Fugitivos (película de 1958)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
The Defiant Ones
Título Fugitivos
Ficha técnica
Dirección
Producción Stanley Kramer
Guion Nedrick Young
Harold Jacob Smith
Música Ernest Gold
Fotografía Sam Leavitt
Montaje Frederic Knudtson
Protagonistas Tony Curtis
Sidney Poitier
Theodore Bikel
Cara Williams
Charles McGraw
Lon Chaney Jr.
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Estados Unidos
Año 1958
Género Buddy film
Duración 96 min.
Idioma(s) Inglés
Compañías
Distribución United Artist
Presupuesto $778.000
Ficha en IMDb

Fugitivos es una película de 1958 protagonizada por Tony Curtis y Sidney Poitier, y dirigida por Stanley Kramer. La película es una adaptación de Harold Jacob Smith que se basa en la historia de Nedrick Young (originalmente como Nathan E. Douglas).

Fugitivos ganó dos Oscars: mejor fotografía en blanco y negro y mejor guion adaptado y fue nominado a mejor actor principal (Tony Curtis y Sidney Poitier), mejor actor secundario (Theodore Bikel), mejor actriz secundaria (Cara Williams), mejor dirección, mejor montaje y mejor película.

Argumento[editar]

En el sur de Estados Unidos, dos presos, el afro-americano Noah Cullen (Sidney Poitier) y el caucásico John "Joker" Jackson (Tony Curtis), eran transportados en carro a su nuevo lugar de detención. El vehículo tuvo un accidente y ambos aprovecharon la oportunidad para escapar encadenados entre sí. A pesar del odio racista que ambos tienen, no tienen más opción que cooperar para escapar de sus persecutores, ya que no son capaces de romper la cadena que los une.

Cullen y Joker huyen a través de las dificultades del terreno y del clima, con una breve parada en una aldea donde intentan entrar en un almacén de ramos generales, con la esperanza de obtener alimentos y herramientas para romper la cadena que los mantiene juntos. En su lugar, sin embargo, son capturados por la gente del pueblo, que forman una turba para su linchamiento, pero fueron salvados sólo por la interferencia de "Big" Sam (Chaney), un hombre que está consternado por la sed de sangre de sus vecinos. Sam persuade a la gente del pueblo para retener a los presos y continuar por la mañana. Pero esa noche, en secreto los libera, después de revelar que también el fue un ex prisionero encadenado.

Terminan en una granja, donde una mujer (Cara Williams), abandonada por su marido, vive allí con su hijo (Kevin Coughlin). Se les ayuda a cortar la cadena. Ella y Jackson se convirtieron en amigos. Sin embargo, cuando se entera de que ella ha enviado Cullen a una muerte segura enviándolo por un camino que lo conduce derecho a un pantano, la deja y corre herido. No pueden coger un tren en marcha, que podría hacerlos salir del estado. Finalmente los dos fugitivos fueron capturados por sus perseguidores.

Reparto[editar]