarra lo hace hasta 1986.

Con esta formación se graba Guaco 80, un disco de 10 temas de los cuales 8 son de Ricardo Hernández, quien además introduce su talento como arreglista. En este sentido el músico ha declarado: «El álbum Guaco 80 es mío; son mis arreglos y mis canciones».[6]

Las composiciones que obtuvieron mayor difusión fueron: «Homenaje a Jesús Lozano» y «Las pulgas», en la voz de Amílcar Boscan. Otro de los temas de gran popularidad fue: «Maracucha», en la voz inconfundible de Gustavo Aguado. Un tema grabado inicialmente sin metales que fueron adicionados posteriormente, en un arreglo realizado en Caracas, por Alberto Naranjo, director del Trabuco Venezolano. Igualmente destacó la canción dedicado a la Virgen de Chiquinquirá, «Chinita», cuyos arreglos y polifonías le dieron un aire de modernidad que contrastó con aquellos grupos gaiteros que jamás tomaron riesgos y se mantuvieron fieles a la tradición.

Se mantiene dentro del repertorio de este disco, letras de denuncia social (idea que siempre ha estado presente en los fundadores de Guaco) con gaitas como: «La reforma», un viejo tema de Mario Viloria que había sido grabado en el LP de 1970 donde de aborda los problemas que por años ha sufrido Maracaibo y que nunca han sido solucionados y «Diferendo» en la época en que Venezuela y Guyana mantenían un litigio territorial.

El álbum Guaco 1981 confirma el nivel artístico alcanzado en los dos LP anteriores. Ricardo Hernández se mantiene como director musical y compositor de ocho de los temas del álbum. El concepto rítmico y armónico de la banda pertenece a los propios músicos nacidos en el Zulia y cuya calidad sonora comienza a hacerse sentir. A nivel de ventas, son promocionados por el sello discográfico INTEGRA a partir de 1979 y hasta 1983. Por eso, dentro de la promoción de la banda que todos quieren etiquetar dentro de un género musical se mantiene el criterio de que «Guaco es Guaco».

Amílcar Boscan se consolida como intérprete fundamental con los temas: «El billetero», «A patinar» y «Tierra bonita». Gustavo Aguado repite como intérprete de un tema dedicado a la virgen: «Chinca y Ricardo» y otro a la Guayana Esequiba con la canción: «Esequibo». Otro de los temas que tuvo repercusión mediática por su carácter intimista y romántico fue: «Seguiré gaiteando», en la voz de Sudin Galué, donde se plantea el tema de las esposas de los gaiteros que se sienten «amenazadas» por el estilo de vida disipada o comprometida con el arte que llevan los músicos.

Un año más tarde y con la misma formación musical Guaco estrena su nuevo larga duración en 1982. La dupla Hernández-Boscan repite su asociación exitosa con los temas: «Pastelero» y «Por eso me encanta mi Maracaibo». Gustavo Aguado se reserva las canciones «Para ella» y «Para ti Chinita» del propio Ricardo Hernández.

Corre el año 1983 y Guaco graba su quinto y último álbum de estudio para el sello Integra. Para este tiempo Guaco continua su proceso de modernización agregando batería una sección de trompetas, un trombón y violines bajo la producción ejecutiva del experimentado Orlando Montiel. Amílcar Boscan debuta como compositor con el tema «El Pavito» y graba además los temas: «Cepilla’o» y «Adiós Miami» un tema referido a los venezolanos de clase media que acostumbraban a viajar a USA por lo barato que resultaban los dólares y que en ese año fueron sometidos a un control cambiario y a una fuerte devalución de la moneda.

Entre 1984 y 1985 se producen y graban dos discos con el sello Sonográfica sello para el cual grababan los artistas de mayor renombre del país: Yordano, Ilan Chéster y Franco de Vita. La banda es referencia obligada en todo el territorio nacional, sus discos incrementan exponencialmente sus ventas y en época decembrina dan conciertos multitudinarios en varios recintos del país incluido el Poliedro de Caracas.

De estas producciones los temas emblemáticos fueron: «Un cigarrito y un café» y «Me gustan las caraqueñas» (1984), «A comer» y «Sentimiento nacional» (1985), todos ellos compuesto por Ricardo Hernández, quien luego de esta producción abandona la banda para formar su propia agrupación.

Etapa 1986-1995[editar]

El disco denominado Guaco Tercera Etapa publicado en 1986 marca un punto de inflexión dentro de la banda zuliana marcada por la partida de Ricardo Hernández y Amilcar Boscan. Daniel Somaró y Sudin Galúe asumen protagonismo como cantantes y Heriberto Molina, un antiguo colaborador de Guaco, aporta el grueso de las canciones, componiendo seis de las diez que conforman el disco. Los temas más conocidos de esta producción fueron los interpretados por Gustavo Aguado: «Aguas de cristal» y «Virgen Guaquera» una gaita-aguinaldo dedicada a la Chinita que contó con la participación del grupo de cantantes del sello Sonografica: Yordano, Ilan Chéster, Colina, Francisco Pacheco y Evio Di Marzo y que fue un éxito a nivel nacional. «La radio», en la voz de Daniel Somaró fue otro de los temas promocionados.

Maduro (1987) y Dejando huella (1988) son los siguientes trabajos de Guaco en los que la producción pasa de Gustavo Aguado a Willie Croes. Nelson Arrieta comienza su extensa andadura como cantante del grupo que se extendería hasta 2002. Los temas más destacados fueron: «Zapatero», «Pregúntale a Carruyo» y «Cuatro estaciones», todos compuestos por Abdenago Neguito Borjas, quien logra ser captado como compositor para el grupo, luego de varios intentos por incorporarlo como integrante de la banda, en la década del 70.

Betania 1989 es el último disco producido para el sello Sonográfica. Cuatro temas destacaron y lograron amplia difusión dentro del país: «Atracción fatal», «Que nadie se mueva», «Sara» y «La placita», este último tuvo un gran impacto mediático por la participación de los artistas nacionales: Cecilia Todd, Yordano, Elisa Rego, Sergio Pérez y Luz Marina.

A partir del año 1990 y hasta 1993 Guaco pasa a formar parte de Sonorodven con quien graba cinco discos. Los correspondientes a los años 90 y 91 se realizaron bajo la dirección musical de Juan Carlos Salas. Los temas más populares fueron: «Nunca te olvidaré» (a dúo con Karina), «Ya no eres tú» (a dúo con Gilberto Santa Rosa), «Invítame a tu casa» (con Proyecto M) y «Me vas llevando» en la voz de Gustavo Aguado.

Posteriormente graban los dos primeros volúmenes de Guaco Clásico donde marcan una pausa en su proceso de innovación para grabar temas tradicionales de la gaita zuliana e incluyen algunas versiones de sus temas de las primeras etapas con una instrumentación menos elaborada y adaptada a la gaita tradicional, pero sin dejar de incluir elementos de modernidad: «La llegada de la paz» (a dúo con Luis Enrique) es el tema más novedoso y el que fue promocionado, en mayor medida.

El ciclo con Sonorodven se cierra con el álbum Triceratops publicado en 1993 y que marca la entrada del joven valor zuliano Jorge Luis Chacín como intérprete, compositor y arreglista. Este disco está considerado por muchos como una de las mejores producciones del grupo. En esta producción el cantante Nelson Arrieta se destaca con el tema «Todo quedó quedó». La cantante Kiara es invitada en el tema «Siempre juntos», Rafael Greco ―músico y compositor zuliano que se uniria a Guaco como saxofonista― compone y canta en homenaje a Giusseppe Peppino Terenzio (músico y profesor fundador del conservatorio José Luis Paz de Maracaibo) el tema «Mi tío». «Detalle en falso» (autoría de Jorge Luis Chacín) junto con «Las caraqueñas» (de José Quintero), ambos en la voz de Gustavo Aguado, configuran uno de los discos más versátiles y exitosos de la banda. Con el disco Guaco clásico, volumen III (publicado en 1994) se cierra otra de las etapas de la superbanda de Venezuela.

Etapa 1995-2005[editar]

En este tiempo Guaco se decanta por un sonido más internacional que es una mezcla donde están presentes el jazz, el rock latino y la salsa: no solo en la instrumentación sino también en el ritmo de clave. Los siguientes discos aparecen dos trompetas, un trombón y un saxo y comienzan a versionarse temas que pertenecen directamente a la Salsa tales como: Mi desengaño, Así son ponco, Remembranzas, Acere Bongo y Fuego en el 23 entre otras.

Archipiélago (1995) marca el debut de Luis Fernando Borjas como cantante, de la mano de temas compuestos por Jorge Luis Chacín que fueron altamente promocionados en las radios del país: «No la juzgue» y «Como es tan bella». Otros temas conocidos fueron «Que cobardía» (cantada por Sundin Galue) y «El sueño de Simón» (en la voz de Gustavo Aguado y con la participación especial de Simón Díaz). También fue conocido el tema «Como será» (escrita y cantada por J. L. Chacín).

En 1997 se publica el disco Amazonas bajo la dirección musical de Juan Carlos Salas, el sencillo promocional fue el tema compuesto y cantado por Jorge Luis Chacín «Si usted la viera». Este único éxito evidencia un desgaste natural de la banda quien luego de 25 años publicando un disco por año deja pasar dos años sin publicar. Posteriormente en 1999 graban un disco de versiones de éxitos de la banda con la adición de cuatro temas inéditos entre ellos el compuesto por José Alfonzo Quiñones e interpretado por Gustavo Aguado «La turbulencia».

En el año 2000 retoman la publicación de otro disco con temas inéditos llamado Equilibrio, donde la canción más conocida fue «Señor Weiss» compuesta y cantada por Jorge Luis Chacín, quien luego de esta producción abandona la banda para dedicarse a sus propios proyectos. Galopando en 2002, constituye el último disco donde participa Nelsón Arrieta quien decide iniciar su carrera como solista. De esta producción los temas cantados por Gustavo Aguado: «El buzo» y «Pa' Colombia» alcanzaron cierta repercusión mediática.

Guaco, el sonido de Venezuela, publicado en 2005, marca el debut de Ronald Borjas en sustitución de Nelson Arrieta. La banda retoma de la voz de este cantante, la ruta del éxito con temas como: «Pídeme» y «Pasan los días». Gustavo Aguado interpreta «Entraíto en años» a ritmo de acordeón, intentando una vez más penetrar el mercado colombiano.

Etapa 2006 al presente[editar]

El disco Equus, publicado en 2006, es conocido fundamentalmente por la canción «Confusión» cantada por Gustavo Aguado que se convirtió en el intro y despedida de la telenovela de gran éxito en Venezuela «Voltea pa’ que te enamores» producida por Venevisión y protagonizada por Daniela Alvarado.

Otros temas conocidos fueron: «Eres más» en la voz de Ronald Borjas y «Pa’ ti» cantada por Luis Fernando Borjas; ambas con videos promocionales. Algunos consideran que Guaco comienza a entrar en una onda Pop por la inclusión de dos temas de corte romántico cercanos a la bachata y a la balada como: «Tu amor» y «Te vas».

Pasaron cuatro años (el periodo más largo entre disco y disco de esta banda) para que en 2010 se lanzara al mercado el disco Guajiro. El compositor venezolano José Alfonzo Quiñones quien ya había colaborado con varios temas en discos anteriores consigue posicionarse con dos temas que fueron muy populares: «Ella» cantada por Gilberto Santa Rosa y «Amor a cuenta a gotas» en la voz de Ronald Borjas quien también interpreta «Lo eres todo» y «Me quedé con las ganas». Otras colaboraciones fueron las del venezolano Jesús Enrique Divine en el tema «Bandido» y la de Hiyanú Alcántara en la canción «Fruto prohibido» que presenta un ritmo muy cercano al rap. «Quiero decirte» cantada por Luis Fernando Borjas fue el video promocional.[7]

Luego de más de 45 años de carrera artística Guaco logra en 2012 ensamblar un disco que además de ser nominado a dos premios Grammy Latino alcanzó cuotas artísticas muy elevadas y un nivel de ventas de 150 000 copias que lo hicieron merecedor de un triple disco platino.

Escultura es un trabajo discográfico donde Guaco reúne en un mismo disco a artistas de la talla de: Rubén Blades (quien canta un tema de Jorge Luis Chacín «Por esa forma»); Gilberto Santa Rosa con el tema «La cremita» (compuesto por José Alfonzo Quiñones) y Luis Enrique con «Tan solo un beso tuyo». Otros temas destacados en la voz de Ronald Borjas fueron «Dámelo todo» (con la colaboración de Claudia Santos) y «Vivo» (que fue uno de los temas promocionales, cuyo video fue grabado en la ciudad de Caracas con la participación de Vanessa Goncalves).

A partir de este disco se realiza una gira promocional que permite lanzar al mercado el primer DVD de la banda, que lleva por nombre Guaco histórico, grabado en la ciudad de Caracas y compuesto por 16 temas.[8] Para esta grabación contaron con invitados de la talla de Gilberto Santa Rosa, Luis Enrique y los venezolanos Kiara, Nelson Arrieta y Jorge Luis Chacín. Este material fue distribuido a través de un diario de circulación nacional y fue patrocinado por Nestlé de Venezuela.

En noviembre de 2013 el cantante Elahim Davis ingresa a Guaco, coincidiendo con la salida de Ronald Borjas de la banda. José Alfonso Quiñones fue quien recomendó al cantante quien luego de una prueba en vivo quedó dentro de la banda.[9] Posteriormente Guaco incorporó al cantante Diego Rojas, de 24 años, que es sobrino de Ilan Chester.

Estos dos noveles cantantes caraqueños debutan en el disco Presente continuo, editado en 2014, y donde Guaco vuelve a apostar por una fórmula que le ha garantizado el éxito: invitar artistas de talla internacional para interpretar parte de los temas. Ocho de las canciones son interpretadas por invitados entre ellos: Fonseca, Víctor Manuelle, Enrique Negri Heredia, quien da un toque flamenco al disco con el tema «Tú eres para mí» y el cubano Isaac Delgado canta «Me sube el calor». Gustavo Aguado cierra un disco de 18 canciones con el bolero «No te acuerdas de mí». Una producción de "muchos ambientes" y "colores" que, gracias a la tecnología, no requirió que los integrantes de Guaco entraran al estudio con sus invitados.[10]

A propósito de este trabajo Ricardo Portillo, exintegrante del grupo encendió una polémica (a través de las redes sociales) cuando escribió: «Lo mismo de siempre, se esfuma la creatividad», dando a entender que con la repetición de fórmulas que ha sido exitosas a veces no se logran los resultados artísticos esperados.[11]

Como ocurre desde 1999 este trabajo cuenta con la producción de Ricardo Aguado y la Dirección Musical del trompetista Juan Carlos Salas y fue grabado en los estudios propios de Guaco en Caracas donde reside Gustavo Aguado desde hace más de 15 años.

Este trabajo discográfico (al igual que los últimos tres) fue realizado como una producción independiente y fue distribuido a nivel nacional por la cadena de tiendas de productos para el hogar EPA.

Integrantes actuales[editar]

  • Gustavo Aguado: fundador, director y voz
  • Juan Carlos Salas: director musical, trompeta
  • Luis Fernando Borjas: voces
  • Elahím Mounicou: voces
  • Diego Rojas: voces
  • Alexis Moreno: charrasca
  • Johnny Flores: tambora
  • Vladimir Quintero: percusión, tumbadoras, d'jembé
  • Julio Rivera: timbales
  • Humberto Casanova: batería
  • Gustavo Molero: bongó, campana y percusión
  • Rafael Greco: saxo tenor
  • Norman Cepeda: trombón
  • Kender Medina: trompeta
  • Edepson González: teclados
  • Rafael Querales: bajo
  • Carmelo Medina: guitarra
  • Manzanilla Antonio: coreografía

Discografía[editar]

  • Esta gaita sí está en algo (1972)
  • Bubú guaco (1973)
  • Gaita a todo color con los Guacos (1973)
  • No diga que no los ha escuchado ni los ha visto (1974)
  • Guaco 75 (1975)
  • Guaco 76 (1976)
  • Grupo Guaco 77 (1977)
  • Criollo y sabroso (1978)
  • Guaco 79 (1979)
  • Guaco 80 (1980)
  • Guaco 81 (1981)
  • Guaco 82 (1982)
  • Guaco 83 (1983)
  • Guaco es Guaco (1984)
  • Guaco 85 (1985)
  • Tercera etapa (1986)
  • Maduro... (1987)
  • Dejando huella (1988)
  • Betania (1989)
  • Atracción fatal (1990)
  • Guaco 90 (1990)
  • Guaco 91 (1991)
  • Guaco clásico I (1992)
  • Triceratops (1993)
  • Guaco clásico II (1993)
  • Guaco clásico III - Sabroso (1994)
  • Archipiélago (1995)
  • Amazonas (1997)
  • Cómo era y cómo es (1999)
  • Equilibrio (2000)
  • Galopando (2002)
  • El sonido de Venezuela (2005)
  • Equus (2006)
  • Guajiro (2010)
  • Escultura (2012)
  • Presente continuo (2014)

Referencias[editar]

  1. «Guaco hace valer su apodo «La superbanda de Venezuela» en los Premios Pepsi», artículo en el sitio web AeroMúsica (Caracas).
  2. a b c «Guaco y sus seis etapas evolutivas», artículo en el sitio web Sabor Gaitero.
  3. «Ricardo Rococo, el maestro del sabor», artículo en el sitio web Sabor Gaitero.
  4. «Humberto Rodríguez, hombre crono de la gaita», artículo en el sitio web Sabor Gaitero.
  5. «Franco Nerio», artículo en el sitio web Sabor Gaitero.
  6. «Ricardo Hernández habla de Guaco 80: “Ese sonido es mío, son mis arreglos y mis canciones”», artículo en el sitio web Noticias Barquisimeto.
  7. «Guaco presenta su guajiro nivel», artículo de septiembre de 2010 en el sitio web Portal Noticias.
  8. «Guaco lanza al mercado el primer DVD en su historia», artículo en el sitio web Últimas Noticias.
  9. «Elahim David: “No llegué para sustituir a nadie”», artículo en el sitio web Últimas Noticias.
  10. «Guaco conjuga la amistad en presente continuo», artículo en el diario El Universal (Caracas).
  11. «Polémica: Ricardo Portillo lanza fuertes», artículo en el sitio web Titulares Maracaibo.

Enlaces externos[editar]