Gran Incendio de Londres

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Detalle de una pintura de 1666 del Gran Incendio de Londres de un artista desconocido, representando el incendio como pudo haber sido observado desde un barco. La Torre de Londres está a la derecha y el Puente de Londres a la izquierda, con la Catedral de San Pablo al fondo, rodeada por las llamas más altas.
Londres, como se veía desde Bankside, Southwark, durante el Gran Incendio — Derivado de una Impresión del Período de Visscher.

El Gran Incendio de Londres fue un gran incendio que arrasó la ciudad de Londres, Inglaterra desde el 2 de septiembre hasta el 5 de septiembre de 1666. El fuego destruyó la ciudad medieval de Londres dentro de la vieja muralla romana de la ciudad. Amenazó, pero no llegó, al distrito aristocrático de Westminster, el Palacio de Whitehall de Carlos II, y la mayoría de los asentamientos suburbanos.[1]

Fue una de las mayores calamidades de la historia de Londres. Destruyó 13 200 casas, 87 iglesias parroquiales, 44 salones de la Livery Company, la Royal Exchange, la casa de aduanas, la Catedral de San Pablo, el ayuntamiento de Londres, el palacio correccional y otras prisiones de la ciudad, cuatro puentes sobre los ríos Támesis y Fleet, y tres puertas de la ciudad. Dejó a unas 80 000 personas sin hogar, un sexto de los habitantes de la ciudad en ese momento. La cifra de muertes por el incendio es desconocida, y se pensaba que había sido bastante pequeña porque solo algunas muertes fueron registradas. Este razonamiento ha sido desafiado recientemente considerando que las muertes de pobres y de personas de clase media no fueron registradas, y que el calor pudo haber incinerado a muchas víctimas sin dejar restos reconocibles.

El fuego se desató en la mañana del 2 de septiembre de 1666. Comenzó en en la panadería de Thomas Farriner (o Farynor) en Pudding Lane, poco después de la medianoche del domingo, y se extendió rápidamente. El uso de la principal técnica contra incendios de la época, la creación de cortafuegos por medio de demoliciones, fue retrasado debido a indecisiones del alcalde de Londres, Sir Thomas Bloodworth. Para cuando fueron ordenadas las demoliciones a gran escala en la noche del domingo, el viento ya había convertido el fuego de la casa en una tormenta ígnea que venció tales medidas.

El lunes, el fuego fue empujado al norte, el corazón de la ciudad. Comenzaron a producirse desórdenes en las calles por los rumores de que habían sido extranjeros quienes iniciaron los incendios. Las sospechas se centraron en los franceses y holandeses, los enemigos de Inglaterra de la Segunda Guerra Anglo-Holandesa en curso. Estos grupos de inmigrantes fueron víctimas de linchamientos y violencia callejera. El martes, el fuego se extendió por la mayor parte de la ciudad, destruyendo la Catedral gótica de san Pablo y pasando el río Fleet para amenazar a la corte de Carlos II en el Whitehall, mientras los esfuerzos coordinados en la lucha contra el fuego se movilizaban simultáneamente. La batalla para apagar el incendio se considera haber sido ganada por dos factores: se detuvieron los fuertes vientos del este, y la guarnición de la Torre de Londres usó pólvora para crear cortafuegos efectivos para detener la extensión adicional del fuego hacia el este.

Los problemas sociales y económicos creados por el desastre fueron abrumadores. Evacuación de Londres y el reasentamiento en otros lugares se vieron fuertemente alentados por Carlos II, que temía una rebelión en Londres entre los refugiados desposeídos. A pesar de numerosas propuestas radicales, Londres fue reconstruida esencialmente en el mismo plano de las calles utilizado antes del incendio.

Desarrollo del incendio[editar]

Las experiencias personales de muchos londinenses durante el incendio se pueden observar en cartas y memorias. Los dos diaristas más famosos de la Restauración, John Evelyn (1620–1706) y Samuel Pepys (1633–1703), registraron los acontecimientos y sus propias reacciones día a día, e hicieron grandes esfuerzos para mantenerse informados sobre lo que sucedía por toda la ciudad y más allá. Por ejemplo, ambos viajaron el miércoles al área del parque de Moorfields al norte de la ciudad, para ver allí el gran campamento de los angustiados refugiados, que les causó conmoción. Sus diarios son las fuentes más importantes para todas las narraciones modernas del desastre. Los libros más recientes del incendio, de Hanson (2001) y Tinniswood (2003), también confían en las breves memorias de William Taswell (1651–1682), quien era un colegial de 14 años en 1666.

Después de dos veranos lluviosos en 1664 y 1665, Londres estaba bajo una excepcional sequía desde 1665, y los edificios de madera estaban resecos después del largo y caluroso verano de 1666. El fuego de la panadería en Pudding Lane se extendió al comienzo hacia el oeste, aventado por un vendaval del este.

Domingo[editar]

Daños aproximados por la tarde del domingo, 2 de Septiembre.[2]
"Me hizo llorar verlo." Samuel Pepys (1633–1703) pintado por John Hayls en 1666, el año del Gran Incendio.

El incendio estalló en la panadería de Thomas Farriner en Pudding Lane poco después de la medianoche el domingo 2 de septiembre. La familia estaba atrapada arriba, pero logró escapar por una ventana a la casa de al lado, excepto una sirvienta que estaba muy asustada para intentarlo, y fue la primera víctima.[3] Los vecinos trataron de ayudar a apagar el fuego; luego de una hora llegaron los guardias de la parroquia y consideraron que lo mejor era demoler las casas colindantes para prevenir que el fuego se propagara más. Los ocupantes de las casas se opusieron, y Sir Thomas Bloodworth, el único con autoridad para anular la decisión de los ocupantes, fue convocado.

Cuando Bloodworth llegó, las llamas estaban consumiendo las casas colindantes y se arrastraban hacia los almacenes de papel y los depósitos inflamables en la orilla del río. Los bomberos más experimentados clamaban por la demolición, pero Bloodworth se negó, con el argumento de que la mayoría de las premisas eran alquiladas y los dueños no podían ser encontrados. Se piensa generalmente que Bloodworth fue designado al puesto de lord mayor por ser hombre de sí, más que por tener las capacidades necesarias para ese trabajo; él entró en pánico cuando se encontró de frente con una emergencia repentina.[4] Presionado, hizo el comentario citado a menudo "¡Psh! Una mujer podría orinar encima", y se retiró. Después de que la ciudad hubiera sido destruida, Samuel Pepys, rememorando los acontecimientos, escribió en su diario el 7 de septiembre de 1666: "Gente de todo el mundo grita por la ingenuidad (la estupidez) de mi lord mayor en general; y más particularmente en este asunto del incendio, echándole toda la culpa a él".

Alrededor de las 7 de la mañana del domingo, Pepys, que era un funcionario importante de la oficina de la armada, subió a la Torre de Londres para obtener una vista aérea del incendio, y registró en su diario que el vendaval del este lo había convertido en una conflagración. Se habían quemado varias iglesias y, él estimaba, 300 casas, y alcanzó la orilla del río. Las casas en el puente de Londres se estaban quemando. Tomando un barco para examinar la destrucción alrededor del Pudding Lane de cerca, Pepys describió un incendio "lamentable", "todos estaban intentando sacar sus bienes, y arrojándolos al río o trayéndolos a las gabarras; la gente pobre se quedaba en sus casas hasta que el incendio los tocó, y entonces corrieron a los barcos, o trepaban por un par de escaleras de un lado del río al otro". Pepys continuó hacia el oeste por el río a la corte de Whitehall, "donde la gente venía sobre mí, y le daba el relato consternándolos a todos, y el mensaje fue enviado al rey. Entonces fui llamado, y le conté al rey y al duque de York lo que vi, y que a menos que su majestad ordenara que las casas se tirasen abajo nada podría detener el incendio. Ellos parecían muy preocupados, y el rey me ordenó que fuese a donde mi lord mayor de parte suya, y ordenarle a no perdonar casas, sino tirarlas abajo antes del incendio de cualquier forma". El hermano de Carlos, Jacobo, duque de York, ofreció la ayuda de los guardias reales para combatir el incendio.[5]

Una milla al oeste de Pudding Lane, por las escaleras de Westminster, el joven William Taswell, un colegial que estaba saliendo del servicio de mañana en la Abadía de Westminster, vio llegar a algunos refugiados en gabarras ligeras, sin ropas y cubiertos solamente con mantas.[6] Los servicios de los transportistas repentinamente habían llegado a ser extremadamente costosos, y solamente los refugiados más afortunados aseguraban un lugar en el barco.

El fuego se expandió rápidamente en el fuerte viento. Para la media mañana del domingo, las personas abandonaron los intentos de apagar el incendio y huyeron; la masa humana móvil y sus paquetes y carros volvieron los carriles intransitables para los bomberos y carruajes. Pepys tomó un carruaje para volver a la ciudad desde el Whitehall, pero solamente llegó hasta la Catedral de St. Paul antes de tener que salir y caminar. Carretillas con bienes y peatones todavía estaban en movimiento, alejándose del fuego, pesadamente sobrecargados. Las iglesias de las parroquias no amenazadas directamente se llenaban de muebles y objetos de valor, que pronto tendrían que ser movidos más lejos. Pepys encontró al alcalde Bloodworth tratando de coordinar los esfuerzos para combatir el incendio y cerca del colapso, "como una mujer desmayándose", gritando afligidamente en respuesta al mensaje del rey que él estaba echando abajo casas. "Pero el fuego nos alcanza más rápido de lo que podemos hacerlo". Aferrándose a su dignidad cívica, rechazó la oferta de soldados de Jacobo y después se fue a su casa a dormir.[7] Carlos navegó desde el Whitehall en la barcaza real para inspeccionar la escena. Encontró que las casas todavía no eran derrumbadas a pesar de lo que aseguró Bloodworth a Pepys, y eliminó la autoridad de Bloodworth para ordenar demoliciones a gran escala en la zona oeste del incendio.[8] El retraso hizo inútiles en gran parte esas medidas, y el incendio ya estaba fuera de control.

La tarde del domingo, 18 horas después de que fue dada la alarma en Pudding Lane, el fuego se volvió una furiosa tormenta ígnea que creó su propio clima. Una tremenda ráfaga de aire caliente sobre las llamas conducida por el efecto chimenea en donde las construcciones limitaban la corriente de aire y dejaban un vacío al nivel del suelo. Los fuertes vientos internos resultantes no tendían a apagar el fuego, como probablemente se pensaba;[9] en lugar de eso, añadieron oxígeno fresco a las llamas, y la turbulencia creada por las llamas hizo que el viento se desviara irregularmente hacia el norte y el sur de la dirección principal (este) del vendaval que aún soplaba.

Por la tarde temprana, con su esposa y algunos amigos, Pepys fue otra vez al río. Pidieron al conductor del barco que fuera "lo más cerca del incendio que podamos ir por el humo; y por todo el Támesis, con una cara en el viento, casi te quemabas con una ducha de gotas de fuego". Cuando las "gotas de fuego" se volvieron insoportables, el grupo fue a un bar en el banco del sur y se quedó allí hasta que vino la oscuridad y pudieron ver el fuego en el puente de Londres y al otro lado del río, "como sólo un arco entero de fuego desde este al otro lado del puente, y en un lazo sobre la colina para un arco de más de una milla de largo, me hizo llorar verlo".

Lunes[editar]

Daño aproximado para la tarde del lunes, 3 de septiembre.

Al amanecer del lunes 3 de septiembre, el incendio se expandía principalmente al norte y al oeste, la turbulencia de la tormenta ígnea empujó las llamas más al norte y más al sur del día anterior. El empuje hacia el sur fue detenido por el río mismo, pero quemó las casas en el puente de Londres, y amenazaba con cruzar el puente y poner en peligro la ciudad de Southwark al sur de la orilla del río. Southwark fue salvado por un cortafuegos preexistente en el puente, un gran hueco entre los edificios que salvó el lado sur del Támesis en el incendio de 1632 y ahora lo hizo de nuevo.[10]

El empuje correspondiente hacia el norte condujo las llamas al corazón de la ciudad. Varios observadores enfatizan la desesperación y el desamparo que se veía en los londinenses en este segundo día, y la falta de esfuerzos para salvar los distritos ricos que ya estaban siendo amenazados por las llamas, tales como la Royal Exchange (bolsa de valores y centro comercial) y las opulentas tiendas de bienes de consumo en Cheapside. La Royal Exchange se incendió al final de la tarde, y era un esqueleto humeante después de unas pocas horas. John Evelyn, cortesano y diarista, escribió:

La conflagración era tan universal, y las personas tan estupefactas, desde el inicio, yo no sé si por abatimiento o por destino, ellos apenas se movieron para apagarlo, de modo que no había nada que escuchar o ver sino gritos y lamentaciones, corriendo alrededor como criaturas distraídas sin ningún intento incluso de salvar sus bienes, como si una rara consternación estuviera encima de ellos.[11]

John Evelyn

Sucesos[editar]

London Gazette, primera página desde el 3 al 10 de septiembre de 1666, informando acerca del Gran Incendio de Londres. (Haga clic en la imagen para agrandar y leer).

Es probable que el fuego comenzase porque Farynor olvidó apagar su horno antes de irse a descansar y poco tiempo después de la medianoche, rescoldos aún llameantes del horno hubiesen encendido la leña que estaba cerca. Farynor y su familia lograron escapar del edificio en llamas, escalando por una ventana superior. La criada del panadero no pudo escapar y se convirtió en la primera víctima del incendio.

Una hora después de haber comenzado, el alcalde de Londres, Sir Thomas Bloodworth, fue despertado con la noticia, pero no le dio mucha importancia. La mayoría de los edificios en Londres en ese momento estaban construidos de materiales altamente combustibles como madera y paja, y las llamas que emanaban de la panadería cayeron en las construcciones adyacentes. Esparcidas por un fuerte viento del este, una vez que el fuego caló se propagó rápidamente. La propagación del fuego se vio ayudada por el hecho de que los edificios estaban construidos muy cerca, con apenas un estrecho callejón entre ellos.

El progreso del incendio se pudo haber detenido si no hubiera sido por la conducta del alcalde, quien se rehusó a ordenar el derribamiento de algunas casas, "sin el consentimiento de sus dueños". Los cubos de agua no servían debido al estado limitado de las calles.

Destrucción[editar]

El fuego consumió la asombrosa cifra de 13.200 casas y 87 iglesias, entre ellas, la muy querida Catedral de San Pablo, que en ese tiempo era la Iglesia de St. Paul. Aunque sólo 9–16 personas fueron reportadas como muertas en el incendio, el autor Neil Hanson (The Dreadful Judgement) cree que la verdadera cifra asciende a cientos. Hanson cree que la mayoría de las víctimas fatales eran personas pobres cuyos cuerpos fueron incinerados por el intenso calor del fuego, y por ende sus restos nunca fueron hallados. Sin embargo, estas afirmaciones son controvertidas.

Se cree que la furia destructiva de este desastre accidental nunca se ha superado en el mundo. Dentro de las murallas, consumió casi cinco sextos de la ciudad; y fuera de las murallas, despejó un espacio casi tan amplio como una sexta parte que quedó sin quemar dentro. Apenas un sólo edificio que estaba dentro del área de las llamas quedó de pie.

En el resumen del informe de esta gran devastación, ofrecido en una de las inscripciones en el Monumento al Gran Incendio de Londres, y que fue preparado de los reportes de los evaluados nombrados después del incendio, se afirma que:

Las ruinas de la ciudad fueron 436 acres (1,8 km²), a saber 333 acres (1,3 km²) dentro de las murallas, y 63 acres (255.000 m²) en los albedríos de la ciudad; que, de los 26 barrios, finalmente quedaron destruidos 15, y otros 8 quedaron destrozados y medio quemados ; y que consumió 400 calles, 13.200 viviendas, 89 iglesias [además de capillas]; 4 de las puertas de la ciudad, el ayuntamiento, muchas estructuras públicas, hospitales, escuelas, bibliotecas y un amplio número de edificios majestuosos.

El valor de la propiedad destruida en el incendio se ha estimado en más de 10 millones de libras esterlinas. Así como los edificios, esto incluyó tesoros irremplazables como pinturas y libros. A pesar de la inmediata destrucción causada por el incendio, no obstante se afirma que sus efectos remotos han beneficiado a las generaciones subsiguientes: por ejemplo, terminó con la epidemia de la Gran Plaga de Londres que en gran medida declinó en 1666, y que cobró la vida de 68.590 personas el año anterior. También condujo a la construcción de algunos nuevos edificios notables como la nueva Catedral de St. Paul.

Efectos y consecuencias[editar]

Después del incendio se corrió el rumor de que el fuego fue parte de un complot de la Iglesia católica. Un ingenuo relojero francés llamado Robert "Lucky" Hubert, confesó (posiblemente bajo tortura) ser un agente del Papa y de haber iniciado el incendio en Westminster. Posteriormente cambió la versión para decir que lo había comenzado en la panadería de Pudding Lane. Fue sentenciado, a pesar de la abrumadora evidencia de que no pudo haber iniciado el fuego, y fue ahorcado en Tyburn, Londres, el 28 de septiembre de 1666.

Christopher Wren fue el encargado de reconstuir la ciudad después del incendio. Sus planes originales implicaban reconstruir la ciudad en ladrillo y piedra en un plano entramado con plazas y avenidas. Pero como muchos edificios habían sobrevivido a nivel de su base, las disputas legales acerca de la propiedad de la tierra pusieron fin a la idea de plano entramado. Desde 1667, el Parlamento recaudó fondos para reconstruir Londres al pechar el carbón y eventualmente la ciudad fue reconstruida a su actual plano de calles, pero esta vez fue erigida con ladrillos y piedra y con mejores accesos y sistemas sanitarios. Esta es la principal razón por la que la ciudad de Londres actual es una ciudad moderna, aunque con diseño medieval en sus calles. Christopher Wren también reconstruyó la Catedral de San Pablo once años después del incendio.

Existen dos puntos en concreto que recuerdan el Incendio. Uno es el Monumento al Gran Incendio de Londres, una columna de más de 60 metros de altura que da unas preciosas vistas de la ciudad; recuerda el punto donde se inició el incendio. El otro es el Golden Boy of Pye Corner, que remarca el punto donde terminó.

Notas[editar]

  1. Porter, 69–80.
  2. La información día a día en los mapas viene de Tinniswood, 58, 77, 97.
  3. Tinniswood 42–43.
  4. Tinniswood, 44: "El no tenía la experiencia, las habilidades para dirigir o la autoridad natural para hacerse cargo de la situación."
  5. Diario de Pepys, 2 de septiembre de 1666.
  6. Tinniswood, 93.
  7. Tinniswood, 53.
  8. Gazeta de Londres, 3 de septiembre de 1666.
  9. Hanson, 102–105.
  10. Robinson, "London's Burning: The Great Fire".
  11. Todas la citas y detalles correspondientes a John Evelyn vienen de su diario.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]