Fruta del pan

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Hojas y fruto del árbol del pan.

Fruta del pan (Artocarpus Communis, Artocarpus Incisa) es el fruto tropical que se obtiene del árbol del pan. Tiene ese nombre, debido a que su pulpa tiene un aspecto similar al del pan.

Origen[editar]

Proviene de las islas del Pacífico y del sudeste asiático, específicamente en los países de Indonesia y Nueva Guinea, según literatura especializada. El árbol del pan ya aparece en la prehistoria en su forma de cultivo silvestre en Polinesia, desde donde fue importado por viajeros al continente europeo.

Descripción[editar]

La fruta del pan tiene una forma redonda u ovalada, dependiendo de la especie, y por lo general son de gran tamaño en comparación a otras frutas, ya que puede llegar a tener 30 centímetros de diámetro y un peso de entre 2 a 4 kilogramos. Su corteza es de color verde, y su textura es gruesa y rugosa, aunque puede variar a un color amarillo a medida que avanza su madurez.

En su interior posee una pulpa comestible, de sabor dulce, y su aroma es penetrante. Puede tener o no semillas, existiendo variedades que tienen más de 60 semillas, de tamaño similar a las castañas.

Propiedades nutricionales[editar]

Debido a su alta cantidad de agua e hidratos de carbono (en forma de almidón), además de las proteínas y lípidos que, aunque menos que las anteriores, se presentan en cantidades superiores a otros frutos, se considera una de las frutas carnosas más energéticas.

Posee minerales como potasio, calcio, fósforo y hierro, y vitaminas como la C, la más abundante, y en menor medida las A, B, B1, B2 y B3.

Propiedad Cantidad
Energía (kcal) 94,00
Proteínas (g) 1,47
Grasa (g) 0,30
Hidratos de carbono (g) 24,01
Colesterol (mg) 0,00
Fibra (g) 1,60

Consumo[editar]

Los frutos que no hayan madurado, caracterizados por su color verde, pueden prepararse cocidos, asados o tostados, mientras que los ya maduros pueden cortarse en rodajas y comerse crudos. Sin embargo, los frutos maduros pueden resultar insípidos, por lo que muchas veces son consumidos verdes.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  • Karlos Arguiñano, Frutas. Guía de alimentación y nutrición:Editorial DEBATE, S.A. y ASEGARCE, S.A. Barcelona 2000, páginas 69-70-71. ISBN: 84-8306-371-9 (O.C.)