Geografía de Galicia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mapa topográfico de Galicia
Imagen del noroeste peninsular realizada por un satélite de la NASA.
Mapa de Galicia, delimitando las distintas cuencas hidrográficas

La geografía de Galicia se caracteriza por el contraste entre los relieves costero, de baja altitud, y el del interior, de una mayor altitud. También contrasta la morfología entre las llanuras elevadas septentrionales y las sierras y depresiones meridionales. La

Límites[editar]

El territorio de Galicia está comprendido entre 43º 47' N[1] (Estaca de Bares) y 41º 49' N[1] (frontera con Portugal en el parque de Xerés) en latitud. En longitud, entre 6º 42' O[1] (límite entre Orense y Zamora) y 9º 18' O[1] (conseguido prácticamente en dos lugares: cabo de la Nave en Finisterre y cabo Touriñán).

La costa[editar]

La ría de Arosa constituye la mayor ría gallega en superficie.
Cabo Finisterre.

La costa Peninsular gallega cuenta con 1.498 kilómetros distribuidos de la siguiente manera: Costa atlántica gallega 123 km altitud, Costa de Lugo 144 km ,longitud de costa en A Coruña 956 km , correspndiento a la provincia de Pontevedra 398 km de longitud , (se excluyen de esta medición las islas e islotes pertenecientes a la comunidad gallega) y tiene multitud de entrantes y salientes e islas pequeñas, y en general es escarpada o con descensos poco suaves. Alternan lugares con características diferentes, como Corrubedo en las Rías Bajas o la Rasa Cantábrica en la Mariña de Lugo, la primera un lugar de características dunares en una costa de perfil bajo, y la segunda una zona de deposición geológica elevada sobre su nivel original.[1]

La mayoría de la población vive al lado de las rías atlánticas, en los mayores núcleos urbanos y sus áreas de influencia. Las rías tienen importancia pesquera, contribuyendo a que la costa gallega sea una de las zonas pesqueras más importantes del mundo. También atraen multitud de turistas por las magníficas vistas y playas.

Las rías[editar]

Geográficamente, una de las peculiaridades de Galicia es la presencia de las rías, indentaciones en la costa en las que el mar anegó valles fluviales por descenso del nivel terrestre (ascenso relativo del nivel marino). Las rías están tradicionalmente divididas en Rías Altas y Rías Bajas, según su posición respecto a Finisterre como punto más occidental de Galicia.

Las Rías Altas son las de Ribadeo, Foz, Vivero, O Barqueiro, en el mar Cantábrico (es decir, al este de Estaca de Bares como punto más al norte de Galicia), y Ortigueira, Cedeira, Ferrol, Betanzos, La Coruña, Corme y Lage y Camariñas.

Las Rías Bajas, todas en la fachada atlántica, son de mayor tamaño. Enumeradas (de norte a sur) son Muros y Noya, Arosa, Pontevedra y Vigo.

Cabos[editar]

Los cabos más conocidos son:

Islas[editar]

El archipiélago de las Islas Cíes forma parte desde 2002 del Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia.
La Isla de Arosa con 4.884 habitantes en 2005 constituye la isla más poblada de Galicia.

Pertenecen a Galicia el archipiélago de las islas Cíes (formado por la isla del Faro, isla de Monteagudo y la isla de San Martiño), el archipiélago de Ons (formado por la isla de Ons y la de Onza), el archipiélago de Sálvora (formado por las islas de Sálvora, Vionta y Sagres), así como otras islas como Cortegada, Arosa, las Sisargas, o las Malveiras; la mayor parte de las cuales pertenecen al Parque Nacional de las Islas Atlánticas. A Galicia también le pertenecen multitud de islas más pequeñas e islotes. Se calcula que en la costa de Galicia hay 316 archipiélagos, islotes y peñascos.[2]

Islas principales

El interior[editar]

El aspecto orográfico que presenta Galicia en su interior es de montañas bajas y romas, con multitud de ríos, estructurados como tributarios del Río Miño en el interior, y en las cuencas atlántica y cantábrica, ríos más cortos (en particular los que van al mar Cantábrico). Las pendientes suaves a veces ceden el paso a laderas escabrosas, como ocurre en los Cañones del Sil. En otras zonas aparecen amplios valles, si bien son minoritarios.

Galicia es recorrida de norte a sureste por dos fallas tectónicas, partiendo las características del suelo gallego por dichos lugares. Así, en la zona de Porriño se encuentran canteras de granito, roca muy abundante en buena parte de Galicia, pero ausente en el extremo nordeste.

Ríos[editar]

El Río Sil a su paso por la provincia de Lugo.

Galicia se califica muchas veces como la tierra de los mil ríos por la cantidad de cursos fluviales que mantiene. En general, y debido a su pequeñez, salvo el Miño en su desembocadura o en los muchos embalses, no son navegables (excepción hecha para pequeñas barcas en el tramo final sin pendiente de algunos, que propicia la celebración de fiestas semi-acuáticas como las llamadas "zaleas").

Son ríos muy cortos en la vertiente cantábrica y algo más largos en la atlántica, con las excepciones nuevamente del Miño y el Sil que tienen una longitud de varios cientos de kilómetros.

Existen muchos embalses para la producción de energía eléctrica, debido al caudal, pendiente y angostura, lo que produce también el fenómeno de los cañones, como los célebres cañones del Sil (muchos de ellos aprovechados para embalses).

Montes[editar]

Las montañas más altas son Peña Trevinca, con una altura superior a los 2.000 m (en el límite administrativo de la Comunidad Autónoma) y Cabeza de Manzaneda, ambas en Orense.

Sin embargo, con las características antes citadas, existen diversas sierras o cadenas montañosas, entre ellas:

Referencias[editar]