Gallina araucana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Pix.gif Gallina araucana Chicken Silhouette.png
Gallina araucana (derecha) junto a gallina corriente.
Gallina araucana (derecha) junto a gallina corriente.
Nomenclatura binominal Gallus gallus
Región de origen Chile
Características
Tipo Gallina
Dimorfismo sexual

La gallina araucana o gallina mapuche es un tipo de gallina criada originalmente por los mapuches, un pueblo indígena de Chile y Argentina.

Historia y características[editar]

Sus características han planteado interrogantes en relación a la presencia de estas gallinas en la América precolombina e incluso se ha llegado a postular, junto al gallo Bankiva, como ancestro de todas las razas.

Varios estudiosos del tema proponen que la gallina araucana proviene de la unión de dos razas que el pueblo mapuche conocía desde tiempos inmemoriales y que mantenía en estado de semi cautiverio:

  • La llamada «collonca», cuya característica era el no tener cola (falta del pigóstilo) y poner huevos de color azul o azul verdoso.
  • La denominada «quetra», «quetri» o «quetero», que además de carecer de cola y poner huevos de color azul o azul verdoso, poseía «aretes».
Huevo azul-verdoso de gallina araucana junto a los clásicos huevos marrón y blanco.

Uno de los primeros datos históricos data del año 1880, cuando se descubren los rasgos especiales de estos animales criados por los mapuches, de allí que adopta su nombre. Se cree también que Fernando de Magallanes, en su viaje alrededor del mundo en 1519, atracó sus naves en la Bahía de Santa Lucía y cargó estas aves en sus bodegas.

El profesor Salvador Castelló, director de la Real Escuela de Avicultura de España, quien viajó a Chile en 1914, se encontró en la FISA con la exhibición de estas exóticas gallinas y creyó que estaba descubriendo una especie distinta, a la que bautizó como Gallus inauris. Las características de la raza eran: ojos rojos, contextura física mediana, y unas pequeñas protuberancias carnosas, cerca del oído a los que denominó «pendientes» o «penachos».

También observa que ponían huevos de color celeste/verdoso/rosado, razón por la cual también son conocidas hoy como «gallinas de los huevos de Pascua». A esta característica se suma que tanto el macho como la hembra no tenían cola, lo que se denomina «rumpless».

Luego de unos años, se pudo saber que la Gallus inauris era el resultado de una hibridación y que existió solamente en la granja perteneciente al doctor Rubén Bustos, en Valparaíso, Chile. De acuerdo con las indagaciones de Bustos, no habría existido una raza de gallina araucana pura sino varios tipos, entre los cuales predominaban dos: Las ya mencionadas «collonca», gallina sin cola, que pone huevos celestes y verdosos, y la «quetro», con aretes y cola, y que no necesariamente ponía huevos azules. Los ejemplares que Castelló vio en la FISA, y que hasta el día de hoy constituyen el modelo del estándar de la gallina araucana en los países del Norte, habrían sido producto de un cruzamiento realizado por el veterinario.

También se sabe que entre los años 1920 y 1930, estos animales fueron llevados a los Estados Unidos y a Europa por su particularidad de poner huevos de color, donde hasta el día de hoy son criadas y donde existen asociaciones que reúnen a los criadores de estas aves.

Las primeras importaciones de gallinas araucanas que se hicieron en Estados Unidos provenían de Chile y esos animales cumplían con los rasgos de no tener cola, penachos en los oídos y ponían huevos de color azul-verdoso.

Una pintura publicada en un artículo geográfico en 1927 de un artista desconocido y que fue llevada a Estados Unidos sirvió para perpetuar este mito de la gallina araucana con «penachos» en ambos lados de la cara.

enlace con imagen de «gallina con penachos».

En estrecha relación con esta raza, se encuentran la gallina de isla de Pascua y la raza híbrida: gallina ameraucana.

La controversia en torno al origen[editar]

El origen de estas aves ha planteado numerosas interrogantes. Como los mapuches no tenían escritura, no hay registros precolombinos sobre esta gallina. Sólo se conservan crónicas, de alrededor del año 1500, que dan cuenta de la crianza de gallinas por parte de los mapuches de la zona centro-sur de Chile, de una raza distinta a la europea. El marino inglés Gavin Menzies, autor del texto "1421. El año en que China descubrió el mundo" (Editorial Random House Mondadori 2003) proporciona interesantes evidencias del origen chino de estas aves.

Erróneamente se especuló que podría ser un híbrido de la especie Gallus gallus y Tinamus solitarius, que también pone huevos de color azul.[1]

Antiguamente, la principal controversia era si estas gallinas existían antes de que los españoles llegaran al continente. Antes de 2007, había científicos que indicaban que no se tenía ningún indicio en este sentido y que los primeros ejemplares, originarios de Persia o Ceilán, pudieron haber sido introducidos por los piratas europeos al inicio de la Conquista. Sin embargo, otros plantearon que podrían haber sido traídas por migraciones polinésicas antes de la llegada de los europeos. Esta última hipótesis tomó fuerza cuando, a principios de junio de 2007, antropólogos chilenos y neozelandeses, anunciaron haber encontrado unos cincuenta huesos de pollo en el sitio arqueológico de El Arenal, al sur del Chile.[2] [3]

El análisis genético de uno de esos huesos demostró que pertenecían a especies polinesias, y que llegaron a la zona al menos un siglo antes que los españoles. Esto abrió nuevas teorías respecto al origen de la gallina araucana. Aunque también existe bibliografía afirmando, tras realizar análisis de ADN mitocondrial, que aún no puede ser probado tal origen polinésico en gallinas sudamericanas (aunque sí en las de la Isla de Pascua).[4]

Ceremonias[editar]

Los araucanos introdujeron esta gallina a su dieta, pero también la usaron para sus ceremonias, tales como el Nguillatún, el Machitún y muchas otras.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. McCarthy, EUGENE M. (2006). «Handbook of Avian Hybrids of the World» (en inglés). OXFORD UNIVERSITY PRESS:  p. 347. http://spinus.info/Images/books/AH743697479746.pdf. Consultado el 27 de mayo de 2011. 
  2. Storey, Alice A., José Miguel Ramírez, Daniel Quiroz, David V. Burley, David J. Addison, Richard Walter, Atholl J. Anderson, Terry L. Hunt, J. Stephen Athens, Leon Huynen y Elizabeth A. Matisoo-Smith (19 de junio de 2007). «Radiocarbon and DNA evidence for a pre-Columbian introduction of Polynesian chickens to Chile» (en inglés). Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, PNAS 104 (25):  pp. 10335-10339. http://www.pnas.org/content/104/25/10335.full. Consultado el 14 de febrero de 2011. 
  3. Investigadores de la Universidad de Auckland y la Universidad de Chile, dirigidos por Elizabeth Matisoo-Smith, encontraron en la costa chilena de la provincia de Arauco huesos de pollo precolombinos, que según pruebas de carbono radioactivo datan del siglo XIV, y comprobaron que las secuencias de ADN de los huesos coinciden con las de gallinas polinesias de Tonga, de hace 2000 años. Cuando el conquistador Pizarro llegó a Perú en 1532 informó que los incas usaban gallinas como parte de sus ceremonias religiosas. Ver: Los polinesios llegaron primero
  4. Gongora, Jaime, Nicolas J. Rawlence, Victor A. Mobegi, Han Jianlin, Jose A. Alcalde, Jose T. Matus, Olivier Hanotte, Chris Moran, Jeremy J. Austin, Sean Ulm, Atholl J. Anderson, Greger Larson y Alan Cooper (29 de julio de 2008). «Indo-European and Asian origins for Chilean and Pacific chickens revealed by mtDNA» (en inglés). Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, PNAS 105 (30):  pp. 10308-10313. http://www.pnas.org/content/105/30/10308. Consultado el 14 de febrero de 2011. 

Enlaces externos[editar]