Gestión de Residuos Peligrosos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Gestión de Residuos Peligrosos: Es el conjunto de procedimientos para gestionar el manejo de residuos que están clasificados internacionalmente o localmente como potencialmente muy peligrosos para la salud humana y el Medio ambiente. La gestión de residuos peligrosos establece como prioridad la prevención, la reducción en la generación, el aprovechamiento y el correcto tratamiento y/o disposición final.

El crecimiento de la actividad industrial ha multiplicado la generación de desechos clasificados como peligrosos para la salud humana y el ambiente.

Entonces se ha hecho absolutamente necesario reglamentar y fiscalizar la gestión de este tipo de residuos que son tratados muy diferentemente a un residuo domiciliario o basura.

Clasificación de los Residuos peligrosos[editar]

  • Residuo tóxico: es aquel residuo que puede causar daño a la salud humana y al ambiente.
  • Residuo crónico: su efecto pernicioso en la salud humana y medio ambiental es de carácter permanente.
  • Residuo inflamable: es un residuo que puede generar incendios o siniestros.
  • Residuo corrosivo : es un residuo cuyo contacto físico causa quemaduras o erosiones y que puede dañar gravemente el medio ambiente.
  • Residuo reactivo : es un residuo cuya característica química lo hace inestable ante variaciones de su entorno.
  • Residuo radioactivo: es una clase especial de residuos producto de plantas de generación nuclear, aparatos usados en hospitales, o de medición éspecíficos, que usan radioisotópos o bien producto de un proceso de fabricación de armas nucleares o centrales nucleares. Este tipo de residuos fue el que provocó la catástrofe de Chernóbil.
  • Residuo infeccioso: Residuo que contiene agentes patógenos como bacterias, parásitos, virus, ricketsias y hongos, con suficiente virulencia y concentración como para causar enfermedades en los seres humanos o en los animales.

Planificación de la gestión[editar]

El Ingeniero Ambiental debe planificar la gestión de estos residuos privilegiando la sustitución en su origen, la minimización de los efectos y si es posible inertizarlos, también hay que explorar el reciclaje si fuese posible intentando reducir el grado de peligrosidad.

La gestión incluye una descripción de actividades en un diagrama de flujo de procesos y un análisis de Balance de masas. Luego hay que clasificar e idear alternativas de minimización en su origen.

Posteriormente hay que detallar los procedimientos de transporte, embalaje y almacenamiento. Hay que confeccionar las Hojas de Datos de Seguridad y definir los equipos, rutas y planes de contingencia para llevarlos a su destino final. Hay que confeccionar una serie de documentos de trazabilidad para estos casos, dejando constancia histórica lote por lote.

Véase también[editar]