Francisco Lazo Martí

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Francisco Lazo Martí (Guárico, 14 de marzo de 1869 - Maiquetía, 9 de agosto de 1909) fue un poeta y médico venezolano.

Francisco Lazo Martí
Calabozo 1869 Maiquetía 1909

Biografía[editar]

Francisco Lazo Martí es el máximo exponente venezolano de lo que en la literatura se conoce como el nativismo criollo. La exaltación del campo, el repudio a la ciudad como espacio maligno y la contemplación del paisaje, el agro y la flora, fueron temas inspiradores que marcaron durante años la narrativa y la poesía venezolana. Su obra cumbre, Silva Criolla A Un Bardo Amigo (1901), impulsó, sin duda, ese sentimiento convertido en movimiento literario, que contribuyó, entre finales del siglo XIX y comienzos del XX, a hacer del llano un espacio simbólico en Venezuela, y en el que también se inscribieron autores como M.V. Romero García y Rómulo Gallegos.

Lazo Martí, además de poeta, fue médico, profesión que ejerció entre los pueblos de los llanos centrales, San Fernando de Apure, Puerto Nutrias, Zaraza, El Sombrero y su ciudad natal, Calabozo. Fue fundador del periódico El Legalista (1892), a través del cual apoyó la Revolución Legalista de Joaquín Crespo, y colaborador de El Cojo Ilustrado. Su poesía, más que regionalista, es nativista, y convierte, según la crítica literaria, o local en un valor histórico y universal.

Entre sus poemas más destacados, además de su Silva Criolla A Un Bardo Amigo, se encuentran poemas como Crepusculares, Veguera, Flor de Pascua y Consuelo.

Obras[editar]

Crepusculares[editar]

Sus Crepusculares las empieza a escribir entre 1893 y 1894 mientras ejerce la medicina en San Fernando. Ya para el año de 1895 publica en El Álbum, revista literaria dirigida por Emilio Machado, 33 de sus Crepusculares. El 12 de diciembre de 1896 en el periódico El Verbo Liberal, publica Invierno. Veguera aparece en el Cojo Ilustrado el 1 de septiembre de 1897, y Estival el 1 de diciembre. En 1905 publica en Fiat Lux, con otra enumeración las Crepusculares XXV (Hay tristezas…) y XXVI (A la mano impecable…) Posteriormente, en el mismo periódico reproduce para el 1 de febrero la Crepuscular XXVII (Por fuerza de atracción…) Para esa época sus Crepusculares llevan el nombre de Confidencias.

Francisco Lazo Martí dirá de sus Crepusculares en unos de sus viajes a Calabozo:

He querido llegar a la realización de una estructura dota de armoniosa apariencia estética. El soneto, con sus dos cuartetos colocados sobre la débil base de los tercetos, que aparecen delgados bajo la masa que los supera, ofrece un aspecto antiestético; es algo así como una mujer gorda con unas piernas flacas. En la Crepuscular se encuentra equilibrada la forma armónica: la apariencia esbelta y grácil sobre una base amplia y sólida. (...)Algo así como una mujer de busto estrecho pero gracioso, sobre unas magníficas piernas. Y eso, indudablemente, luce mejor

Enlaces externos[editar]