Gladys del Estal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Gladys del Estal
Gladys del Estal.jpg
Imágenes del homenaje realizado
en 2006 a Gladys del Estal.
Nombre Gladys del Estal Ferreño
Nacimiento 1956
Flag of Venezuela.svg Venezuela
Fallecimiento 3 de junio de 1979, 23 años
Flag of Spain.svg España, Tudela
Nacionalidad venezolana
Ocupación programadora, activista

Gladys del Estal Ferreño (Caracas, Venezuela, 1956 - Tudela, Navarra, España, 3 de junio de 1979) fue una joven programadora y activista ecologista hispano-venezolana.

Gladys del Estal, de 23 años de edad, se convirtió en un símbolo del movimiento ecologista vasco durante el periodo de la Transición, debido a su muerte a manos de la Guardia Civil, durante la represión de una protesta antimilitarista y antinuclear en Tudela (Navarra).

Biografía[editar]

Los padres de Gladys, Enrique del Estal y Eugeni Ferreño eran vascos, que se refugiaron en Caracas (Venezuela) tras la Guerra Civil Española (1936-39). Enrique del Estal había luchado en el bando republicano, integrado en el batallón Meabe de las Juventudes Socialistas Unificadas, que formaba parte del Ejército Vasco. Gladys nació en 1956 en Venezuela. Cuatro años más tarde la familia decidió regresar a España y se asentó en la ciudad vasca de San Sebastián. Los Estal-Ferreño vivieron en el barrio donostiarra de Eguía, primero en la calle Aldakonea y posteriormente en un piso de la moderna Torre de Atocha construida en dicho barrio. Gladys estudió en el Colegio Presentación de María y posteriormente administración en el Centro Nazaret. En el momento de su muerte compaginaba estudios de Química en la universidad con un trabajo de programadora informática en una pequeña empresa [1]

Gladys del Estal era miembro del Grupo Ecologista de Eguía y falleció a los 23 años de edad en Tudela (Navarra) por un disparo de la Guardia Civil a bocajarro durante una manifestación antinuclear y antimilitarista.

Los antecedentes[editar]

Los hechos que llevaron a la muerte de Gladys hay que encuadrarlos en la difícil situación en que se encontraba la llamada Transición española, tres años después de la muerte del General Franco, con intentos de involución desde sectores del régimen anterior y otros de signo opuesto que buscaban una ruptura total con la Dictadura. Cualquier concentración de masas, era aún mirada con suspicacia o incluso con verdadera animadversión por los primeros, y aunque la Constitución había sido ya promulgada, todavía subsistían formas dictatoriales e incluso instituciones, o como mínimo integrantes de las mismas, que se resistían a un cambio en sentido democrático.

Esto era especialmente claro en Navarra y en la actual Comunidad Autónoma Vasca, que entonces debatían la conveniencia de unirse en una Comunidad Autónoma común, postura no defendida desde el Gobierno español. En esa situación, se produjeron graves sucesos en los años anteriores, en algunos de los cuales se vieron además involucradas personas pertenecientes a cuerpos de seguridad, como los sucesos de Montejurra en 1976, los acaecidos en la Semana pro-amnistía de mayo de 1977, las actividades de los Guerrilleros de Cristo Rey en Pamplona, con miembros de las fuerzas de seguridad fuera de servicio, y los ocurridos en los Sanfermines de 1978.

El accidente de Three Mile Island en Harrisburg (Estados Unidos) a finales de marzo de 1979 espoleó el movimiento contrario a la utilización de la energía nuclear en todo el mundo. El País Vasco y Navarra, no fueron ajenos a este movimiento. No en vano el Plan Energético Nacional contemplaba la puesta en funcionamiento de una amplia red de centrales nucleares, tres de las cuales iban a ser ubicadas en la Costa Vasca y otra en la ribera del Ebro, cerca de Tudela. La Central nuclear de Lemóniz era la central nuclear cuyo proyecto iba más avanzado y a cuya puesta en marcha se oponía activamente el movimiento ecologista. Además el movimiento antinuclear vasco, se retroalimentaba de una efervescencia política y social causada por otros motivos.

El 3 de junio de 1979 se había convocado una Jornada Internacional contra la Energía Nuclear. Con motivo de esta jornada el movimiento ecologista organizó una concentración en Tudela (Navarra) para protestar contra el Plan Energético Nacional, solicitar la paralización de Lemóniz y de los restantes proyectos nucleares, entre ellos el que se planeaba realizar en Navarra. Además la concentración conovocada tenía también un carácter antimilitarista ya que se protestaba también contra el Polígono de tiro de las Bardenas, cercano a Tudela. [2]

La concentración estaba autorizada por las autoridades gubernativas, pero también había sido convocada una marcha de protesta desde Tudela hasta el polígono de tiro en la que se pensaba entrar en los terrenos militares. Debido a ello desde el Estado se respondió con una nutrida presencia policial que tomó en la práctica la ciudad de Tudela.

Gladys del Estal acudió a Tudela desde San Sebastián junto con otros miembros del Grupo Ecologista de Eguía.

Los acontecimientos[editar]

En medio de la concentración popular, de varios miles de personas en un parque tudelano, y mientras los asistentes se encontraban almorzando, se produjo una carga policial muy violenta, con lanzamiento de numerosos botes de humo y utilización de medios antidisturbios, que ocasionó la desbandada de los concentrados, entre los que se encontraba el Diputado Foral Jesús Bueno Asín,[3] que intentó en vano detener la carga.

La policía (aún los famosos grises, Policía Armada del régimen franquista llamados así por el color de sus uniformes), expulsó a los concentrados a través de dos filas de policías fuertemente armados, hasta el puente que cruza el río Ebro a su paso por Tudela.

La muerte de Gladys[editar]

Al otro lado del puente, se había habilitado un aparcamiento, por lo que la muchedumbre empezó a montar en sus vehículos para irse del lugar. También de dentro de Tudela, atravesando el puente, una fila compacta de vehículos huía ante el cariz que iban tomando los acontecimientos. Hay que tener en cuenta que en ese lugar, ya fuera del casco urbano de la ciudad, la labor policial estaba en manos de la Guardia Civil, en concreto de su Agrupación de Tráfico.[4]

En un momento dado, un grupo de jóvenes comenzó una sentada en la misma salida del puente, y entonces, un grupo de guardias civiles llegó junto a ellos a la carrera. Fue el arma de uno de estos guardias, llamado José Martínez Salas, la que produjo el disparo a escasos centímetros de distancia de la joven, penetrando la bala por su nuca y produciéndole la muerte prácticamente en el acto.[5]

La versión del Gobierno Civil:

Cuando se encontraban en labores de disaudir a los presentes para que dejaran libre la vía un manifestante agarró con fuerza la metralleta que, colgada del hombro, portaba uno de los guardias tratando de arrebatársela. El guardia sujetó el arma echándose hacia delante para contrarrestar el tirón, llegando casi a perder el equilibrio. En el forcejeo se produjo un disparo del arma que alcanzó a Gladys del Estal Ferreño.

[5]

Las consecuencias[editar]

El movimiento antinuclear, fundamentalmente pacífico,[cita requerida] se vio sacudido por estos hechos, y nunca volvió a ser como antes.[6] La sociedad vasca, respondió con movilizaciones populares de cierta importancia que duraron varios días, en los que se vivieron situaciones de violencia en algunas ciudades de la Comunidad Autónoma Vasca y en la Comunidad Foral de Navarra.

El guardia civil autor del disparo mortal, José Martínez Salas, fue juzgado el 14 de diciembre de 1981 en Pamplona siendo condenado como autor de un delito de imprudencia temeraria con resultado de muerte a dieciocho meses de prisión.[5] El tribunal entendió probado que al guardia se le disparó el subfusil de forma no intencionada.[7] La sentencia fue un nuevo motivo de movilizaciones de protesta por parte de quienes la consideraban excesivamente leve.

En 1984, el Tribunal Supremo confirmó el fallo, rechazando las tesis de la acusación particular de que el acusado había actuado con dolo y alevosía.[8]

Homenajes[editar]

En Tudela hay una calle que lleva su nombre y en el 2004 se colocó una placa en su recuerdo.[5]

En San Sebastián diversos colectivos populares solicitaron rebautizar el parque de Cristina Enea, ubicado en el barrio de Eguía, con el nombre de "Gladys Enea". El ayuntamiento se negó sin embargo a llevar a cabo este cambio ya que contravenía una de las cláusulas que el Duque de Mandas había impuesto más de 60 años antes para ceder la finca de "Cristina Enea" a la ciudad, que no era otra que la de conservar el nombre del parque, así bautizado en recuerdo de la esposa del duque. A pesar de esto hasta la actualidad diversa gente y entidades han utilizado el nombre alternativo de "Gladys Enea" para referirse a este parque. El ayuntamiento sí permitió, sin embargo, que se colocara en la parte alta del parque una estela en memoria de Gladys.[9] En 2009, se dio su nombre a la pasarela peatonal que une el Parque de Cristina Enea con el paseo de Federico García Lorca (junto al río y el puente Mundaiz), por encima de las vías del tren.[10] En el verano de 2010 se puso la placa correspondiente junto a dicha pasarela.[11]

En Piedralaves, Ávila, el grupo de rock "Avance"[12] dedicó a finales del año 79 una canción a Gladys del Estal. La canción narraba el trágico final de la joven, con una balada-protesta que triunfó en salas de conciertos y en las plazas de los pueblos de toda España: "Balada a una mujer anónima". Aunque el grupo no está en activo desde mediados de los 80, durante los últimos años se han vuelto a reunir para actuar en festivales benéficos y pequeños conciertos en directo, donde la canción dedicada a Gladys es una de las siempre aclamadas por el público.

Referencias[editar]

  1. Gladys del Estal (Ecologistas en Acción)
  2. Enciclopedia Digital del País Vasco Auñamendi. Muerte de Gladys del Estal
  3. Gobiernos anteriores. 1979-1983: elecciones por distritos o merindades - navarra.es
  4. http://www.gaztesarea.net/arbela/irudiak/lemoiz_2_gladys_lurrean.jpg
  5. a b c d 30 años del asesinato de Gladys. Diario de Noticias. 7 de junio de 2009.
  6. Carlos S. Olmo Bau. Ilegalismos en la defensa del medio ambiente. Revista Telemática de Filosofía del Derecho, nº 3, 1999/2000, pp. 19-30..
  7. Goñi, Fermín (19 de diciembre de 1981). «Pena mínima para el guardia civil que mató a una manifestante antinuclear». El País. Consultado el 23 de febrero de 2013. «Según la sentencia, el guardia civil José Martínez Salas, junto a otros compañeros, recibió la orden de dispersar a las personas que se encontraban sentadas en una carretera que conduce a Tudela. Cuando la joven Gladys del Estal procedía a levantarse del suelo, a José Martínez se le disparó el subfusil, originándose un disparo que causó la muerte inmediata de la joven. La sentencia considera que el guardia civil es autor responsable de un delito de imprudencia temeraria, con resultado de muerte.» 
  8. Ridruejo, Carmelo C. (16 de enero de 1984). «El Tribunal Supremo ratifica, la condena contra un guardia civil por la muerte de una ecologista». El País. Consultado el 23 de febrero de 2013. «al considerar que al procesado se le disparó el arma cuando procedía, en el cumplimiento de su función, a compeler a la víctima para que dejase libre la calzada, "obligándola a levantarse, empujándola o golpeándola con el fusil que porta ba. Estos supuestos no permiten imputar la conducta del recurrente a título de dolo, tanto directo como eventual, y mucho menos engendran los eleinentos que la alevosía requiere para su apreciación"» 
  9. Sacado de http://www.blogari.net/gladys?blog=915&cat=2204&page=1&disp=posts&paged=8 (PARKEA BIZIRIK, Blogari.net)
  10. Gladys del Estal y Mikel Laboa darán nombre a las pasarelas de Cristina Enea. Diario de Noticias de Gipuzkoa. 9 de junio de 2009.
  11. «La Pasarela Gladys del Estal luce su placa denominativa». diariovasco.com (8 de agosto de 2010). Consultado el 30 de diciembre de 2013.
  12. http://www.elperiodicodeltietar.es/paginas/num%2030/num%2030%2014.pdf

Bibliografía y Hemeroteca[editar]

  • «Euskadi. El terror empezó en Tudela». INTERVIU (161). 14/6/1979. 
  • Artemio J. Baigorri (9/6/1979). «"Go Home" en la Ribera del Ebro». Triunfo (854). p. 28-30. 
  • Fermín Goñi (5/6/1979). «Joven muerta por disparos de la Guardia Civil en la manifestación antinuclear en Tudela». El País. Área: España. 
  • Fermín Goñi (5/6/1979). «Tensión en Navarra tras la muerte de una joven en Tudela». El País. Área: Portada. 
  • «.». Diario de Navarra. 5/6/1979. p. 1, 17.... 
  • Carmelo Ridruejo (1/16/1984). «El Tribunal Supremo ratifica la condena a un Guardia Civil por la muerte de una ecologista». El País. Área: Sociedad. 
  • «tal día como hoy». Diario de Noticias de Navarra. 5/6/2007. p. 3. 

Enlaces externos[editar]