Francisco Meléndez de Rivera Díaz

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Retrato de María Luisa Gabriela de Saboya(1702), atribuido a Francisco Antonio Meléndez.

Francisco Antonio Meléndez de Rivera Díaz, (Oviedo, 1682 - Madrid, h. 1752) fue un pintor español especializado en miniaturas y activo durante la primera mitad del siglo XVIII.

Biografía[editar]

Francisco Meléndez se trassladó a Madrid con su hermano mayor, el también pintor Miguel Jacinto Meléndez, para recibir enseñanza artística en el taller de José García Hidalgo, pero mientras Miguel permaneció en Madrid y consiguió ser nombrado en 1712 pintor de cámara de Felipe V de España,[1] Francisco viajó a Italia en 1699 en busca de una mejor posición. Establecido en Nápoles se alistó en la infantería española, además de proseguir con sus estudios de arte. En Nápoles contrajo matrimonio con María Josefa Durazo y Santo Padre.[2] Allí permaneció cerca de veinte años antes de regresar a Madrid en 1717, junto con su familia, esposa y tres hijos, entre ellos Luis Egidio que llegaría a ser famoso pintor de naturalezas muertas.[3]

Una vez en Madrid, realizó el retrato del rey Felipe V, de su esposa y del resto de familiares que debieron de ser del agrado del monarca, pues fue nombrado pintor de miniatura real. Se dedicó sobre todo a pintar miniaturas, que después se colocaban en joyas o que servían como presentes para los embajadores.[4]

Proyecto para una Academia de Arte[editar]

Presentó una petición al rey en 1726 —sin respuesta por parte del monarca—, de un proyecto para la creación de una Academia de Bellas Artes con este epígrafe:[5]

Primer proyecto de fundación de una Academia de Artes en esta Corte. Año de 1726.
Representación a el Rey nuestro Señor poniendo en noticia de S.M. los beneficios que siguen de erigir una Academia de las artes del Diseño, Pintura, Escultura y Arquitectura, a ejemplo de las que se celebran en Roma, París, Florencia y otras grandes ciudades de Italia, Francia y Flandes; y lo que puede ser conveniente a su RI. Servicio, al lustre de esta insigne villa de Madrid, y honra de la Nación Española.

Por D. Francisco Antonio Meléndez natural de Oviedo, Pintor de sus Majestades, y Altezas.

El escultor real Juan Domingo Olivieri junto con el marqués de Villarias presentaron en 1744 un nuevo proyecto a Felipe V, junto con una reglamentación para la fundación de una Academia de Artes; esta vez fue aprobado el 13 de julio de ese mismo año con el nombre de «Junta Preparatoria de la Academia» y que fue la que dio origen en el año 1752 de la definitiva Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.[6]

A Francisco Antonio se le nombró director honorario de pintura. Dos años más tarde en 1746, propuso y presentó un dibujo para la creación de un gran cuadro sobre la fundación de la Academia, que fue rechazado por el viceprotector de la Academia Tiburcio Aguirre, marqués de Villarias y por la confirmación de rechazo del pintor Louis-Michel van Loo que además de estar de acuerdo con Aguirre añadió en su escrito: «… más parece el referido dibujo hecho por un principiante que empieza a inventar que de un pintor de setenta años de ejercicio.»[6]


A partir de esa fecha, comenzaron los problemas y desacuerdos con la Junta y un cruce de cartas, pidiendo satisfacciones y reconocimiento de haber sido uno de los fundadores por parte de Francisco Antonio Meléndez, quien dejó de asistir a sus clases y a las reuniones de la Junta. Por lo que se pidió formalmente al monarca la expulsión de la Academia de Francisco Antonio, la aceptación real se realizó ese mismo año de 1748.[7]

Referencias[editar]

  1. Rodríguez G. de Ceballos 1992: p. 174
  2. Tufts 1985: p. 10
  3. Verrié/Cirici Pellicer 1948: p. 185
  4. Céan Bermúdez 1800: pp. 115-116
  5. Ruiz Ortega, Manuel (1999). «La escuela gratuita de diseño de Barcelona, 1775-1808». Biblioteca de Catalunya. Consultado el 21 de agosto de 2011.
  6. a b Pérez Köhler 2006: p. 478
  7. Pérez Köhler 2006: p. 479

Bibliografía[editar]