Frijoles refritos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Frijoles refritos.

Los frijoles refritos son una guarnición típica mexicana en la que se cuecen frijoles en una olla y posteriormente se muelen mientras se fríen en aceite o manteca. Los frijoles refritos tienen una consistencia densa y se sirven como guarnición de platillos populares acompañados con totopos o tortillas. Los frijoles refritos son ingrediente esencial de tacos, tostadas, tlacoyos, molletes, sopes y huaraches.

Ingredientes[editar]

Elaboración[editar]

Su preparación es sencilla: en una cacerola se pone a calentar aceite de maíz, girasol, cartamo, canola o manteca, se agregan poco a poco los frijoles ya cocidos, trozos de cebolla, dientes de ajo y la margarina y se va machacando hasta que adquieran una consistencia similar a la de un puré, se debe tener cuidado de no dejarlos mucho tiempo, ya que esto puede provocar que los frijoles se resequen. Se le puede agregar algún tipo de picante, granos de maíz, chorizo o queso. Dependiendo de la región puede ser queso Cotija, Adobera, Manchego, Oaxaca, Chihuahua, etc.

Originalmente el término refrito se refiere a que algo se frió por primera vez, luego se guardó (en conserva o en refrigeración) y posteriormente se vuelve a seguir el procedimiento mencionado en el párrafo anterior (por ende el prefijo "re-" implica freír 2 veces). En el caso de los frijoles fritos, tienen un sabor menos graso y con una consistencia más acuosa (o pastosa, menor viscosidad) que los refritos (más grasos y de consistencia más seca o semi-pastosa, mayor viscosidad) y eso le da una peculiaridad especial respecto a sabor.