Gran Embajada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Estatua de Pedro el Grande en San Petersburgo, trabajando en la construcción de un bote.

La Gran Embajada (en ruso Великое посольство) fue una misión diplomática y educativa rusa, planteada a varios países en Europa Occidental entre marzo de 1697 y septiembre de 1698 por Pedro el Grande.

Misión[editar]

La principal meta de esta misión era consolidar y ensanchar una alianza del Rusia con un número de países de Europa contra el Imperio otomano en su lucha por la línea de la costa septentrional del Mar Negro, los especialistas encargados fueron reclutados por el servicio ruso, con órdenes de adquirir fuentes y armas militares. Otra meta que se pretendía alcanzar en el ámbito educacional era conocer los estilos de vida de las poblaciones europeas y aprender diferentes profesiones manuales que les interesara conocer.

Historia e itinerario[editar]

Los Boyardos quedaron muy sorprendidos el 16 de diciembre de 1696, cuando Pedro el Grande les presentó el proyecto de una “Gran Embajada”, junto con su intención de formar parte de ella. De hecho, la última vez que un Zar se había aventurado a viajar a tierras extranjeras había sido en el año 1075 (621 años antes), cuando Iziaslav I de Kiev, el Gran Duque de Kiev fue a visitar a Enrique IV en Maguncia.

Oficialmente, la “Gran Embajada” fue dirigida por tres embajadores: Franz Lefort, Fiódor Golovín y Prokopi Voznitsyn, cada uno de estos acompañados por 12 caballeros y dos pajes. Dentro del personal había intérpretes, jinetes, médicos, cirujanos, sacerdotes y orfebres. Se puede observar que había 35 voluntarios cuya principal misión era ir a aprender, y uno más, el mismo Pedro, quien ocupó ese puesto bajo el seudónimo de Pierre Mijáilov, motivado por su deseo de conocer Europa mientras viajaba de incógnito.

Los principales lugares que quería visitar eran Ámsterdam, Berlín, Viena, Copenhague, Venecia y Londres. Pedro no incluyó a ninguna ciudad de Francia debido a que este país tenía unos lazos muy extrechos con Turquía como para esperar forjar una alianza ahí. Así, la gran embajada parte de Moscú el 20 de marzo de 1697, estableciendo que durante la ausencia del Zar un concilio de tres miembros (uno de los cuales era tío de Pedro) se encargaría de dirigir el país. También se formó una milicia solicitada por Fiódor Romodánovski para mantener el orden.

La primera parada fue en Riga, de posesión sueca en ese entonces, donde la Gran Embajada fue recibida fríamente. Luego se dirigen a Curlandia en Libovia donde son recibidos por el duque Federico Casimiro. En Mitovia, Pedro ve por primera vez el mar Báltico y queda maravillado.

Desde ahí la embajada bordea la costa hasta Königsberg, donde Pedro aprende la profesión de artillero, mientras los embajadores negocian la alianza anti-turca con Federico III de Brandeburgo.

El 7 de agosto de 1697 Pedro y su embajada llegan a Ámsterdam, en Holanda, el país que había soñado conocer desde pequeño. Estado ahí inmediatamente se dirige a la ciudad de Zaandam donde se hospeda en una cabina que en la actualidad todavía existe. Después de una corta aventura por el mar, regresa a Ámsterdam, donde se hace aprendiz de carpintero en un astillero donde le conceden un certificado. También paga una visita a cirujanos y dentistas debido a que era un gran aficionado a la anatomía humana y dentro de su papel en la Gran Embajada su supone que ejercía los nuevos "talentos" en la medicina dental.

Dejando a la Gran Embajada en Ámsterdam, se embarca con destino a Londres, en dónde permanecería por 3 meses con uno de sus amigos, Aleksandr Ménshikov, y algunos sirvientes. Allí se aloja en la calle 15 de Buckingham dónde el rey Guillermo III de Orange (conocido experto en construcción naval, de muelles y artillería) lo visita. En Inglaterra, sus destinos principales son la academia de las Ciencias, la universidad de Oxford, el castillo de Windsor, el arsenal de Woolwich, los muelles, una constructora de cañones y la casa de Isaac Newton.

Cuando Pedro y Ménshikov regresan a Ámsterdam en abril de 1698 inmediatamente parten con su grupo hacia Viena. Ahí se reúne con Leopoldo I de Austria con el que tampoco consigue forjar su esperada alianza. En este momento se dan cuenta que, desde el punto de vista político, la Gran Embajada es un autobús de fracasos debido a que ningún estado considera oportuno a corto o largo plazo hacer una guerra contra el Imperio Turco; por el contrario, todos los intereses se encabezan hacia la sucesión del trono de España que se encontraba a las puertas de su guerra de sucesión.

Por último, su visita a Venecia fue cancelada debido a las noticias sobre la sublevación de los Streltsí dentro de Moscú, que provocó la vuelta precipitada de Pedro a Rusia.

Regresa a Moscú el 5 de septiembre de 1698; su viaje de 16 meses le permitió acumular muchos conocimientos en diversos campos, pero el desarrollo de su campaña político-militar había sido totalmente desesperanzadora, si bien había quedado satisfecho con las negociaciones hechas con Augusto II de Polonia, después de visitar Austria, con quien formaría la base para la alianza Ruso-Sueco-Polaca en la Gran Guerra del Norte.

Bibliografía[editar]

  • Henri Troyat, Pierre le Grand, Flammarion. 1979. (en francés)

Véase también[editar]