Gorgosaurus libratus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Gorgosaurus»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Gorgosaurus libratus
Rango temporal: 76,5 Ma-74 Ma
Cretácico superior
IndyGorgosaurus.jpg
Esqueleto montado de Gorgosaurus, Museo de los Niños de Indianápolis.
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Sauropsida
Orden: Saurischia
Suborden: Theropoda
Infraorden: Coelurosauria
Superfamilia: Tyrannosauroidea
Familia: Tyrannosauridae
Subfamilia: Albertosaurinae
Género: Gorgosaurus
Lambe, 1914
Especie: G. libratus
Nombre binomial
Gorgosaurus libratus
Lambe, 1914
Sinonimia
  • Albertosaurus libratus (Lambe, 1914)
  • Deinodon libratus (Lambe, 1914)
  • Gorgosaurus sternbergi Matthew & Brown, 1923
  • Deinodon sternbergi (Matthew & Brown, 1923)
  • Albertosaurus sternbergi (Matthew & Brown, 1923)

Gorgosaurus libratus (gr. γοργώ, gorgō, 'terrible' y σαῦρος, sauros, «lagarto terrible») es un dinosaurio terópodo tiranosáurido, única especie del género monotípico Gorgosaurus.[1] Vivió a finales del período Cretácico, hace entre 76,5 y 75 millones de años, durante la edad Campaniense, en lo que hoy es Norteamérica. Sus restos fósiles fueron encontrados en la provincia canadiense de Alberta.[2] Otros restos, hallados en el estado de Montana, Estados Unidos, probablemente correspondan a este género.[3] Los paleontólogos admiten únicamente la especie G. libratus, aunque otras especies fueron incluidas erróneamente en este género.[4]

Como todos los tiranosáuridos conocidos, Gorgosaurus fue un bípedo depredador que en su madurez pesaba más de una tonelada y medía nueve metros de largo. Mostraba docenas de afilados dientes alineados en sus mandíbulas, mientras que sus extremidades anteriores, con dos dedos, eran relativamente cortas. El género Gorgosaurus está íntimamente emparentado con Albertosaurus y, en menor proporción, con Tyrannosaurus. Los fósiles de Gorgosaurus y Albertosaurus, de hecho, son extremadamente similares, distinguiéndose sutilmente por pequeñas diferencias en los huesos del cráneo y los dientes, lo que hace que algunos expertos consideren a G. libratus como una de las especies, un sinónimo menor, del género Albertosaurus.[5]

Gorgosaurus vivió en un exuberante ambiente inundable a lo largo de la costa del mar interior occidental. Fue un superdepredador, en la cima de la cadena alimenticia, conviviendo y alimentándose de abundantes ceratópsidos y hadrosáuridos.[6] En algunas áreas, Gorgosaurus coexistía con otro tiranosáurido, Daspletosaurus. Aunque estos animales eran aproximadamente del mismo tamaño, hay evidencia de que existía una separación en distintos nichos ecológicos entre los dos. Gorgosaurus es el tiranosáurido mejor representado en el registro fósil, con numerosos restos de especímenes que permiten a los científicos calcular con exactitud la ontogenia, desarrollo y otros aspectos de su biología.[5]

Descripción[editar]

Han sido descubiertos más de veinte esqueletos completos de Gorgosaurus, por lo que es el tiranosáurido mejor representado en el registro fósil.[5] [4]

Características generales[editar]

G. libratus con un ser humano a escala.

Gorgosaurus era más pequeño que Tyrannosaurus y Tarbosaurus, pero de mayor tamaño que Albertosaurus y Daspletosaurus. Los adultos llegaban a alcanzar ocho o nueve metros desde el hocico a la cola.[3] [5] Los paleontólogos estiman su peso en más de 2,4 toneladas.[7]

El cuerpo de Gorgosaurus, en general, tenía las mismas características que todos los demás tiranosáuridos, destacando una gran cabeza unida al cuerpo por un musculoso cuello en forma de «S» y, en contraste con ella, extremidades anteriores muy pequeñas, con sólo dos dedos, aunque algunos especímenes poseían un tercer metacarpo como vestigio del tercer dígito típico en otros terópodos. Gorgosaurus contaba con cuatro dedos en cada una de sus extremidades posteriores, incluyendo un primer dedo del pie (hallux), de pequeño tamaño y sin contacto con el suelo. Las patas traseras de los tiranosáuridos eran relativamente largas comparadas con el resto del cuerpo, al contrario que en otros terópodos.[5] El fémur de Gorgosaurus más largo conocido mide 105 centímetros de longitud. En varios especímenes de menor tamaño de Gorgosaurus, la tibia era más larga que el fémur, proporciones habituales en animales corredores.[3] No obstante, estos huesos eran de igual longitud en los especímenes más grandes.[8] La larga y pesada cola servía de contrapeso para su cráneo y torso y ubicaba su centro de gravedad sobre las caderas.[5]

En 2001, el paleontólogo Phil Currie estudió varias impresiones de la piel del especímen holotipo de G. libratus. Según su trabajo, la piel de Gorgosaurus era suave, sin las escamas propias de otros dinosaurios y similar a la piel sin plumas de las aves actuales.[9]

Cráneo[editar]

Cráneo fósil de G. libratus.

El cráneo más largo conocido mide 99 centímetros, ligeramente más pequeño que el de Daspletosaurus.[3] Como en otros tiranosáuridos, el cráneo era grande comparado con el tamaño del cuerpo, aunque muestra grandes fosas temporales y cámaras vacías entre los huesos del cráneo que reducen su peso. Los géneros Albertosaurus y Gorgosaurus compartían proporcionalmente sus largos y reducidos cráneos con Daspletosaurus y otros tiranosáuridos. El extremo de su hocico era chato y los huesos nasales y parietales estaban fusionados a lo largo de la línea media del cráneo, como en todos los miembros de la familia Tyrannosauridae. La cavidad ocular, sin embargo, era más circular que ovalada o en forma de cerradura, como ocurre en otros géneros de tiranosáuridos. También presentaba una cresta desde el hueso lagrimal delante de cada ojo, de forma similar a la de Albertosaurus y Daspletosaurus.[5] Varias diferencias sutiles en la forma de los huesos circundantes al cerebro permiten diferenciar a Gorgosaurus de Albertosaurus.[2]

Mandíbulas y dientes[editar]

Restos de las mandíbulas de un Gorgosaurus, donde se pueden apreciar los distintos tipos de dientes y su colocación.

Los dientes de Gorgosaurus son típicos entre los tiranosáuridos conocidos. Los ocho dientes premaxilares en la parte delantera del hocico eran más pequeños que el resto, estaban muy juntos y tenían forma de «D» en sección de cruce. En Gorgosaurus, el primer diente del hueso maxilar superior tiene también la forma de los ochos dientes premaxilares. El resto de los dientes eran ovalados en la sección de cruce, bastante diferentes a la forma de hoja de cuchillo típica de otros terópodos.[5] Además de los ocho dientes premaxilares, Gorgosaurus tenía de 26 a 30 dientes maxilares y de 30 a 34 dientes en los huesos dentarios de su mandíbula inferior. Ese número es similar en los Albertosaurus y Daspletosaurus pero menor que en Tarbosaurus o Tyrannosaurus.[10]

Historia[editar]

Nombre[editar]

Gorgosaurus libratus fue descrito por primera vez por Lawrence Lambe en 1914.[11] [12] Su nombre deriva del griego γοργώ, gorgō («fiero» o «terrible»), en referencia a las gorgonas, monstruos de la mitología griega, y σαῦρος, sauros («lagarto»).[13] La especie tipo es G. libratus, donde el epíteto es el participio pasado del verbo en latín librare, que significa «en equilibrio».[12]

Descubrimiento[editar]

Espécimen AMNH 5428
Espécimen tipo de Gorgosaurus sternbergi (AMNH 5664), ahora clasificado como un ejemplar joven de Gorgosaurus libratus.

El holotipo de Gorgosaurus libratus (NMC 2120) es un esqueleto casi completo, con cráneo, descubierto en 1913 por Charles M. Sternberg. Este espécimen fue el primer tiranosáurido descubierto con una extremidad anterior completa.[11] Fue encontrado en la Formación Dinosaur Park de Alberta, Canadá y está expuesto en el Museo Canadiese de la Naturaleza de Ottawa.[2] Excavadores del Museo Americano de Historia Natural de Nueva York buscaron en el río Red Deer en Alberta al mismo tiempo y recogieron cientos de espécimenes espectaculares de dinosaurios, incluyendo cuatro cráneos completos de G. libratus, tres de ellos asociados con un esqueleto. William Diller Matthew y Barnum Brown describieron los cuatro espécimenes en 1923.[8]

Matthew y Brown también describieron un quinto esqueleto (AMNH 5664), que había sido hallado por Sternberg en 1917 y vendido a este museo. Es más pequeño que los otros espécimenes de Gorgosaurus, con un cráneo menor y más ligero y patas con proporciones más largas. Asimismo, muchas suturas entre los huesos no estaban osificadas completamente en este ejemplar, una característica de los tiranosáuridos jóvenes, pero de igual forma lo describieron como el holotipo de una nueva especie, G. sternbergi.[8] Hoy en día, los paleontólogos consideran a este espécimen un ejemplar juvenil de G. libratus.[5] [2] Docenas de otros espécimenes han sido recuperados en la Formación Dinosaur Park y expuestos en museos de todo Estados Unidos y Canadá.[3] [2] G. libratus es el tiranosáurido mejor representado en el registro fósil, con una serie completa de todas las edades.[5] [4]

Espécimen AMNH 5458.

En 1856, Joseph Leidy describió dos dientes premaxilares procedentes de tiranosáuridos descubiertos en Montana. Sin otro indicio del aspecto del animal y ya que los dientes eran largos y robustos, Leidy le dio el nombre de Deinodon.[14] Matthew y Brown postularon en 1922 que esos dientes eran indistinguibles de los de Gorgosaurus, pero en ausencia de otro material para comparar ambos géneros, optaron por no sinonimizar las especies, nombrando provisionalmente a los dientes como ?Deinodon libratus.[15] Aunque los restos maxilares de Deinodon son muy parecidos a los de Gorgosaurus, los dientes de los tiranosáuridos son muy uniformes, por lo que no se puede decir con certeza a qué animal pertenecieron. Deinodon ha sido colocado actualmente en la lista de nomina dubia o nomenclaturas dudosas.[3] [4] Los muchos esqueletos de tiranosáuridos de la Formación Río Judith de Montana probablemente pertenecieron a Gorgosaurus, pero no se puede afirmar con certeza si pertenecen a G. libratus o a una nueva especie.[2] Un espécimen de Montana (TCMI 2001.89.1), alojado en el Museo de los Niños de Indianápolis, muestra evidencias de severas patologías, incluyendo una pata sanada, costillas y vértebras fracturadas, osteomielitis en la punta de la mandíbula inferior con pérdida permanente de dentadura y, posiblemente, un tumor cerebral.[16] [17]

Especies mal asignadas[editar]

Gorgosaurus (anteriormente Albertosaurus) libratus ( ROM espécimen 1247 ) esqueleto en Maryland Science Center.
Esqueleto completo de Gorgosaurus libratus, en Toronto.

Bastantes especies han sido incorrectamente asignadas al género Gorgosaurus durante el siglo XX. Un cráneo completo de un pequeño tiranosáurido (CMNH 7541), encontrado en la Formación Hell Creek de Montana, datada en el Mastrichtiano tardío, fue llamado Gorgosaurus lancensis por Charles Whitney Gilmore en 1946.[18] Este espécimen fue renombrado como Nanotyrannus por Robert Bakker y su equipo en 1988.[19] Hoy en día, la mayoría de los paleontólogos consideran a Nanotyrannus un ejemplar joven de Tyrannosaurus rex.[5] [4] De igual manera, Evgeny Maleev eligió los nombres Gorgosaurus lancinator y Gorgosaurus novojilovi para dos pequeños espécimenes de tiranosáuridos (PIN 553-1 y PIN 552-2) de la Formación Nemegt de Mongolia en 1955.[20] Kenneth Carpenter renombró estos ejemplares como Maleevosaurus novojilovi en 1992,[21] pero actualmente se consideran ejemplares juveniles de Tarbosaurus bataar.[5] [4] [22]

Clasificación[editar]

Cladogramas de la familia Tyrannosauridae
Brusatte et al. 2010[23]
Tyrannosauridae 
 Albertosaurinae 

Albertosaurus



Gorgosaurus



 Tyrannosaurinae 
void

Alioramus



void

Teratophoneus



void

Daspletosaurus



 void 

Tarbosaurus



Tyrannosaurus








Carr et al. 2005[24]
Tyrannosauridae 
 Albertosaurinae 

Albertosaurus



Gorgosaurus[25]



 Tyrannosaurinae 

void

Daspletosaurus



 void 

Tarbosaurus[25]



Tyrannosaurus







Currie et al. 2003[10]
Tyrannosauridae 
 Albertosaurinae 

Albertosaurus



Gorgosaurus



 Tyrannosaurinae 
void
void

Daspletosaurus



 void 

Tarbosaurus



Alioramus





void

Nanotyrannus



Tyrannosaurus





Gorgosaurus es clasificado en la subfamilia de terópodos Albertosaurinae (también llamados albertosaurinos) dentro de la familia Tyrannosauridae. El género más cercano es Albertosaurus, ligeramente más reciente en el tiempo.[10] Estos géneros son los únicos que se han descrito con seguridad en la subfamilia Albertosaurinae, aunque podrían existir especies desconocidas hasta el momento o inexistentes en el registro fósil.[2] El género Appalachiosaurus, por su parte, fue descrito como especie de Tyrannosauroidea basal, cercana pero fuera de la superfamilia Tyrannosauridae,[24] aunque el paleontólogo estadounidense Thomas Holtz publicó un análisis filogenético en el año 2004 en el que indicaba que era un albertosaurino.[5] Más reciente, un trabajo de Holtz no publicado se mostraba de acuerdo con la evaluación original.[26] Todos los demás géneros de tiranosáuridos, incluyendo Daspletosaurus, Tarbosaurus y Tyrannosaurus, están clasificados en la subfamilia Tyrannosaurinae. Comparados con los tiranosaurinos, los albertosaurinos eran de constitución más ligera, proporcionalmente menores, poseían cráneos más reducidos y huesos más largos en las patas (sobre todo la tibia) y pie (metatarsianos y falanges).[10] [27]

Las estrechas similitudes entre Gorgosaurus libratus y Albertosaurus sarcophagus han hecho que muchos expertos los hayan combinado en un único género. Albertosaurus fue nombrado primero, así que por convención se le dio prioridad sobre Gorgosaurus, considerado en ocasiones un sinónimo menor. William Diller Matthew y Barnum Brown dudaron sobre la diferencia de los géneros a comienzos de 1922.[15] G. libratus fue formalmente reasignado a Albertosaurus (como Albertosaurus libratus) por Dale Russell en 1970,[3] clasificación que siguieron muchos autores posteriores.[24] [28] La combinación de los dos géneros extiende enormemente los registros cronológicos y geográficos del género Albertosaurus. Otros expertos mantuvieron los dos géneros separados.[5] El paleontólogo canadiense Phil Currie, por su parte, demostró que había tantas diferencias anatómicas entre Albertosaurus y Gorgosaurus como entre Daspletosaurus y Tyrannosaurus, que normalmente se clasificaban por separado. También destacó que los tiranosáuridos sin describir descubiertos en Alaska, Nuevo México y otras partes de Norteamérica pueden ayudar a clarificar la situación.[2]

Paleobiología[editar]

El principal debate en la paleobiología de Gorgosaurus estriba en describirlo como carroñero o como cazador, basándose en comparaciones anatómicas entre éste y otras especies de tiranosáuridos con las que coexistió y estableciendo parámetros respecto a los nichos ecológicos que ocupaban y las delimitaciones geográficas de este tipo de especies.[29]

Coexistencia con Daspletosaurus[editar]

Espécimen de Gorgosaurus en el Royal Tyrrell Museum.

En la Formación Dinosaur Park se han encontrado fósiles coetáneos de Gorgosaurus y de Daspletosaurus, un tiranosáurido poco frecuente, que demuestran que vivieron juntos. Éste es uno de los pocos ejemplos de coexistencia de dos géneros de tiranosáuridos. Los depredadores de tamaño similar entre los animales modernos se encuentran separados en diversos nichos ecológicos por diferencias anatómicas, de comportamiento o geográficas que limitan la competencia por los mismos alimentos. Sin embargo, no se pueden diferenciar los nichos entre los tiranosáuridos de este yacimiento.[29] En 1970, Dale Russell propuso que Gorgosaurus, más abundantes, cazaban activamente a los más ligeros hadrosáuridos, mientras que los ceratopsianos y anquilosaurianos, más raros y fuertemente armados, eran presa habitual del más pesado Daspletosaurus.[3] Sin embargo, un espécimen de Daspletosaurus (OTM 200) de la contemporánea Formación Dos Medicinas de Montana preserva restos de un hadrosáurido joven parcialmente digerido en la zona abdominal del depredador,[30] mientras que en otro yacimiento se han encontrado restos de tres Daspletosaurus junto a los fósiles de al menos cinco hadrosaurios.[31]

A diferencia de algunos otros grupos de dinosaurios, ninguno de los dos géneros era más común en terrenos más o menos elevados que el otro.[29] Sin embargo, Gorgosaurus parece más común en formaciones norteñas, como la de Dinosaur Park, mientras que Daspletosaurus es más abundante al sur de esos yacimientos. El mismo patrón se observa en otros grupos de dinosaurios. Los ceratópsidos chasmosaurinos y los hadrosáuridos hadrosaurinos son también más comunes en la Formación Dos Medicinas y en el sudoeste de Norteamérica durante el Campaniano, mientras que los centrosaurinos y los lambeosaurinos dominan en latitudes norteñas. Holtz ha sugerido que este patrón indica preferencias ecológicas compartidas entre los tiranosaurinos, los chasmosaurinos y los hadrosaurinos. A finales de la época posterior, el Mastrichtiano, los tiranosaurinos como Tyrannosaurus rex, los hadrosaurinos como Edmontosaurus y los chasmosaurinos como Triceratops eran comunes en Norteamérica occidental, mientras que los albertosaurinos y los centrosaurinos estaban ya extintos, y los lambeosaurinos eran poco habituales.[5]

Biología del desarrollo[editar]

Gráfico que muestra las hipotéticas curvas de crecimiento (masa corporal frente a edad) de cuatro tiranosáuridos. La curva de Gorgosaurus se muestra en azul. De acuerdo con Erickson et al.. 2004.

Gregory Erickson y su equipo han estudiado la historia del crecimiento y de vida de tiranosáuridos usando la histología de los huesos fosilizados, a partir de la cual se puede determinar la edad que tenía un espécimen cuando murió. Se puede dibujar una curva de crecimiento cuando las edades de varios individuos se trazan en relación con sus tamaños en un gráfico. Los tiranosáuridos crecían a lo largo de toda su vida, pero experimentaban grandes fases de crecimiento aproximadamente a los cuatro años, después de una extensa fase juvenil. Es posible que la madurez sexual fuera la causa que provocaba la finalización de esta etapa de crecimiento rápido, pues después de la misma el desarrollo se ralentizaba considerablemente en animales adultos. Con el examen de cinco Gorgosaurus de varios tamaños, Erickson calculó un índice de crecimiento máximo de alrededor de 50 kilogramos por año durante la fase de crecimiento rápido, más lenta que en otros tiranosaurinos como Daspletosaurus y Tyrannosaurus, pero similar a la de Albertosaurus.[32]

Espécimen en «postura de muerte», según Reisdorf y Wuttke (2012),[33] Museo Tyrrell.

Parece claro que Gorgosaurus pasaba casi la mitad de su vida en la fase juvenil antes de aumentar hasta un tamaño cercano al máximo en pocos años.[32] Esto, junto con la carencia completa de depredadores de tamaño intermedio entre los grandes tiranosáuridos adultos y otros pequeños terópodos, sugiere que el nicho ecológico estaba ocupado básicamente por tiranosáuridos jóvenes. Este patrón se repite en el dragón de Komodo moderno, donde los jóvenes son insectívoros trepadores y maduran lentamente hasta un superpredador capaz de derribar grandes vertebrados.[5] Otros tiranosáuridos, incluyendo a Albertosaurus, se han encontrado en grupos, por lo que algunos paleontólogos han sugerido que vivían en manadas con grupos de edades mezclados y que cazaban juntos, pero no hay ninguna evidencia del comportamiento gregario en Gorgosaurus.[34] [31]

Paleopatología[editar]

El paleontólogo Robert T. Bakker junto al esqueleto fósil de un ejemplar de Gorgosaurus libratus con numerosas heridas en los huesos, expuesto en «Dinosaur Mummy: CSI», Museo de Historia Natural de Houston.

Se han documentado varias patologías en el Gorgosaurus libratus holotipo, clasificado con la nomenclatura NMC 2120, como una fractura de la tercera costilla dorsal derecha, así como fracturas curadas en la XIII y XIV gastralias y el peroné izquierdo. Su cuarto metatarso izquierdo presenta dos exotoses rugosas en el medio y en el extremo. La tercera falange del tercer dedo del pie derecho está deformada, así como la garra de ese dígito, que ha sido descrita como «muy pequeña y amorfa». Las fracturas coinciden en el tiempo y probablemente se produjeron en un único encuentro con otro dinosaurio.[35]

Otro espécimen, catalogado como TMP94.12.602, muestra varias patologías, como una fractura longitudinal en el centro de eje del peroné derecho. Varias costillas tienen fracturas cicatrizadas y el gastralia muestra síntomas de pseudoartrosis. También se han encontrado lesiones de un mordisco recibido en la cara, ya curadas cuando el animal murió.[35]

TMP91.36.500 es otro Gorgosaurus con heridas por mordedura en el rostro, una fractura completamente curada en el peroné derecho y otra en la mandíbula, además de lo que los autores han descrito como «una hiperostosis similar a un hongo en una falange de la pata derecha». Ralph Molnar ha especulado que podría ser el mismo tipo de patología que aflige a un ornitomímido no identificado descubierto con un crecimiento similar en forma de hongo en un hueso del dedo del pie.[35]

Otro espécimen tiene una fractura mal curada en el peroné derecho, que dejó un gran callo sobre el hueso. En 2001 un estudio realizado por Bruce Rothschild y otros paleontólogos analizó 54 huesos de los pies de ejemplares fósiles de Gorgosaurus para detectar signos de fractura, que finalmente no se encontraron.[35] [36]

Paleoecología[editar]

Esqueleto montado de Gorgosaurus.

Todos los espécimenes conocidos de Gorgosaurus libratus han sido hallados en la Formación Dinosaur Park en Alberta, Canadá.[2] Esta formación está datada hacia mediados del Campaniano, entre hace 76,5 y 74,8 millones de años.[37] En aquel tiempo, el área era una llanura costera a lo largo del borde occidental del mar interior occidental, que dividía a Norteamérica por la mitad. La orogenia Laramide ya había comenzado a levantar las Montañas Rocosas en el oeste, de las que fluyeron los grandes ríos que depositaron el sedimento en una gran llanura de inundación a lo largo de la costa.[38] [6] El clima era subtropical, con una marcada estacionalidad, además de sequías periódicas, lo que daba lugar en ocasiones a una mortandad masiva entre las grandes manadas de dinosaurios, como queda demostrado por las abundantes camas de huesos. Las coníferas formaron un dosel vegetal, mientras que el sotobosque estaba formado por helechos, helechos arborescentes y angiospermas.[39] Hace alrededor de 73 millones de años, la vía marítima comenzó a expandirse, provocando una ingresión marina en áreas antes sobre nivel del mar y ahogando a los dinosaurios del ecosistema. Esta ingresión marina, llamada «Mar Bearpaw», está registrado por los sedimentos marinos de la gran Formación Bearpaw.[6]

Montaje de un Gorgosaurus comiendo a un Ornitópodo, en el Royal Tyrrell Museum.

La Formación Dinosaur Park preserva una gran abundancia de fósiles de vertebrados. Una gran variedad de peces habitó los ríos y estuarios de la zona, incluyendo lepisosteus, esturiones, tiburones y rayas, entre otros. Ranas, salamandras, tortugas, cocodrilos y coristoderes también moraron en los hábitats acuáticos. Pterosaurios azhdárquidos y aves neornites como Apatornis volaban sobre el territorio, con aves enantiorniteos como Avisaurus vivieron en el suelo junto a mamíferos multituberculados, marsupiales y placentarios. Un número de especies de lagartos terrestres que actualmente también están presentes, incluyendo teíidos, escíncidos, varanos y ánguidos, compartieron hábitat. Los fósiles de dinosaurios se encuentran con una abundancia y diversidad incomparables. Manadas enormes de ceratópsidos vagaban en la llanura con grupos igualmente grandes de hadrosáuridos, como Lambeosaurus y Hadrosaurus. Otros grupos de herbívoros, como ornitomímidos, tericinosáuridos, paquicefalosáuridos, pequeños ornitópodos, nodosáuridos y anquilosáuridos también estaban presentes. Los pequeños dinosaurios rapaces como oviraptóridos, troodóntidos y dromeosáuridos cazaban presas pequeñas, mientras los enormes tiranosáuridos, Daspletosaurus y Gorgosaurus, ocupaban la cúspide de la pirámide alimenticia[6] Entre estos nichos de depredadores se encontraban los tiranosáuridos juveniles, como se ha reseñado.[3] [5] [40] Se ha encontrado una mandíbula de Saurornitholestes con marcas de dientes de un tiranosáurido joven, posiblemente un Gorgosaurus.[41]

En la cultura popular[editar]

Gorgosaurus es un antagonista recurrente en la película-documental de la BBC La marcha de los dinosaurios. Fue representado con un denso plumaje y con un comportamiento principalmente nocturno, este Gorgosaurus sufre durante la mayoría del programa por una herida infectada, infligida por un Troodon, y finalmente muere por una fractura en la pierna causada por un Edmontonia. Gorgosaurus es también un antagonista en la película Caminando con Dinosaurios, en la que aparece un macho llamado Gorgon el cual mata al padre del protagonista principal de la película.[42]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Merino Laguna, F. M.. «Gorgosaurio - Gorgosaurus libratus» (en español). Francis. Consultado el 27 de octubre de 2012.
  2. a b c d e f g h i Currie, Philip J. (2003). «Cranial anatomy of tyrannosaurids from the Late Cretaceous of Alberta». Acta Palaeontologica Polonica 48 (2):  pp. 191–226. 
  3. a b c d e f g h i Russell, Dale A. (1970). «Tyrannosaurs from the Late Cretaceous of western Canada». National Museum of Natural Sciences Publications in Paleontology 1:  pp. 1–34. 
  4. a b c d e f Carr, Thomas D. (1999). «Craniofacial ontogeny in Tyrannosauridae (Dinosauria, Coelurosauria)». Journal of Vertebrate Paleontology 19 (3):  pp. 497–520. http://www.jstor.org/stable/4524012. 
  5. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p Holtz, Thomas R. (2004). «Tyrannosauroidea». En Weishampel, David B.; Dodson, Peter; & Osmólska, Halszka (eds.). The Dinosauria (Second Edition edición). Berkeley: University of California Press. pp. 111–136. ISBN 0-520-24209-2. 
  6. a b c d Eberth, David A. (1997). «Judith River Wedge». En Currie, Philip J. & Padian, Kevin (eds.). Encyclopedia of Dinosaurs. San Diego: Academic Press. pp. 199–204. ISBN 0-12-226810-5. 
  7. Seebacher, Frank (2001). «A new method to calculate allometric length-mass relationships of dinosaurs». Journal of Vertebrate Paleontology 21 (1):  pp. 51–60. doi:10.1671/0272-4634(2001)021[0051:ANMTCA]2.0.CO;2. 
  8. a b c Matthew, William D.; & Brown, Barnum. (1923). «Preliminary notices of skeletons and skulls of Deinodontidae from the Cretaceous of Alberta». American Museum Novitates 89:  pp. 1–9. http://digitallibrary.amnh.org/dspace/handle/2246/3207. 
  9. Currie, P. (2001). 2001 A. Watson Armour Symposium: The Paleobiology and Phylogenetics of Large Theropods. Field Museum of Natural History, Chicago.
  10. a b c d Currie, Philip J.; Hurum, Jørn H; & Sabath, Karol. (2003). «Skull structure and evolution in tyrannosaurid phylogeny». Acta Palaeontologica Polonica 48 (2):  pp. 227–234. 
  11. a b Lambe, Lawrence M. (1914). «On the fore-limb of a carnivorous dinosaur from the Belly River Formation of Alberta, and a new genus of Ceratopsia from the same horizon, with remarks on the integument of some Cretaceous herbivorous dinosaurs». Ottawa Naturalist 27:  pp. 129–135. 
  12. a b Lambe, Lawrence M. (1914). «On a new genus and species of carnivorous dinosaur from the Belly River Formation of Alberta, with a description of Stephanosaurus marginatus from the same horizon». Ottawa Naturalist 28:  pp. 13–20. 
  13. Liddell, Henry G.; & Scott, Robert (1980). Greek-English Lexicon (Abridged Edition edición). Oxford: Oxford University Press,. ISBN 0-19-910207-4. 
  14. Leidy, Joseph. (1856). «Notice of remains of extinct reptiles and fishes, discovered by Dr. F.V. Hayden in the badlands of the Judith River». Proceedings of the Academy of Sciences in Philadelphia 8:  pp. 72–73. 
  15. a b Matthew, William D.; & Brown, Barnum. (1922). «The family Deinodontidae, with notice of a new genus from the Cretaceous of Alberta». Bulletin of the American Museum of Natural History 46 (6):  pp. 367–385. http://digitallibrary.amnh.org/dspace/handle/2246/1300. 
  16. Pickrell, John. (24 de noviembre de 2003). «First dinosaur brain tumor found, experts suggest» (en inglés). National Geographic News. Consultado el 7 de febrero de 2008.
  17. «Meet the Gorgosaur» (en inglés). The Children's Museum of Indianapolis. Consultado el 7 de febrero de 2008.
  18. Gilmore, Charles W. (1946). «A new carnivorous dinosaur from the Lance Formation of Montana». Smithsonian Miscellaneous Collections 106:  pp. 1–19. 
  19. Bakker, Robert T.; Williams, Michael; & Currie, Philip J. (1988). «Nanotyrannus, a new genus of pygmy tyrannosaur, from the latest Cretaceous of Montana». Hunteria 1 (5):  pp. 1–30. 
  20. Maleev, Evgeny A. (1955). «New carnivorous dinosaurs from the Upper Cretaceous of Mongolia» (en ruso). Doklady, Academy of Sciences USSR 104 (5):  pp. 779–783. 
  21. Carpenter, Ken. (1992). «Tyrannosaurids (Dinosauria) of Asia and North America». En Mateer, Niall J.; and Chen Peiji (eds.). Aspects of Nonmarine Cretaceous Geology. Beijing: China Ocean Press. pp. 250–268. 
  22. Rozhdestvensky, Anatoly K. (1965). «Growth changes in Asian dinosaurs and some problems of their taxonomy». Paleontological Journal 3:  pp. 95–109. 
  23. Brusatte, S.L.; Norell, M.A.; Carr, T.D.; Erickson, G.M.; Hutchinson, J.R.; Balanoff, A.M.; Bever, G.S.; Choiniere, J.N.; Makovicky, P.J.; and Xu, X. (2010). «Tyrannosaur paleobiology: new research on ancient exemplar organisms». Science 329 (5998):  pp. 1481−1485. doi:10.1126/science.1193304. PMID 20847260. Bibcode2010Sci...329.1481B. 
  24. a b c Carr, Thomas D.; Williamson, Thomas E.; & Schwimmer, David R. (2005). «A new genus and species of tyrannosauroid from the Late Cretaceous (middle Campanian) Demopolis Formation of Alabama». Journal of Vertebrate Paleontology 25 (1):  pp. 119–143. doi:10.1671/0272-4634(2005)025[0119:ANGASO]2.0.CO;2. 
  25. a b Carr et al. registran Gorgosaurus libratus como una especie de Albertosaurus y Tarbosaurus bataar como una especie de Tyrannosaurus
  26. Holtz, Thomas R. (20 de septiembre de 2005). «RE: Burpee Conference (LONG)». Consultado el 18 de junio de 2007.
  27. Currie, Philip J. (2003). «Allometric growth in tyrannosaurids (Dinosauria: Theropoda) from the Upper Cretaceous of North America and Asia». Canadian Journal of Earth Sciences 40 (4):  pp. 651–665. doi:10.1139/e02-083. http://www.nrcresearchpress.com/doi/abs/10.1139/e02-083. 
  28. Paul, Gregory S. (1988). Predatory Dinosaurs of the World. New York: Simon & Schuster. p. 464pp. ISBN 978-0671619466. 
  29. a b c Farlow, James O.; & Pianka, Eric R. (2002). «Body size overlap, habitat partitioning and living space requirements of terrestrial vertebrate predators: implications for the paleoecology of large theropod dinosaurs». Historical Biology 16 (1):  pp. 21–40. http://uts.cc.utexas.edu/~varanus/FarlowandPianka-2002.pdf. 
  30. Varricchio, David J. (2001). «Gut contents from a Cretaceous tyrannosaurid: implications for theropod dinosaur digestive tracts». Journal of Paleontology 75 (2):  pp. 401–406. doi:10.1666/0022-3360(2001)075<0401:GCFACT>2.0.CO;2. 
  31. a b Currie, Philip J.; Trexler, David; Koppelhus, Eva B.; Wicks, Kelly; & Murphy, Nate. (2005). «An unusual multi-individual tyrannosaurid bonebed in the Two Medicine Formation (Late Cretaceous, Campanian) of Montana (USA)». En Carpenter, Kenneth (ed.). The Carnivorous Dinosaurs. Bloomington: Indiana University Press. pp. 313–324. ISBN 978-0253345394. 
  32. a b Erickson, Gregory M.; Makovicky, Peter J.; Currie, Philip J.; Norell, Mark A.; Yerby, Scott A.; & Brochu, Christopher A. (2004). «Gigantism and comparative life-history parameters of tyrannosaurid dinosaurs». Nature 430:  pp. 772–775. doi:10.1038/nature02699. 
  33. Reisdorf, A.G., and Wuttke, M. (2012). "Re-evaluating Moodie's Opisthotonic-Posture Hypothesis in fossil vertebrates. Part I: Reptiles – The taphonomy of the bipedal dinosaurs Compsognathus longipes and Juravenator starki from the Solnhofen Archipelago (Jurassic, Germany)." Palaeobiodiversity and Palaeoenvironments, doi 10.1007/s12549-011-0068-y
  34. Tanke, Darren H.; & Currie, Philip J. (1998). «Head-biting behavior in theropod dinosaurs: paleopathological evidence» (PDF). Gaia 15:  pp. 167–184. http://www.worldcat.org/title/head-biting-behavior-in-theropod-dinosaurs-paleopathological-evidence/oclc/717004895. 
  35. a b c d Rothschild, B., Tanke, D. H., and Ford, T. L., 2001, Theropod stress fractures and tendon avulsions as a clue to activity: In: Mesozoic Vertebrate Life, edited by Tanke, D. H., and Carpenter, K., Indiana University Press, p. 331–336.
  36. Molnar, R. E., 2001, Theropod paleopathology: a literature survey: In: Mesozoic Vertebrate Life, editaro por Tanke, D. H. y Carpenter, K., Indiana University Press, p. 337–363.
  37. Eberth, David A.; & Hamblin, Anthony P. (1993). «Tectonic, stratigraphic, and sedimentologic significance of a regional discontinuity in the Upper Judith River Group (Belly River wedge) of southern Alberta, Saskatchewan, and northern Montana». Canadian Journal of Earth Sciences 30:  pp. 174–200. 
  38. English, Joseph M.; & Johnston, Stephen T. (2004). «The Laramide Orogeny: what were the driving forces?». International Geology Review 46 (9):  pp. 833–838. doi:10.2747/0020-6814.46.9.833. http://www.academia.edu/805095/The_Laramide_Orogeny_what_were_the_driving_forces. 
  39. Braman, Dennis R.; and Koppelhus, Eva B. (2005). «Campanian palynomorphs». En Currie, Phillip J. and Koppelhus, Eva B. (eds.). Dinosaur Provincial Park: A Spectacular Ancient Ecosystem Revealed. Bloomington: Indiana University Press. pp. 101–130. ISBN 0-253-34595-2. 
  40. Farlow, James O. (1976). «Speculations about the diet and foraging behavior of large carnivorous dinosaurs». American Midland Naturalist 95 (1):  pp. 186–191. doi:10.2307/2424244. http://links.jstor.org/sici?sici=0003-0031%28197601%2995%3A1%3C186%3ASATDAF%3E2.0.CO%3B2-5. 
  41. Jacobsen, A.R. 2001. Tooth-marked small theropod bone: An extremely rare trace. p. 58–63. In: Mesozioc Vertebrate Life. Ed.s Tanke, D. H., Carpenter, K., Skrepnick, M. W. Indiana University Press.
  42. "Gorgon: Walking with Dinosaurs". BBC.

Enlaces externos[editar]