Fundación Exportar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fundación Export.Ar
Información
Fundación 1995
Jurisdicción Nacional
Sede Paraguay,864 Ciudad de Buenos Aires.
Dirección Director Ejecutivo (vacante)
Dependiente de Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de la República Argentina
Sitio web
www.exportar.org.ar
[editar datos en Wikidata ]

La Fundación Exportar es una institución dependiente del Estado Argentino, dedicada a la promoción de exportaciones de las empresas de esa nacionalidad. Desde el punto de vista estrictamente jurídico, es un ente de derecho privado de carácter mixto (público-privado) por su integración, ya que fue fundada en 1995 por el gobierno nacional junto con una serie de asociaciones empresariales, las cuales continúan integrando el Consejo de Administración y tienen junto a los representantes del Estado voz y voto en la conducción de la entidad, incluyendo la designación y remoción de su director ejecutivo. El director ejecutivo es el empleado remunerado de mayor rango de la fundación, y es responsable de la gestión de la misma en todo sentido.

En la práctica, la fundación tiene una dependencia total del gobierno nacional, tanto desde el punto de vista del financiamiento, porque casi la totalidad del presupuesto de la fundación proviene del Estado nacional, como respecto al cumplimiento de su misión, ya que carece de oficinas o personal propio fuera del país, por lo cual no puede realizar ninguna de sus tareas sin la colaboración de las representaciones diplomáticas argentinas en el exterior. Por éste último motivo, la fundación opera en el ámbito del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto (tradicionalmente conocido también como "la Cancillería"), del cual recibe los fondos necesarios para sostenerse y proviene parte de su plantel.[1]

Historia[editar]

El economista Domingo Cavallo, al ser designado canciller (es decir, Ministro de Relaciones Exteriores) en 1989 por el presidente Carlos Menem, solicitó y obtuvo del mismo la responsabilidad de asistir a las empresas argentinas para promover su inserción a los mercados internacionales, función que tradicionalmente era responsabilidad de la Secretaría de Comercio Exterior dependiente del Ministerio de Economía. De esta repartición dependía el Servicio Comercial, formado por los "agregados comerciales" de las embajadas argentinas en el exterior. Ese cuerpo fue íntegramente transferido y asimilado por la Cancillería, que de esta manera agregó las palabras "Comercio Internacional" a la denominación del ministerio.

Posteriormente, en 1995, siendo canciller el también economista Guido Di Tella, se puso en marcha la Fundación Exportar con el fin de dinamizar actividades tales como la inteligencia comercial y la organización de misiones comerciales, viajes de negocios particulares y la presencia de empresas argentinas, especialmente pequeñas y medianas (PYME) en ferias internacionales.

Las siguientes instituciones constituyeron el grupo fundador:[2]

De éstas, el Club Europa - Argentina se encuentra desactivado y el Ministerio de Economía y Obras y Servicios Públicos fue disuelto en 1999. Tras sucesivos cambios, su lugar es ocupado actualmente por el Ministerio de Industria y Turismo, creado en 2009.

Características organizacionales[editar]

Internamente, la Fundación Exportar está organizada en gerencias, tales como Inteligencia Comercial, Ferias Internacionales, Atención a Empresas, o Promoción Sectorial. Todas reportan al director ejecutivo.

Si bien parte del plantel se compone de miembros del Servicio Exterior de la Nación, es decir diplomáticos de carrera, egresados del ISEN (Instituto del Servicio Exterior de la Nación) así como empleados administrativos y de apoyo de la Cancillería, todos éstos destinados "en comisión", la mayoría son personas contratadas directamente por la fundación en su calidad de ente de derecho privado.

Aunque la principal razón por la que el Estado crea este tipo de figuras es tener mayor agilidad y flexibilidad para gestionar recursos, la fundación siempre ha funcionado gracias a los fondos que le aporta el presupuesto público, sin perjuicio de que puede haber organismos internacionales que le concedan donaciones y préstamos blandos, como ha sido el caso del Banco Interamericano de Desarrollo u ONUDI.

Asimismo, la fundación también suele hacer que algunas actividades sean costeadas total o parcialmente por las empresas beneficiarias, tales como la contratación de superficie en ferias internacionales o los gastos de viajes de negocios (especialmente cuando se invita a compradores extranjeros a rondas o ruedas de negocios en el país). Esto se debe en parte a la escasez de recursos, pero también a la necesidad de que las firmas argentinas muestren compromiso y solvencia en el desarrollo de sus mercados externos.

En general todo el trabajo realizado por el plantel de la fundación es subvencionado por el presupuesto que recibe de la Cancillería, es decir que las empresas lo reciben gratis, y lo que se le cobra a las empresas corresponde únicamente a los demás gastos operativos de la fundación.

También, en menor medida, se reciben aportes de empresas privadas, proveedoras de servicios de comercio exterior generalmente, en calidad de espónsor o auspiciante, a cambio de publicidad en la página web o las publicaciones de la Fundación.

Referencias[editar]