Gran revuelta ilírica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Gran revuelta ilírica, también denominada dalmato-panónica,[1] comenzó en 6, duró por 4 largos años, tras durísimos enfrentamientos entre las poblaciones indígenas de Dalmacia y Panonia (área que en aquel tiempo formaba parte de la Iliria romana), y los conquistadores romanos, que habían sometido la zona hace 15 años y que fueron capaces nuevamente de hacer frente a estas pueblos.

Contexto histórico[editar]

La revuelta ilírica comenzó en 6 tras quince años de ocupación romana y de aparente calma. Esta estratégica área había sido ocupada tras numerosas campañas promovidas por Augusto, en el marco del alto mando de su hijastro Tiberio (12 a. C.-9 a. C.). La revuelta fue la consecuencia natural del grave descontento que se había incubado por la mala administración de los gobernantes, que habían oprimido a la población con tributos demasiado onerosos.

Fuerzas en pugna[editar]

Veleyo estima en la fuerza total de los insurgentes dálmatas y panonios en alrededor de 200.000 infantes y 9.000 caballeros (Historia romana, ii.110.3).

Las legiones involucradas fueron inicialmente ocho, cinco de los cuales se encontraban en Siscia (en Iliria) bajo las órdenes Tiberio (VIIII Hispana, XIII Gemina, XIIII Gemina, XV Apollinaris y XX Valeria Victrix). En Macedonia-Mesia, bajo el mando de Aulo Cecina Severo, se encontraban las otras tres (VII Claudia, VIII Augusta y XI Claudia).

Al término de la revuelta se habla de un ejército romano enorme, consistente en:

  • 10 legiones (unos 50.000 legionarios);
  • Más de 70 tropas auxiliares de infantería (35.000 hombres);
  • 14 alas de caballería auxiliar (jinetes 7-8000);
  • Más de 10.000 veteranos;
  • Las numerosas cohortes y voluntarios de la caballería del rey tracio Remeltaces.

Referencias[editar]

  1. Wilkes, J. J. The Illyrians, 1992, p. 183, ISBN 0-631-19807-5. ...Pannonian Illyrians between Italy and the East. That could only be done at a great cost and not before a rebellion of Illyricum brought the regime of Augustus to the brink of disaster.