Fuerte del Rey

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fuerte del Rey
Municipio de España
Escudo de Fuerte del Rey
Escudo
Fuerte del Rey
Fuerte del Rey
Ubicación de Fuerte del Rey en España.
Fuerte del Rey
Fuerte del Rey
Ubicación de Fuerte del Rey en la provincia de Jaén.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Andalucía.svg Andalucía
• Provincia Bandera de la provincia de Jaén.svg Jaén
• Comarca Metropolitana
• Partido judicial Jaén
Ubicación 37°52′28″N 3°53′04″O / 37.8745649, -3.884315Coordenadas: 37°52′28″N 3°53′04″O / 37.8745649, -3.884315
• Altitud 432 msnm
• Distancia 15 km a Jaén
Superficie 34,43 km²
Población 1410 hab. (2013)
• Densidad 40,95 hab./km²
Gentilicio fuerterreño, ña; parreño, ña
Código postal 23180
Pref. telefónico (+34) 953 37 XX XX
Alcalde (2011) José Luis Murillo Fernández (PSOE-A)
[editar datos en Wikidata]

Fuerte del Rey es un municipio español situado en la Comarca Metropolitana de Jaén de la provincia de Jaén, Andalucía, a 15 km al noroeste de la capital, Jaén. Está situado a 432 msnm y posee 34,43 km². Cuenta con 1.329 habitantes, 681 varones y 648 mujeres (según el padrón aprobado por el Ayuntamiento Pleno en su sesión de 26 de marzo de 2008 con referencia a 1 de enero de 2008).[cita requerida]

Geografía[editar]

Su término municipal tiene una extensión de 34,43 km². Limita por el oeste con el término de Torredelcampo, al sur con Jaén y parte del este. Por el norte y el resto del lado este limita con los municipios de Lahiguera, Villanueva de la Reina y Cazalilla. Su altitud es de 432 msnm siendo su gentilicio: fuerterreño.

Está atravesado por la carretera provincial A - 311 que une la ciudad de Jaén (distante a 15 km) con la de Andújar (a 27 km). Es uno de los pocos municipios de la provincia que solamente tiene un núcleo de población.

Pertenece al Área Metropolitana de Jaén que es una aglomeración urbana formada por 14 municipios de la provincia.

Población[editar]

La población de Fuerte del Rey, referida al padrón aprobado por el Ayuntamiento Pleno en su sesión de 26 de marzo de 2008 con referencia a 1 de enero de 2008, es de 1.329 habitantes de los cuales 681 son varones y 648 son mujeres.[cita requerida] En el censo correspondiente al 1 de enero de 2006 (Real Decreto 1358/2005, de 18 de noviembre), figuraban 1.267 habitantes de los que 639 eran varones y 628 mujeres. (Fuente: Instituto Nacional de Estadística).

De los diferentes censos de población habidos desde 1842 se desprende que los habitantes del municipio fueron creciendo hasta ser casi tres mil en 1950, momento en el que empezaron a decrecer de forma notable debido a la fuerte emigración producida llegando a perder casi las dos terceras partes de su población.

Historia[editar]

Fuerte del Rey carece de hitos históricos importantes. Primero fue el poblado neolítico de la Venta de Martos, después fueron los sitios de la Edad del Cobre del Tarjoletar, los Pollos o Las Zorreras y el grupo de mesetas que configuran las Atalayuelas, los lugares más antiguos ocupados en esta zona, pero de ellos es el último de los casos citados el que resume y capitaliza la historia más antigua de estas tierras. Según algunos yacimientos arqueológicos encontrados, fundamentalmente en este lugar, los iberos tuvieron cierta presencia en aquí. Una pieza singular que recibe el nombre de "Danza Bastetana" depositada actualmente en el Museo Provincial de Jaén es la prueba evidente de la presencia ibérica en la zona que también puede atestiguarse por los estudios que realizados en los últimos años. También en el Cerro Morrón y en el Cerro del Águila se han podido encontrar vestigios de pobladores romanos.

En la época árabe debió de existir en este lugar un pequeño poblamiento perteneciente a la cora de Jaén, si bien carece de importancia y no consta documentalmente. En el periodo de la Reconquista fue una aldea integrada en los territorios del Realengo, bajo la jurisdicción del Concejo de Jaén. En el centro de la población se construyó un fuerte torreón que posteriormente se amuralló según indica en su libro de 1654 Martín de Ximena Jurado. Su misión era solamente defensiva y vestigios de ese torreón quedaron en pie hasta los años de la Segunda República en que fue destruido totalmente para acometer con sus piedras la construcción del edificio del Ayuntamiento. El Condestable Miguel Lucas de Iranzo solía pernoctar en esta fortaleza en sus viajes hasta Andújar constando la celebración de varias fiestas con motivo de su presencia en esta aldea. Al paso de tan ilustre personaje por este lugar se hace alusión en la novela “En busca del unicornio” con la que Juan Eslava Galán, que tiene vínculos familiares con el pueblo, ganó el premio Planeta en 1987.

La torre del pueblo se construyó, como otras que hay por la zona, para proteger a la población campesina que vivía dispersa en sus proximidades en caso de peligro ya que fue durante muchos años tierra de frontera entre musulmanes y cristianos. Además de ello, estas construcciones tenían la función de controlar el acceso a Jaén por lo que se enclavaban donde se permitiera la comunicación visual entre sí: Torre de la Muña, Torre Olvidada, Torre de Fuente Tétar o los castillos del Término y del Berrueco. Aunque perteneciente al municipio de Torredelcampo, a menos de 5 km está el castillo del Berrueco que precisa de una restauración.

No obstante, antiguamente aparecía el lugar con el nombre de Fuente del Rey debido, probablemente y según algunas de las versiones, a existir en su término una importante fuente propiedad del Concejo de Jaén, que era de realengo por pertenecer al Rey, y que se identifica con la de Regomello que todavía existe hoy en las afueras de la localidad.

El nombre actual de Fuerte del Rey aparece por primera vez en los albores del siglo XIX que es cuando consigue su independencia como municipio. Aunque no hay constancia documental de ello, la fecha más probable es el 10 de junio de 1804 que es cuando también se segrega de la capital la pedanía vecina de Torredelcampo por Real Cédula firmada por Carlos IV en Aranjuez. A partir de esa época en las actas municipales aparece como Ayuntamiento propio. Como se ha dicho, hasta esta fecha, Fuerte del Rey perteneció al Concejo de Jaén a excepción de tres años, a finales de1 siglo XVIII, en que éste lugar fue comprado por un vecino de Torredelcampo debido a la necesidad de la Corona de vender algunas de sus posesiones.

Sin embargo, el esplendor del pueblo y la construcción de su casco urbana tal v como hoy se le conoce básicamente se debe a la segunda mitad del siglo XIX que es cuando el pueblo va adquiriendo cierta unidad urbanística gracias a los desvelos de una de las más importantes corporaciones municipales que estuvo presidida por el alcalde Juan Colmenero. Fue entonces cuando se adecentaron las fuentes públicas, se adoquinaron las calles v se construyeron abrevaderos para los animales. Con la construcción de casas por quienes habitaban en los cortijos, al amparo de las facilidades que ofreció el Ayuntamiento al vender terrenos de propios del caudal municipal, el pueblo se extendió con nuevas calles como las de Silera, Palomares, Tercia, Pilas, Llana, Nueva, El Pilar y Grajas que se unían a las únicas existentes en los siglos anteriores.

Las clases más pudientes construyeron sus viviendas fundamentalmente en las calles Nueva y Llana, mientras que el resto lo hizo en las demás existiendo algunas casas en las que, a veces, se hacinaban varias familias. La mala construcción de estos edificios provocó que en la riada que se produjo en la calle del Pilar en 1856 se derrumbaran muchos de los recién construidos. Además, hubo que lamentar dos víctimas mortales en dicha riada.

La primera parte del siglo XX fueron años buenos. Como se ha visto, el número de habitantes de Fuerte del Rey no cesó de crecer por lo que había que continuar construyendo. En 1910, el Ayuntamiento aprobó una gran cantidad de obras. Fue entonces cuando surgió la calle Egido Alto, Egido Bajo, Molino Alto, Molino Bajo, Cantarranas, Prado y el Camino de las Gabias. Poco a poco el pueblo se fue extendiendo gracias a la buena situación económica del Ayuntamiento en ese momento. Se realizó un empedrado general de adoquines, se hizo una primera red de saneamiento que vertía sus aguas en el Arroyo de Cantarranas, así como una primera fase de alumbrado público en las calles. La carretera de Jaén se alquitranó en 1925. En 1931 se construyó el nuevo y actual cementerio. Por los años 20 se instaló el cuartel de la Guardia Civil y una farmacia por oposición pasándose de dos escuelas a cuatro.

Su templo parroquial está dedicado a Nuestra señora de la Natividad y su construcción es de finales del siglo XVIII siendo Obispo Fray Benito Marín quien también construyó la espadaña de su campanario. Este templo sustituyó a la pequeña ermita que había adosada a la vieja muralla que daba a la plaza de armas de la fortaleza. Su interior carece de valor artístico.

Entre los personajes ilustres del pueblo figuran: D. Juan Manuel de Bonilla y Olivares, fundador del Monte de Piedad de Jaén y D. Martín de Ascargorta, Obispo que fuera de Granada tras haber sido párroco también en este pueblo.

El escudo de Fuerte del Rey muestra a un águila bicéfala coronada. Al pie existe un pequeño torreón con un león encaramado.

La mayoría de los datos históricos anteriormente expuestos derivan de los trabajos de investigación realizados por D. Juan Rubio Fernández, sacerdote y periodista natural de Fuerte del Rey y actual cronista oficial de este municipio.

Fiestas y costumbres[editar]

Desde 1883 los festejos patronales en honor de la Virgen del Rosario se celebraban el 7 de octubre que es el día de su onomástica. Sin embargo, como en esa fecha ya habían acabado sus vacaciones los estudiantes y quienes habían emigrado y como algunos años también se deslucían por las lluvias, las fiestas se pasaron al tercer fin de semana del mes de agosto. El domingo se procesiona a la imagen de la Virgen; desfile que destaca por las salves (motetes de primero de siglo compuestos por Francisco de Paula Agüera) que se cantan a la advocación mariana durante las dos horas que dura la procesión. Antiguamente existía la costumbre de que la banda de música fuese tocando las salves a petición de los vecinos que pagasen la cantidad estipulada. Bien porque habían promesas de por medio o por el amor a la Virgen o porque se quería demostrar la riqueza, en ocasiones algunos vecinos encargaban que los músicos tocasen frente a sus casas un gran número de salves lo que provocaba que la procesión se hiciese interminable y que los músicos acabasen agotados.

También se ha venido celebrando la festividad de San Antón (17 de enero) con el encendido de hogueras, hechas con el ramón, las támaras y los troncos de los olivos ya podados, alrededor de las que se juega a la rueda saltándose cuando disminuyen las llamas.

En la Semana Santa se desarrollan varias procesiones destacando la del Domingo de Resurrección por las reverencias que son unos saludos que se intercambian las imágenes de la Virgen y el Cristo Resucitado hasta acabar con un beso que es muy aplaudido por los asistentes.

Existe la cofradía de la Virgen de la Cabeza (con ermita propia en el cerro de la Horca) que el último domingo de abril de cada año acude en romería al Santuario ubicado en sierra de Andújar. Es una curiosa costumbre el revoloteo de unas grandes banderas al son de tambores en la plaza del pueblo.

Otra costumbre típica es el "Arremate". El nombre deriva del sinónimo de "terminar"= "rematar". Es una celebración con motivo del final de la recolección de la aceituna de cada cuadrilla contratada por el mismo patrón. El dueño del olivar invita a los aceituneros que han trabajado en la recolección de sus olivos y a sus familiares a una comida colectiva en el campo durante la que se canta coplas y se realizan algunos bailes típicos.

En su gastronomía el aceite de oliva virgen extra del lugar es el ingrediente fundamental de muchos de sus platos típicos como el ajoblanco, el hoyo (pan y aceite) o los picatostes con vino. También se pueden citar las migas cortijeras, el salpicón y los embutidos de la matanza del cerdo.

Economía[editar]

Fuerte del Rey es un municipio eminentemente agrícola con una gran extensión de su territorio plantada de olivos que ha venido incrementándose en los últimos años en detrimento de los terrenos dedicados a los cereales debido a los bajos precios que éstos han tenido. El regadío tiene muy poca extensión (unas 100 ha) ya que por su término no discurre ningún curso de agua permanente ni hay acuíferos que se puedan explotar. No obstante, la comunidad de regantes, integrada por agricultores de 5 municipios colindantes ha conseguido que se le apruebe un proyecto de ampliación de la superficie regable para 4.000 ha, parte de las cuales se radicarán en el término de Fuerte del Rey.

El agua potable para la población se trae desde muchos kilómetros, del Consorcio de Aguas formado por el pantano de Quiebrajano y el río Víboras que también abastece a otros 23 núcleos de población entre los que se incluye Jaén capital, afectando a unos 200.000 habitantes. Se espera que la puesta en funcionamiento del embalse sobre el río Víboras, en el municipio de Martos, dé solución a gran parte de los problemas de abastecimiento que sufre Fuerte del Rey en especial durante los veranos y ciclos de sequía.

La construcción está experimentando un gran incremento en los últimos años siendo uno de los cinco municipios de la provincia que prevén duplicar su censo de viviendas aprovechando la revisión de sus planes de ordenación urbana. Hasta ahora, sólo cuatro de los 97 municipios de Jaén han completado la adaptación de sus planeamientos la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía. En Fuerte del Rey está previsto que en el próximo quinquenio se pueda duplicar su actual parque de viviendas, cifrado en unas 500, ya que, en las cinco unidades de ejecución previstas en el nuevo plan urbano, se contempla la ampliación del casco urbano y favorecer la construcción, por la iniciativa privada, de viviendas a mitad de precio que en la capital jiennense.

Las industrias de transformados metálicos, aperos agrícolas y maquinaria auxiliar oleícola también tienen cierta importancia a nivel local por el empleo que generan.

La caza menor es abundante, en especial la del conejo, la liebre y la perdiz, aunque últimamente hay menos debido al aumento de los cazadores, las enfermedades, el cambio de cultivo de cereal a olivar y la desaparición de terrenos baldíos.

La escuela taller ha restaurado una fábrica de harinas que data de 1930. Tiene la particularidad de funcionar por la fuerza que transmiten las poleas conectadas a un solo motor eléctrico situado en el sótano. Gran parte de la maquinaria y las tuberías están recubiertas de madera. Su singularidad se basa en que dejó de funcionar en los años sesenta y no se ha "modernizado" su estructura, por lo que es un buen exponente de la forma de trabajo de esa época. En la zona de almacenes está previsto construir un museo con instrumentos de labranza.

Enlaces externos[editar]