Gaspar de Molina y Oviedo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El Cardenal Gaspar de Molina y Oviedo

Gaspar de Molina y Oviedo (Mérida, enero de 1679 - Madrid, 30 de agosto de 1744) fue un religioso y hombre de estado español.

Ingresó en la orden de San Agustín en 1694, profesando al año siguiente en un convento de Badajoz. Posteriormente fue profesor en el colegio de los agustinos de Sevilla, prior de Cádiz en 1712, provincial y asistente general de su orden en 1720.[1] [2]

De regreso en España, fue calificador de la Inquisición; nombrado obispo de Cuba en 1730, de Barcelona en 1731 y de Málaga en 1734, aunque no ejerció en ninguna de estas diócesis por hallarse en Madrid desempeñando diversos cargos políticos al servicio de Felipe V; a instancias de éste, en 1737 fue nombrado cardenal por el papa Clemente XII, aunque nunca llegó a recibir el título cardenalicio ni el capelo.[1]

Entre sus cargos en la corte, desde 1734 hasta su muerte ocupó la presidencia del Consejo de Castilla y la de la Comisaría de Cruzada.[3] Muerto repentinamente a los 65 años, fue enterrado en el Convento de San Felipe el Real de Madrid.[4]


Predecesor:
Francisco de Izarregui
Obispo de Santiago de Cuba
Septiembre de 1730 - junio de 1731
Sucesor:
José Laso de la Vega y Cansino
Predecesor:
Bernardo Jiménez Cascante
Obispo de Barcelona
Junio de 1731 - mayo de 1734
Sucesor:
Felipe Aguado Requejo
Predecesor:
Diego González del Toro y Villalobos
Obispo de Málaga
Mayo de 1734 - agosto de 1744 †
Sucesor:
Juan Eulate Santacruz
Predecesor:
Andrés de Orbe y Larreátegui
Presidente del Consejo de Castilla
Diciembre de 1733 - agosto de 1744 †
Sucesor:
Gaspar Vázquez Tablada

Referencias[editar]