Grupo µ

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El Grupo µ en 1970 : F. Pire, J.-M. Klinkenberg, H. Trinon, J. Dubois, F. Edeline, P. Minguet.

El Groupe µ, en español Grupo µ (Centro de Estudios poéticos, Universidad de Lieja, Bélgica) o grupo de Lieja, realiza desde 1967 trabajos interdisciplinarios en retórica, en poética, en semiótica y en teoría de la comunicación lingüística o visual, que firman con el nombre colectivo (a la manera de Bourbaki en matemáticas). Además de los miembros titulares actuales — Francis Édeline, Jean-Marie Klinkenberg –, el Grupo ha contado como miembros a Jacques Dubois, Francis Pire, Hadelin Trinon y Philippe Minguet. Sus miembros asociados son o han sido Sémir Badir, Laurence Bouquiaux, Marcel Otte, Jean Winand, Bénédicte Vauthier, Philippe Dubois. El Grupo cuenta igualmente miembros correspondientes como Árpád Vigh o Göran Sonesson.

El nombre del Grupo remite a la letra griega µ ("mi"), inicial de metáfora, la más célebre de las figuras de retórica, pero también de metonimia (la pareja metáfora-metonimia que ha participado a la renovación de la retórica en los años 1960), o todavía de metábole, nombre genérico de las figuras.

Además de sus trabajos individuales en lingüística, en bioquímica, en sociología de la cultura, en estética y en semiótica, los miembros del Grupo µ han publicado colectivamente, además de sus trabajos principales que van a ser comentados, Collages (1978), Retóricas, semióticas (1979), Figuras, conocimiento, cultura. Ensayos retóricos (2003), con unos setenta artículos en revistas como Communications , Poétique, Versus, Visio, Communication et langage, Era"", Texto, Technê, Protée, RS/SI, Documentos de Urbino,etc.

Trabajos[editar]

Síntesis[editar]

El Grupo µ ha participado a la renovación contemporánea de la retórica trabajando el concepto de figura de retórica. La noción se vio así generalizada a otras semióticas, como el relato o el sistema de la persona, mientras la descripción de la dinámica de producción y de recepción de la figura introducía una perspectiva pragmática (ver Retórica general, 1970, traducido en una quincena de lenguas y que es un clásico de las ciencias humanas). Una distancia más grande todavía con el formalismo estructuralista era tomada con Retórica de la poesía (1977), que mostraba que si la presencia de ciertas estructuras lingüísticas eran una condición necesaria de la producción del efecto poético, no eran suficientes, y que de los criterios antropológicos y sociales debían completarlos. Preocupados de extender el estudio de la retórica a la comunicación visual, el Grupo µ ha elaborado luego una teoría de esta última. Estas investigaciones son en el origen de uno de los corrientes los más revolucionarios de la semiótica visual, que constituye incluso una aportación decisiva a la semiótica general.

Hacia una retórica general[editar]

En sus primeros años de existencia, al final de los años 60, el Grupo µ se centró principalmente en cuestiones de poética. Conforme a los objetivos de aquella disciplina, trataban de alejarse de la concepción centrada en la estética de la obra literaria, poniendo de relieve las estructuras muy generales que hacen de un complejo lingüístico una ocurrencia literaria. Estos trabajos se inscribían pues claramente en la línea de las propuestas de Roman Jakobson, Roland Barthes y Algirdas Julien Greimas. Los conceptos elaborados en el primer trabajo colectivo de amplitud (Retórica general, 1970) han contribuido a la renovación de la retórica, proporcionando un modelo explicativo potente de las figuras de retórica, modelo que movilizaba los conceptos de la lingüística estructural de entonces. El proyecto era el de una retórica general, interdisciplinaria: se trataba de extender la noción de figura a otras familias de enunciados, como la imagen fija o el cine.

Semiótica visual y semiótica general[editar]

El Grupo µ en 1991 : J.-M. Klinkenberg, P. Minguet, F. Edeline.

El Grupo µ se estaba, desde sus comienzos, confrontado con los hechos de comunicación visual. Sin embargo, la situación era aquí bien diferente de este que era en el momento de la elaboración de Retórica general. En los años 60 pues, existía un corpus de conceptos lingüísticos inmediatamente utilizable : bastaba pues explotarlos para elaborar una retórica lingüística contemporánea. Nada de parecido con la retórica visual : lo que se daba entonces como "semiótica visual", si se excluye las proposiciones de Christian Metz, Umberto Eco y de Nelson Goodman, no era más que crítica de arte subjetiva, que se presentaba bajo el disfraz de un lenguaje técnico oscuro y aproximado. Antes de lanzarse en una retórica de la imagen, el Grupo µ tuvo pues que elaborar el corpus teórico necesario. Es allí el origen de su contribución a la semiótica visual : su Tratado del signo visual (1992) (cuyo Göran Sonesson ha podido decir que era en la comunicación visual lo que el Curso de lingüística general de Ferdinand de Saussure estuvo a la lingüística) elaboraba una gramática general de la imagen, independientemente del tipo de corpus considerado.

La distinción fundamental planteada por el Grupo entre signo icónico y signo plástico ha permitido poner en evidencia la autonomía de este último en. El trabajo ha permitido también revisar la cuestión de la arbitrariedad y de la motivación del signo icónico.

Esta semiótica visual contribuye a su vez a la semiótica general: pues una cuestión encontrada en este momento por el Grupo fue la de la relación entre la experiencia (sensorial) y el significado, cuestión muy general, ya que encuentra aquella del origen mismo del sentido. La originalidad de la contribución del Grupo es de haber lanzado un puente entre las disciplinas cognitivas y una semiótica de tradición a menudo inmanente. Ella demuestra en efecto que el sentido se elabora a partir de percepciones elementales, integrando y organizando los estímulos gracias a mecanismos perceptivos especializados, en un transcurso de abstracción que lleva a categorizar la experiencia. El Grupo ha así trabajado a la elaboración de una semiótica cognitiva.

Selección bibliografíca[editar]

  • Retórica general, Editorial Larousse, 1970, trad. esp. Barcelona, Buenos Aires, México, Ediciones Paidós ( = Paidós Comunicación), 1987.
  • Retórica de la poesía. Lectura linear, lectura tabular, Editorial Complexe, Bruselas, 1977.
  • Tratado del signo visual. Para una retórica de la imagen, Editorial Le Seuil, París, 1992; Madrid, Cátedra ( = Signo e imagen), 1993
  • Figuras, conocimiento, cultura. Ensayos retóricos, Universidad autónoma De México, 2003.