Glíptica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sello cilíndrico de jaspe y su estampación. Uruk, IV milenio a. C.

La glíptica es el arte de grabar o tallar las piedras finas. Ha pasado en la Antigüedad por tres grandes fases:

  1. En la primera, se limitan a grabar pictogramas sobre piedras más o menos duras para que sirvieran de signos o sellos a los altos dignatarios, sacerdotes o reyes. Este primer periodo de la glíptica abraza las dos mayores y más antiguas civilizaciones: la del Antiguo Egipto y la de Sumeria.
  2. En los comienzos del segundo periodo encontramos los fenicios, la Antigua Grecia y los etruscos. En estos pueblos, la glíptica empezó a convertirse en verdadero arte.
  3. La glíptica llegó a su apogeo en el tercer periodo en Grecia en el siglo de Pericles y en la Antigua Roma en el reinado de Augusto. Los griegos buscaron sobre todo la pureza de la forma y los contornos como la belleza de los rasgos y líneas mientras que los romanos se ocupaban más en hacer resaltar los colores y la transparencia de las piedras finas, aspiraciones o tendencias ambas que caracterizaban bien el genio particular de aquellos pueblos: el uno persiguiendo el ideal de la Poesía; el otro, buscando la riqueza y el brillo como desideratum supremo del arte.

Entre las piedras así grabadas que nos ha legado la Historia se encuentran:

  • el Demóstenes, Mecenas, Perseo y Mercurio del grabador Dioscórides
  • el Toro de Hilo
  • el Aquiles tocando la lira de Panófilo
  • la Medusa de Solón
  • la Minerva de Aspasio
  • el conocido con el nombre de Julia de Evodo o Sello de Miguel Ángel porque de tal uso sirvió al inmortal artista.

Las piedras antiguas se clasifican con nombres especiales sacados de alguna particularidad de su forma o de la naturaleza de los asuntos representados en ellas. Así se llaman:

  • caprichos, aquéllas cuyas figuras se agrupan cómicamente
  • quimeras, las que tienen objetos de pura invención, resultado del conjunto de partes de distintos animales
  • astríferas, las de los astros
  • escarabeos las análogas egipcias que son consideradas como las más antiguas

Se conocen también otras piedras grabadas que contiene los símbolos del culto de ciertas sectas gnósticas. Estas piedras se llamaban abraxas, según la palabra en letras griegas que se lee en todas ellas y según otros, piedras basilidianas, nombre que reciben por creerlas simbólicas de la secta de Basilides.

La glíptica casi desapareció después del Imperio romano pero volvió a reaparecer en el siglo XV en Italia. Dos artistas eminentes la cultivaron en Milán: Juan y Dominico más conocidos por Juan el de las Cornalinas y Dominico el de los Camafeos. Este arte fue importado en Francia por Mateo del Vassaro que fue a París siguiendo a Francisco I. Son notables las colecciones de Londres, Múnich, Viena y París y se encuentran datos interesantísimos sobre esta materia en las obras de Vettori, Ratter, Millín y Mariette.

Véase también[editar]