Generaciones robadas (Australia)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Generaciones robadas»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Interpretación artística titulada The taking of the children (‘el secuestro de los niños’), del artista Chris Cook, instalada en 1999 en el Gran Reloj Australiano (en Sídney).

Las Generaciones Robadas (también llamadas Generación Robada y Niños Robados) es un término usado para describir a aquellos niños de aborígenes australianos que fueron secuestrados de sus familias por el Gobierno australiano y por algunas misiones religiosas cristianas. Los secuestros ocurrieron entre los años 1869 y 1976 aproximadamente.

Detalles[editar]

La extensión de los secuestros, y el razonamiento detrás de estos delitos, son objeto de controversia. Las pruebas documentales, tales como artículos de prensa e informes de las comisiones parlamentarias, sugieren una serie de razones. Las motivaciones evidentes incluyen la protección de los niños, la creencia de que ―en vista de la catastrófica disminución de la población negra después del contacto con los blancos― los negros no sabían mantener vivos a sus hijos, y el miedo a la mezcla de razas de sangre pura (de las personas de origen británico) con los pueblos aborígenes.

Se utilizó el término «robado» en el contexto de secuestrar a los niños de sus familias, el Honorable P. McGarry, miembro del Parlamento de Nueva Gales del Sur, se opuso a la Ley de Protección de los Aborígenes de 1915 que permitía a la Junta de Protección de los Aborígenes de secuestrar los niños aborígenes de sus padres sin necesidad de comprobar que habían sido descuidados o maltratados. McGarry describió la política como «robar el niño de sus padres».[1] En 1924, un artículo del diario Sun Adelaide declaró:

La palabra «robo» puede sonar un poco exagerada, pero hemos contado la historia de una madre aborigen desesperada, por lo que estamos seguros de que la palabra no está fuera de lugar.

Artículo en el diario Sun Adelaide (1924)

Un uso más reciente fue en la publicación The stolen generations: the removal of aboriginal children in New South Wales 1883 to 1969 (‘las generaciones robadas: la separación de niños aborígenes en Nueva Gales del Sur desde 1883 hasta 1969’), publicada en 1981 por Peter Read. En 1997 se publicó Bringing them home – Report of the National Inquiry into the separation of aboriginal and Torres Strait islander children from their families (‘la vuelta a casa - Informe del National Inquiry acerca de la separación de los aborígenes y los isleños del estrecho de Torres.

La aceptación del término en Australia se ilustra por la disculpa formal del Estado australiano, el 13 de febrero de 2008, por las Generaciones Robadas, presentada por el primer ministro, Kevin Rudd, y aprobada por ambas cámaras del Parlamento de Australia.

En el período 1997-2001, algunos gobiernos estatales y territoriales ya se habían ofrecido disculpas.

Sin embargo, sigue habiendo oposición a la aceptación de la validez del término «generaciones robadas». Esto fue ilustrado por John Howard (ex primer ministro), quien se niega a pedir disculpas, y John Herron (entonces ministro de Asuntos Aborígenes y de los Isleños del Estrecho de Torres), en abril de 2000. Otros que se niegan a pedir disculpas son Peter Howson (ministro de Asuntos Aborígenes en 1971-1972), Keith Windschuttle y Andrew Bolt. Otros argumentan en contra de estos críticos, en respuesta a Windschuttle y Bolt en particular.

Texto de Disculpas[editar]

A las 9:30 del día 13 de febrero de 2008, el entonces Primer Ministro de Australia, Kevin Rudd presentó la disculpa a los aborígenes australianos como una moción para ser votada por el Parlamento. El texto traducido al español de la disculpa es el siguiente:[2]

Hoy honramos a los pueblos indígenas de estas tierras, las culturas más antiguas constantes en la historia humana.

Se reflexiona sobre el maltrato pasado.

Reflexionamos, en particular, sobre los malos tratos que sufrieron las Generaciones Robadas - En este capítulo manchado de nuestra historia nacional.

El tiempo de pasar a una nueva página ha llegado para la nación, una nueva página en la historia de Australia para corregir los errores del pasado y así avanzar con confianza hacia el futuro.

Pedimos disculpas por las leyes y políticas de los sucesivos parlamentos y gobiernos que han causado profundo dolor el sufrimiento y la pérdida de nuestros compañeros, estos australianos.

Pedimos disculpas especialmente por la eliminación de los aborígenes y los isleños del Estrecho de Torres, niños de sus familias, sus comunidades y su país.

Por el dolor, el sufrimiento y el dolor de estas generaciones robadas, sus descendientes y los de sus familias que quedaron atrás, pedimos perdón.

A las madres y los padres, los hermanos y las hermanas, por la ruptura de las familias y comunidades, pedimos perdón

Y por la indignidad y la degradación así infligida a un pueblo orgulloso y a una cultura orgullosa, pedimos perdón.

Nosotros, el Parlamento de Australia solicitamos respetuosamente que esta disculpa sean recibidas en el espíritu con el que se ofrece como parte de la curación de la nación.

Para que el futuro, no se desanime; resolviendo que esta nueva página en la historia de nuestro gran continente ahora se puede escribir.

Nosotros hoy damos el primer paso al reconocer el pasado y reivindicando un futuro que abraza a todos los australianos.

Un futuro en el que este Parlamento resuelve que las injusticias del pasado no debieron nunca, nunca vuelva a suceder.

Un futuro en el que aprovechamos la determinación de todos los australianos indígenas y no indígenas, para cerrar la brecha que hay entre nosotros de la esperanza de vida, logro educativo y las oportunidades económicas.

Un futuro en el que la posibilidad de adoptar nuevas soluciones a los problemas persistentes en viejos enfoques han fallado.

Un futuro basado en el respeto mutuo, la resolución mutua y la responsabilidad mutua.

Un futuro en el que todos los australianos, cualesquiera que sean sus orígenes, son socios verdaderamente iguales, con igualdad de oportunidades y con el mismo interés en la conformación del próximo capítulo en la historia de este gran país, Australia.

Notas[editar]

  1. «Bringing them home», informe del National Inquiry into the Separation of Aboriginal and Torres Strait Islander Children from Their Families; abril de 1997.
  2. "Rudd says sorry", Dylan Welch, Sydney Morning Herald, 13 February 2008.

Véase también[editar]