Gobierno de Flensburgo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Geschaftsführende Reichsregierung
Gobierno provisional del Reich

Gobierno no reconocido

Flag of German Reich (1935–1945).svg

1945

Map-Germany-1945.svg

Bandera Escudo
Bandera Escudo
Lema nacional: Ein Volk, ein Reich, ein Führer (español: «Un pueblo, un imperio, un líder»).
Himno nacional: Horst Wessel Lied (alemán: «Canción de Horst Wessel». También conocida como: Die Fahne hoch (alemán: «La bandera en alto»).
Ubicación de Gobierno de Flensburgo
Territorios (en negro) bajo control alemán en mayo de 1945.
Capital Flensburgo
Idioma oficial Alemán
Gobierno Gobierno provisional
Reichspräsident
 • 1945 Karl Dönitz
Reichskanzler
 • 1945 Lutz Schwerin von Krosigk
Período histórico II Guerra Mundial
 • Muerte de Adolf Hitler

30 de abril de 1945

 • Establecimiento 1945
 • Gobierno Schwerin von Krosigk 2 de mayo de 1945
 • Rendición Alemana 7-8 de mayo de 1945
 • Disuelto 23 de mayo de 1945
Moneda Reichsmark

El Gobierno de Flensburgo (en alemán: Flensburger Regierung o Regierung Dönitz) fue una entidad gubernamental creada en Alemania tras el suicidio de Adolf Hitler en el Führerbunker durante la Batalla de Berlín, en los días finales de la Segunda Guerra Mundial. Este Gobierno estaba presidido por el almirante Karl Dönitz, a quien Hitler había designado como "Presidente del Reich" en su testamento el 30 de abril de 1945. Dönitz y sus colaboradores trataron de presentarse ante los Aliados y la URSS como autoridad gubernamental alemana, aunque fracasaron por completo en ese intento, siendo disuelto este "Gobierno" por la intervención de soldados británicos el 23 de mayo de 1945.

Si bien el nombre oficial de esta administración fue Gobierno provisional del Reich (en alemán Geschäftsführende Reichsregierung), se le llamó "Gobierno de Flensburgo" porque su sede estaba en el puerto báltico de Flensburgo, cercano a la frontera alemana con Dinamarca, y porque la autoridad real del almirante Dönitz apenas se reducía a Flensburgo y sus alrededores, sin tener influencia alguna sobre el resto de Alemania, ya ocupada en su casi totalidad por los vencedores.

Historia[editar]

Formación[editar]

Hitler recibe a Dönitz en el Führerbunker (1945).

Antes de suicidarse, Hitler ordenó en su testamento que los poderes gubernamentales se encargaran al almirante Karl Dönitz, quien no se hallaba entonces en la capital alemana, sino en el puerto de Flensburgo, sede del último cuartel general de la Kriegsmarine. En esas disposiciones finales, Hitler nombró a Dönitz como Presidente del Reich (el mismo puesto que Hitler había abolido en 1934 tras la muerte del mariscal Paul von Hindenburg) y no como "Führer"; además Hitler nombraba a su Ministro de Propaganda Joseph Goebbels Canciller del Reich y condenaba a muerte a Hermann Göring y Heinrich Himmler como traidores, expulsándolos además del Partido Nazi.

Tras difundirse en la tarde del 30 de abril la muerte de Hitler en Berlín, el almirante Dönitz recibió dos mensajes en la mañana del 1 de mayo: uno informándole de su designación como "Presidente del Reich" y el segundo indicando otras designaciones hechas por Hitler. Dönitz sólo hizo caso del primer mensaje y omitió atender el segundo. Ese mismo día Goebbels se suicidaba en Berlín, cercado por las tropas soviéticas, y aunque Dönitz ignoraba esa noticia, llamó al conde Lutz Graf Schwerin von Krosigk para asumir el cargo de Canciller. Von Krosigk rechazó esa designación pero aceptó trabajar con Dönitz con el cargo de "ministro principal".

En la noche del 1 de mayo Dönitz usó la radio de Flensburgo para dar un discurso a nivel nacional, retransmitido por la radio de Hamburgo, lamentando la muerte de Hitler y prometiendo "seguir la lucha contra el enemigo bolchevique". No obstante, para esa fecha Dönitz proyectaba asegurarse la lealtad de las tropas de la Wehrmacht aún existentes, en tanto que oponer resistencia seria contra Aliados o soviéticos era una tarea inviable tras la desintegración de la Wehrmacht y la ocupación efectiva de la mayor parte del Reich por tropas extranjeras. Otra preocupación de Dönitz, observando que no había esperanza alguna de evitar la derrota, era lograr que la mayor parte de las tropas alemanas se rindieran a los británicos o estadounidenses, evitando ser apresadas por los soviéticos y ser expuestas así a represalias y venganzas.

El 2 de mayo, el jefe máximo de las SS, Heinrich Himmler, llegó a Flensburgo y trató de comunicarse con Dönitz, al conocer que éste había sido designado Jefe de Estado, para ponerse a sus órdenes. Según se supo más tarde, Dönitz había estacionado tropas leales de la Kriegsmarine cerca de la sede del gobierno, por temor a que Himmler tratase de obtener un nombramiento por la fuerza. No obstante, Dönitz logró rechazar la oferta informando a Himmler que Hitler ya le había destituido de todos sus cargos en el Führerbunker, acusándolo además de traición (por sus contactos con el conde sueco Folke Bernadotte) y ordenando que fuera condenado a muerte. Al saber de esta situación, Himmler le pidió a Dönitz ser el "segundo hombre del Estado", pero Dönitz rechazó también esta posibilidad por cuanto había urgencia de llegar a una paz con los Aliados y para esto sería un obstáculo tener en el gobierno a Himmler, líder tan cercano a Hitler y además jefe supremo de las SS.

Funciones[editar]

Tarjeta de identificación del almirante Dönitz por el ejército estadounidense el 23 de junio de 1945.

El "Gobierno de Flensburgo" estableció un "Consejo de Ministros" entre los líderes nazis que habían logrado reunirse en dicha ciudad portuaria huyendo del enemigo. El 4 de mayo Dönitz, de acuerdo con Von Krosigk, ordenó poner fin a todas las operaciones de los submarinos de la Kriegsmarine, y al día siguiente mandó disolver el Werwolf, poniendo fin a toda actividad de resistencia o sabotaje.

El Gobierno se reunió en "sesión de gabinete" el mismo 5 de mayo y estaba formado por Karl Dönitz, como Reichpresident, Lutz Graf Schwerin von Krosigk, como ministro de Finanzas y de Asuntos Exteriores, además de jefe del gabinete, Wilhelm Stuckart como ministro de Cultura y del Interior, Albert Speer como ministro de Industria y Producción, Herbert Backe como ministro de agicultura y bosques, Franz Seldte como ministro de trabajo y asuntos sociales, y Julius Dorpmüller, como ministro de Correos y Comunicaciones. La jefatura del Estado Mayor de la Wehrmacht recayó en Alfred Jodl, a cargo de negociar con los Aliados occidentales, mientras que al mariscal Wilhelm Keitel se le encargaban las negociaciones con los soviéticos.

Dönitz requirió el mismo día a los generales Alfred Jodl y Wilhelm Keitel que usaran su autoridad para ordenar el repliegue hacia el oeste de los sobrevivientes de la Wehrmacht. El tiempo se agotaba y tanto aliados como soviéticos procedían a ocupar todo el territorio alemán que podían, tras agotarse la resistencia efectiva al difudirse la noticia de la muerte de Hitler y de la capitulación final de la propia guarnición de Berlín el 2 de mayo.

Para ganar tiempo, el mismo 5 de mayo Dönitz envió al almirante Hans-Georg von Friedeburg, nuevo jefe supremo de la Kriegsmarine, al cuartel general aliado, presidido por el general estadounidense Dwight D. Eisenhower en la ciudad francesa de Reims, para negociar una rendición. Al día siguiente, 6 de mayo von Friedeburg y el general Alfred Jodl se reunieron en Reims, llegando tras portar banderas blancas a lo largo del territorio controlado por los Aliados, mientras que ese mismo día Dönitz envió comunicaciones desde Flensburgo a los últimos ministros de Hitler: Joseph Goebbels (aún sin saber de su muerte en Berlín), Heinrich Himmler, Alfred Rosenberg y Otto Georg Thierack, destituyéndolos oficialmente de todos sus cargos.

En Reims, tanto Jodl como von Friedeburg tenían órdenes de Dönitz de demorar las conversaciones todo lo posible para que las tropas alemanas del frente oriental tuvieran tiempo de huir hacia el oeste y rendirse a los Aliados, pero Eisenhower descubrió de inmediato la maniobra y amenazó con rechazar las rendiciones de soldados alemanes (y dejarlos así a merced de los soviéticos) a menos que Jodl y von Friedeburg aceptaran una capitulación final de inmediato.

Al tener noticia de la amenaza de Eisenhower, en la noche del 6 de mayo Dönitz autorizó a Jodl para firmar la rendición incondicional de la Wehrmacht en Reims, lo cual se hizo efectivo a las 1:30 horas del 7 de mayo, con la frase "Todas las fuerzas bajo control alemán cesarán las operaciones activas a las 23:01 horas de la Europa Central, del 8 de mayo de 1945". Esto daba tiempo apenas para difundir las noticias a las tropas, pero no concedía mayor plazo para una evacuación masiva de fuerzas hacia el oeste; además la orden no diferenciaba entre fuerzas de tierra, mar o aire, e incluía a tropas de cualquier nacionalidad que se hubieran adherido al Tercer Reich, en cualquier punto de Europa en que se hallaren (incluyendo así tácitamente a las fuerzas en contacto con los soviéticos), por lo cual suponía una capitulación completa.

No obstante, al conocerse este hecho en la URSS, Stalin reclamó que la rendición se repitiera en Berlín en el cuartel general del Ejército Rojo, presidido por el general Gueorgui Zhúkov, para asegurar de modo expreso que la capitulación comprendía también a las tropas alemanas que aún resistían a las fuerzas soviéticas; además la Stavka reclamaba que un evento de tanta trascendencia debía ejecutarse ante los máximos jefes del Ejército Rojo y no sólo ante los Aliados Occidentales. La capitulación se repitió entonces en el cuartel general soviético en Berlín el 8 de mayo poco antes de la medianoche, firmando Keitel, von Friedeburg y el general Hans-Jürgen Stumpff (representando a la Luftwaffe) ante los representantes de la URSS liderados por Zhúkov y los represenantes de los Aliados.

Miembros del "Gobierno de Flensburgo" arrestados por los británicos el 23 de mayo. En primer plano el almirante Karl Dönitz en uniforme, detrás el general Alfred Jodl en uniforme y Albert Speer, en abrigo civil.

El almirante Dönitz no pudo así ganar más tiempo para la huida de tropas alemanas, y el 9 de mayo los sobrevivientes de la Wehrmacht, dondequiera que estuviesen, debieron rendirse sin condiciones. El gabinete de Flensburgo quedaba así ignorado por las potencias vencedoras y su autoridad efectiva se reducía apenas al puerto donde estaba albergado.

Aunque Dönitz trató de dejar sin efecto algunas normas del periodo hitleriano, su gobierno se basaba en seis miembros del Partido Nazi y sólo su jefe, el conde Lutz Graf Schwerin von Krosigk, carecía de filiación a ese partido. Además, el escaso poder efectivo del Gobierno de Flensburgo, reducido a una estrecha franja de tierra junto a la frontera danesa, hizo que sus esfuerzos de "desnazificación" carecieran de utilidad práctica ante los vencedores.

Al saber de la capitulación incondicional en Berlín el 8 de mayo, el "ministro de Industria y Producción" Albert Speer pidió a Dönitz que el Gobierno de Flensburgo se disolviera también, al ser evidente su inutilidad, pero Dönitz y sus colaboradores aún tenían la esperanza de servir como gobierno alemán de posguerra o de ser reconocidos como tales por los vencedores. Al respecto Dönitz confiaba en un discurso de Winston Churchill donde el líder británico mencionaba que "la rendición había sido autorizada por el almirante Dönitz, designado jefe de Estado" sería un indicio de reconocimiento por parte de los Aliados, pero tal esperanza resultó vana.

Fin[editar]

Durante varios días los vencedores continuaron su tarea de finalizar la rendición alemana y asumir la administración del territorio ocupado sofocando los últimos focos de resistencia aislada de la Wehrmacht (como la capital checa de Praga el 13 de mayo), y recibiendo las rendiciones de tropas alemanes en parajes alejados. Durante varios días los vencedores ignoraron al Gobierno de Flensburgo, negándose a reconocerlo oficialmente.

Cuando Dönitz intentó nuevamente que los Aliados lo tomaran en cuenta seriamente como "representante del pueblo alemán", el gobierno de la URSS solicitó el 20 de mayo a EE. UU. y a Gran Bretaña que pusieran fin a la administración de Dönitz, alegando que su pervivencia era "fruto de la propaganda fascista a ambos lados del Atlántico" y que "los reaccionarios y fascistas británicos y estadounidenses piden usar los servicios de Dönitz para sembrar el caos y el sentimiento antisoviético en Alemania".

La reacción soviética motivó que el 22 de mayo, oficiales de la Comisión Aliada de Control llegasen al puerto de Flensburgo y llamaran a Dönitz y sus principales colaboradores para reunirse en el buque Patria, capturado por los británicos y anclado en el puerto, a las 9:45 de la mañana siguiente. Allí se le comunicó a Dönitz que estaba en la lista de criminales de guerra y que no sería tratado como jefe de Estado sino como prisionero de guerra. Dönitz regresó al cuartel general de su gobierno donde fue detenido, junto a Alfred Jodl, Von Friedeburg y los demás cuando iba a comenzar la reunión del gabinete. Tres batallones de tropas británicas habían rodeado las instalaciones de Mürwik y arrestaron y registraron a todos los militares alemanes que encontraron, junto con sus colaboradores civiles. Von Friedeburg y la secretaria de Dönitz se encerraron en los lavabos y se suicidaron.[1]

Una posterior declaración del 5 de junio de las cuatro potencias vencedoras determinó que serían ellas quienes asumirían el gobierno directo de Alemania mediante la ocupación militar, sin reconocer alguna autoridad civil o militar alemana, lo cual implicaba ignorar y desconocer por completo los poderes que el Gobierno de Flensburgo trató de atribuirse durante su breve existencia.

Referencias[editar]

  1. MacDonogh, 2010, pp. 124-125.

Bibliografía[editar]

  • MacDonogh, Giles (2010). Después del Reich. Barcelona: Círculo de Lectores. ISBN 978-84-672-3851-8. 

Enlaces externos[editar]