Francisco María de Médici

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cardinal Francesco Maria de' Medici (1660-1711).jpg

Francisco María de Médici (Florencia, 12 de noviembre de 1660Villa di Lappeggi, 3 de febrero de 1711) era el segundo hijo del gran duque de Toscana Fernando II de Médici y de Victoria della Rovere.

Nació con 18 años de distancia con respecto al primogénito de la pareja, el futuro gran duque Cosme III de Médici, período en el cual la pareja granducal se había separado después de que la gran duquesa había descubierto a su marido manteniendo relaciones con un paje de la corte.

Francisco María fue destinado en un primer momento para el gobierno de Siena (1683), cargo que ostentó hasta la muerte, y en 1686 además fue nombrado cardenal, ejerciendo una gran influencia en los cónclaves de de 1689 y 1700. No obstante, su tentativas para obtener nuevas prebendas y honores (fue abad comendatario de San Galgano-además de príncipe protector de la antiquísima cofradía dedicada al santo caballero-eremita-de San Esteban en Carrara, Marchiennes y de Saint Amand), Francisco no vivió en Roma pero en la Villa di Lappeggi, que hizo restructurar y que se convirtió en la sede de su personalísima corte, conocida más que nada por los festines que en ella se desarrollaban.

A la muerte de su madre en Marzo de 1694, le suceedió en los Ducados de Rovere y Montefeltro, sus posesioness. En 1709 Francisco María, ya en pésimas condiciones físicas a causa de sus excesos de todo tipo a los cuales se había dedicado, fue obligado contra so voluntad por su hermano Cosme III de Médici a un tragicómico matrimonio para salvar la dinastía: obtenida la dispensa papal del hábito cardenalicio, Francisco María contrajo matrimonio con la jovencísima princesa Eleonora Luisa Gonzaga (16861742), hija de Vicenzo Gonzaga, duque de Guastalla. La tentativa fue fallida tanto por la inicial resistencia de la princesa a consumar el matrimonio, solo vencida con lisonjas y amenazas, como por las pésimas condiciones de salud de su esposo, que ponían en duda su capacidad de procrear.

El episodio acabó rápidamente ya que Francisco María moría en 1711.