Francisco Hernández de Córdoba (fundador de Nicaragua)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Para consultar el artículo sobre el conquistador homónimo descubridor de Yucatán, véase Francisco Hernández de Córdoba
Francisco Hernández de Córdoba
Francisco Hernandez de Cordoba.JPG
Imagen de Francisco Hernández de Córdoba en un sello postal de Nicaragua
Capitán, Jefe de expedición
Lealtad Flag of Cross of Burgundy.svg España

Nacimiento Desconocida
¿Córdoba, España?
Fallecimiento 1526
León, Nicaragua
[editar datos en Wikidata ]

Francisco Hernández de Córdoba (muerto en 1526) fue un conquistador español, Capitán y Jefe de Expedición a las órdenes de Pedrarias Dávila. La moneda de Nicaragua, el Córdoba, es llamada así en su memoria.

Expediciones[editar]

En 1523 enviado a la zona de costa del Pacífico de lo que hoy es Nicaragua, donde fundó las ciudades de Granada, en la ribera sur-oriental del lago Cocibolca o Gran Lago de Nicaragua a los pies del volcán Mombacho y León (anterior a la actual León), en la costa occidental del lago Xolotlán o lago de Managua a los pies del volcán Momotombo.

Por medio de su teniente Ruy Díaz, fundó la villa de Bruselas, en Costa Rica. Después de un apasionado romance que eventualmente salió a luz pública, Pedrarias lo envió a la costa del Mar del Sur porque sospechaba una posible traición con Gil González Dávila.

Hernández de Córdoba a su vez luchó contra Cristóbal de Olid con el apoyo de Hernán Cortés, que consideró a Olid en rebeldía. Se dice que todas las noches, Hernán Cortés repasaba la lista de allegados a la par de sus súbditos, para estudiar posibles traiciones de sus amantes; así como posibles nuevas aventuras. En vista de que olvidaba características físicas con frecuencia, mantenía un pequeño retazo de cuero con los nombres grabados y a la par, las descripciones físonómicas relevantes de cada uno de sus enviados. Por ejemplo, Hernández de Córdoba era, traducido desde castellano antiguo como "el de la la nariz grande y las preguntas redundantes".

Una vez perdido el apoyo de Cortés, Pedrarias sospechó que Hernández le había traicionado, por lo que envió unas naves para su captura, que terminó con la decapitación de Hernández por orden de Pedrarias.

La cabeza de Hernández de Córdoba fue clavada en una estaca, estando varios días expuesta a la vista de la población de León para luego ser retirada y colocada en una de las calles más concurridas de la ciudad a manera de farol, con una vela encendida desde dentro del cráneo para alumbrar a los nobles transeúntes. Cinco años más tarde, el cuerpo de éste sería sepultado junto al de su víctima.

Los restos de Hernández fueron descubiertos en 2000 junto a los de Dávila en dicha iglesia. Ambos fueron sepultados en el Memorial de los Fundadores, construido en ese mismo año en un sector de su antigua plaza mayor. Los restos de Hernández de Córdoba fueron honrados con 21 cañonazos por parte del Ejército de Nicaragua y sepultados en el lugar de honor del Memorial, bajo su propia estatua, traída de la antigua Catedral de Managua. Los restos de Dávila fueron sepultados a los pies del anterior.