Francisco Javier García Gaztelu

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Francisco Javier García Gaztelu, Txapote (n. Galdácano, Vizcaya, 12 de febrero de 1966) fue un jefe militar de ETA. Asesino y miembro dirigente de la banda terrorista ETA condenado por la Justicia por su participación en diversos crímenes, como los asesinatos de varios políticos del Partido Popular. También es conocido por los alias "Jon", "Xabier" y "Otsagi", entre otros.

Su actividad delictiva[editar]

Inició su actividad criminal durante los años 80 en el «Comando Donosti», llegando a ser jefe militar de la banda terrorista en los últimos años del siglo XX tras la caída de "Kantauri".

Participó en un tiroteo junto a otros miembros del Comando Vizcaya de ETA en agosto de 1991, en el cual resultaría muerto el también etarra Juan Maria Ormazábal, El Turco, así como el ertzaina (policía autonómico vasco), Alfonso Mentxaka. Después de este incidente huye a la clandestinidad, realizando primero labores de apoyo para diversos comandos e integrándose a finales del año 1994 en el comando Donosti, dirigido por Kantauri.

Según los expertos, "Txapote" representa la línea dura dentro de ETA, opuesta a la tregua de 1998. A él se le atribuye la reestructuración operativa de unos veinte comandos y el fortalecimiento de la actividad militar de ETA durante los meses siguientes a la tregua. "Txapote" impuso un nuevo sistema de organización de los comandos por los que estarían formados por tres miembros liberados de la organización, de los cuales sólo dos participarían simultáneamente en la comisión de atentados. El otro miembro sería el encargado de limpiar los pisos de pruebas e informar a la dirección en el caso de que fuesen detenidos los dos primeros.

Detención y juicio[editar]

Su detención se produce a raíz de la investigación por el robo de una troqueladora en Irún, en noviembre de 1999. Los detenidos facilitaron el nombre del colaborador de ETA Ibon Muñoa que en los años anteriores había proporcionado apoyo logístico al Comando Donosti. Muñoa declaró que se había entrevistado con "Txapote" en Anglet.

Esta localidad del sur de Francia sería peinada con ayuda de la policía francesa hasta localizarlo el 22 de febrero de 2001. La detención tuvo lugar a primera hora de la tarde en el barrio de Sables d'Or de dicho municipio cuando comía en la terraza del restaurante 'Havana Cafe'.

Estos hechos tuvieron lugar poco después de que ETA asesinara a dos trabajadores de la empresa Electra en su intento de matar con un coche bomba al concejal socialista Iñaki Dubreuil Churruca.

Fue juzgado en junio de 2006. Se acogió a su derecho a no declarar durante el juicio, presentando una actitud desafiante. Aunque se negó a intervenir en la primera jornada del juicio, Gaztelu utilizó su derecho a la última palabra para reconocer ser "militante de ETA" y afirmar que la banda no abandonaría su lucha.

Fue condenado a 50 años de cárcel como autor material del asesinato de Miguel Ángel Blanco; por su actitud, el tribunal en su sentencia también le prohíbe acercarse a la localidad vizcaína de Ermua durante cinco años a partir de su excarcelación. En el juicio por el asesinato del socialista Fernando Múgica, se le condenó a 82 años de cárcel y se le prohibió visitar San Sebastián, ciudad en la que se cometió el asesinato y donde reside la familia Múgica, durante los seis años siguientes a su salida del penal.

El 23 de enero de 1995, cuando comía con María San Gil en un restaurante de San Sebastián, el popular vasco Gregorio Ordóñez fue asesinado de un tiro en la cabeza en un atentado cometido con la participación de "Txapote",[1] siendo condenado a 30 años de prisión[2] "como autor de un delito de asesinato terrorista con alevosía, en concurso ideal con otro de atentado con premeditación. Además, le prohíbe acercarse durante cinco años a la familia de la víctima o a San Sebastián, y le condena a pagar 500.000 euros de indemnización a los herederos", aunque el Tribunal sentenció que "no se puede afirmar con exactitud" si "Txapote" fue quien disparó, se consideró probada su participación en el asesinato.

Esta sentencia fue motivo de polémica dado que la única prueba condenatoria contra "Txapote" fue la declaración de otro coimputado, situación que en otras sentencias había provocado la absolución de los procesados.

Las consecuencias prácticas de estos asesinatos fueron el resurgimiento de un movimiento social contrario a la violencia etarra, como el espíritu de Ermua, y la consiguiente creación de algunas de asociaciones contrarias al terrorismo como ¡Basta Ya!, Foro de Ermua, etc.

Atentados en los que participó[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]