Grundrisse

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los Grundrisse o Elementos fundamentales para la crítica de la economía política son una recopilación de anotaciones de Karl Marx, completada entre 1857-1858, que pueden considerarse borradores de su obra cumbre, El Capital.

Karl Marx escribió los Grundrisse durante su exilio en Londres, en uno de los momentos más difíciles de su vida, al tiempo que arreciaba la primera crisis financiera mundial.

Pero los Grundrisse también pueden considerarse como textos complementarios a El capital, ya que en estos Marx alcanzó a desarrollar concepciones y elementos que quedaron fuera de esa obra. Muestra una idea enfocada a la producción, la producción es aquella que asa en sociedad y que de este punto es donde podemos estudiarla, pero se debe tomar en cuenta que debe esperar hasta la sociedad civil porque es a partir de que el hombre tiene relaciones sociales que en verdad busca obtener fines privados y ventajas sobre los demás individuos.

El objetivo del capital es ser la producción en tal, un trabajo objetivado, en el que se puede decir que es un vínculo contrario y perpetuo entre la naturaleza y el hombre. Pero también esto se afronta a una cuestión diferente. Marx nos muestra un ejemplo en él se puede ver con perfección su idea, mientras esta el pueblo en su culminación industrial, nos dice Marx que lo que es valioso no es la ganancia, sino en superar al otro y es de esta manera que queda en segundo mando la ganancia respecto al poder. Pero, entonces, que es el poder, el poder según nos dice la lectura que se refiere a que este es el contenido de la producción y que de este dependen varias circunstancias hablando en lo general podemos decir que es la tipo de tierra, el clima e inclusive la raza que provocan un poder muy diferente al del entorno y provocando una industrialización de una región.

En un caso para definir bien el capitalismo como su movimiento para su aportación de un trabajo y de una recompensa de beneficio, podemos ver que en el periodo histórico se necesita un obrero, esclavo, vasallo -refiriéndose a un trabajador- para que el capitalista pueda cubrir las necesidades básicas del trabajador, este, el capitalista vive con este estilo de vida mientras que el terrateniente vive de sus vasallos y de esta manera necesita de estos para controlar la propiedad y para mantener activa la justicia.

La producción es el procedimiento del bien, para llegar a una obligación y llegar a que se consuma, por lo tanto, podemos decir que la producción en pocas palabras es el punto de partida, pero por otra parte podemos ver que la distribución determinará la producción y que los productos nos corresponden para llenar las necesidades de cada persona. Por lo cual se entiende a la producción como un término universal, la distribución y el cambio como los términos particulares y el consumo como un término singular.

Podemos ver claramente lo que nos trata de decir Marx en los Grundrisse: la producción se convierte en el mismo consumo y que de esta manera el individuo que al producir desarrolla sus capacidades las gasta también, las consume en el acto de producción dando una especie de ciclo cuyo caso nunca terminará y lo que queremos es producir algo que no se gaste un producto que no se deseche un acontecimiento una respuesta.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]