Gonzalo Fernández de Córdoba y Fernández de Córdoba

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Gonzalo Fernández de Córdoba y Fernández de Córdoba (h.1520/1521, Cartagena - 1578, Odón) fue un noble español titulado III duque de Sessa, III duque de Terranova, III duque de Andria, III duque de Sant'Angelo, V conde de Cabra y otros títulos, era hijo de Luis Fernández de Córdoba, IV conde de Cabra, y de Elvira Fernández de Córdoba, II duquesa de Sessa, e hija del Gran Capitán y, por tanto, heredero de importantes estados feudales en Andalucía y el Reino de Nápoles.

Infancia y juventud[editar]

A principios de 1521 el matrimonio se trasladó a Roma y de allí a Nápoles, para volver de nuevo a Roma en 1522, al ser nombrado Luis embajador de Carlos V ante la Santa Sede. En septiembre de 1524, doña Elvira falleció en un parto en la ciudad de Sessa. En agosto de 1526 le seguía a la tumba su marido Luis. Los parientes de los difuntos regresaron a España junto a los tres hijos del matrimonio: Gonzalo, Francisca y Beatriz. Desde entonces la vida de los huérfanos se desarrolló en el mundo de la poderosa parentela de los Córdoba siendo sus matrimonios decididos por sus tíos paternos con miras a asegurar y ampliar el patrimonio familiar: Francisca se casó con Francisco de Zúñiga, marqués de Gibraleón; Beatriz con Fernando Folch de Cardona; y Gonzalo con María Sarmiento de Mendoza, hija del secretario Francisco de los Cobos.

Gonzalo recibió una esmerada educación en Granada que incluía tanto el conocimiento de las lenguas clásicas como el latín y el griego, la formación musical y poética, el manejo de la espada y el caballo, y la afición a la caza. De esta educación se benefició especialmente su esclavo africano, al que dio el nombre de Juan Latino, poeta y humanista negro del Renacimiento español. Sus años de estudio finalizaron cuando su tío, Pedro de Córdoba, decidió que había llegado el momento de buscar una esposa para el joven duque. A partir de entonces su vida comenzó a girar en torno a la corte del césar Carlos V. Con la mediación del emperador, las negociaciones se orientaron hacia la familia de uno de los princiapales ministros de la corte, el secretario Francisco de los Cobos que dirigía desde la corte los gobiernos de Italia y España, y que en noviembre de 1538 llegó a un acuerdo con Pedro de Córdoba para casar a su hija María con el duque de Sessa.