Fuertes de Loreto y Guadalupe

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fuertes de Loreto y Guadalupe
Edificio
Tipo Fuerte
Estilo Arquitectura militar
Sistema estructural Cuadrangular
Localización Puebla de Zaragoza, Puebla
Coordenadas Loreto:19°03′24″N 98°11′13″O / 19.0567541, -98.1869378; Guadalupe: 19°03′09″N 98°10′48″O / 19.052580449385378, -98.18000793457031
Construcción
Inicio Como ermitas, Siglo XVI; con uso militar, 1816

Los fuertes de Loreto y Guadalupe son unas antiguas edificaciones militares que se encuentran en la ciudad de Puebla. Originalmente se trataba de capillas construidas en lo alto de un cerro Acueyametepec, que fueron reconstituidas a principios del siglo XIX como fortificaciones con finalidades militares. Sirvieron como escenario principal tanto en la batalla como en el sitio de Puebla, durante la Segunda Intervención Francesa en México. Declarados como patrimonio histórico de México, actualmente albergan museos de sitio.

Las ermitas[editar]

Los fuertes se ubican en la zona nororiente de Puebla, en un cerro conocido como Acueyametepec durante la época prehispánica. En el siglo XVI, frailes franciscanos construyeron una ermita en la cara este del cerro; más tarde, esa edificación se expandió a templo bajo la advocación de San Cristóbal, que finalmente pasó al control de los padres betlemitas, por lo que a la zona se le conoció como cerro de Belén. En la cara oeste se erigió otro templo, al cual se le asignó la advocación de la Virgen de Loreto, mientras que el templo originario pasó a dedicarse a la Virgen de Guadalupe.

Uso militar[editar]

En 1816, el intendente español Ciriaco del Llano ordenó construir murallas de piedra con revestimientos de cal en torno a los templos, con el objetivo de convertirlos en posiciones militares para prevenir ataques a Puebla de parte de grupos insurgentes. Las ermitas se utilizaron a partir de entonces como polvorines. En el caso de Loreto, debido al estado de la ermita, fue necesario reparar los muros, las rampas y el edificio central.[1] En Guadalupe se demolió la ermita y se hicieron repuestos subterráneos de una bóveda y un aljibe.

Entre los fuertes hay una separación de 928 metros en línea recta. No son de gran tamaño debido a las características el terreno. En el caso de Loreto, posee baluartes circulares y no tiene foso, mientras que Guadalupe tiene sólo dos pequeños baluartes y un rediente que cubría la entrada.

Las luchas por Puebla[editar]

Entre los fuertes existe una separación de 928 metros

Por su importancia estratégica, durante la intervención francesa los fuertes sirvieron como cuartel de operaciones del Ejército de Oriente y punto central de las batallas que se libraron en Puebla. Por su ubicación y las defensas que en su torno se concentraron, los fuertes representaron la "puerta" de México: si caían, la rendición de Puebla era inevitable y con ello se abría el paso franco hacia la Ciudad de México. Por eso las fuerzas francesas los atacaron en primer lugar durante la batalla del 5 de mayo de 1862, y al año siguiente, fortalecidos y con un contingente mucho más numeroso, los sometieron a un bombardeo inmisericorde hasta dejarlos convertidos en ruinas.

Sitios históricos[editar]

En 1930 los fuertes y la zona aledaña al cerro fueron declarados propiedad de la nación al servicio al pueblo, y en Loreto se construyó un Museo de Guerra. En 1962, con motivo del centenario de la batalla, el museo se amplió y se dotó de servicios al área del parque. Actualmente, en la Zona Histórica de los Fuertes se ubican también un Museo Regional del Instituto Nacional de Antropología e Historia, el Auditorio de la Reforma y la Casa Puebla. Además, a un costado se ubica el Centro de Exposiciones de Puebla y un monumento donde reposan los restos de Ignacio Zaragoza y su esposa Rafael Padilla.

Referencias[editar]

  1. . México Real (22/09/2011). Consultado el 4 de mayo de 2012.

Enlaces externos[editar]