Gregorio Salvador Caja

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Gregorio Salvador»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Gregorio Salvador Caja (Cúllar, Granada, 11 de julio de 1927) es un filólogo, dialectólogo, lexicógrafo y crítico literario español. Es académico de la lengua desde 1987 y fue vicedirector de la RAE desde 1999 hasta 2007. Es discípulo de Manuel Alvar, con el que colaboró en la elaboración del Atlas Lingüístico y Etnográfico de Andalucía.

Trayectoria profesional[editar]

Licenciado en Filología Románica por la Universidad de Granada, se doctoró en la Universidad Complutense de Madrid. En 1959 ganó por oposición la cátedra de Lengua y Literatura Españolas de Instituto, desempeñando la labor docente en Algeciras, Cartagena y Astorga. Desde su cátedra de Gramática Histórica, obtenida en 1966 en la Universidad de La Laguna, en Tenerife, introdujo en España la obra y el pensamiento de Eugenio Coseriu. Fue elegido decano de esta facultad al año siguiente y creó una fértil escuela de estudios semánticos estructuralistas, conocida como la «Escuela Semántica de La Laguna». Ejerció como profesor visitante en la Universidad de Maryland, en el Colegio de México y en la Universidad de Buenos Aires. A partir de 1975, Salvador Caja continuó su magisterio en la Facultad de Letras de la Universidad de Granada y, en 1979, recaló en la Universidad Autónoma de Madrid. En 1980 alcanzó la cátedra de Lengua Española de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Complutense de Madrid donde, tras su jubilación, fue nombrado catedrático emérito.

Gregorio Salvador es un crítico literario de reconocido prestigio. Ha publicado estudios literarios sobre poetas como Federico García Lorca, Blas de Otero, Miguel Hernández, Antonio Machado y Juan Ramón Jiménez. Salvador ha defendido la validez de las teorías del círculo lingüístico de Copenhague, cuyo método de análisis ha seguido en sus trabajos.

En junio de 1986 fue elegido para ocupar el sillón q de la Real Academia Española, e ingresó en febrero de 1987 con un discurso acerca de la mencionada letra. En 1991, participó en la elaboración de un informe para el Ministerio de Cultura en defensa de la letra «ñ». Este informe pretendía evitar que tuvieran éxito las presiones ejercidas por la Comunidad Económica Europea sobre el gobierno español para que no fuese obligatorio incluir esta letra en los teclados comercializados en España. Finalmente, la CEE cedió al respecto.

Fue vicedirector de la Real Academia desde diciembre de 1999, cuando sustituyó a Ángel Martín Municio, hasta diciembre de 2007, cuando fue sustituido por José Antonio Pascual. Salvador no podía volver a presentarse dado que los estatutos de la Real Academia no permiten que un hombre mayor de ochenta años se presente a cargo alguno.

Distinciones y premios recibidos[editar]

Ha sido elegido doctor honoris causa por las universidades de La Laguna, Granada y Alcalá de Henares. Le fueron concedidos la medalla de honor de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en 2004, el Premio de Periodismo José María Pemán de 1987,[1] [2] el Mesonero Romanos de 1995, González Ruano de periodismo de 2001 y el Mariano de Cavia de 2004. Ha sido presidente de la Sociedad Española de Lingüística durante el periodo 1990-1994. Es miembro de honor de la Asociación de Hispanistas de Asia, de la Academia de Buenas Letras de Granada; correspondiente de la Academia Nacional de Letras del Uruguay, de la Academia Chilena de la Lengua, de la Academia Argentina de Letras y de la Academia Hondureña de la Lengua. Además, es académico honorario de la Academia Colombiana de la Lengua y de la Academia Nicaragüense de la Lengua. Ha recibido la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio. El 28 de febrero de 2010 recibió la Medalla de Andalucía, entregada por el gobierno autonómico.

Controversias[editar]

Opiniones acerca de la situación lingüística en España[editar]

Salvador ha expresado en múltiples ocasiones su desacuerdo con la política educativa y lingüística que se viene realizando en España desde la Transición Española. Ha publicado varios artículos y libros denunciando los problemas de la enseñanza española, hecho que se acentuó, a su juicio, desde la implantación de la LOGSE. Salvador ha criticado las últimas reformas educativas de PP y PSOE por considerar que resultan insuficientes en muchos aspectos y agravan los problemas existentes.

El académico no cree que la finalidad de la lengua sea crear identidad, sino comunicarse con el mayor número de personas posible. De ahí que sostenga que los nacionalistas deberían fijarse en otros aspectos si pretenden diferenciarse, ya que su posición sería contraproducente y únicamente los perjudicará a largo plazo. Sin embargo, bajo el prisma de estos movimientos los idiomas «suelen trocarse, (...) intencionadamente, en símbolos y, convertido en símbolo el instrumento, resulta fácil humanizarlo»[3] y convertirlo en arma. Sin embargo, bajo su perspectiva, «la guerra es afición de los hombres, no asunto de las lenguas».[3] Como ejemplo, Salvador esgrime que una de las grandes desgracias de muchos países africanos es la incomunicación de gran parte de sus habitantes, los cuales no hablan las lenguas mayoritarias, lo que origina que sólo el grupo que domine esa lengua (generalmente francés o inglés) acceda a posiciones dominantes. Salvador dice que:

hay una tendencia, creciente en los últimos decenios, a considerar como un drama la desaparición de lenguas minoritarias. Y yo he de decir que en estos tiempos se tiende a percibir como agresivo: que esa desaparición yo no la considero un drama, sino todo al contrario [...]. Sin la paulatina y constante desaparición de lenguas minoritarias, a través de los siglos, la atomización lingüística sería de tal envergadura que esta misma reunión que estamos celebrando sería imposible [...] y, por supuesto, yo no podría ejercitar mi facundia fuera de los límites estrictos del casco urbano de mi pueblo natal.

Ideas como esta han recibido diversas críticas. Por ejemplo, Jesús Tuson, fundador de la Cátedra de lingüística de la Universidad de Barcelona, señala críticamente en Mal de llengues (Barcelona, 1988) que Gregorio Salvador, se arrogaría para sí mismo el derecho de «ir por el mundo hablando una sola lengua» [...] además de dejarse llevar por «la insensibilidad del egocentrismo y del etnocentrismo».[4] También lo acusa de inflar, en Lengua española y lenguas de España (1987) las cifras de hablantes de español al tiempo que minimizaba el número de quienes utilizaban las lenguas minorizadas en España.[4]

Se ha manifestado contrario a la «imposición» de las lenguas propias de cada autonomía, al servir el español como lengua común para el país.[5] En su opinión, la situación actual es comparable, a la que se produjo durante el franquismo, con el agravante de que aquella política, aunque tampoco era deseable, imponía una de las lenguas más habladas en el globo, lo que hace que la considere «menos grave»,[6] mientras que actualmente se hace lo contrario con idiomas mucho menos hablados y, por tanto, menos prácticos. Salvador se refería en concreto a la situación que, según ciertos grupos, se produce en Cataluña y País Vasco donde se hace difícil el acceso a la enseñanza en castellano. A su juicio, en España el castellano presta «un gran servicio a la interrelación [...] de todos los pueblos peninsulares, hablen o no hablen en su región una variedad románica o no románica que persista» y que «necesitan una lengua de relación que es el castellano».[7] Afirma que «lo ideal sería que habláramos todos la misma lengua y que no hubiera ninguna otra», porque las lenguas «son instrumentos de comunicación. La abundancia de lenguas no es riqueza».[7] En concreto, el lugar de las otras lenguas sería para él «el que les reconoce la constitución [...], la cooficialidad». En el tema del bilingüismo, señala que «la posibilidad del pluralismo lingüístico personal es siempre beneficiosa», pero se manifiesta contrario a desterrar a una lengua como el español, que según él es la lengua materna de más de la mitad de la población en todas las regiones bilingües.[7]

Polémica con la ministra Aído[editar]

En 2008 criticó a la por entonces Ministra de Igualdad Bibiana Aído por usar la fórmula «miembros y miembras», completamente de su invención, juicio negativo en el que fue acompañado por otros miembros de la RAE, como Arturo Pérez-Reverte.[8] Según Salvador el deconocimiento del idioma del que hacía gala la ministra era una «vergüenza» y el hecho de que se excusase en la influencia recibida durante un reciente viaje a América del Sur resultaba «insultante, porque en América del Sur es, quizá, donde pueda producir más irritación una cosa de este tipo porque la atención, el cuidado y el mimo que suelen tener en la utilización de nuestra lengua común es generalmente superior al que se tiene en España». Para el académico «lo que se siente es vergüenza que use la lengua de esa manera. Si fuera, siquiera, para hacer una gracia, puede deformarse el género de una palabra que es masculina, porque pertenece al género, que no tiene nada que ver con el sexo (...). Ahora resulta que si se le hace un femenino a miembra, pues la pierna será una miembra, no un miembro y el brazo será, en cambio, un miembro»[9] Finalmente, añadió con sarcasmo que «cualquiera puede inventar palabras y decir que las pongan en el diccionario (...). Siempre tenemos locos que escriben a la Academia pidiendo cosas peregrinas».[10]

Obras[editar]

Obras lingüísticas[editar]

Algunas de sus obras filológicas son:

  • El habla de Cúllar-Baza: contribución al estudio de la frontera del andaluz (1958)
  • Unidades fonológicas vocálicas en el andaluz oriental (1977)
  • Las otras vocales andaluzas (Revista Española de Lingüística, 1989)
  • Semántica y Lexicología del Español (Madrid, Paraninfo, 1985)
  • Estudios dialectológicos (Madrid, Paraninfo, 1987)
  • La lengua española, hoy, en colaboración con Manuel Seco (Fundación Juan March, 1995)

Fue el principal ponente de la nueva edición de la Ortografía de la lengua española (1999), una actualización de las normas ortográficas de la RAE, que contaban ya con más de un siglo de antigüedad.

Obra ensayística. Recopilaciones de artículos[editar]

Ha publicado varias recopilaciones de artículos publicados en ABC o Marca, entre otros periódicos. Destacan:

  • Lengua española y lenguas de España (Ariel, 1987)
  • Política lingüística y sentido común (Istmo, 1992)
  • Un mundo con libros (Espasa-Calpe, 1995)
  • Historia de las letras, junto con Juan Ramón Lodares (Espasa-Calpe, 1996)
  • Granada, recuerdos y retornos (Universidad de Granada, 1996)
  • El destrozo educativo (Grupo Unisón, Madrid. 2004)
  • El fútbol y la vida (Espasa-Calpe, 2007)
  • Noticias del Reino de Cervantes (Espasa-Calpe, 2007)
  • Estar a la que salte (Espasa-Calpe, 2007)

Obras de ficción[editar]

En los últimos años, Gregorio Salvador ha empezado a publicar algunas obras de ficción que han recibido buenas críticas. Sin embargo, se trata de un escritor poco prolífico. Sus obras principales de este tipo son las siguientes:

  • Casualidades (Espasa-Calpe, 1994). Cuentos y relatos
  • El eje del compás (Planeta, 2002). Novela
  • Nocturno londinense y otros relatos (Espasa-Calpe, 2006). Cuentos y relatos


Predecesor:
-
Académico de la Real Academia Española
Sillón q

1987 - Actualmente
Sucesor:
En el cargo (cargo vitalicio)
Predecesor:
Ángel Martín Municio
Vicedirector de la Real Academia Española
1999 - 2007
Sucesor:
José Antonio Pascual

Referencias[editar]

  1. Gregorio Salvador, premio Pemán de periodismo. ABC, 1 de noviembre de 1987.
  2. La mujer mejor cantada. Tercera de ABC del día 17 de marzo de 1987 por la que Gregorio Salvador recibió el premio Pemán.
  3. a b Salvador Caja, Gregorio, p. 83.
  4. a b Tuson, Jesús, pp. 51/58.
  5. Las lenguas y la democracia. Ensayo publicado en el nº 111 de la revista Cuenta y razón del pensamiento actual, 1999
  6. Xarxa Audiovisual Local (Diputació de Barcelona) (ed.): «Salvador: "No ensenyar espanyol és pitjor que haver imposat el castellà durant el franquisme"» (en catalán). lamalla.cat (11 de mayo de 2007).
  7. a b c Libertad Digital (ed.): «Contemporáneos: Gregorio Salvador» (10 de julio de 2008).
  8. Miembras y carne de miembrillo. El Semanal, 29 de junio de 2008
  9. Gregorio Salvador (RAE): "¡Es una vergüenza que una ministra de España utilice el español de esa manera!" Periodista Digital, 10 de junio de 2008
  10. Dos académicos de la RAE reprenden a Aído: "miembra" es incorrecto. Público, 10 de junio de 2008.

Bibliografía[editar]

  • Tuson, Jesús (1992). Mal de llengües. A l'entorn dels prejudicis lingüístics (en catalán). Barcelona: Empúries. ISBN 847596141X. 
  • Salvador Caja, Gregorio (1992). Política lingüística y sentido común. Madrid: Istmo. ISBN 8470902504. 

Enlaces externos[editar]