Gerardo Groote

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Breviario escrito por Geert Grote

Gérard Groote o Gérard de Groote, (en néerlandais Geert Grote), nacido en 1340 en Deventer, Países Bajos Borgoñones y fallecido en 1384, es un diácono neerlandés que inicia una nueva corriente espiritual en el seno del catolicismo, la devotio moderna, y funda la hermandad de las "Hermanas de la Vida Común".

Biografía[editar]

  • Nacido en una familia acomodada de Deventer, hijo de un mercader de paños, huérfano a los diez años quedó en posesión de una fortuna considerable. Realiza brillantes estudios universitarios en París y en Colonia, y desepeñó beneficios eclesiásticos en Utrecht, Aquisgrán y Colonia, sin haber recibido órdenes religiosas.
  • En 1374, « se convierte », y rechaza las ciencias profanas, todo ello tras su conversación con el prior de la cartuja de Monnikhuizen, Enrique Eger. Tras su conversión, renunció a sus bienes y prebendas, entregando su casa a una comunidad de beguinas.
  • Estuvo muy influenciado por los místicos alemanes , sobre todo por Enrique Suso de quién lee Horologium sapientiae (El Reloj de la Sabiduría) y Jan van Ruysbroek. A partir de 1379 comienza a predicar de un modo itinerante a través de los Países Bajos -para ejercer con pleno derecho la predicación pública fue ordenado diácono por el obispo de Utrecht: critica las costumbres eclesiásticas de su tiempo y predica la conversión.
  • Aporta las bases de una nueva forma de vida religiosa – la hermandad de la vida en común- y una nueva concepción de la espiritualidad, la devotio moderna. Muere a los 44 años y estos aportes serán desarrollados por sus discípulos, especialmente Florencio Radewijns (1350-1400), fundador de una comunidad masculina denominada Hermanos de la Vida Común.

Obras[editar]

  • Gerardo Groote deja varias obras ascéticas y autobiográficas que permiten conocer sus orientaciones, entre las que destaca Resoluciones y propósitos, no votos. La conversión del corazón y la práctica de las virtudes cristianas es lo que debe primar. La contemplación pierde su aspecto intelectual y se vuelve más simple. Insiste sobre la necesidad del despojamiento previo de aquel que va a rezar. Según Groote es necesario imitar la humanidad de Jesús de Nazaret y unir vida activa y contemplación.
  • La práctica extrema de las virtudes cristianas, y su rigorismo, le llevó a cometer algunos excesos. [1] .

Notas[editar]

  1. Luis Suárez. La construcción de la cristiandad europea, Barcelona, 2008, pp. 492-493

    El 14 de agosto de 1383, en un sermón titulado De focaristis, llegó a decir que pecaban los que asistían a la misa celebrada por un sacerdote concubinario conocido y que pecaba también el obispo que lo consentía -razón por la que fue suspendido en sus funciones de predicación por el obispo de Utrecht-. Porque podía entenderse que sostenía la doctrina de que los sacramentos no obran sino en relación a la santidad de quienes lo imparten pero, sobre todo, porque afirmaba que el matrimonio era un obstáculo en el camino a la salvación.

Bibliografía[editar]

SUÁREZ, Luis. La construcción de la cristiandad europea, Homo Legens, Barcelona, 2008. ISBN 978-84-92518-03-6

Enlaces externos[editar]