Francotirador

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Un equipo formado por un francotirador y un observador de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

La definición tradicional de un francotirador o sniper es la de un soldado de infantería experto en tareas de camuflaje y tirador de élite, que dispara con arma (normalmente un fusil), a grandes distancias y desde un lugar oculto, a objetivos seleccionados. Típica e idealmente, un francotirador hábil se acerca al enemigo (que desconoce su presencia), utiliza una o dos balas por cada blanco y se retira sin ser visto.

Etimología[editar]

El origen del término español se sitúa en la Guerra Franco-prusiana de 1870-1871, pero el término es más antiguo, p.ej. es usado en la guerra entre Dinamarca y Suecia de 1563-70; las palabras en los idiomas danés y sueco son friskytte/friskytt o snaphane/snaphan. Las mejoras técnicas habían permitido al ejército francés dotarse de fusiles de largo alcance, ideales para abatir enemigos desde posiciones lejanas. Los soldados prusianos los llamaban franc-tireurs, esto es, "tiradores francos" [cita requerida]. Se dice que esta situación fue la que llevó a los soldados alemanes a cometer crímenes contra la población civil, especialmente en Bélgica, durante la Primera Guerra Mundial, pues aún tenían el recuerdo de las bajas producidas por estos tiradores durante el conflicto anterior.

Por otro lado, el muy conocido término sniper proviene de la antigua Escocia e Inglaterra, donde los cazadores intentaban dar caza a la agachadiza (snipe, en inglés), un ave rápida, ágil y que se movía peculiarmente volando en zig-zag. De ahí que los cazadores más hábiles y que poseían un mejor manejo del fusil fueran llamados sniper, reconociéndoles así la difícil labor de cazar a esta escurridiza ave.[1]

En las últimas décadas, el término francotirador ha sido utilizado libremente, especialmente por los medios de comunicación en relación a los tiradores de precisión de la policía, los responsables de asesinatos, a aquellos que disparan a distancias largas y para cualquier criminal que esté equipado con un fusil en un contexto civil.

Estos nuevos significados han dado a la palabra francotirador connotaciones peyorativas. También explica el incremento del uso de términos alternativos, especialmente para francotiradores de la policía, como tirador de precisión, tirador de élite, tirador táctico, etc.

Historia[editar]

Guerras Napoleónicas[editar]

En Francia los francotiradores (franc-tireurs) eran ya conocidos en 1792, cuando al ser invadido el país, la Asamblea Nacional hizo una convocatoria general pidiendo voluntarios a los Departamentos. Se pudieron organizar en los Vosgos 15 batallones de tropas ligeras con la misión de atacar a los grupos de exploración y convoyes, y hostigar a los campamentos enemigos; poseían una completa libertad de acción y operaban en terreno quebrado y montañoso.

También los ingleses recurrieron a este tipo de fuerzas durante el siglo XVIII, armados con fusiles Baker. Y actuaron contra los franceses en España y luego en la Batalla de Waterloo.

Guerra de Secesión americana[editar]

Fue en la Guerra de Secesión estadounidense, en la segunda mitad del siglo XIX, donde el francotirador experimentó un gran desarrollo gracias a los fusiles “Kentucky”.

Campañas en Marruecos[editar]

La palabra "Paco" comenzó a emplearse en los primeros meses del año 1909 para designar a los tiradores rifeños que, situados en excelentes puestos de observación, disparaban con gran puntería sobre las tropas españolas. Su actuación se extendió a todas las campañas del Norte de África y generalmente consistía en hostigar a los convoyes y destacamentos.

Primera Guerra Mundial[editar]

La guerra de trincheras, con las líneas de defensa situadas dentro del alcance eficaz del fusil, es muy adecuada para el paqueo. Así lo entendieron ambos bandos, destacando a sus mejores tiradores en posiciones cuidadosamente elegidas, para hacer fuego principalmente de hostigamiento y mientras tanto vigilaban el terreno con prismáticos. Al fuego de los "pacos" se contestó con el de los contrapacos, tiradores también escogidos y apostados que disparaban sobre el fogonazo del paco.

Durante esta contienda, el ejército del Kaiser hizo ya un abundante uso de fusiles dotados de mira telescópica. Sin embargo, a los reglamentarios Gewehr-98 habrían de sumarse multitud de fusiles de caza con mira telescópica que fueron requisados por la premura de su empleo y la necesidad de la guerra. Muchas de estas armas no fueron empleadas por francotiradores propiamente dichos, sino por expertos que desde su trinchera hostigaban a la de enfrente para “impedir el aburrimiento” entre la tropa enemiga y abatiendo a cualquier enemigo que asomara la cabeza. Se diseñaron medidas y contramedidas frente a aquellos mortales y desmoralizadores disparos: escudos de acero sujetos al casco del francotirador con la misión de proteger su rostro, maniquíes con el fin de engañar al enemigo y que descubrieran su posición, etc.

Los fusiles con mira telescópica se emplearon por todos los bandos, siendo los alemanes quienes destacaron en variedad, calidad y cantidad de material, pues ya su industria óptica era de las mejores del mundo.

Segunda Guerra Mundial[editar]

A lo largo de esta confrontación, los francotiradores tuvieron un gran desarrollo, tanto por la profusión de su empleo como por la especialización de sus fusiles, equipos y técnicas.

  • Los británicos utilizaron para este cometido fusiles de alta precisión Lee-Enfield y P14 con miras telescópicas Aldis.
  • Los alemanes y los soviéticos emplearon francotiradores, especialmente en el combate en ciudades. El ejército alemán creó una insignia para los mismos (la insignia del águila) con distintivos de honor al que hubiera abatido a 20, 40 o 60 enemigos. Vasili Zaitsev, cazador siberiano, recibió la Orden de Lenin y fue declarado “Héroe de la Unión Soviética”. Se le atribuye haber causado él solo más de 200 bajas. Actualmente se ha llevado su vida al cine en la película “Enemigo a las puertas”.
  • Simo Häyhä, de origen finlandés, fue el francotirador más letal de la Segunda Guerra Mundial, consiguiendo abatir a unos 505 enemigos (542 según fuentes extraoficiales).

Tras derogar el Tratado de Versalles, después de la llegada al poder del Partido Nazi, Alemania inició a partir de 1935 un espectacular rearme que trajo consigo el restablecimiento del servicio militar. Justo en ese año se hizo reglamentaria una nueva arma básica que ellos denominaban carabina y que aquí llamaríamos mosquetón, el Kar 98k (K de kurz, corto en alemán). Este despertar de la nueva Alemania también incluía a la juventud, pues era iniciada en el tiro, bien con armas de aire comprimido o de calibre .22, consiguiendo un número muy elevado de tiradores selectos. A la par de la industria armamentística, la industria óptica desarrollaba fenomenales miras: principalmente Carl Zeiss en Alemania y Kahles en Austria, que ya producían miras para fines deportivos con anterioridad, se unieron al esfuerzo de guerra del Reich.

La respuesta soviética no se hizo esperar. Alemania inició la guerra con multitud de buenos tiradores, pero que no eran más que simples coleccionistas de dieces en las dianas. No eran auténticos francotiradores. Ante la invasión relámpago, la Unión Soviética tuvo que improvisar progresivamente la respuesta: comenzando por combates y replegándose sobre el terreno propio, para pasar a constituir un numerosísimo contingente bien instruido y siendo muy eficaz en sus operaciones, estableciendo los equipos de “binomios” que se complementaban en todo momento. Los soviéticos emplearon el fusil reglamentario de su infantería, el Mosin-Nagant para dotarlo de miras ópticas (PU de 3,5 aumentos, que si bien cumplían con su cometido, resultaban de una calidad muy inferior a las Zeiss y Kahles del Ejército Alemán). De calibre 7,62 mm, este fusil de cerrojo, algo incómodo y largo, era perfectamente comparable en potencia y precisión al Kar 98k. También se utilizó el Samorzaryadnaya Vintonvka Tokarev 40 (fusil semiautomático Tokarev-SVT), aunque su precisión no era como la de un fusil de cerrojo, tenía mayor cadencia de tiro y doble capacidad de munición.

Los francotiradores japoneses consiguieron detener el ataque de una compañía estadounidense, hasta que la artillería arrasó la zona y contó con el apoyo de carros de combate utilizados como escudos (atolón de Kwajalein, en enero-febrero de 1944).

Revolución Cubana[editar]

La guerrilla de Fidel Castro, en sus enfrentamientos con las columnas regulares, tuvo durante mucho tiempo un solo objetivo: matar al primer hombre en punta de vanguardia. Al cabo del tiempo, la desmoralización paralizó al Ejército, proliferando los consejos de guerra y las ejecuciones contra quienes se negaban a marchar primeros.

Guerra de Vietnam[editar]

Este recurso fue empleado por las fuerzas regulares norvietnamitas. En un caso, un solo francotirador vietnamita logró infiltrarse dentro de la zona de aterrizaje de un grupo de Caballería estadounidense helitransportado y con un certero disparo, abatió al jefe de un escuadrón, introduciendo la inseguridad incluso dentro del perímetro defensivo. El francotirador no fue descubierto (combate del Valle Drang, noviembre de 1965).

Los estadounidenses también utilizaron francotiradores para hostigamiento. Carlos Hathcock fue sin duda el de mayor prestigio, con 93 muertes confirmadas por el U.S.M.C., alguna de ellas a más de 800 m de distancia y una a más de 2000 metros. Se considera a Carlos Hathcock el precursor en la utilización de fusiles calibre .50 BMG como arma francotirador, modificando una ametralladora Browning M2, a la que adosó una mira telescópica, lo que le permitió, hacer blancos a más de 2000 metros, que no eran posibles con el uso de municiones .308 utilizadas. [2]

La invasión de Granada[editar]

La actuación de los francotiradores del regimiento de Rangers fue directamente responsable de reducir la voluntad de lucha de los defensores.

Guerra de las Malvinas[editar]

Hubo casos de soldados que, al igual que lo que había ocurrido en las filas alemanas durante la Primera Guerra Mundial, llevaron al frente sus fusiles de caza. Francotiradores argentinos hicieron fuego preciso de día y de noche con sus aparatos de visión nocturna. La actuación de un solo francotirador argentino detuvo, durante horas, el ataque de una compañía paracaidista británica. . Además los ingleses utilizaron misiles antitanque Milan como contrapaqueo, con la ventaja de destruirlos aunque estuviesen en posiciones fortificadas.

Guerra de Afganistán[editar]

Guerrilleros afganos, armados con fusiles de alta precisión británicos Lee-Enfield, hostigaron a los soviéticos a distancias superiores a 800 m, siendo contestados por los tiradores selectos de las compañías de fusileros con fusiles Dragunov SVD y SVP.

Guerra del Golfo Pérsico[editar]

Los Marines de los EE.UU. emplearon en la Operación Tormenta del Desierto francotiradores con fusiles Barrett de calibre .50 (12,7 mm), consiguiendo destruir vehículos blindados de mando y de reconocimiento iraquíes, a una distancia de 1600 m. Igualmente desplegaron unos 600 fusiles Remington M24, de 7,62 mm, con buenos resultados confirmados a una distancia de 1200 m.

Conflicto en Chechenia[editar]

Batalla de Grozni. El Ejército checheno empleó francotiradores en tareas de interdicción sobre los accesos al aeropuerto y la capital y para el combate callejero. Uno de los procedimientos de infiltración consistía en dejarse rebasar en los repliegues de las unidades rusas para atacarlas a continuación. Los chechenos hicieron objetivo preferente de sus francotiradores a los oficiales rusos.

Francotiradores militares[editar]

Los países tienen distintas doctrinas militares con respecto a los francotiradores en unidades militares, escenarios y tácticas. Generalmente, la meta de un francotirador en guerra es reducir la capacidad de lucha del enemigo abatiendo un número pequeño de blancos importantes, como son los oficiales.

Las doctrinas militares soviéticas y derivadas incluyen pelotones de francotiradores que suelen ser denominados "tiradores de élite" o "infantería asignada". Esto es porque su habilidad se perdió entre las tropas ordinarias cuando empezaron a utilizarse los fusiles de asalto.

Los francotiradores del Reino Unido, Estados Unidos y doctrinas derivadas tienen desplegados a equipos de dos hombres, que consisten en un francotirador y un observador. Ambos tienen diferentes funciones y, por lo tanto, su asignación corresponde a sus habilidades, pero es una práctica común que se intercambien los papeles para evitar la fatiga ocular.

Las misiones típicas incluyen reconocimiento, vigilancia, tareas contra francotiradores enemigos, eliminar comandantes enemigos, seleccionar objetivos de oportunidad e incluso eliminar equipo militar, lo que requiere el uso de fusiles de grandes calibres, como el .50 BMG y el .338 Lapua Magnum. Recientemente se ha demostrado que los francotiradores son útiles en las fuerzas estadounidenses y británicas en la guerra de Iraq como fuego de apoyo para cubrir el movimiento de tropas, especialmente en zonas urbanas.

En las Guerras Yugoslavas y en el sitio de Beirut, el término "francotirador" hacía referencia a soldados que aterrorizaban a civiles. Durante el sitio de Sarajevo, la calle principal de la ciudad se conoció como la Avenida de los Francotiradores, donde éstos hirieron a 1030 personas y mataron a 225 personas.[1]

Francotiradores policiales[editar]

Las fuerzas policiales suelen desplegar francotiradores en escenarios con rehenes. Estos francotiradores están entrenados para actuar como último recurso, cuando hay una amenaza directa a la vida. Los francotiradores de la policía actúan generalmente en distancias más cortas que los francotiradores militares, normalmente menos de 100 m, y en ocasiones menos de 50 m. Los francotiradores policiales no suelen intentar disparar para incapacitar, sino que disparan a matar, aunque ha habido algunas excepciones notables con éxito variable.

Otras utilizaciones para los francotiradores de la policía son menos comunes y más polémicas. En un incidente, un francotirador SWAT previno un suicidio potencial disparando al revólver de la mano del blanco. A pesar del éxito, las grabaciones en video revelaron que el blanco apenas podía evitar el daño grave debido a la metralla.

Las pruebas subsecuentes de disparos contra pistolas, fusiles y cuchillos han dado lugar a explosiones potencialmente peligrosas o casi nunca han inhabilitado algunas armas del todo. Varios intentos posteriores, efectuados por otras fuerzas policiales, de desarmar con francotiradores han dado lugar a menudo a la muerte o lesiones permanentes severas del blanco. Además, disparar una bala en la dirección del blanco es considerado fuerza mortal en muchas jurisdicciones, y el uso de fuerza mortal para evitar una víctima de suicidio es considerado ilegal en muchos lugares.

La consistencia del francotirador[editar]

Visión a través de la mira telescópica de un fusil de francotirador.

La clave del francotirador es la consistencia, que se aplica tanto al arma como a la persona. Mientras que la consistencia no asegura necesariamente la exactitud (que requiere entrenamiento), el disparo del francotirador no puede ser preciso sin la consistencia.

Aunque siempre hay un grado de aleatoriedad debido a la física de las balas y las explosiones, un rifle de precisión debe limitar este efecto. Cuando se dispara desde una posición fija, todos los disparos deben estar extremadamente cercanos, incluso a distancias largas. Igualmente, un francotirador debe tener la capacidad de estimar el alcance, el viento, la elevación y cualquier otro factor importante que pueda alterar el disparo. Los errores en la estimación pueden reducir la letalidad del disparo o incluso fallar completamente.

Los francotiradores generalmente prefieren calibrar sus armas a la distancia del blanco, aunque esto también se puede hacer en el lugar. Esto es donde el francotirador calibra su fusil con su mira telescópica a una distancia en particular para que pueda disparar con fiabilidad de alcanzar a su blanco. Un fusil debe mantener su calibraje en el campo, o ser recalibrado antes del siguiente objetivo. Una vez calibrado, el rifle puede ser ajustado a otras distancias para otras estimaciones dependiendo del viento, los cálculos y las características de la mira telescópica.

La necesidad militar de la consistencia es la más alta cuando el francotirador está disparando contra un enemigo que no se ha percatado de la presencia de éste. En este punto, los blancos prioritarios, tales como francotiradores enemigos, oficiales y equipo crítico, son los más prominentes y pueden ser apuntados más exactamente. Un francotirador debe conocer la temperatura del cañón, las diferentes temperaturas circundantes y cómo la distinta altitud puede afectar a la trayectoria de la bala.

Una vez que se realiza el primer disparo, cualquier enemigo superviviente intentará buscar protección o localizar al francotirador, por lo que atacar blancos estratégicos llega a ser más difícil o imposible.

La necesidad para el francotirador policial de consistencia es alta en situaciones con rehén. Realizar un disparo puede fallar en dejar inmediatamente incapacitado a la amenaza con el resultado de la muerte de rehenes y causar que el agresor deje las negociaciones y busque protección.

Entrenamiento del francotirador[editar]

Ejercicio de entrenamiento.

El buen entrenamiento es esencial para conferir al francotirador las habilidades necesarias para realizar sus tareas con éxito. El entrenamiento del francotirador militar enseña a mejorar el camuflaje y la ocultación, el acecho y la observación, así como el disparo de precisión bajo un amplio rango de condiciones operacionales.

Los francotiradores son voluntarios aceptados para el entrenamiento de acuerdo a su aptitud percibida por sus comandantes. Los francotiradores militares pueden ser entrenados como controladores aéreos en el frente para dirigir ataques aéreos militares, como oficiales de observación en el frente para indicar los objetivos a la artillería y como controladores de fuego de mortero.

Los francotiradores son entrenados para apretar el gatillo con la superficie del dedo hacia atrás, a fin de evitar que el arma se mueva. La posición con más precisión es tumbado (decúbito), con una bolsa de arena apoyando la culata y la mejilla pegada a ésta. En terreno se puede utilizar un bípode en su lugar.

Algunas veces, una cabestrilla envuelve al brazo débil (o a ambos) para reducir el movimiento. Algunas doctrinas entrenan a los francotiradores a inspirar profundamente antes de disparar, mantener sus pulmones vacíos mientras apuntan y luego efectúan su disparo. Otros van más lejos, enseñando a sus francotiradores a disparar entre los latidos del corazón para reducir al mínimo el movimiento del cañón.

Puntería[editar]

La distancia del blanco se medirá o estimará tan precisamente como las condiciones lo permitan. Los telémetros láser pueden ser utilizados, pero no es una preferencia en el campo de batalla, porque un láser puede ser visto tanto por el emisor como el receptor.

Un método útil es comparar la altura del blanco (o de objetos cercanos) con su tamaño en una mira telescópica calibrada por puntos, o tomando la distancia conocida y emplear una cierta clase de medida para determinar la distancia adicional.

Para determinar la distancia al blanco sin un telémetro láser, el francotirador debe usar una recta de puntos en milirradianes (mil) para encontrar con exactitud el alcance. Los puntos mil se usan como una regla de cálculo para medir la altura del objetivo, y conociendo esta altura, se calcula el alcance.

A grandes distancias, la caída de la bala por la gravedad tiene un papel importante. El efecto puede ser estimado desde una carta que puede ser memorizada o pegada en el fusil, aunque algunas miras telescópicas vienen con un sistema de compensación que sólo requiere que el alcance sea reajustado. Estos sistemas se ajustan tanto a una clase específica de fusil como a la clase de munición utilizada.

Disparar en una posición alta o baja puede requerir más ajustes debido a los efectos de la gravedad. El viento también influye y se suele emplear la inclinación de objetos al viento para determinar la velocidad y dirección y apuntar correctamente.

Para objetivos en movimiento, el punto del blanco se sitúa en la parte frontal. Esto se conoce como "conducir al blanco", donde la cantidad de conducción depende de la velocidad y el ángulo del blanco. Conocer con anticipación la conducta del objetivo es necesario para realizar un disparo con precisión.

Fusil de francotirador[editar]

Entrenamiento con el fusil de cerrojo m24

Los fusiles de francotirador históricos solían ser los fusiles estándar de cada país. Entre ellos se incluían al K98k alemán, el Springfield 1903 y el M1 Garand estadounidenses, el Mosin-Nagant soviético, el Krag-Jørgensen noruego, el Arisaka Tipo 97 japonés y el Lee-Enfield No 4 británico. Eran seleccionados porque eran, y en algunos casos son, los modelos más precisos.

Los fusiles de francotirador modernos son especialmente construidos para este propósito. El objetivo principal es que el fusil pueda realizar el primer disparo dentro de un ángulo de un minuto de arco. La mayoría incluyen características especiales para este propósito, incluyendo construcciones con alta tolerancia y componentes precisos.

Los tres fusiles de francotirador más conocidos en el Ejército de los Estados Unidos son el M24 SWS, el M40 del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos y el británico L96/AWM. El M24 y el M40 son fusiles de precisión construidos a partir del fusil de cerrojo civil Remington 700. El británico L96/AwM fue diseñado por Malcolm Cooper, un tirador olímpico.

Las miras de los fusiles de francotirador son casi siempre aumentadas. La retícula de la mira telescópica a menudo contiene otras marcas además de la cruz de puntería. Algunas marcas sirven para estimar la distancia, o para ajustar la distancia dependiendo de la altitud y el ángulo.

Las miras telescópicas no suelen superar los once aumentos; en algunos casos sólo llegan a tener tres aumentos. Los fusiles para la policía suelen tener un zoom ajustable, ya que el aumento reduce el ángulo de visión. Otras miras incorporan adaptadores de intensificación de la imagen para operaciones nocturnas.

Los fusiles semiautomáticos son menos comunes que los accionados por cerrojo, como es el caso del dragunov, HK PSG-1, M21, SR25, entre otros, y suelen ser más empleados en la labor de tirador designado, para distancias de 800 metros, apoyando al pelotón. Para distancias mayores suelen ser mas efectivos los fusiles de cerrojo fabricados para tiro de precisión, salvo alguna excepción.

Munición[editar]

La mayoría de los francotiradores utilizan munición militar de alta precisión. Idealmente, un francotirador adquiere la munición del mismo lote, calibra el fusil con esa munición, y luego sólo utiliza esa clase hasta que se le agota.

Con esto se consigue asegurar que cada bala es tan similar como sea posible a la anterior, lo que ayuda a mantener la consistencia. Sin embargo, esto es raramente practicable. Un francotirador deberá anotar en un cuaderno de datos la información como el número de lote, la temperatura, la fuerza y dirección del viento, la humedad y la altitud. Si vuelve a encontrar condiciones iguales, estos datos servirán para realizar un disparo preciso.

Velocidad y distancia de la bala[editar]

Los fusiles de francotirador se encuentran entre las armas de fuego personales con más potencia. En un ángulo correcto, un fusil de francotirador puede disparar a más de 1600 metros en vertical y 3200 metros en horizontal, pero la velocidad real de la bala y la desaceleración pueden ser importantes.

Dependiendo del fusil, se puede disparar una bala a una velocidad de 884 m/s, esto es, 3180 km/h, o sobre dos veces y media la velocidad del sonido (340 m/s). A esta velocidad, la bala puede cruzar siete campos de fútbol en un segundo. Sin embargo, la bala disminuye su velocidad considerablemente debido a la fricción del aire. El alcance de ésta depende de cuán lejos pueda llegar antes de que la gravedad la haga caer al suelo.

La mejor combinación entre el tirador y el fusil puede conseguir hacer blancos a más de 1000 metros. En distancias largas, aumentan los efectos de factores como la densidad de aire, el viento, la caída de la bala y la variedad entre cada bala. Los sistemas de puntería suelen estar situados entre 600 y 800 metros.

Camuflaje[editar]

Un buen camuflaje, combinado con una disciplina de movimientos, es lo que hace que un francotirador sea difícil de detectar.

El destello de las ópticas de la mira es la única parte que no puede ser camuflada, pero el brillo puede ser reducido utilizando una pieza de tela o un acoplamiento de metal sobre la mira. Los francotiradores evitan cualquier cosa que brille o suene, incluyendo gafas y caras blancas.

Los francotiradores que se enfrentan a fuerzas bien equipadas deben camuflarse a sí mismos contra infrarrojos tanto como contra luz visible. Para ello utilizan materiales con una fina capa de aluminio evaporado que refleja la radiación infrarroja. Antes de esto se empleaban mantas termales cubiertas de follaje o material local.

Traje de camuflaje[editar]

Francotirador del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos con traje de camuflaje.

Cuando existen requisitos extremos para la infiltración y camuflaje, usan un traje de camuflaje, también denominado traje ghillie.

Los trajes de camuflaje pueden ser construidos de distintas maneras. En algunos se utilizan ponchos al que se les atan trozos de tela; en ocasiones sirve el traje de un piloto, el uniforme de combate, o alguna otra ropa de una pieza. Se emplea seda dental o similares para coser las partes y se aplica pegamento en las uniones para que sean más resistentes.

El traje ghillie se prepara generalmente montándolo, después golpeándolo y arrastrándolo detrás de un coche, y luego rodándolo entre abono de vaca o enterrándolo en fango para dejarlo fermentar. Esto crea un traje de humus, y utilizando otros trozos el traje se asemeja al terreno natural de la zona de operación.

Un problema del traje de camuflaje es la temperatura interna. Incluso en latitudes templadas, la temperatura con el traje puede alcanzar los 50 °C.

Tácticas de francotirador[editar]

Colocación del tiro[editar]

A distancias mayores que 300 m, los francotiradores normalmente intentan disparos al cuerpo, apuntando al pecho. Causan la muerte a través del daño a los tejidos, el trauma y la pérdida de sangre. A distancias menores, los francotiradores pueden intentar realizar disparos a la cabeza para asegurar el blanco.

En situaciones de rehenes, los francotiradores de la policía disparan al cerebelo, una parte del cerebro que controla los movimientos voluntarios.

Posicionamiento[editar]

En casos civiles o para eliminar francotiradores enemigos, un francotirador o una pareja se situarán en un lugar alto cubierto. Utilizarán prismáticos o un telescopio para identificar los blancos.

Los francotiradores usan engaños, en forma de camuflaje, ángulos de aproximación inusuales, y con frecuencia movimientos lentos para prevenir contraataques precisos. Algunos francotiradores han alcanzado a observadores a menos de 90 m, mientras que el blanco los buscaba, sin ser vistos.

Objetivos[editar]

Un francotirador identifica los objetivos por su apariencia y conducta. Estas características pueden incluir el llevar uniformes de alto rango, hablar con radio-operadores, sentarse como pasajero en un coche, tener sirvientes militares, o hablar y moverse frecuentemente. Si es posible, un francotirador dispara en orden descendiente de rango, o si no hay rango, dispara para cortar las comunicaciones.

Al realizar fuego de supresión para cubrir una retirada, un francotirador se coloca oculto, para tener una amplia visión. Cuando un par de pelotones enemigos intentan una travesía, el francotirador dispara a una persona, preferiblemente al líder. A menudo se realiza un disparo en la cadera, seguido de otro en la mandíbula para prevenir que dé órdenes.

Cuando el pelotón intenta un rescate, el francotirador dispara rápidamente, apuntando al torso de los soldados enemigos, para realizar tantas bajas como sea posible. Un francotirador prudente deja la posición en ese momento, anticipándose a un ataque por los flancos que normalmente sigue. Un francotirador puede entonces emboscar uno de los flancos, y si es posible, salir fuera del flanco, aunque esta táctica es considerada desesperada o poco inteligente.

Puesto que la mayoría de las bajas en la guerra moderna son por armas utilizadas por grupos, el reconocimiento es uno de los usos más efectivos del francotirador. Utilizan su preparación física, sus habilidades de infiltración y equipo de observación a largas distancias y tácticas para aproximarse y observar al enemigo. En este papel, las reglas del combate dejan al francotirador obtener los blancos de mayor valor.

Con calibres pesados, los francotiradores pueden dañar cazas en tierra, destruir dispositivos de guía de misiles, aparatos ópticos diversos o equipos auxiliares para radares. Para estos objetivos, los francotiradores emplean fusiles antimaterial, llegando a derribar helicópteros de reconocimiento.

Guerra psicológica[editar]

Para desmoralizar a las tropas enemigas, los francotiradores pueden seguir patrones fiables. Durante la revolución cubana, el Ejército Rebelde siempre mataba al primer hombre de un grupo de soldados de Batista. De esta manera, ninguno caminaría el primero, pues sería un suicidio. Esto disminuyó con eficacia la buena voluntad del ejército de buscar bases rebeldes en las montañas. También se pueden realizar múltiples disparos a zonas no vitales de un grupo de hombres para herirlo y obligar al grupo a retirarse en caso de emergencia.

Tácticas contra francotiradores[editar]

El éxito del francotirador ha llevado a desarrollar muchas tácticas contra francotiradores en las estrategias militares modernas. Éstas tienen como objetivo reducir el daño causado por un francotirador a un ejército, que a menudo realiza daño en las capacidades de combate y la moral.

El riesgo de daño a la cadena de mando puede ser reducido ocultando las características que señalan el rango de oficial. Si un francotirador está atacando, debe ser localizado para efectuar un contraataque. Otro francotirador suele destinarse a cazar al francotirador enemigo, aunque existen muchas técnicas para las fuerzas defensoras para comprobar la localización del francotirador. Algunas de estas tácticas son el cálculo de la trayectoria de la bala, la triangulación y el empleo de trampas para engañar al francotirador.

Además del encuentro directo con otro francotirador, hay una variedad de tácticas a las que se puede recurrir, como el uso de artillería, pantallas de humo y el movimiento de pinza.

Francotiradores fuera de la guerra[editar]

Las técnicas de los francotiradores se han aplicado en algunos casos famosos de Estados Unidos, incluyendo al francotirador de Austin, Charles Whitman, Brenda Ann Spencer, asesinato de John F. Kennedy quien se cree que fue Lee Harvey Oswald, John Allen Muhammad y Lee Boyd Malvo los francotiradores de Washington a finales de 2002.

Sin embargo, estos sucesos no implican generalmente la distancia o habilidad de francotiradores militares. En las noticias se suele utilizar el término "francotirador" para referirse a alguien que dispara con un fusil a otra persona desde una gran distancia.

Francotirador (sniper), tirador designado (designated marksman) y tirador distinguido (sharpshooter)[editar]

Un tirador designado (Designated Marksman) de los EEUU con su fusil semiautomático sr25.

Actualmente algunas doctrinas distinguen entre un francotirador (sniper), un tirador designado (Designated Marksman) y un tirador distinguido (sharpshooter). Mientras que los francotiradores son entrenados intensivamente en camuflaje y técnicas sobre el terreno, estas habilidades son limitadas en los tiradores designados (Designated Marksman) y no son requeridas para los tiradores distinguidos (sharpshooter). Los francotiradores realizan reconocimientos y tienen a menudo un impacto psicológico en el enemigo, eliminando blancos a distancias muy largas (generalmente más de un kilómetro de distancia). El papel del tirador designado es principalmente incrementar el alcance del pelotón con fusiles semiautomáticos especiales y la eliminación del enemigo (a distancias de hasta 800 metros). Por su parte, los tiradores distinguidos suelen ser algunos soldados de la infantería con una mayor habilidad en el tiro y a cuyos fusiles de asalto le suelen colocar una mira con aumentos (por ejemplo un acog) para así eliminar blancos con mayor precisión dentro del rango ordinario del resto de sus compañeros de infantería (de 400 a 500 metros).

Tiradores distinguidos (Sharpshooter) del cuerpo de marines de los Estados Unidos, provistos del fusil de asalto m4 con mira acog. Muchos civiles suelen confundirlos con los tiradores designados (TD)

Los francotiradores (sniper) casi siempre utilizan fusiles de cerrojo, mientras que los tiradores designados (Designated Marksman) emplean fusiles semiautomáticos precisos pero con alcance efectivo menor. El tirador distinguido (sharpshooter) emplea su fusil de asalto reglamentario. En algunas doctrinas militares, un equipo de francotiradores consiste en dos personas: un francotirador que usa un fusil de cerrojo, y un apoyo, generalmente un observador, que emplea un telémetro para hacer los cálculos de distancias y condiciones atmosféricas para realizar un tiro certero. Tanto el tirador designado (Designated Marksman) como el tirador distinguido (sharpshooter) siempre acompañan a su unidad o pelotón.

Un tirador designado (Designated Marksman) también ha de someterse a un entrenamiento para dominar el arte de acechar, ocultación y la infiltración y tareas de vigilancia, teniendo un papel menos estratégico que el francotirador.

Estampilla soviética de 1943, con la figura de un francotirador camuflado.

Francotiradores en la historia[editar]

Antes de la aparición de las armas de fuego, los soldados como los arqueros eran entrenados como tiradores de élite.

Los primeros francotiradores pudieron ser entrenados en Japón, en el siglo XVI, como un tipo de ninja. Estaban entrenados al parecer para cubrir la retirada de las tropas. El francotirador permanecería oculto hasta que un oficial estuviese a distancia de fuego. Hay varios informes de esos intentos, la mayoría fallidos debido al gran calibre y la pobre exactitud de las armas. A pesar de esto, uno de los señores de la guerra más famosos del Japón, Takeda Shingen, resultó herido de muerte por la bala de un francotirador según los informes de la época.

Simo Häyhä junto a su fusil durante la Guerra de Invierno.

Timothy Murphy era un soldado del grupo de Virgina de Daniel Morgan en 1777. El 7 de octubre mató al general Simon Fraser, del ejército británico. Murphy había dicho que le había disparado a una distancia de 450 m, que era sorprendente en aquel momento.

En las Guerras Napoleónicas, los británicos copiaron las armas y tácticas coloniales en un limitado número de compañías de fusileros. Iban vestidos de verde para evitar ser vistos y tenían órdenes de disparar a los oficiales enemigos. Durante la Batalla de Trafalgar, un francotirador del Redoutable alcanzó al Almirante Nelson causándole la muerte.

En la Guerra de la Independencia Española, el británico Thomas Plunkett alcanzó al general francés Colbert con su fusil Baker a una distancia entre 200 y 600 metros.

El finlandés Simo Häyhä es considerado por muchos como el francotirador más efectivo de la historia de la guerra. Utilizando un fusil M28 (versión finlandesa del Mosin-Nagant), Häyhä eliminó a 542 soldados de la Unión Soviética entre el 30 de noviembre de 1939 y el 6 de marzo de 1940, antes de ser herido. Los soviéticos llamaban a los francotiradores finlandeses cucos porque los francotiradores finlandeses muchas veces estaban localizados en los árboles.

Vasily Zaitsev fue un francotirador soviético que se hizo famoso durante la Batalla de Stalingrado al eliminar a 245 soldados. Llegó a ser un héroe popular y ha sido representado en el cine en la película Enemigo a las puertas, basada en la obra de William Craig, y asimismo es popular por estar representado en el videojuego Call of Duty.

Tanya Chernova su amante, que también era francotiradora y alumna de Vasily.

Iván Sidorenko fue otro francotirador soviético de la Segunda Guerra Mundial.

Lyudmila Pavlichenko fue una francotiradora soviética durante la Segunda Guerra Mundial.

Los francotiradores de Delta Force Gary Gordon y Randy Shughart fueron abatidos en acción durante la Batalla de Mogadiscio. Se estima que juntos eliminaron a unos 100 enemigos. Ambos recibieron póstumamente la Medalla de Honor por sus acciones para ayudar a la tripulación de un helicóptero derribado.

Durante el combate en Afganistán en 2009, Craig Harrison del ejército británico obtuvo la baja confirmada a mayor distancia, alcanzando a dos talibanes a 2.475 metros con un L115A3.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Prismaticosvisionnocturna.com. «Etimología del término sniper». Consultado el 9 de septiembre de 2014.
  2. Sniperselite.com.ar. «Carlos Norman "Gunny" Hathcock II». Consultado el 28/02/2013.

Enlaces externos[editar]

En inglés[editar]

En español[editar]