Gaius Silius

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Cayo Silio ('Gaius Silius en latín) fue el nombre de dos cónsules del Imperio romano, padre e hijo, durante el siglo I d.c.. El de mayor edad fue consul y comandante en el Ejército romano durante los reinados de los Emperadores Augusto y Tiberio y el más joven fue cónsul en el reinado de Claudio.

Cayo Silio consul con Augusto[editar]

Cayo Silio el Mayor fue consul en el año 13. Durante su consulado Augusto había escrito su testamento. Bajo el mando general de Germánico, Silio fue un comandante militar en la Germania Inferior, participando en la campaña romana de venganza contra los germanos entre los años 14-16, frente a una alianza germánica que siguió al desastre de la Batalla del bosque de Teutoburgo. Consiguió un triunfo honorífico en 15. Tiberio le nombró como auditor de impuestos en la Galia en 16, convirtiéndose en gobernador de la Germania Inferior en 21.

Silio se casó con Sosia Gala. La pareja se habían convertido en amigos de la nuera de Tiberio, Agripina la mayor. Debido a su amistad con Agripina fueron víctimas inocentes de los procesos por traición de Lucio Elio Sejano. Así, bajo presión, Silio se suicidó el año 24 y más tarde Gala conoció el exilio. Las propiedades de Gala fueron confiscadas por el Senado pero posteriormente entregadas a sus hijos.

Cayo Silio, consul con Claudio[editar]

Cayo Silio el Joven, hijo del anterior, fue senador en 47 y consul en 48. Se había casado con la aristócrata Junia Lépida Silana. Las fuentes antiguas le describen como un hombre inteligente, noble y atractivo.

Al haberse obsesionado con él la emperatriz Valeria Mesalina, se tuvo que convertir en amante de ésta. Silio conocía el peligro que corría. Mesalina le forzó a divorciarse de su mujer para casarse con ella. La emperatriz había así cometido bigamia aunque se habían casado ante testigos. Silio no tenía hijos y quería adoptar a Británico. Narciso dio a conocer su matrimonio no válido y un complot para matar a Claudio. El Emperador ordenó entonces sus ejecuciones en 48.

Su anterior mujer, de quien se divorció en 47, Junia Lepida Silana, era amiga de Agripina la menor y las dos se convirtieron después en rivales. Probablemente debido a las maquinaciones de Agripina, hubo de exiliarse y finalmente murió en Tarento en 59.