Gorda Matosas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Haydée Luján Martínez, más conocida como La Gorda Matosas, fue una reconocida simpatizante del Club Atlético River Plate. Era la líder de la parcialidad millonaria hasta el surgimiento de los barrabravas, quienes en las últimas décadas se adueñaron de las tribunas. Recibió este apodo por una ocasión en que el ex defensor uruguayo Roberto Matosas, símbolo del club en la década del 60', le obsequió su camiseta, la cual utilizó en todas las ocasiones que acudió al estadio. El futbolista declaró en una nota a un periódico argentino que "era más famosa la Gorda Matosas que yo", haciendo alusión a la importancia de este personaje en el mundo futbolístico de la época.[1] Se caracterizaba por ser una mujer de modales groseros y un vocabulario pobre en elegancia.

La "Gorda Matosas" marcó junto con su equivalente boquense La Raulito (sobre cuya vida se rodó una película)[2] un antes y un después en la cultura futbolística del país,[3] llamando la atención por sus poco femeninas características, motivo más que polémico en una época en la que las mujeres aún eran excluidas de este deporte,[4] exponiéndose a los numerosos prejuicios a los que serían sometidas por ello.

Durante toda su vida se dedicó a vender lotería, motivo que le facilitaba seguir al club de sus amores en todas sus competencias. Sentía un gran rechazo hacia su eterno rival, Boca Juniors, y especialmente hacia Diego Armando Maradona, de quien decía que no era el mejor del mundo, y lo calificó de "porquería" cuando decidió firmar contrato con el club Xeneize en lugar de hacerlo para River. Siempre intentó alejarse de los medios, aunque siempre se sintió el rumor de que cobraba dinero para dar entrevistas.[5]

Hincha[editar]

Su simpatía por River comenzó cuando un día, siendo ella niña, su tío la llevó a ver un superclásico River-Boca. Luego de ver a ambos equipos, ella, poco entendida sobre el deporte aún, decidió elegir los colores que más le gustaron: el rojo y blanco de River Plate. A medida que fue creciendo su pasión aumentó y no pudo dejar de seguir a su equipo. Incluso una vez contó que de joven, estuvo a punto de casarse y decidió plantar a su novio cuando él le dijo que estaba todo bien con su fanatismo, pero una vez consumado el matrimonio debía olvidarse de ir a la cancha para ocuparse de la familia. De ahí su famosa frase "River es mi novio, mi amigo, mi amante y con eso tengo bastante".[6]

Pocos días antes de que River dispute la final de la Copa Libertadores de 1986, en la que se consagró campeón, una infección en los pulmones causada por su adicción al tabaco provocó que tuviera que ser internada. De todas formas, negándose a las recomendaciones de su médico, quien le aconsejó que no siguiera yendo a ver los partidos, no dejó de seguir al club hasta su muerte (el 4 de julio de 1996), poco antes de que River volviera a consagrarse campeón de América.[6]

Véase también[editar]

Referencias[editar]