Salsa (género musical)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Género salsa»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Salsa
Orígenes musicales Flag of Cuba.svg Cuba Son cubano, son montuno, jazz afrocubano, chachachá, guaracha, mambo, pachanga, rumba, guajira.
Orígenes culturales Residentes del Caribe hispano y su diáspora establecida en Nueva York[1]
Instrumentos comunes instrumentos de percusión, de viento y de cuerda
Popularidad alta desde los años setenta
Set de congas, instrumentos emblemáticos de la Salsa. Nótese la presencia los herrajes de afinación o "llaves", mejora introducida alrededor de 1940 y atribuida al músico Patato Valdes.

Salsa es el término "comercial" usado desde finales de los años sesenta para definir al género musical resultante de una síntesis de influencias musicales cubanas con otros elementos de música caribeña, música latinoamericana y jazz, en especial el jazz afrocubano. La salsa fue desarrollada por músicos de origen «hispano» en el Gran Caribe y la ciudad de Nueva York. La salsa abarca varios estilos como la salsa dura, la salsa romántica y la timba.

Esencia[editar]

El director cubano Machito afirmó que la salsa era lo que él había tocado durante cuarenta años (entre 1930 y 1970 aproximadamente) antes de que el género musical se denominara así.[2] Por otro lado, el músico neoyorquino de ascendencia puertorriqueña, Tito Puente, negaba la existencia de la salsa como género en sí, afirmando que «lo que llaman salsa es lo que he tocado desde hace muchísimos años: se llama mambo, guaracha, chachachá, guaguancó, todo es música cubana».[cita requerida]

El músico Eduardo Morales (1969-) define la salsa como «un nuevo giro de los ritmos tradicionales al son de la música cubana y la voz cultural de una nueva generación», «una representación de la identidad cubana e hispana en Nueva York».[cita requerida]

No obstante, algunos autores señalan como un elemento fundamental en el surgimiento de la salsa el papel de los músicos puertorriqueños y su cultura, tanto en la isla de Puerto Rico como en su diáspora neoyorquina. En ese sentido, se señala el peso específico de los puertoriqueños en New York que, aunque minoría, eran numéricamente muy superiores a cualquier asentamiento latinoamericano.

También se aduce que el corte en el intercambio cultural entre Cuba y Estados Unidos ―producido como reacción contra la revolución cubana de 1959― potenció el protagonismo de los puertorriqueños en la escena musical latina de New York.[3]

Características[editar]

La clave de son (o clave 3-2), en compás de cuatro cuartos. Este patrón de clave se utiliza también en la salsa. Otro patrón es la clave de rumba (o clave 2-3).

La salsa presenta las siguientes características:

Amén de la percusión, la instrumentación se completa con piano, contrabajo (en muchos casos bajo eléctrico), trompetas, saxofón, trombónes, flauta y violín. La influencia del jazz afrocubano viene determinada por el arreglo aunque no es una condición imprescindible en la salsa.

Ritmo[editar]

La célula rítmica más representativa de la salsa se llama «clave de son» (o «clave 3-2»), que tradicionalmente es interpretada por las claves. El patrón rítmico de la clave 3-2 cabe en un solo compás:

1 . . . 2 . . . 3 . . . 4 . . .
+ . . + . . + . . . + . + . . .

Los números representan las negras, el signo más [+] representa el golpe de las claves, y el punto [.] representa a cada semicorchea.

Existe otro patrón rítmico muy similar, la «clave de rumba» (o «clave 2-3») que presenta el grupo de 3 en segundo lugar:

1 . . . 2 . . . 3 . . . 4 . . .
. . + . + . . . + . . + . . + .

La clave no siempre se toca directamente, pero forma la base de otros instrumentos de percusión, así como también de la canción y el acompañamiento, que lo usan como ritmo común para sus propias frases . Por ejemplo, este es el ritmo común de la campana con clave 2-3:

1 . . . 2 . . . 3 . . . 4 . . .
+ . * . + . * * + . * * + . * *

El signo más [+] representa un golpe grave de la campana.
El asterisco [*] representa un golpe agudo de la campana.

El término «salsa»[editar]

Bailarines de salsa en Cali (Colombia).
Vídeo de los campeones mundiales de baile deportivo de salsa durante los Juegos Mundiales de 2013 en la ciudad de Cali (Colombia).

En 1933, el músico cubano Ignacio Piñeiro utilizó por primera vez un término relacionado, en un son cubano titulado «Échale salsita».

A mediados de los años cuarenta, el cubano Cheo Marquetti emigró a México. De regreso en Cuba, con influencia de las salsas picantes de comida, le dio ese nombre a su agrupación Conjunto Los Salseros, con quienes grabó un par de discos para las disqueras Panart y Egrem. En 1957 viajó a Caracas (Venezuela) por motivo de varios conciertos en esa ciudad y fue en Venezuela donde se comenzó a emitir en la radio la palabra «salsa» a la música que hacían los soneros cubanos dentro y fuera de la isla designándolos como «salseros».[cita requerida]

La autora de música Sue Steward afirma[cita requerida] que la palabra fue originalmente usada en la música como un «llanto de apreciación para un picante particular o un solo rápido», viniendo a describir un género de música específico de la mitad de los años setenta «cuando un grupo de músicos “latinos” (latinoamericanos) de Nueva York, comenzó a examinar los arreglos de las grandes bandas clásicas populares desde la era del mambo de los años cuarenta y cincuenta». Ella menciona que la primera persona que usó el término «salsa» para referirse a este género musical en 1968 fue un disc-jockey de radio venezolano de nombre Phidias Danilo Escalona, quien emitía un programa radial matutino llamado La hora de la salsa en el que se difundía la música latina producida en Nueva York como una respuesta al bombardeo de la música rock en aquellos días (la beatlemanía).[5]

Según esta versión, el Loco Phidias le preguntó a Richie Ray:
―¿Qué es lo que ustedes tocan?
―Esto que nosotros hacemos lo hacemos con sabor, es como el ketchup, que le da sabor a la comida.
―¿Qué es eso de ketchup?!
―Bueno, eso es una salsa que se utiliza en los Estados Unidos para darle sabor a la hamburguesa.
―¡Ah...! Entonces, ¿lo que ustedes tocan es salsa? Pues, damas y caballeros, vamos a escuchar ahora la salsa de Ricardo Ray y Bobby Cruz.
Bobby Cruz llamó a Pancho Cristal para bautizar con el término «salsa» el nuevo LP que estaba lanzándose al mercado, Los Durísimos (1968). Esta versión es apoyada por cantantes de salsa como Rubén Blades, Tite Curet Alonso y otros.[cita requerida]

Era la hora del almuerzo, del aderezo, del sabor, y por supuesto, del son cubano, el guaguancó, la guaracha y el montuno.[5]

Ed Morales también menciona la palabra como usada para animar una banda al incremento del tempo y que «pone a los bailarines en una parte alta» para agradecer un momento musical, [y] expresar un tipo de nacionalismo cultural, proclamando el calor y sabor de la cultura latina». También menciona a Johnny Pacheco, que realizó un álbum llamado Salsa na’ má, que Morales tradujo como «solo necesitas un poquito de salsa o condimento».

La palabra salsa para designar la música hecha por los «latinos» en Estados Unidos, comenzó a usarse en las calles de Nueva York a finales de los años sesenta y principios de los setenta. Por esta época, el pop latino no era una fuerza importante en la música que se escuchaba en Estados Unidos al perder terreno frente al doo wop, al R&B y al rock and roll. El surgimiento de la salsa abre un nuevo capítulo de la música latina en la música popular estadounidense donde jugó un papel de primer orden la orquesta Fania All-Stars, dirigida por el dominicano Johnny Pacheco quien ―junto al desaparecido abogado Jerry Masucci― fundaron el importante sello salsero Fania Records.

Historia y expansión[editar]

Durante los años treinta, cuarenta y cincuenta, la música afrocubana era consumida ampliamente por los sectores de origen «latino» (‘latinoamericano’) en la ciudad de Nueva York. Los cubanos en Nueva York, los puertorriqueños y otros músicos de otros países, fundamentan su música en gran medida en los elementos de origen afrocubano.

Según algunos músicos e historiadores, salsa es un nombre comercial dado a toda la música cubana en los años setenta. En esta corriente se ubican Ray Barretto, Rubén Blades, Larry Harlow, Papo Lucca, Johnny Pacheco, Tito Puente, Roberto Roena, Joe Arroyo Bobby Sanabria y Bobby Valentín.[cita requerida]

La salsa se expandió a fines de los años setenta y durante los ochenta y noventa. Nuevos instrumentos, nuevos métodos y formas musicales (como canciones de Brasil) fueron adaptados a la salsa. Nuevos estilos aparecieron como las canciones de amor de la salsa romántica. Mientras tanto la salsa se convirtió en parte importante de la escena musical en Cuba, Puerto Rico, Colombia, Venezuela, Panamá y lugares tan lejanos como Japón. Con la llegada del siglo XXI, la salsa se ha convertido en una de las formas más importantes de la música popular en el mundo.

Orígenes e instrumentación[editar]

La integración de las tumbadoras y el bongo en los conjuntos que tocaban son montuno fue un elemento fundamental en la instrumentación de orquestas de baile.

En los años treinta, los sextetos y septetos de son (que solo usaban bongó) eran muy populares en Cuba. Cuando Gerardo Machado prohibió el uso del bongó, las charangas (que solo usaban timbales) incrementaron su popularidad. La censura al bongó fue levantada a finales de los años treinta por lo que fueron utilizados nuevamente en la música popular cubana.

Cerca de 1940, el Conjunto Llave (de Rafael Ortiz) introdujo las tumbadoras (o congas) en una orquesta,[cita requerida] instrumentos que anteriormente solo se usaban en música folclórica afrocubana. Arsenio Rodríguez popularizó el uso de las congas al integrarlas a su conjunto, introduciendo el son montuno a nivel comercial.[6]

En los años cuarenta, Mario Bauza, director y arreglista de la orquesta de Machito «Los Afro-Cubans», agregó trombones al son montuno y la guaracha. Estas innovaciones influenciaron a músicos como José Curbelo, Benny More, Bebo Valdés.[cita requerida] En el álbum Tanga (de 1943), Bauza fusionó elementos de la música afrocubana con el jazz.

La influencia del jazz afrocubano y del mambo desarrollado por Pérez Prado en 1948, propició la introducción del saxofón en las orquestas de son montuno y guaracha. En 1955, Enrique Jorrín le agregó trompetas a las orquestas de charanga, que hasta ese momento solo usaban violín y flauta.[cita requerida]

Ya para los años cincuenta, la música bailable cubana, es decir el son montuno, el mambo, la rumba y el chachachá, se constituyó en un elemento de gran popularidad en los Estados Unidos y Europa.[5]

En la ciudad de Nueva York, el «sonido cubano» de las bandas se fundamentó en los aportes de músicos cubanos, puertoriqueños y dominicanos. Como ejemplo, podemos mencionar a Machito, Tito Rodríguez, Johnny Pacheco, Tito Puente o incluso figuras como el director catalán Xavier Cugat. Por otro lado, y ya fuera del círculo de Nueva York, grupos como la Orquesta Aragón, la Sonora Matancera y Dámaso Pérez Prado y su mambo lograron una importante proyección a nivel internacional.[5]

El mambo fue influenciado por el jazz afrocubano y el son. Las grandes bandas de este género mantuvieron viva la popularidad de la larga tradición del jazz dentro de la música latina, mientras los maestros originales del jazz se circunscribieron a los exclusivos espacios de la era del bebop.[7]

La música latina interpretada en Nueva York desde 1960 fue liderada por músicos como Ray Barretto y Eddie Palmieri, los cuales estaban fuertemente influenciados por ritmos cubanos importados como la pachanga y el chachachá. Después de la crisis de los misiles en 1962, el contacto cubano-estadounidense decayó profundamente.[7]

En 1969 Juan Formell introdujo el bajo eléctrico en los conjuntos soneros de Cuba.[8]

El cuatro puertorriqueño fue introducido por Yomo Toro en la orquesta de Willie Colón[cita requerida] en 1971 y el piano eléctrico en los años setenta por Larry Harlow.[cita requerida]

En los años setenta se incrementó la influencia puertorriqueña en el ámbito de la música latina en Nueva York y los «nuyoricans» pasaron a ser una referencia fundamental. La palabra salsa para designar la música hecha por los «latinos» en Estados Unidos, comenzó a usarse en las calles de Nueva York a finales de los años sesenta y principios de los setenta. Por esta época, el pop latino no era una fuerza importante en la música que se escuchaba en Estados Unidos, habiendo perdido terreno frente al doo wop, al R&B y al rock and roll. En ese contexto, el surgimiento de la salsa abrió un nuevo capítulo de la música latina, especialmente en los Estados Unidos.

El sello discográfico Fania[editar]

La historia de la salsa, en la que participaron gran cantidad de músicos, puede rastrearse en cierta medida en la trayectoria de algunas importantes compañías discográficas. En los años setenta Fiesta Récord, Manhattan Recording Company, y en especial Fania Records, lanzaron al estrellato una gran cantidad de «salseros» desde Nueva York, realizando giras y conciertos por todo el mundo.

La Fania fue fundada en marzo de 1964 por el abogado y empresario Jerry Masucci y el flautista dominicano y líder de banda Johnny Pacheco. Fania comenzó con Larry Harlow y la producción El Malo de Willie Colón y el «Cantante de los Cantantes», Héctor Lavoe en 1967.

El sello Fania Records le dio el espaldarazo definitivo al género al grabar y distribuir los discos de la gran mayoría de las estrellas salseras de los años setenta. La Fania All Stars, orquesta que agrupó una gran cantidad de músicos y cantantes de salsa como: Ray Barretto, Willie Colón, Johnny Pacheco, Rubén Blades, Héctor Lavoe, Ismael Miranda, Cheo Feliciano, Bobby Cruz, y artistas invitados como Tito Puente, Celia Cruz, y Eddie Palmieri, está considerada como una de las máximas expresiones del género, llegando a presentarse en lugares como Japón y África y los tradicionales clubes «latinos» en la ciudad de Nueva York.

Génesis y expansión de la salsa: cronología de temas[editar]

En 1965 Joe Cuba Sextet, con el cantante Cheo Feliciano, grabaron el tema «El pito (I'll never go back to Georgia)» y el mismo año el dúo compuesto por Richie Ray y Bobby Cruz grabó el tema «Comején».

En el año 1969, El Gran Combo de Puerto Rico grabó «Falsaria». Este tema, inicialmente un bolero, se interpretó como salsa. También la orquesta de Willie Colón con Héctor Lavoe como vocalista, grabó «Che che cole» y otros temas importantes.

En 1971, Eddie Palmieri grabó el tema «Vámonos pa’l monte» y Cheo Feliciano, como solista, grabó «Anacaona».

En 1972 Fruko y sus Tesos, en Colombia, grabaron «A la memoria del muerto».

En 1973 Raphy Leavitt con la Orquesta La Selecta grabaron «Jíbaro soy».

En 1974 Celia Cruz y Johnny Pacheco grabaron «Quimbara» e Ismael Rivera hizo lo propio con «El nazareno». Por otro lado, el festival de la Fania All Star realizado en Zaire ese mismo año fue un evento a destacar en la difusión de la salsa.

En 1975, la Dimensión Latina, de Venezuela, con Oscar de León como vocalista, grabó «Llorarás», Fruko y sus Tesos grabaron «El preso», y El Gran Combo de Puerto Rico, «Un verano en Nueva York». Héctor Lavoe inició su carrera como solista con el tema «Periódico de ayer».

En 1978 La Sonora Matancera grabó «Mala mujer». Así mismo, el dúo conformado por Willie Colón y Rubén Blades publicó el disco Siembra, que contenía temas emblemáticos de la salsa como «Pedro Navaja» y «Plástico».

En 1979 Henry Fiol lanzó sus temas «Oriente» y «La juma de ayer».

Desde Nueva York la salsa se expandió primero en América Latina (sobre todo en países como Cuba, Colombia, Panamá, República Dominicana, Venezuela, Perú y obviamente Puerto Rico. En los años ochenta alcanzó una importante difusión en Europa y en el Japón.

Miami se convirtió en una especia de «segunda metrópoli» para la música cubana, dado el peso específico de la gran cantidad de inmigrantes cubanos. La comunidad cubana se constituyó en un referente )importante en la vida de la ciudad de Miami, contrario a lo que pasó en Nueva York, donde primó la influencia boricua.

La salsa después de los años setenta[editar]

Años ochenta[editar]

Durante los años ochenta la salsa se expandió a Europa y Japón. En este país surgió la Orquesta de la Luz (Orchestra of the Sun), que alcanzó popularidad en América Latina.

A fines de esta década surgió la llamada «salsa romántica», estilo que se hizo popular en Nueva York, caracterizado por melodías lentas y letras de corte romántico, de sueños y placeres; es decir, un concepto similar a la lírica de la balada pero en ritmo de salsa. Esta nueva manifestación de la salsa pronto fue asimilada por artistas boricuas como Frankie Ruiz, Eddie Santiago, Paquito Guzmán, Marc Anthony, Willie González, Cano Estremera; cubanos como Dan Den, Rey Ruiz, Issac Delgado, e incluso nicaragüenses como Luis Enrique.

En Colombia[editar]

La salsa en Colombia, en los años 1970, está vinculada a grupos como Fruko y sus Tesos a través de Discos Peerless bajo licencia de Discos Fuentes de Colombia y el grupo The Latin Brothers. En 1988, la empresa discográfica Discos Musart publicó la serie de LP Salsa Colección Estelar lo que provocó un incremento de popularidad y la llevó a competir con la cumbia.

En los ochenta aparecieron grupos como Los Titanes, Grupo Niche, Orquesta Guayacán, Joe Arroyo. También en los ochenta, el cubano Roberto Torres y el colombiano Humberto Corredor desarrollaron en Miami el concepto de charanga-vallenata.

En Venezuela[editar]

Desde finales de los años cuarenta y principio de los cincuenta, las orquestas de "música bailable tropical" como la de Alfonso Larrain (1947), la Sonora Caracas (1948) o la del maestro Billo Frómeta, la Billo's Caracas Boys (1951) o Los Melódicos (1958), combinaron en sus repertorios cumbias, merengues y otros ritmos antillanos con géneros cubanos. Esto determinó el surgimiento de un movimiento que influenció posteriormente a la salsa venezolana.

En ese tenor, se puede hablar de artistas como Canelita Medina(La Sonera del Caribe), Federico y su Combo Latino, Los Dementes o el grupo del músico Carlos Emilio Landaeta, conocido como "Pan con queso" del Sonero Clásico del Caribe. Este último llegó a participar como invitado de honor en el "Festival del Son", en homenaje a Ignacio Piñeiro, celebrado en Santiago de Cuba en 1982.

La salsa en Venezuela contó con agrupaciones como la Sonora Maracaibo, el Grupo Mango o Dimensión Latina, de donde salieron figuras como Oscar D'León. También músicos como Nelson Pueblo agregaron influencias de música llanera a la salsa nativa.

En México[editar]

La presencia de la salsa en México comenzó con la difusión de orquestas de ritmos afrocubanos, activas desde los años cincuenta. Esta influencia dio como resultadoel surgimiento de grupos como la Sonora Santanera.


De 1990 al presente[editar]

La salsa registró un crecimiento regular entre los años setenta y el 2000 y ahora es popular en muchos países latinoamericanos y algunos espacios del mercado estadounidense. Entre los cantantes y grupos destacados en los años noventa encontramos a figuras como Rey Ruiz, Luis Enrique, Jerry Rivera, Dan Den, Marc Anthony, La India, La Sonora Matancera, DLG, Gilberto Santa Rosa, Víctor Manuelle, Michael Stuart, Celia Cruz, Maelo Ruiz.

Las más recientes innovaciones en este género incluyen la mezcla de rap o reggaetón con la salsa dura.

La salsa es uno de los géneros de música «latina» que ha influenciado la música del oeste africano. Un ejemplo de esta influencia es el grupo sonero Africando en el que músicos neoyorquinos trabajan con cantantes africanos tales como Salif Keita e Ismael Lo.

La irrupción de la sensualidad[editar]

Los sonidos de la salsa clásica son fuertes, con preeminencia de los «cueros» (la percusión), los metales (instrumentos de viento de metal) y el piano, que se mezclaban en unos solos conocidos como «descargas», que eran excelentes muestras de virtuosismo técnico en el manejo de los instrumentos.

Sin embargo, a partir de los años ochenta, la salsa fue dejando los sonidos fuertes y las descargas furiosas para entrar en un sonido más cadencioso y melódico, que posibilitaba el baile más lento. Esta música se acompañó de letras con abundantes referencias al amor y al erotismo como motivo principal y, en algunos casos, excluyente. Esta música fue denominada «salsa erótica» y tuvo como máximos exponentes a Eddie Santiago, Frankie Ruiz, Rey Ruiz, Willie González y Luis Enrique.

La categorización de la salsa erótica trajo como consecuencia que se denominara al género anterior como «salsa dura», que sufrió una baja de producción (no en calidad sino en cantidad) y de popularidad a la par que el nuevo género se consolidó.

Decaimiento de la sensualidad y escena actual[editar]

A fines de los años noventa la salsa erótica empezó a declinar en popularidad, debido principalmente al fuerte impulso de otros ritmos caribeños como el merengue dominicano y la bachata en Estados Unidos, centro y parte de Sudamérica, trayendo aparejada la desaparición del sello RMM, de producciones netamente románticas.

Para ese entonces la salsa había perdido a muchos de sus grandes baluartes, ya sea por fallecimiento (Héctor Lavoe, Ismael Rivera), como por reorientación de sus carreras al jazz «latino» (Ray Barretto, Eddie Palmieri) como por la realización de grabaciones cada vez más espaciadas de quienes continuaron en el género (Rubén Blades, Willie Colón, Johnny Pacheco).

El fin de siglo trajo un resurgir de la salsa dura (que en los años noventa estuvo representada apenas por Manny Oquendo y Libre) de la mano de grabaciones para sellos independientes o minúsculos. Fue el caso de la Orquesta La 33, que acentuó la salsa con la fuerza del son montuno y la guaracha, y Jimmy Bosch, que volvió a dar protagonismo al trombón, dando así el puntapié inicial para la reinstalación del sonido de la «vieja escuela» en el género: algunos ejemplos actuales son La Sucursal SA y la Orquesta Bailatino.

Exponentes significativos[editar]

  • Flag of Canada.svg Canadá: En Toronto se realiza el festival Salsa on St. Clair, al que asiste generalmente la comunidad hispana.
  • Flag of the Canary Islands (simple).svg Canarias: En las islas la salsa ha tenido cierta importancia desde los años setenta y años ochenta, con intérpretes como Caco Senante, y otros grupos de música tradicional cubana y salsa contemporánea. En todas las islas se baila y se escucha salsa en sus bares y discotecas. Se celebra el SalsaOpen, Campeonato de Salsa de Canarias[9] y el Gran Canaria Salsa Congress.[10]
  • Flag of Costa Rica.svg Costa Rica: Existen numerosas escuelas y salones para bailar salsa y otros ritmos latinoamericanos en el país.
  • Flag of Ecuador.svg Ecuador: En algunas partes del país se baila y se escucha salsa, aunque no destaca ningún cantante ni orquesta salsera. Se expandió desde Colombia, a través de los muchos programas televisados de dicho país.
  • Flag of Spain.svg España: Desde la llegada de los latinoamericanos a España comenzó la influencia de la música del Caribe en ese país. Durante la dictadura franquista la música cubana fue prohibida ―excepto en las islas Canarias― porque varias canciones eran críticas contra la dictadura.[cita requerida]
  • Bandera de Japón Japón: De este país surgió la recordada Orquesta de la Luz y su exitoso tema Salsa caliente del Japón. En la ciudad de Fukuoka, se realiza también el festival Isla de Salsa.
  • Flag of Mexico.svg México: se escucha en la parte central del país y en la región sur del Golfo de México. Se escucha en los estados de Veracruz, Oaxaca, Tabasco, Campeche, Yucatán, Quintana Roo y en la capital impuesta directamente por los sonideros.

Timba: la salsa en Cuba[editar]

Cuba es la tierra madre de ritmos que, como el son, la guaracha y el son montuno, constituyeron una referencia obligada en el desarrollo posterior de lo que sería la salsa. No obstante, esos ritmos, perduraron y evolucionaron al interior de la isla, siempre marcada por el virtuosismo de sus músicos y la capacidad de sus compositores.

El son evolucionó al ritmo de songo por bandas como Los Van Van mientras otros grupos se mantuvieron tocando salsa dura o charanga, como Son 14,[11] la Orquesta Reve,[12] la Orquesta Aragón, Adalberto Álvarez, la Original de Manzanillo o las Maravillas de Florida, entre otros.

Para 1988 NG La Banda desarrolló un nuevo estilo de salsa. A nivel internacional, su proyección comenzó en Japón en 1993 y más tarde alcanzó otras partes del globo. A esta forma nueva de «salsa cubana» se le llamó timba. Este estilo de música se fundamenta en piezas musicales caracterizadas por una gran complejidad rítmica y de sonidos, solos y «descargas». Bandas como Juan Formell y los Van Van, Chucho Valdés e Irakere, han proyectado con fuerza el sonido «timbero».

También, músicos y cantantes de la diáspora cubana se han destacado en la salsa romántica, estilo popular en Nueva York desde principios de los ochenta. En este tenor, podemos mencionar cantantes de como Dan Den, Rey Ruiz e Isaac Delgado.

Salsa y otros ritmos[editar]

La salsa por sí misma ya es una consolidación y combinación de ritmos caribeños e influencias del jazz y otros. No obstante, la misma ha sido a través del tiempo combinada con otros géneros musicales, es así que se ha combinado con el rock, el rap, el ska, la bachata, bolero, en algunos casos mariachi y una de las más significativas es la cumbia colombiana la cual originó un género llamado cumbia mexicana. Las primeras grabaciones que combinan estos géneros fueron hechas en México por Mike Laure a finales de los años cincuenta y por Carmen Rivero creando su orquesta ―o su «sonora»― en el año 1962 y a mediados de los años sesenta se les une a estos dos grandes de la música mexicana la Sonora Santanera (con músicos mexicanos), y más tarde a finales de los años setenta y a principios de los ochenta los colombianos Joe Rodríguez y Joe Arroyo implementaron estas combinaciones, y a la par Fruko y sus Tesos con por ejemplo su tema Como cumbiambero que soy, la cual muestra una desmedida combinación entre ambos géneros mientras es ejecutada la parte de música salsa con el coro título del tema.

Así también otras agrupaciones peruanas realizan los mismos arreglos y combinaciones. Los mismos eran una secuencia de cambio de género en un solo tema. Así, por ejemplo, el tema peruano Colegiala fue regrabado por Rodolfo y su Típica RA7 de Colombia comenzando con cumbia y durante los coros el cambio total a salsa y luego cambiar otra vez a cumbia y así sucesivamente en un solo tema de duración promedio de tres minutos. Debido a esta ambigüedad en el ritmo de un solo tema, las disqueras mexicanas manejaban el concepto únicamente como «música tropical» en la edición de sus LP, principalmente Discos Peerless que fue la mayor impulsora del género tropical.[13]

Formas de baile[editar]

Forma de baile cubana[editar]

Se baila con movimientos cadenciosos de cadera y hombros. Tanto el hombre como la mujer giran uno alrededor del otro en ambos sentidos y el movimiento de brazos y solos se ejecutan con un ritmo casi inigualable. Es rica en movimientos coreográficos, pero en general los cubanos ponen el acento fundamentalmente en el juego erótico que se establece entre la pareja de bailadores, quedando el alarde y la exhibición para la parte de la pieza conocida como montuno, cuando el cantante, el coro y la orquesta inician una especie de contrapunto.

Este juego permanente ha inducido a muchos a contraponer la forma cubana de bailar salsa a la llamada salsa en línea, de origen más bien estadounidense, donde la exhibición es el fin mismo del baile, desde el principio hasta el final de la pieza. La improvisación de pasos sin renunciar a conservar el ritmo todo el tiempo es otro rasgo distintivo del estilo cubano.

Forma de baile puertorriqueña[editar]

En Puerto Rico se prefiere hacer más lentos los movimientos de pies y caderas. Sin embargo, los puertorriqueños realizan muchas piruetas en los concursos de salsa.[cita requerida]

Otras formas de baile[editar]

Pero los latinos en Estados Unidos no solo conectaron sus ritmos, sino que desarrollaron un nuevo género de baile: el New York Style, determinado por la escuela cubana y puertorriqueña y ampliada por un montón de elementos de academia de baile. Desde Nueva York este estilo de baile ha encontrado también en Europa mucha divulgación junto al también estilo de baile cubano conocido como casino.

En los años ochenta se desarrolló en Cali (Colombia) un género acrobático de baile colombiano caracterizado por el rápido movimiento de los pies y las caderas, que lleva un conteo de 8 tiempos. En este estilo los giros o vueltas son de gran importancia. La reproducción de los discos pasó de una velocidad mayor a la habitual (por ejemplo, un disco de 33,3 rpm se reproducía a 45 rpm). En cambio en otras ciudades colombianas como Barranquilla y Cartagena se conservó el estilo original de baile con movimientos de hombros, caderas y pies.

En los años ochenta se desarrolló en la costa occidental de Estados Unidos el L. A. style (estilo de Los Ángeles), similar al New York style, aunque se baila en un tiempo diferente (en el 1) más de la mitad del baile se realiza con los pies en el piso, pero todavía con más elementos de show. Más o menos hacia el fin del milenio se puede observar que los mexicanos que vuelven de California hacen creciente la popularidad del L. A. style también en México.

Rueda de casino: baile cubano de grupo en círculo en el cual uno actúa como voz y va dando órdenes con vueltas y cambios de pareja que hacen este subgénero divertido y participativo, como ejemplos de vueltas están el clásico «70», hasta figuras complejas como «llévala a Matanzas».

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «What is salsa? Where and how did it start?», artículo de 2005 en el sitio web IzzySanabria.
  2. Morales, pág. 56
  3. «Salsa», artículo en la Enciclopedia ilustrada de la salsa de Héctor A. García.
  4. «Arsenio Rodríguez interview 1970 - Part 2 of 3» (‘entrevista a Arsenio Rodríguez, 1970, parte 2 de 3’).
  5. a b c d Sue Steward: «Cubans, nuyoricans and the global sound» (págs. 488-489), en Simon Broughton, y Mark Ellingham, con James McConnachie y Orla Duane (eds.): World music, volumen 2: Latin & North America, Caribbean, India, Asia and Pacific. Londres: Rough Guides, 2000. ISBN 1-85828-636-0.
  6. Arsenio Rodríguez.
  7. a b Morales, pág. 57
  8. Los Van Van.
  9. http://www.megalatina.fm/parejas-disputan-el-campeonato/
  10. http://www.grancanariasalsacongress.com/
  11. Reseña de Son 14 (en inglés)
  12. Biografía de Elio Revé
  13. La Cumbia en México

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]