Francisco José de Caldas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Francisco José de Caldas
Francisco José de Caldas.jpg
Nacimiento 4 de octubre de 1768
Popayán
Fallecimiento 28 de octubre de 1816
(48 años)
Santafé
Nacionalidad colombiano
Campo científico, militar, geógrafo, botánico, astrónomo, naturalista, periodista, prócer , mártir
Alma máter Seminario Mayor de Popayán(Universidad del Cauca), Universidad del Rosario, Universidad Santo Tomás (Colombia)
Conocido por Independencia de Colombia e hipsómetro
Abreviatura en botánica Caldas
Abreviatura en zoología Caldas
Cónyuge María Manuela Barahona
[editar datos en Wikidata ]

Francisco José de Caldas (Popayán, octubre de 1768 - Santafé, octubre de 1816) fue un científico, militar, geógrafo, botánico, astrónomo, naturalista, periodista Neogranadino, prócer de la independencia de Colombia. Por su erudición y vastos conocimientos sobre tantas disciplinas fue conocido entre sus contemporáneos como El Sabio, epíteto con el cual pasó a la historia de Colombia.

Estudios[editar]

Caldas ingresó a las mejores instituciones educativas de la Nueva Granada, entre ellas el Real Colegio Seminario San Francisco de Asís de Popayán y el Colegio Seminario Mayor Arquidiocesano de Popayán (hoy Universidad del Cauca), donde fue alumno de José Félix de Restrepo, la Universidad Santo Tomás (Colombia), y el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, hoy Universidad del Rosario, en Santafé, la actual Bogotá, donde debido a las contrarreformas lanzadas contra el Plan de Estudios Moreno y Escandón (1774), no disfrutó de una cátedra de la entonces llamada “filosofía natural”, cátedra que fue impartida por José Celestino Mutis. De su formación en Santafé comentaría Caldas: «Los que disponían de mis estudios y de mi persona me remitieron a esa capital, me encerraron en uno de esos colegios en que no se veían otra cosa que desatinos de Materia Prima, me pusieron a Vinio en las manos; pero no había nacido para Jurisconsulto. A pesar de castigos, reconvenciones y ejemplos, yo no pude tomar gusto a las leyes ni a Justiniano, y perdí los tres años más preciosos de mi vida».[1]

Recibió el título de derecho en el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, hoy Universidad del Rosario.

Por tanto, la principal formación científica que recibió Caldas fue por parte de José Félix de Restrepo, de quien relata Caldas: “Por fortuna me tocó un catedrático ilustrado que detestaba esa jerga escolástica que ha corrompido los más bellos entendimientos; me apliqué bajo su dirección al estudio de aritmética, geometría, trigonometría, álgebra y física experimental, porque nuestro curso de filosofía fue verdaderamente un curso de física y matemáticas… Me entregué a cultivar los elementos que había recibido en el curso de filosofía. Conocí que éstas no eran sino bellas semillas de las ciencias”.[2]

Científico[editar]

A partir de 1798, hizo observaciones astronómicas y desde 1800 se interesó por la Botánica. En 1801 entró en comunicación con el director de la Expedición Botánica, José Celestino Mutis. En diciembre de ese año se entrevistó en Quito, infructuosamente, con el barón Alexander von Humboldt y con Aimé Bonpland[3] Aspiraba a formar parte de la expedición del sabio prusiano, pero este prefirió llevar como tercer miembro de su equipo al joven aristócrata quiteño Carlos de Montúfar, lo que provocó feroces críticas de Caldas, quien se consideraba un científico plenamente capacitado y aseguró que Humboldt se había hecho amigo en Quito de jóvenes "obscenos y disolutos", que practicaban "amores impuros". Caldas se encontró en Ecuador con Humboldt, y se sumó a algunos de sus recorridos con la esperanza de formar parte del resto de la expedición del alemán. No obstante, Humboldt no quiso que continuara en la expedición hacia el Perú y México, -que por lo demás, financiaba de su peculio- lo que al parecer molestó al colombiano. Caldas acusó luego a Humboldt de visitar casas en Quito en donde "el amor impuro rige", y de poner sus pasiones por encima de los nobles propósitos de la ciencia: "se apodera esta pasión vergonzosa de su corazón y ciega a este joven sabio hasta un punto que no se puede creer", dijo en una carta a José Celestino Mutis. Calificó a Montúfar como un "Adonis ignorante, sin principios y disipado", y llegó a insinuar que hubo una relación sexual entre ellos al afirmar que "Venus se ha mudado de Chipre a Quito".[4]

A pesar de las insinuaciones de Caldas, otro factor que pudo pesar en la decisión del prusiano de llevar como asistente a Montúfar -a pesar de no ser un científico experimentado- fue que era hijo de uno de los nobles más ricos de Quito, el marqués de Selva Alegre, Juan Pío Montúfar, quien pagó a Humboldt una fuerte suma de dinero por el viaje del joven Montúfar, lo que incluyó su manutención. Al respecto, comentó Caldas amargamente: "El señor barón de Humboldt partió de aquí (Quito) el ocho del corriente (junio de 1802) con Mr. Bonpland y su adonis, que no le estorba para viajar como Caldas".[5] La dura carta de Caldas termina tomando nota de cómo a pesar de su admiración por el prusiano, le afectó profundamente el desplante: "Yo le amo, pero he sentido este desaire, que no curará con nada este sabio."[6] Las cartas de Caldas sobre este tema constituyen uno de los argumentos más difundidos sobre la presunta homosexualidad de Humboldt y su relación con el joven quiteño y son otro importante aporte suyo a la cultura universal.

Continuó las investigaciones de los suizos Horace Bénédict De Saussure y Jean André Deluc para correlacionar el punto de ebullición del agua con la altura sobre el nivel del mar, y determinar la altitud en función de la variación del punto de ebullición del agua y la presión atmosférica. Sobre esta base fabricó un primer hipsómetro, instrumento diseñado para determinar la altitud señalando el punto de ebullición del agua.

A finales de 1805 se vinculó a la Expedición Botánica y recorrió el norte del Ecuador. La Expedición logró como resultado el inventario de más de cinco mil especies de vegetales, insectos, aves, estudios climáticos y geográficos en los que participó el sabio Caldas, quien determinó los pisos térmicos e hizo una clasificación de los climas según la altitud. Sus diarios de estos viajes son valiosos documentos científicos e históricos, y se encuentran reunidos en el libro Viajes al corazón de Barnuevo. En 1806 regresó a Santafé, con un herbario y equipos astronómicos, para poner en marcha y dirigir el Observatorio Astronómico.

La primera parte de la literatura científica de Francisco José de Caldas se publicó en El Papel Periódico de la Ciudad de Santafé de Bogotá, dirigido por Manuel del Socorro Rodríguez, y el Correo Curioso, publicación erudita, económica y mercantil, bajo la tutela de Jorge Tadeo Lozano.

Entre sus tratados destacan El estado de la geografía del virreinato con relación a la economía y al comercio (1807), y El influjo del clima sobre los seres organizados (1808), en que enfatizó en las diferencias entre el trópico y las zonas templadas y la diversidad tropical. Fundó a comienzos de 1808 el Semanario del Nuevo Reino de Granada, órgano de difusión del pensamiento científico y cultural, incluida su propia obra.

Escritor[editar]

Caldas fue también un escritor notable. Su estilo se caracteriza por la claridad y por la nobleza de los conceptos. Su prosa es del siglo XVIII y puede figurar al lado de la de Jovellanos, Muñoz, Quintana y Feijoo. Sus trabajos literarios y científicos son muy numerosos y muy conocidos.[7] En sus cartas y documentos, escritos en hermosa caligrafía, se revela un impecable manejo del idioma, su fe Católica como un referente constante y una gran erudición.

Político[editar]

Se involucró decididamente en los acontecimientos de la época. Como subdirector del Diario Político de Santafé tomó parte en el levantamiento popular del 20 de julio de 1810. Condenó la brutal represión española de la Primera Junta Soberana de Quito. Se hizo partidario público de la independencia y más tarde entró como ingeniero militar al servicio de las fuerzas patriotas.

Participación directa en el grito del 20 de julio[editar]

Caldas pertenecía a la clase privilegiada de criollos ilustrados que no venían con buenos ojos la presencia del virrey Amar y Borbón representante de la corona española, debilitada por la invasión de los ejércitos napoleónicos a la península ibérica. Dispuestos a aprovechar la oportunidad de establecer un nuevo gobierno, los criollos comenzaron a entablar una serie de reuniones para organizarse. Éstas fueron llevadas a cabo en la casa de José Acevedo y Gómez. Sin embargo, los asistentes a estas reuniones descubrieron que la casa estaba bajo vigilancia. Caldas, aprovechando su condición de director del Observatorio Astronómico, permite entonces que las reuniones se realicen en dicha edificación (en la actualidad ubicada en la carrera 8 con calle 8). Fue en el Observatorio Astronómico entre las noches del 17 y 18 de julio de 1810 donde se planeó la estrategia que debía conducir al grito de independencia del 20 de julio. Se acordó, por sugerencia de Antonio Morales, que bien podría crearse una perturbación del orden público haciendo provocar de algún modo al comerciante español José González Llorente, cuya casa esquinera en la plaza central (hoy Plaza de Bolívar) se prestaba ideal para el plan de los criollos. El plan consistía en que Luis Rubio se dirigiese el día viernes 20 de julio (día de mercado en la plaza y por lo tanto, rebosante de personas) a la casa de González para efectos de pedir prestado un florero necesario a la decoración de una mesa para el banquete en homenaje del enviado especial de las cortes, don Antonio Villavicencio (nacido en Quito). Contaban los criollos, por defecto, con que González rechazaría la solicitud de forma insultante, dando entonces la excusa para que los hermanos Morales reconvinieran al español, lo agredieran y de ese modo crear una asonada. Sin embargo, el plan incluía una variante: en el caso en que el español facilitara el florero o se negara de manera cortés, se acordó que Caldas pasara a la misma hora, como de casualidad, por enfrente del almacén de González y lo saludara, lo cual daría oportunidad a Morales (merodeando también por casualidad) de reconvenirle por dirigir la palabra a un "chapetón" enemigo de los americanos y dar así inicio al incidente. Resultó que el español en efecto negó el préstamo del florero, pero en forma cortés por lo que solo la intervención convenida de Caldas permitió que Morales provocara de forma aleve al español y diera inicio al altercado que conduciría a los hechos del 20 de julio.[8]

Militar[editar]

En el año 1811 la presidencia de Nueva Granada es asumida por Antonio Nariño, y Caldas fue nombrado capitán del flamante Cuerpo militar de Ingenieros. Para 1812 asciende al grado de teniente coronel. En 1813 se le relacionó con la rebelión contra Nariño, y tras ser derrotados sus autores, Caldas, por temor a represalias marchó a Antioquia donde se le confirió el grado de coronel y fue nombrado Director de fábricas e ingeniero de armamentos. Entre 1813 y 1814 se encargó de las fortificaciones del río Cauca, de la instalación de una fábrica de fusiles y pólvora. En 1815 fue llamado por el entonces presidente Camilo Torres, su primo, para hacerse cargo de la creación de una Escuela Militar en Nueva Granada, y la construcción de baterías, fosas y puentes en las inmediaciones de la capital. A finales de 1815, fue enviado por José Fernández Madrid a prestar servicios en el ejército del norte y fortificar los caminos de Guanacas y del Quindío. Tras la sucesión de victorias del ejército realista después de la toma de Cartagena de Indias por las fuerzas expedicionarias de Pablo Morillo, Caldas huyó al sur con la intención de embarcarse en el puerto de Buenaventura en el Pacífico, ya que Popayan estaba aún bajo control patriota, pero tras la victoria del español Juan Sámano en la batalla de la Cuchilla del Tambo, Caldas fue soprendido y apresado diez leguas distante, en la hacienda de Paispampa, para ser trasladado a Bogotá y juzgado por un Consejo de Guerra.[9] [10]

Mártir[editar]

Símbolo relacionado con Caldas

En 1816 el ejército realista reconquista el país y Caldas es capturado en la hacienda Paispamba, que poseía su familia cerca de Popayán. Pronto es sentenciado a muerte por los tribunales de justicia, negándose el militar español Pablo Morillo a indultarle, y que, ante las peticiones de clemencia,[11] responde: "¡España no necesita de sabios!".

Cuando bajaba las escalinatas de la Universidad del Rosario, en camino hacia el patíbulo, dibujó en una pared la letra griega θ, enigma que tradicionalmente se ha interpretado como Oh, larga y negra partida.

Fue fusilado por la espalda el 28 de octubre de 1816 en la plazuela de San Francisco (hoy Parque Santander) de Bogotá, junto a Francisco Antonio de Ulloa. Caldas murió a la primera descarga, cuyos disparos le entraron por la espalda y le abrieron el pecho. Los cadáveres fueron enterrados en la iglesia de la Veracruz,[12] donde reposaron hasta 1904 cuando fueron encontrados cerca de la puerta de la iglesia.

Guillermo Valencia quien era representante a la Cámara, solicitó a la Academia Colombiana de Historia el traslado de los restos de los próceres a Popayán, llegando a esta ciudad en febrero de 1905. Los restos reposaron en la iglesia de San José, luego en la Catedral y finalmente, en 1940, pasaron al Panteón de los Próceres de Popayán.[13]

Evolución del hipsómetro[editar]

Un año después de la muerte del Sabio Caldas, William Hyde Wollaston presentó un hipsómetro mejorado en el que el termómetro dejaba de encontrarse inmerso en agua y pasaba a estar expuesto únicamente a su vapor.

En 1845, Henri Victor Regnault presentó el hipsómetro transportable, de dimensiones reducidas.

Legado[editar]

Un análisis de su abundante correspondencia epistolar, dirigida en particular a sus amigos más cercanos Santiago Arroyo y Valencia y Antonio Arboleda y Arrachea, permite descubrir varias facetas de la personalidad del Sabio Caldas.

Epónimos[editar]

Numerosos homenajes se han rendido en Colombia a la memoria del sabio Caldas:

  • Un departamento fue bautizado con el apellido del prócer payanés. Un municipio al Sur de Medellín, en el departamento de Antioquia, también lleva el apellido del prócer.
  • La plaza principal de Popayán, ciudad natal del prócer, lleva el nombre de Parque de Caldas y en su centro se yergue el monumento al Sabio, inaugurado el 20 de julio de 1910 con un discurso solemne del Maestro Valencia. La estatua pedestre en bronce, elaborada en París por el escultor francés Raoul Verlet, se encuentra montada sobre un pedestal con las siguientes características: El lado que da al occidente contiene la firma que puso Caldas en uno de los tomos del Teatro Crítico de Feijoo, cuando fue puesto en capilla.
Estatua de Caldas en la Plaza de Caldas, en Bogotá.
Francisco José de Caldas en la Plaza de Caldas, Bogotá
  • Una réplica de la estatua de Verlet se encuentra ubicada en la Plazoleta de las Nieves en Bogotá.
  • Un parque ubicado en Manizales (Caldas) lleva el nombre Parque Francisco José de Caldas y es más conocido como Parque de Caldas, donde se encuentra un monumento al prócer cuyo pedestal contiene la siguiente inscripción: "Al sabio Francisco José de Caldas, mártir de la independencia nacional. La patria agradecida 1910".
  • La casa natal del prócer se conserva en el centro histórico de Popayán. En 1960, tras ser adquirida por el Estado a las hermanas Emma, Natalia y Josefina Arboleda Quijano, sobrinas bisnietas del Sabio, la casa fue declarada "Monumento Nacional". En ella funcionó desde 1965 la Oficina de Turismo del Cauca, luego hizo uso de ella la Universidad del Cauca donde ubicó la vicerrectoría de Cultura y bienestar, hasta el año 2011. Hoy día el Estado vuelve a hacer uso de ella dejando el monumento como casa de encuentros culturales.
  • Una casa donde el payanés residió temporalmente en Bogotá, ubicada en la Carrera 8 entre Calles 5 y 6, fue restaurada en 1985 por el Banco de la República y en ella se inauguró ese mismo año un museo en su memoria, denominado "Museo Francisco José de Caldas".
  • En el Colegio Mayor del Rosario, en Bogotá, se encuentra ubicada una placa conmemorativa sobre la escalinata por la cual el Sabio Caldas bajó en camino hacia el patíbulo, el día de su muerte. El texto de la placa reza: "Por esta escala, Francisco José de Caldas, decoro de la ciencia, ejemplar de virtudes cristianas, Colegial, Catedrático y Consiliario de este Colegio Mayor, descendió de la prisión al patíbulo para ascender a la inmortalidad el 29 de octubre de 1816". El mármol tiene labrado en el extremo inferior el ideograma de la letra griega θ, cuya explicación se encuentra detallada en este mismo artículo.[14]
  • El claustro del Colegio Mayor del Rosario tiene otra placa conmemorativa del prócer, con la siguiente leyenda: "Francisco José de Caldas y Tenorio, alumno y catedrático insigne de este claustro mayor, vio a Dios en la naturaleza, estudiándola, y tomando la pluma narró las maravillas observadas. Difundió desde la cátedra la ciencia matemática y, cuando la Patria peligró, como Coronel empuñó la espada y combinando las armas con las letras creó el Cuerpo de Ingenieros Militares de Colombia, que en el sesquicentenario de su sacrificio inclina sus banderas en memoria de quien le dio la vida. XXIX-X-MCMLXVI"[15]
  • El Batallón de Ingenieros del Ejército Nacional de Colombia lleva el nombre del Sabio Caldas.
  • La Medalla Militar "Francisco José de Caldas" fue creada mediante el Decreto No. 3404 de 1950 y modificada por los Decretos 150 y 804 de 1952, 2862 de 1956 y 581 de 1975 y contemplada en el Decreto 1880 de 1988, su propósito es el de estimular y premiar a los miembros de las Fuerzas Militares de Colombia y servidores públicos del Sector Defensa que por su consagración al estudio hayan sobresalido, ocupando los primeros puestos en las escuelas de formación, en cursos de capacitación y a quienes obtengan el título de profesor militar de primera categoría.
  • El decano de los colegios militares en Colombia, Colegio Militar Cooperativo, cambió su nombre en 1969 por el de Colegio Militar Caldas en honor y gratitud al prócer y mártir de la patria.
  • El billete colombiano de veinte pesos que circuló en las décadas de los 70s y 80s llevaba su imagen.
  • En botánica, el género de fanerógamas Caldasia fue bautizado en su honor.Lag.[16]
  • La Instiución Educativa Francisco José de Caldas donde, además de su nombre, también se encuentra la estatua de la letra griega θ, enigma que tradicionalmente se ha interpretado como Oh, larga y negra partida, y sobre ella su estatua.

Abreviatura[editar]

La abreviatura Caldas se emplea para indicar a Francisco José de Caldas como autoridad en la descripción y clasificación científica de los vegetales. (Véase el listado de todos los géneros y especies descritos por este autor en IPNI).

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. CALDAS, Francisco José. En: Bateman, Alfredo. Francisco José de Caldas, el hombre y el sabio. Bogotá: Planeta, 1998. p. 17
  2. CALDAS, Francisco José de. Cartas de Caldas. Bogotá: Academia Colombiana de Ciencias exactas, físicas y naturales. 1978. p. 99.
  3. Vila, Pablo. El encuentro inoperante de dos sabios: Humboldt y Caldas. Caracas: Revista Nacional de Cultura, nº 134, 1959, pp. 38 – 51
  4. http://books.google.com/books?id=DMtQ_0-XYHAC&pg=PA27&lpg=PA27&dq=Caldas+Humboldt+Quito&source=bl&ots=ns5di5rxad&sig=lU6fjV9eoW2x6ra24yudqST6I2Q&hl=en&ei=3gpDTbuxJ8X7lweb16kh&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=4&ved=0CCkQ6AEwAzgK#v=onepage&q=Caldas%20Humboldt%20Quito&f=false
  5. http://revistadeindias.revistas.csic.es/index.php/revistadeindias/article/download/469/537
  6. http://revistadeindias.revistas.csic.es/index.php/revistadeindias/article/download/469/537
  7. Martínez Delgado, Luis (1959). Popayán, Ciudad Procera. Bogotá: Kelly.
  8. Liévano Aguirre, Indalecio (2002). Los Grandes Conflictos Sociales y Económicos de Nuestra Historia. Bogotá: Intermedio.
  9. Libro de lectura Mantilla PP 248
  10. www lablaa org
  11. Universidad Distrital Francisco José de Caldas, Francisco José de Caldas (1771 - 1816), retrieved on May 1, 2007
  12. banrepcultural
  13. El sabio Caldas no era como dicen Diario El Tiempo
  14. Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario (sin fecha). Placas conmemorativas. Bogotá: Montoya & Araújo Ltda. p.4
  15. Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario (sin fecha). Placas conmemorativas. Bogotá: Montoya & Araújo Ltda. p.7
  16. Amen. Nat. Españ. 1(2): 98. 1821 [post-15 de julio 1821]; nom. illeg. (GCI)

Bibliografía[editar]

  • Arboleda, Gustavo (1962). Diccionario Biográfico y Genealógico del Antiguo Departamento del Cauca. Bogotá: Guadalupe.
  • CALDAS, Francisco J. de. Viajes. (Viaje al corazón del Barnuevo). Minerva, Bogotá, 1936.

Enlaces externos[editar]

José María Quijano Wallis