Glicocálix

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Glicocálix, glucocáliz, glucocálix, glucálix o glicocáliz es un término genérico que se refiere al material polimérico extracelular producido por algunas bacterias u otras células, tales como las epiteliales. La capa mucilaginosa usualmente compuesta de glicoproteínas y proteoglicanos que está presente sobre la superficie exterior de los peces también se considera un glicocálix. El término fue aplicado inicialmente a la matriz de polisacárido secretada por las células epiteliales y que forman una capa superficial. Los glicocálix son compuestos, casi siempre con cadenas de carbohidratos, que recubren la superficie celular.También podriamos decir, que el glicocálix es diferente en cada membrana, por lo que es un tipo de sello o huella de la celula.

Estructuras extracelulares bacterianas: 1-cápsula, 2-glicocálix (capa mucosa), 3-biopelícula.

Su presencia sobre materiales inertes (tales como metales implantados en fracturas) hace difícil evitar las infecciones profundas debidas a las bacterias que se adhieren mediante el glicocálix al material. A menudo es necesario extraer totalmente el dispositivo para suprimir completamente la infección.

El glicocálix se puede encontrar justo fuera de la pared celular de la bacteria. Es un material extracelular que se deforma con facilidad, que no tiene límites definidos y que se une de forma laxa a la bacteria. En cambio, una estructura organizada, con límites definidos y unida firmemente a la bacteria se denomina cápsula. El glicocálix puede ayudar a proteger a las bacterias contra los fagocitos. También ayuda a la formación de biopelículas, como por ejemplo, las capas que se forman sobre superficies inertes tales como dientes o rocas.

Además, el glicocálix tiene la propiedad de fijar agua, evitando que la célula se seque.

En plaquetas y células de vasos sanguíneos[editar]

Glicocálix es también el nombre dado a una estructura específica de una plaqueta madura, única entre los componentes celulares de la sangre. Es similar al glicocálix bacteriano en que está compuesto de glicoproteínas y permite que la plaqueta se adhiera a las superficies tales como el colágeno de los vasos dañados. El glicocálix aparece como una capa unida a la membrana externa de las plaquetas y contiene muchas de las proteínas receptoras que permiten la adherencia de la célula. El glicocálix también aparece en las células que forman los vasos sanguíneos (endotelio). Entre sus funciones están la de reducir la fricción del flujo sanguíneo y servir como barrera para evitar la pérdida de líquido a través de la pared del vaso. En caso de inflamación, el glicocálix de las células endoteliales se rompe para permitir el acceso de los leucocitos y de agua desde los capilares.

El glicocálix es químicamente único para cada individuo, excepto en los gemelos idénticos. Por tanto, actúa como una etiqueta de identificación que permite al cuerpo distinguir sus propias células sanas de tejidos trasplantados, de organismos invasores y de células enfermas. Los tipos de sangre y la compatibilidad humana en las transfusiones están determinados por glicoproteínas. Un ejemplo claro de una biopelícula es el Streptococcus mutans oooh

En células epiteliales del tracto digestivo[editar]

Un glicocálix se puede también encontrar en la porción apical de las microvellosidades del tracto digestivo, especialmente en el intestino delgado. Consiste en las glicoproteínas que proyectan la membrana citoplasmática apical de las células absorbentes epiteliales. Proporciona una superficie adicional para la absorción e incluye enzimas secretadas por las células absorbentes que son esenciales para los pasos finales de la digestión de proteínas y azúcares.

Funciones del glucocálix[editar]

  • Protección: amortigua la membrana citoplasmática y la protege contra lesiones físicas y químicas.
  • Inmunidad a la infección: permite al sistema inmunitario reconocer y atacar selectivamente a organismos extraños.
  • Defensa contra el cáncer: los cambios en el glucocálix de las células cancerosas permiten al sistema inmunitario reconocerlas y destruirlas.
  • Compatibilidad de los trasplantes: forma la base para la compatibilidad de las transfusiones de sangre, del tejido injertado y de los trasplantes de órganos, ya que es el que responde y hace posible el reconocimiento de las celulas compatibles para adicionar un tejido, organo,etc a el cuerpo de algún ser vivo.
  • Adherencia celular: fija a las células que forman parte de los tejidos.
  • Desarrollo embrionario: guía las células embrionarias a sus destinos en el cuerpo.

Véase también[editar]