Graptolithina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Graptolites
Rango temporal: Cámbrico-Carbonífero inferior
DiplograptusCaneySprings.jpg
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Hemichordata
Clase: Graptolithina
Órdenes

Los graptolitoideos (Graptolithina) son una clase extinta del filo hemicordados. Son fósiles de animales coloniales conocidos principalmente del Cámbrico Superior al Carbonífero Inferior (Misisipiense). Un graptolite ligeramente más antiguo, Chaunograptus, se conoce desde el Cámbrico Medio.[1] El nombre viene del griego graptos, que significa "escrito" y lithos que significa "piedra", ya que muchos fósiles de graptolites se asemejan a jeroglíficos escritos en la roca. Los graptolites por lo general se consideran hemicordados, un raro grupo de animales marinos que comprenden los modernos pterobranquios. La relación se ha establecido en base a comparaciones con los hemicordados modernos Cephalodiscus y Rhabdopleura.[2]

Distribución y biocronología[editar]

Los graptolites son fósiles comunes y tienen una distribución mundial. La preservación, cantidad y cambio gradual permite que se usen como fósiles guía para datar los estratos de rocas en todo el mundo. Durante el Paleozoico los graptolites evolucionaron rápidamente y dieron lugar a muchas especies diferentes. Los geólogos británicos pueden dividir las rocas de los períodos Ordovícico y Silúrico en biozonas de graptolitos; que por lo general tienen una duración menor de un millón de años. Una glaciación en todo el mundo al final del Ordovícico eliminó la mayoría de las especies de graptolites que vivían entonces; las especies presentes durante el período Silúrico fueron el resultado de la diversificación de sólo una o dos especies que sobrevivieron a la glaciación del Ordovícico.[2] Los graptolites también se utilizan para estimar la profundidad del agua y la temperatura en la que vivían estos organismos.

Morfología[editar]

Didymograptus murchisoni.

Cada colonia de graptolites (conocida como rabdosoma) tiene un número variable de ramas (llamadas estipes) originados desde un individuo inicial (llamado sícula). Los individuos subsiguientes (zooides) se alojan en una estructura tubular o con forma de copa. En algunas colonias hay de dos tamaños de teca y se ha sugerido que esta diferencia podría estar debida al dimorfismo sexual. El número de las ramificaciones y la disposición de las tecas son características importantes para la identificación de los fósiles de graptolites.

La mayoría de los tipos dendríticos o con ramificaciones múltiples se clasifican en los graptolites dendroideos (orden Dendroidea). Estos aparecen primero en el registro fósil (en el período Cámbrico), y en general fueron animales bentónicos (unidos al fondo marino por una base similar a una raíz). Los graptolites con relativamente pocas ramas se derivaron a partir de los graptolites dendroides al comienzo del período Ordovícico. Este último tipo (orden Graptoloidea) fueron pelágicos, flotando libremente sobre la superficie del antiguo mar o unidos a algas flotantes por medio de un delgado hilo. Este fue un prolífico y exitoso grupo, siendo los animales más importantes del plancton hasta que desaparecieron en la primera parte del Devónico. Los graptolites dendroides sobrevivieron hasta el período Carbonífero.

Preservación[editar]

Rastrites peregrinus y Climacograptus.

Los graptolites fósiles a menudo se encuentran en pizarras y arcillas donde los fósiles marinos son raros. Este tipo de roca se suele formar a partir de sedimentos depositados en aguas relativamente profundas con poca circulación, deficiente en oxígeno y carente de organismos excavadores. Los graptolites planctónicos muertos, después de hundirse al fondo marino, se enterrarían en los sedimento y, por tanto, fueron bien conservados. Los graptolites también se encuentran en calizas y sílex, pero en general estas rocas fueron depositadas en condiciones que son más favorables para la preservación de los organismos del fondo marino, incluyendo excavadores, y, sin duda, la mayoría de graptolites depositados aquí fueron, en general, devorados por otros animales.

Los graptolites fósiles se encuentran a menudo aplastados dentro de las rocas, aunque algunos se pueden encontrar en tres dimensiones cuando se infiltran en pirita férrica. Varían en forma, pero son más comúnmente dendríticos o ramificados (como Dictoyonema), con hojas, o con forma de "diapasón" (como Didymograptus murchisoni). Sus restos puede confundirse con fósiles de plantas al observador casual.

Los graptolites normalmente se conservan como una película negra carbonizada sobre la superficie de la roca o como una película gris clara de arcilla en rocas tectónicamente distorsionadas. A veces pueden ser difíciles de ver, pero puestos a luz de perfil se revelan como un marcado brillante. También se encuentran graptolites fósiles piritizados.

Thallograptus sphaericola.

Referencias[editar]

  1. Bulman, 1970. In Teichert, C. (ed.). Treatise on Invertebrate Paleontology. Part V. Graptolithina , with sections on Enteropneusta and Pterobranchia. (2nd Edition). Geological Society of America and University of Kansas Press, Boulder, Colorado and Lawrence, Kansas.
  2. a b Fortey, Richard A. (1998). Life: a natural history of the first four billion years of life on earth. New York: Alfred A. Knopf. pp. 129-134. ISBN 0-375-40119-9. 

Enlaces externos[editar]