Frans van Mieris el Viejo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Frans van Mieris: Retrato de una dama.

Frans van Mieris el Viejo (Frans Mieris de Oudere, en neerlandés) (Leiden, 16 de abril de 1635 - Leiden, 12 de marzo de 1681) fue un pintor neerlandés de la época barroca.

Biografía[editar]

Nació en una familia de pintores y de orfebres. Era hijo de Jan Bastiaans van Mieris, un orfebre, tallista de rubíes y diamantes en Leiden. Su padre deseaba formarle para que siguiera en el mismo negocio, pero Frans prefirió la pintura. Mieris fue influido por numerosos maestros, notablemente por Jacobus Houbraken y Abraham van Toorenvliet, pero la influencia más determinante será la de Gerard Dou.

En el taller de su padre, van Mieris se familiarizó con los estilos y las ropas de la gente distinguida. Su ojo quedó fascinado por el brillo de las joyas y el cristal tallado; y, aunque pronto abandonó su aprendizaje con Toorenvliet, siguiendo a Dou y a Abraham van den Tempel, adquirió un estilo que tenía más del acabado exquisito de la escuela holandesa que el aliento de los discípulos de Rembrandt.

Frans Mieris fue amigo de Jan Steen.

Ya en vida, Mieris gozó de considerable notoriedad, superando las fronteras; obtuvo la protección del archiduque Leopoldo, el elector palatino y de Cosme III de Médicis, gran duque de Toscana. Su taller era amplio y lucrativo, pero perdió su fortuna en borracheras y administró mal sus finanzas.

Se casó en 1657 en Leyden con Curera van der Cock. Sus hijos, Jan y Willem, así como el hijo de este último, Frans, fueron todos pintores de talento, pero nunca llegaron a alcanzar el nivel o el renombre de su padre y abuelo.

Frans van Mieris el Viejo fue enterrado en la iglesia de San Pedro de Leiden. Cuando murió, sus clientes naturalmente acudieron a su hijo Willem, quien a su vez legó el taller a su hijo Frans. Pero ni Willem ni Frans el Joven igualaron a Frans el Viejo.

Obra[editar]

A menudo escogió tablas de pequeño tamaño, 30 x 40 cm, y si se relaciona su nombre con un cuadro de tamaño mayor probablemente se trate de una obra de su hijo, Willem o de otro imitador. A diferencia de Dou cuando dejó a Rembrandt por primera vez, o Jan Steen cuando comenzó una carrera independiente, Mieris nunca se atrevió a dibujar figuras a tamaño natural. Se le clasifica, junto a él y con Gabriël Metsu dentro de los fijnschilders neerlandeses, esto es, pintores en los que la precisión es tal que las pinceladas se hacen invisibles a simple vista. La forma en que representa las telas, la seda en particular, es, en este punto, notable. El aspecto final es de brillantes y un bruñido metálico.

El soldado y la doncella, h. 1670, tabla, 43 × 33 cm, Mauritshuis, La Haya.

Mieris pintó muchos cuadros sobre la vida de la aristocracia y la cotidiana de los trabajadores. Los temas que mejor trataban eran aquellos en los que ilustraba las costumbres de las clases pudientes; pero a veces tenía éxito también en los incidentes cotidianos y en el retrato, y no infrecuentemente se atrevía con las alegorías. Pintó repetidamente la falta de satén que Ter Borch puso de moda, y a menudo rivalizó con él en la representación fiel de los tejidos ricos y coloridos. Pero quedaba por debajo de Ter Borch y Metsu, porque carecía de su delicada percepción de la armonía o su encantados suavidad de toque, y era inferior a Gerard Dou, porque era duro, y no tenía su sentimiento por el efecto del claroscuro, que a veces representa el marco de una ventana animada con verdura, y ornamentada con bajorrelieves dentro de los cuales se ven figuras hasta la cintura, su modelo es verdaderamente Dou. Si hay que buscar diferencias entre sus obras de juventud y las de madurez, es que las primeras eran más claras y con más delicadas carnaciones, mientras que las segundas fueron a menudo más oscuras y más lívidas en las sombras.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]