Francisco de Garay

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Francisco de Garay (1475? - 27 de diciembre de 1523), adelantado, navegó a La Española como colono con Cristóbal Colón en su segundo viaje (1493). Estaba emparentado con la esposa de Diego Colón, María de Toledo, quien a su vez estaba emparentada con el rey Fernando el Católico. Posteriormente fue nombrado gobernador de la isla de Jamaica. Obtuvo permiso de la corona española para colonizar los alrededores del río Pánuco, pero sus expediciones fracasaron.

Biografía[editar]

Según Goio Bañales, quien halló el testamento del hijo de Garay, se pudo determinar el lugar de su nacimiento, desconocido con certeza hasta entonces: Francisco de Garay nació en la torre Garay de Sopuerta, en la comarca de Las Encartaciones situada en el territorio histórico de Vizcaya.[1]

Estancia en La Española[editar]

Se dice que en 1502 un fenomenal descubrimiento de oro cerca a Santo Domingo lanzó a Garay por el camino de la riqueza y el poder. Durante su estancia, la Casa del Cordón albergó a Garay. Sin embargo, a los pocos años estaba fuertemente endeudado con banqueros genoveses. Esta fue quizá la motivación detrás de sus intentos por descubrir nuevas tierras.

En 1511, Garay buscó conquistar la Isla Guadalupe y falló. Subsecuentemente sirvió como alguacil mayor de la Española y alcalde del fuerte Yáquimo.

Gobernatura de Jamaica[editar]

En 1514, viajó a España en busca de una concesión real y fue escogido por el rey Fernando como gobernador de Jamaica y administrador de las propiedades reales allá. Mientras su nombramiento estaba pendiente, compró dos carabelas "para el servicio de Jamaica" y las preparó de una manera que sugería que intentaba un viaje de descubrimiento. Si tal era su plan, esté fue tenido en suspenso mientras Francisco Hernández de Córdoba y Juan de Grijalva exploraban el sur del golfo de México habiendo salido de Cuba en 1517 y 1518.

Expediciones al río Pánuco[editar]

Las expediciones de Garay fueron atacadas por los nativos huastecos.

El año siguiente, mientras Hernán Cortés navegaba hacia México, Francisco Garay preparó cuatro barcos con 270 hombres para explorar las costas del norte del Golfo y las colocó bajo el comando de su adjunto naval Alonso Álvarez de Pineda. Pineda fue comisionado, no solamente a explorar y dibujar un mapa de la costa del Golfo de México, sino también a tratar de encontrar el paso noroeste al océano Pacífico. Garay también instruyó a Pineda para interceptar la expedición de Hernando Cortés en Veracruz. El plan era que Pineda tomara de Cortés esa porción de la conquista en México para Garay.

Álvarez de Pineda exploró de la península de la Florida hasta el establecimiento de Cortés de Villa Rica de la Vera Cruz. Fue el primer europeo en dibujar la costa de Florida hasta Veracruz. Llamó a esta área, Amichel.

En Veracruz, la expedición se encontró con hombres bajo el mando del conquistador Hernán Cortés, quien estaba preparando el asalto al imperio Azteca de Moctezuma II. El ambicioso Cortés capturó los hombres de Pineda tan pronto desembarcaron e intento atrapar a aquel también, pero el determinado explorador escapó. Pineda no tuvo otra opción sino que navegar de regreso al norte repitiendo su ruta a lo largo del Golfo de México por un período de cuarenta días, para luego navegar de vuelta a Jamaica. Después de dar parte a Garay, retornó inmediatamente al río Pánuco para establecer una colonia. Ahí murió en 1520 en un levantamiento Huasteca.

En ese mismo año, Francisco Garay envió otra expedición bajo el mando de Diego de Camargo para establecer colonias en la boca del Río de las Palmas. Esta expedición consistía de tres barcos, 150 soldados de a pie, siete jinetes, cañón de latón, materiales de construcción, y varios albañiles.[2]

La expedición, debía supervisar la construcción de un fuerte en la boca del Río de las Palmas. Desde este fuerte, misioneros saldrían a convertir las tribus nativas, un honor que Garay sentía que los indios deseaban y uno que no les debía ser negado. Adicionalmente, otra razón para la colonia era contrarrestar la creciente influencia de Cortés en México. Pero los indios dieron grandes problemas y expulsaron a los españoles de la región.

Después de soportar grandes sufrimientos y de perder dos barcos, los hombres finalmente alcanzaron Veracruz. El último de sus barcos se hundió mientras estaba anclado en puerto, y los hombres de Camargo se unieron a los de Cortés. Camargo, desilusionado con su falta de éxito, pronto murió de frío y los enfermizos efectos de la expedición.

Garay, basado en el reconocimiento de Álvarez de Pineda, buscó aprobación real para colonizar Amichel. Finalmente, el 14 de junio de 1523, armado con una patente de la corona española, once barcos y 750 hombres, navegó desde Jamaica para renovar la fallida colonia en el Pánuco.

Expedición personal al río Pánuco[editar]

En el verano de 1523, tres años después que Camargo fuera expulsado, Francisco Garay mismo arribó a la boca del río. Garay, quien creía que las expediciones previas enviadas al área estaban intactas y prosperando, esperaba expandir el fuerte de Camargo a una colonia. Desde este establecimiento en el río Pánuco, que él planeaba nombrar en su honor, Garay reclamaría un gran área al sur.

Aunque Francisco de Garay nunca puso pie en Tejas, su nombre ha sido frecuentemente relacionado con la historia del estado por error. Profundamente enraizado en la historiografía del estado esta la idea equivocada que él desembarcó en la boca del río Grande (llamado río de las Palmas) en 1523 y que exploró el río brevemente antes de proceder hacia el río Pánuco. Verdaderamente, después que vientos contrarios empujaron sus embarcaciones a más de 160 kilómetros al norte de su objetivo original, él desembarcó en la desembocadura del río Soto la Marina, unos 240 kilómetros al sur del río Grande. Fue a este río al cual Garay le dio el nombre por el cual seria conocido en tiempos coloniales, Río de las Palmas.

Anclando afuera de la actual Boca Chica, Garay envió una pequeña expedición río arriba para seleccionar una ubicación adecuada para su nueva capital y para hacer contacto con Camargo. Sin embargo, cuando llegaron descubrieron que sus predecesores se habían ido. Retornando después de cuatro días, el grupo explorador tenía el más triste informe de la conveniencia del área para ubicar una nueva ciudad, y todos los planes para una colonia en el río de las Palmas fueron abandonados.

Entrevista con Hernán Cortés y muerte[editar]

Rechazando el consejo de sus oficiales de establecerse ahí mismo, como Camargo antes que él, Garay volvió sus ojos al sur y se dirigió hacia Veracruz. Dirigió una marcha por tierra al río Pánuco, sólo para encontrar que las fuerzas de Cortés ya habían establecido control y fundado una ciudad llamada Santiesteban del Puerto (actualmente Pánuco).

Garay, enfrentado con la deserción de sus hombres e incapaz de contrarrestar la influencia de la facción de Hernán Cortés, viajó entonces a la ciudad de México para un encuentro con el conquistador. Ahí fue tratado con hospitalidad mientras negociaba con Cortés derechos de colonización en el Río de las Palmas. Un acuerdo fue logrado y los dos "principales" asistieron juntos a la misa de navidad. Poco después, Garay enfermó de neumonía y murió el 27 de diciembre de 1523.

Matrimonio y descendencia[editar]

Alrededor de 1510 contrajo matrimonio en Santo Domingo con Ana Moniz de Perestrello, hija de Bartolomeu Perestrelo, y por lo tanto sobrina del gobernador Diego Colón, con la cual tuvo la siguiente descendencia, establecida en el Perú:

  1. Antonio de Garay, conquistador del Perú y encomendero en Huánuco, casado con Aldonza de Salcedo. Con sucesión.
  2. Bartolomé de Garay, fallecido joven.
  3. Amador de Garay, residente en Lima.
  4. Luisa de Garay y Moniz de Perestrello, casada con el conquistador Diego de Agüero. Con sucesión.

Notas[editar]

  1. «Goyo Bañales repasa la trayectoria Francisco de Garay», Europa Press, 20 de octubre de 2011.
  2. De acuerdo a la crónica de Bernal Díaz del Castillo, en esta expedición viajó Miguel Díaz de Auz. Historia verdadera de la conquista de la Nueva España (cap. CCCXXXIII).

Bibliografía[editar]