Francisco de las Casas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Francisco de las Casas (1461-1536) fue un conquistador español de México y Honduras.

Francisco de las Casas nació en Trujillo, Cáceres. Antes de 1484, se mudó a Sevilla, donde en ese mismo año, nació su hijo Gonzalo. En 1493, acompañó a Cristóbal Colón en su segundo viaje al Nuevo Mundo. Durante los próximos treinta años, los expedientes no revelan nada relevante de su vida, probablemente se estableció en la isla de Hispaniola y realizó algún viaje más a España. Al parecer, desarrolló experiencia en el combate y capacidad de dirección, por lo que se supone que participó en expediciones cuyo objetivo era establecer el control español en nuevos territorios.

Al servicio de Hernán Cortés[editar]

En Octubre de 1522, Francisco de las Casas se encontraba en España cuando el rey Carlos V provocó un conflicto en el gobierno de la Nueva España al designar a Hernán Cortés como Gobernador. La proclamación real fue confiada a Rodrigo de Paz y a Francisco de las Casas. Viajaron a México por el camino de Cuba, donde pararon a notificar la noticia al gobernador, Diego Velázquez de Cuéllar, enemigo político de Cortés. Su llegada a la Ciudad de México en 1523 y la noticia de la que eran portadores, fueron motivo de celebración. Cortés recompensó a Francisco de las Casas nombrándolo capitán y la encomienda de Yanhuitlan. Francisco fue elegido alcalde mayor de la Ciudad de México en 1524.

Colonia de Honduras[editar]

En Enero de 1524, Cortés dirigió al capitán Cristóbal de Olid a establecer una colonia para él en Honduras. Olid navegó con una flota de buques y con más de 400 soldados y colonos. Viajó primero a Cuba a recoger municiones que Cortés había dispuesto para él, donde el Gobernador Velázquez le convenció para que reclamase la colonia que había fundado como suya. Olid navegó desde Cuba hasta la costa de Honduras, desembarcando en Triunfo de la Cruz donde inicialmente se estableció y se declaró gobernador.

En 1524 Hernán Cortés, al enterarse de la insurrección de Olid, envió a su primo Francisco de las Casas junto con varios barcos a Honduras para destituir a Olid y reclamar el área de Cortés. Sin embargo, Las Casas perdió la mayoría de su flota en una serie de tormentas a lo largo de las costas de Belize y Honduras. Sus barcos llegaron a la bahía de Trujillo, donde Olid había establecido su cuartel general.

Cuando Las Casas llegó al cuartel general de Olid, una gran parte del ejército de Olid estaba fuera, ocupado con la amenaza de un grupo de españoles bajo el mando de Gil González Dávila. Sin embargo, Olid decidió lanzar un ataque con dos carabelas. Las Casas devolvió el fuego y mandó grupos embarcados que capturaron los barcos de Olid. Bajo las circunstancias, Olid propuso una tregua que Las Casas aceptó, y sus fuerzas no desembarcaron. Durante la noche, una feroz tormenta destruyó su flota y perdió casi un tercio de sus hombres. El resto fueron hechos prisioneros después de dos días de exposición y sin alimento. Después de ser obligados a jurar lealtad a Olid, fueron liberados. No obstante, Las Casas fue retenido como prisionero, al que pronto se le unió González, quien fue capturado por las fuerzas de interior de Olid.

Los registros españoles mantienen dos historias diferentes sobre lo que ocurrió después. En una versión, los hombres de Olid se rebelaron y juraron lealtad a Las Casas, y Olid juzgado y decapitado en Trujillo. En otra versión, Olid escapa y se esconde en Naco, donde Las Casas lo encuentra y lo mata en una pelea de cuchillos.

Ambos capitanes volvieron a México para obtener refuerzos para la colonia. Mientras tanto, Cortés había recorrido por tierra la distancia entre México y Honduras, llegando en 1525, por lo que él no estaba en la Ciudad de México cuando Las Casas y González llegaron. Cortés ordenó la unión de dos ciudades, Nuestra Señora de la Natividad, cerca del moderno Puerto Cortés, y Trujillo, nombrando a Francisco de las Casas gobernador. Sin embargo, tanto Las Casas como Cortés volvieron a México antes de finales de 1525, donde Francisco fue arrestado y llevado de vuelta a España como prisionero de Estrada y Alboronoz por la muerte de Olid. Francisco regresó a México en 1527, y volvió de nuevo a España con Cortés en 1528. Tras ser exonerado se retiró a su encomienda de Yanhuitlan hasta su muerte en 1536.

Asentándose y envejeciendo[editar]

En Yanhuitlan, a Cortés se le atribuye dar a María de Aguilar, la esposa de Francisco, las semillas de morera para empezar la industria de seda por la cual Yanhuitlan se hizo famoso en el periodo colonial. En 1567, Francisco contrató al pintor Andrés de Concha para pintar las imágenes en el retablo de la iglesia de Yanhuitlan, Oaxaca, su encomienda.

Referencias[editar]

  • Cortés, Hernán, Letters from Mexico, Translated and Edited by A. R. Pagden, Grossman Publishers, New York (1971)
  • Duncan, David Ewing, Hernando de Soto - A Savage Quest in the Americas - Book II: Consolidation, Crown Publishers, Inc., New York (1995)
  • Scanlan, Thomas, Colonial Writing and the New World, 1583-1671, New York: Cambridge University Press (1999)

Enlaces externos[editar]