Fuente de Castalia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Coordenadas: 38°28′59″N 22°30′20″E / 38.4830555556, 22.5055555556

La fuente arcaica.
La fuente romana.

La fuente de Castalia era el manantial que emitía los vapores alucinógenos que provocaban al oráculo de Delfos los sueños y visiones que le permitían predecir el futuro. Esto es lo que cuenta una de las muchas leyendas, aunque en otras se afirma que nunca gozó de tales vapores alucinógenos sino de aguas puras y cristalinas.

Estaba situada en el monte Parnaso, de cuyas rocas brotaban varios manantiales que formaban distintas fuentes. Una de las fuentes más conocidas desde muy antiguo era la de Castalia, que estaba rodeada de un bosquecillo de laureles consagrados a Apolo. La leyenda y la mitología cuentan que en el monte Parnaso y cerca de esta fuente se reunían algunas divinidades, diosas menores del canto y la poesía, llamadas musas, junto con las ninfas del agua fresca, llamadas náyades. En estas reuniones Apolo tocaba la lira y las divinidades cantaban. Se decía que el agua que manaba era «agua parlante» capaz de dar un oráculo. Al principio funcionó como tal hasta los tiempos en que se construyó el Templo de Apolo en el lugar que hoy conocemos como Delfos. Pero esta fuente continuó siendo famosa y sagrada y a ella acudían muchas gentes a purificarse.

En el siglo I a. C. se hizo la talla de una fuente rupestre en la pared de la garganta Castalia, justo donde se encontraba el manantial sagrado. En 1881 empezaron a hacerse las excavaciones de manera sistemática en el emplazamiento de Delfos. Algunos monumentos fueron restaurados, entre los que se encontró esta fuente que en la actualidad es muy visitada por los viajeros.

La fuente de Castalia, situada en el barranco de los Fedríades en Delfos, es donde se detenían a lavar su pelo todos los viajeros que llegaban a Delfos, los participantes en los Juegos Píticos y especialmente los que venían a consultar el oráculo. Se conservan dos fuentes alimentadas por el manantial sagrado. La arcaica (principios del siglo VI a. C.) tiene un pilón forrado de mármol rodeado de bancos. Hay también una fuente helenística o romana con hornacinas cavadas en la roca para recibir los regalos votivos.

La fuente de Castalia es anterior a todos los mitos délficos: el primitivo guardián de la fuente fue la serpiente o dragón Pitón, al que mató Cadmo aplastándole la cabeza con una roca,[1] por lo que fue condenado a servir siete años como esclavo.

La fuente de Castalia se convirtió en un pozo de inspiración, en parte por ser confundida con la fuente de las Piérides.

Curiosidades[editar]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Graves, Robert; Graves, Lucia (2007). Los mitos griegos. Barcelona: Ariel. p. 67. 

Enlaces externos[editar]