Fracturación hidráulica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Fractura hidráulica»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Ilustración del proceso de fractura hidráulica y las actividades relacionadas necesarias para la extracción.
Pozo de extracción mediante fracturación hidráulica de ExxonMobil en Alemania.

La fracturación hidráulica, fractura hidráulica o estimulación hidráulica[1] (también conocida por el término en inglés fracking) es una técnica para posibilitar o aumentar la extracción de gas y petróleo del subsuelo. El procedimiento consiste en la perforación de un pozo vertical en el cual, una vez alcanzada la profundidad deseada, se gira el taladro 90° en sentido horizontal y se continúa perforando entre 1000 y 3000 m de longitud; a continuación se inyecta en el terreno agua a presión mezclada con algún material apuntalante y químicos, con el objetivo de ampliar las fracturas existentes en el sustrato rocoso que encierra el gas o el petróleo, y que son típicamente menores a 1 mm, y favorecer así su salida hacia la superficie. Habitualmente el material inyectado es agua con arena y productos químicos, lo cual favorece la fisuración e incluso la disolución de la roca.

Se estima que en 2010 esta técnica estaba presente en aproximadamente el 60 % de los pozos de extracción en uso.[2] Debido a que el aumento del precio de los combustibles fósiles ha hecho económicamente rentable estos métodos, se está propagando su empleo en los últimos años, especialmente en los Estados Unidos.[3] [4]

Los partidarios de la fracturación hidráulica argumentan los beneficios económicos de las vastas cantidades de hidrocarburos previamente inaccesibles, que esta nueva técnica permite extraer.[5] [6] Sus oponentes, en cambio, señalan el impacto medioambiental de esta técnica, que incluye la contaminación de acuíferos, elevado consumo de agua, contaminación de la atmósfera, contaminación sonora, migración de los gases y productos químicos utilizados hacia la superficie, contaminación en la superficie debida a vertidos, y los posibles efectos en la salud derivados de ello.[7] También se han producido casos de incremento en la actividad sísmica, la mayoría asociados con la inyección profunda de fluidos relacionados con el fracking.[8]

Por estas razones, la fracturación hidráulica ha sido objeto de atención internacional, siendo fomentada en algunos países,[9] mientras que otros han impuesto moratorias a su uso o la han prohibido.[10] [11] Algunos de estos países, como Reino Unido, recientemente han levantado su veto, optando por su regulación en lugar de una prohibición total. La Unión Europea se encuentra actualmente comenzando a regular la fracturación hidráulica.[12]

Historia[editar]

Principales bolsas de gas natural en el subsuelo de Estados Unidos.

Las inyecciones en el subsuelo para favorecer la extracción de petróleo se remontan hasta 1860, en la costa este norteamericana, empleando por aquel entonces nitroglicerina. En 1930 se empezaron a utilizar ácidos en lugar de materiales explosivos, pero es en 1947 cuando se estudia por primera vez la posibilidad de utilizar agua. Este método empezó a aplicarse industrialmente en 1949 por la empresa Stanolind Oil.[2]

En Estados Unidos se estima que la generalización de este método ha aumentado las reservas probadas de gas cerca de un 47 % en cuatro años y en 11 % la estimación de existencia de petróleo.[13] Además, en ese país, en 2012 se crearon gracias a los hidrocarburos no convencionales extraídos a través de la fractura hidráulica 2,1 millones de empleos y contribuyó en 283.000 millones de dólares a su economía. Asimismo, según un informe,[14] se crearán 3,3 millones de nuevos empleos y sumará 468.000 millones de dólares al crecimiento de Estados Unidos al final de la década.

Estos optimistas informes y estimaciones contrastan con los informes negativos a corto y medio plazo de las organizaciones ecologistas que estiman que el irreversible impacto ambiental en forma de contaminación de acuíferos y otros parámetros medioambientales tendrá un coste muy superior a esas cifras.[15]

Hasta 2010, se calcula que se han realizado 2,5 millones de fracturaciones hidráulicas en todo el mundo.[2]

Fluidos utilizados en la fractura hidráulica[editar]

Camiones y equipos necesarios para la fracturación hidráulica, en torno a un pozo en Estados Unidos.
Tanques de agua preparados para el proceso de fractura hidráulica en un pozo.
Tanques de almacenamiento en las cercanías de un pozo de fracturación hidráulica.

Junto con el agua se incluye una cierta cantidad de arena para evitar que las fracturas se cierren al detenerse el bombeo, y también se añade en torno a un 0,5-2 % de aditivos, compuestos por entre 3 y 12 aditivos químicos según algunas fuentes cercanas a la industria de fractura hidráulica,[16] si bien otras fuentes cifran y datan varios centenares de productos químicos, algunos de ellos muy tóxicos y cancerígenos[17] cuya función es evitar que el gas y el petróleo se contaminen e impedir la corrosión, entre otras funciones. Sin embargo no es hasta el año 2002 cuando se combina el uso de agua tratada con aditivos que reducen la fricción con la perforación horizontal y la fractura en múltiples etapas.[18]

Respecto al componente inyectado, el porcentaje varía según se lea a las empresas favorables a la fracturación hidráulica ("está basado en un 99,51 % de agua y arena y un 0,49 % de aditivos sostén")[19] o los organismos contrarios a esta técnica ("productos que equivalen a un 2% del volumen de esos fluidos").[20] Son estos aditivos los que generan más polémica, pues sus detractores afirman que incluyen sustancias tóxicas, alergénicas y cancerígenas, dejando el subsuelo en condiciones irrecuperables. Mientras que los defensores de esta técnica de extracción no niegan la existencia y toxicidad de esos aditivos pero aseguran que también se pueden encontrar en elementos de uso doméstico como limpiadores, farmacéuticos, desmaquillantes y plásticos. Su finalidad es generar las vías necesarias para extraer el gas de esquisto, mantener los canales abiertos y preservar a los hidrocarburos para evitar que se degraden durante la operación. En lo que parece haber coincidencia es que se recupera entre un 15 y un 80% de los fluidos introducidos.

Los fluidos utilizados varían en composición dependiendo del tipo de fracturación que se lleve a cabo, las condiciones específicas del pozo, y las características del agua. Un proceso típico de fracturación utiliza entre 3 y 12 productos químicos como aditivos.[21] Aunque existe una gran diversidad de compuestos poco convencionales, entre los aditivos más usados se incluyen uno o varios de los siguientes:

El producto químico más usado en las instalaciones de fracturación en los Estados Unidos entre 2005 y 2009 fue el metanol, mientras que otros agentes químicos ampliamente usados incluyen el alcohol isopropílico, 2-butoxietanol y el etilenglicol.[24]

En Estados Unidos, unos 750 compuestos químicos se utilizan como aditivos en la fractura hidráulica, según un informe del Congreso estadounidense publicado en 2011, tras haber sido mantenido en secreto por "razones comerciales".[25] [24] Algunos de los constituyentes químicos utilizados en estos aditivos, de acuerdo a un listado recogido en un informe del Departamento de Conservación Ambiental del Estado de Nueva York, son conocidos carcinógenos.[26]

Repercusiones en el medio ambiente[editar]

Cabeza de un pozo de fracturación hidráulica, desde la que se inyectan los fluidos al subsuelo.
Pozo de fracturación hidráulica de la empresa Halliburton en la formación Bakken (bolsa de gas natural), Dakota del Norte, Estados Unidos.
Pozo de fracturación hidráulica en funcionamiento.
Cabeza del pozo tras la retirada de los equipos hidráulicos.

Existen una elevada preocupación medioambiental acerca de las técnicas de fracturación hidráulica, debido al riesgo de contaminación de acuíferos, la emisión de contaminantes que afecten la calidad del aire, la posible migración a la superficie de gases y componentes químicos utilizados durante el proceso, los riesgos de vertido debido a la inadecuada gestión de los residuos, y los efectos que puedan tener en el entorno natural y la salud humana, entre los que se incluye el cáncer.[24] [7] Existe ya de hecho evidencia de contaminación medioambiental debida a esta técnica,[27] [28] [29] [30] y se estima que la exposición a los componentes químicos utilizados en los fluidos del fracking se incrementará a corto plazo debido a la proliferación de pozos que emplean esta tecnología.[7] Las compañías extractoras son reticentes a revelar las sustancias que contienen los fluidos que utilizan,[31] e incluso existe preocupación acerca de la supresión de información sobre el impacto negativo de esta técnica por parte de ciertos gobiernos y corporaciones.[32] Entre los aditivos utilizados en la fractura hidráulica se encuentran en algunos casos el queroseno, benceno, tolueno, xileno y otros formaldehídos.[33]

Los detractores de la técnica aducen la existencia de riesgos tales como la emisión a la atmósfera de contaminantes, la contaminación de aguas subterráneas debido a la fuga de fluidos de fracturación y por el vertido incontrolado de aguas residuales al exterior. Las empresas favorables a la fractura hidráulica aducen que esto puede ser controlado a través de medidas de seguridad como la utilización de envolventes adecuados y cemento para aislar los acuíferos y el tratamiento del agua para su reutilización en los pozos de extracción. Los fluidos de fracturación contienen sustancias peligrosas y su reflujo, metales pesados y materiales radiactivos procedentes del subsuelo.[34] Por otra parte, cerca de los pozos de gas se ha registrado contaminación de aguas subterráneas con metano,[35] [36] así como con cloruro de potasio, que provoca la salinización del agua potable.[34] El consorcio de empresas que trabajan en la industria de la fractura hidráulica afirma que tomándose las precauciones necesarias, no existen pruebas de que exista un riesgo real.[37] Las asociaciones ecologistas se basan en los datos recogidos desde que esas empresas están trabajando con ese sistema.[38]

Contaminación de aguas, aire y suelos[editar]

La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) elaboró un informe que asocia la fracturación hidráulica con la contaminación de las aguas en el estado de Wyoming. Cabe destacar que en esa área, la formación con hidrocarburos se encuentra a 372 m de profundidad, mientras que la base de los acuíferos se ubica a 244 m.

Un informe emitido en junio de 2011 por la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo, concluye que con la fracturación hidráulica se produce una «emisión de contaminantes a la atmósfera, contaminación de las aguas subterráneas debido a caudales de fluidos o gases provocados por escapes o vertidos, fugas de líquidos de fracturación y descargas no controladas de aguas residuales, así como la utilización de más de 600 productos químicos para liberar el gas natural».[39]

A este respecto, en 2009, la Asociación Norteamericana de Suministradores de Gas Natural (NGSA) afirmó que no se había confirmado ningún caso de contaminación de acuíferos.[40] Un estudio del UT Austin's Energy Institute del Dr. Charles Groat, de la Universidad de Texas, defendió la tesis de la NGSA,[41] [42] [43] aunque a finales del 2012 fue cuestionado por conflicto de intereses al revelarse que dicho profesor trabajaba para una empresa de perforación durante la realización y publicación del estudio. Tras esto, el profesor renunció a su puesto en la universidad.[44] [45] [46]

Ocupación de la tierra[editar]

Otra repercusión de la extracción de gas de esquisto es un alto índice de ocupación de tierra debido a las plataformas de perforación, las zonas de aparcamiento y maniobra para camiones, equipos, instalaciones de procesamiento y transporte de gas, así como las carreteras de acceso. Con todo, esta situación según las empresas y personas favorables a la fractura hidráulica no genera un inconveniente importante, debido a que la mayoría de las extracciones se hacen en lugares poco habitados y que, al entrar el pozo en producción, sólo queda en la superficie una cañería muy reducida.

Metano[editar]

Un estudio llevado a cabo por el MIT en 2011 encontró evidencias de la migración del gas natural (metano) hacia acuíferos en algunas zonas, seguramente debidas a prácticas defectuosas, como malos sellados de los conductos o la utilización de cemento de baja calidad.[47] Estudios realizados también en 2011 por el Departamento de Salud Pública de la Universidad de Colorado y la Universidad de Duke también apuntaron a contaminación por metano procedente de los procesos de fracturación hidráulica.[48] [49] La contaminación de los acuíferos por metano tiene efectos adversos sobre la calidad del agua, y en algunos casos extremos puede llegar a causar una explosión.[50] [48]

Otra de las acusaciones se basa en un informe de la Universidad de Cornell, el cual asegura que esta técnica aumenta la concentración de gases invernadero, inclusive en mayor medida que el carbón.[51]

Sismicidad inducida[editar]

La fracturación hidráulica produce habitualmente microseísmos que son demasiado pequeños para ser detectados excepto por aparatos de medida de precisión, pero a veces desencadena seísmos mayores que pueden ser sentidos por la población local. Estos eventos a veces se utilizan incluso para obtener un registro vertical y horizontal de la extensión de la fractura.[52] Hasta finales de 2012, se habían producido 4 ejemplos de sismicidad inducida por la fractura hidráulica, desencadenando seísmos capaces de ser sentidos por la población: uno en Estados Unidos, otro en Canadá, y dos en Reino Unido.[8] [53] [54] La inyección de agua de deshecho proveniente de las operaciones de fracking en pozos de agua salada puede causar mayores temblores, habiéndose registrado hasta de magnitud 3,3 (Mw).[55]

Varios terremotos en 2011 en Youngstown (Ohio) (incluyendo uno de magnitud 4,0) estuvieron probablemente relacionados con la inyección de agua de deshecho procedente de prácticas de fracking,[8] de acuerdo a sismólogos de la Universidad de Columbia.[56] Aunque las magnitudes de estos seísmos han sido por lo general pequeñas, el Servicio Geológico de los Estados Unidos ha informado de que no está garantizado que terremotos mayores no puedan tener lugar.[57] Un informe del Reino Unido concluyó que la fracturación hidráulica era muy probablemente la causa de dos pequeños temblores (de magnitudes 2,3 y 1,4 en la escala Richter) que tuvieron lugar durante prácticas de fracturación hidráulica en abril y mayo de 2011.[58] [59] [60] Estos temblores fueron sentidos por la población local. Debido a estos dos eventos, la sismicidad se encuentra entre los impactos más asociados a la fractura hidráulica por la opinión pública en Reino Unido.[61]

Además, la frecuencia de los seísmos se ha ido incrementando. En 2009, hubo 50 terremotos por encima de magnitud 3,0 en el área de los estados de Alabama y Montana, mientras que en 2010 se produjeron 87. En 2011 hubo 134 seísmos en la misma área, un incremento de 6 veces respecto a los niveles del siglo XX.[62]

Radioactividad[editar]

En algunos casos, la fracturación hidráulica puede arrastrar átomos de uranio, radio, radón y torio de las formaciones rocosas.[63] En consecuencia, existe preocupación acerca de los niveles de radioactividad de los fluidos residuales utilizados en la fracturación hidráulica y su potencial impacto en la salud pública. El reciclado de estas aguas residuales se ha propuesto como solución parcial, pero este enfoque tiene sus limitaciones.[64]

Efectos en la salud[editar]

Existe preocupación acerca de los posibles efectos a corto y largo plazo en la salud debida a la contaminación del aire y el agua, así como a la exposición a la radiactividad de algunos elementos generados durante la extracción de gas mediante fracking.[63] [65] [66] Las consecuencias en la salud pueden incluir infertilidad, defectos en el feto y cáncer, entre otros efectos.[67] [68] [69]

Un estudio publicado en 2012 concluyó que los esfuerzos en la prevención de riesgos debería dirigirse hacia la reducción de la exposición de los personas que viven o trabajan en las cercanías de los pozos de perforación a las emisiones contaminantes.[70]

Un estudio llevado a cabo en Garfield County (Colorado, Estados Unidos) y publicado en la revista Endocrinology sugirió que las operaciones de perforación de gas natural utilizan sustancias que pueden resultar en una elevada actividad de disruptores endocrinos (alteradores del equilibrio hormonal relacionados con la infertilidad y el cáncer) en el agua superficial y los acuíferos afectados.[68]

Controversia sobre sus posibles efectos[editar]

Cartel de rechazo contra la fracturación hidráulica en Hoyos del Tozo (Burgos, Castilla y León, España) ante la posible práctica de fracking en la comarca.
Cartel contra la fracturación hidráulica en Vitoria-Gasteiz, España, en octubre de 2012
Cartel contra la fracturación hidráulica en Alemania. El movimiento anti-fracking tuvo su origen en Estados Unidos, pero se ha extendido rápidamente por el mundo, en aquellos países donde la existencia de depósitos de gas ha planteado su posible extracción a corto o medio plazo.

Frente a la preocupación manifestada por algunas asociaciones ecologistas, como Ecologistas en acción, Amigos de la Tierra y Greenpeace,[71] respecto a los posibles riesgos medioambientales derivados de esta técnica, en el sentido de que, además del demostrado incremento de sismos,[72] los compuestos químicos podrían contaminar tanto el terreno como los acuíferos subterráneos,[71] la Royal Society británica afirmó, en 2012, que los riesgos eran manejables "siempre y cuando se implementen las mejores prácticas operacionales".[73]

A esto se sumaron tres trabajos científicos publicados en 2013 (dos de ellos del órgano oficial de la Asociación Nacional de Acuíferos de EE UU, la revista Groundwater)[74] que coincidieron en indicar que la contaminación de aguas subterráneas derivada del fracking "no es físicamente posible”. [75] [76] Uno de ellos afirma que: "Los hallazgos de un nuevo estudio de la publicación Groundwater sugieren que las concentraciones de metano halladas en pozos del condado de Susquehanna en Pennsylvania se explican no de la migración del shale gas de la formación Marcellus debido a la fractura hidráulica, sino de factores hidrogeológicos y topográficos de la región".[77]

Estados Unidos fue el primer país en utilizar la fractura hidráulica para extraer gas y petróleo y, por lo tanto, es usado como referente en el análisis de los aspectos ambientales. Algunos de los estudios más relevantes realizados hasta la fecha son los siguientes:

Jackson County (West Virginia, 1987)[editar]

En 1987, la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) publicó un informe que evidenciaba la migración de los fluidos utilizados en la fracturación hidráulica en un pozo de West Virginia. Se descubrió que el pozo, explotado por la empresa Kaiser Exploration and Mining Company, tenía fracturas inducidas que posibilitaron la contaminación de los acuíferos cercanos. El American Petroleum Institute (Instituto Americano del Petróleo) aceptó que la fracturación hidráulica había causado la contaminación subterránea, y la EPA tomó el caso como un ejemplo de los riesgos creados por esta técnica.[78] [79]

Estudio de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) en 2004[editar]

Un posterior estudio de la Agencia de Protección Ambiental realizado en 2004 en pozos de gas metano en mantos carboníferos (metano contenido en las capas de carbón) concluyó que el proceso era seguro en estos casos, y no siguió investigando debido a que "no existía evidencia inequívoca" de riesgos de contaminación, y a que los fluidos no eran necesariamente peligrosos ni eran capaces de migrar a capas más profundas.[80] El informe de EPA sí encontró ciertas incertidumbres en el proceso por el que los fluidos utilizados en la fractura migran a través de las rocas, y recomendó específicamente no utilizar diesel como componente de los fluidos en pozos de gas metano en mantos carboníferos, debido a su potencial como fuente de contaminación por benceno; en respuesta a este requerimiento, las compañías de gas acordaron dejar de utilizar el diesel en este tipo específico de pozos.[81] Uno de los autores del informe de 2004 de la EPA hizo hincapié en que el estudio se ceñía únicamente a pozos de gas metano en mantos carboníferos.[80]

Dimock (Pensilvania, 2009)[editar]

Se inició una investigación después de que se produjera una explosión en esta localidad de Pensilvania el 1 de enero de 2009. La investigación estatal reveló que la compañía Cabot Oil & Gas "había permitido que el gas migrara a las reservas de agua de la ciudad."[82] [83] Se encontraron niveles inaceptables en los pozos de arsénico, bario, ftalatos, compuestos glicolados, manganeso, fenol, metano y sodio.[84] En abril de 2010, el estado de Pensilvania prohibió a Cabot Oil & Gas que siguiera realizando actividades de extracción en todo el estado hasta que se hiciera cargo de la contaminación en el agua potable de 14 hogares en la localidad de Dimock, debida a la actividad de sus pozos.[85] Se le pidió asimismo a la empresa gasística que compensara financieramente a los residentes afectados y proporcionara un suministro alternativo de agua potable hasta que se instalaran sistemas de mitigación de la contaminación en los pozos afectados.[84]

Pavillion (Wyoming, 2012)[editar]

Las quejas en la calidad del agua de los residentes cercanos a un campo de pozos en la localidad de Pavillion (Wyoming) provocaron una investigación llevada a cabo por la EPA, que informó de la detección de metano y otros componentes químicos utilizados en el fracking, algunos de ellos con niveles peligrosos.[86] Un borrador del informe afirmaba que el impacto en el agua local podía explicarse por el fracking.[87] [88] El informe indicaba que la contaminación encontrada en los acuíferos de Pavilion es "típicamente imposible o muy costosa de mitigar o corregir."[87]

Regulación[editar]

Estados Unidos[editar]

En Estados Unidos, el fracking goza actualmente de amplias exenciones medioambientales: la industria del petróleo y el gas, de las que forma parte el fracking, está exenta del cumplimiento de las principales leyes federales sobre medio ambiente desde la aprobación en 2005 de la "Energy Policy Act of 2005" impulsada por el presidente George W. Bush. Estas leyes federales abarcan importantes regulaciones como la protección del derecho a un aire y agua limpios, la prevención de sustancias tóxicas y la emisión de productos químicos en el medio ambiente: entre las leyes que el fracking no está obligado a cumplir se encuentran la "Clean Air Act" (ley por un aire limpio), "Clean Water Act" (ley por un agua limpia), "Safe Drinking Water Act" (ley por el derecho al agua potable), "National Environmental Policy Act" (ley de política medioambiental nacional) o la "Resource Conservation and Recovery Act" (ley por la recuperación y conservación de los recursos), entre otras.

Adicionalmente, el secreto comercial de las empresas y otras exenciones permiten a las compañías de gas no publicar el contenido exacto de los fluidos utilizados.[89] Varios estados, entre ellos Colorado[90] y Texas, han legislado a favor de que la información sobre la composición de los fluidos utilizados sea pública.[91]

Resto del mundo[editar]

Un informe del Parlamento Europeo recomienda su regulación y que se hagan públicos los componentes que se emplean en los pozos de perforación. El Parlamento búlgaro prohibió su uso en 2012. En España, aunque el gobierno autonómico de Cantabria aprobó la Ley en la que se regula la prohibición de la técnica de fracturación hidráulica, el Senado nacional aprobó la Ley de garantía de suministro eléctrico, en la cual se incluyeron los procesos de fracturación hidráulica como alternativa para generar energía en Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla. A esta iniciativa se sumó la modificación de la Ley de Conservación de la Naturaleza del País Vasco, que permite la exploración y explotación de hidrocarburos no convencionales.[92]

En diciembre de 2012, en Gran Bretaña se levantó la moratoria de 18 meses que se había puesto sobre esta tecnología de extracción y comenzó a impulsar su utilización promoviendo la inversión anunciando grandes exenciones fiscales para impulsar la estimulación hidráulica.[93]

India también aprobó la explotación de gas de esquisto, luego de dos años de estudio de su política energética y Turquía comenzó a prepararse para la explotación de no convencionales.[94]

En Latinoamérica, el país que comenzó su desarrollo fue Argentina, en la formación Vaca Muerta, ubicada en la provincia de Neuquén. Este país ocupa a nivel mundial el segundo puesto en recursos de gas no convencional y el cuarto en petróleo.[95]

A fecha de 2013, la fracturación hidráulica ha sido prohibida en Francia, así como en algunos lugares de los Estados Unidos, como Búfalo (Estado de Nueva York) y Pittsburg (Pensilvania). Existen, además, moratorias en Canadá y Sudáfrica.[96]

Cobertura en los medios informativos[editar]

El documental Gasland, de Josh Fox,[97] fue uno de los primeros en oponerse frontalmente a la fracturación hidráulica, y en resumir las principales críticas a esta técnica extractiva. El documental exponía los problemas de contaminación de acuíferos cercanos a los pozos de extracción en lugares como Pennsylvania, Wyoming y Colorado.[98] Energy in Depth, un lobby de la industria del gas y el petróleo, puso en entredicho los hechos recogidos en el filme.[99] En respuesta, se publicó en la página web de Gasland una refutación a las afirmaciones hechas por el grupo lobbyista.[100]

Exxon Mobil, Chevron Corporation y ConocoPhillips emitieron anuncios durante 2011 y 2012 en los que se describían los beneficios económicos y medioambientales del gas natural, argumentando que la fracturación hidráulica era una técnica segura.[101]

El filme Promised Land (Tierra prometida), presentado por Matt Damon, trata asimismo el tema de la fracturación hidráulica.[102]

El 21 de abril de 2013, Josh Fox presentó Gasland 2, la segunda parte de su documental, en el que afirma que el retrato que hace la industria del gas natural, tratando de presentarlo como una alternativa limpia y segura al petróleo es un mito: los pozos de perforación mediante fracking acaban teniendo fugas a largo plazo, contaminando el agua y el aire, perjudicando a las comunidades locales y poniendo en riesgo el clima debido a las emisiones de metano, potente gas de efecto invernadero.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Definición: «fracturación hidráulica, mejor que fracking» Fundéu. Consultado el 8 de noviembre de 2012.
  2. a b c Montgomery, Carl T. y Michael B. Smith (en inglés) «Hydraulic fracturing: History of an Enduring Technology» Society of Petroleum Engineers. Consultado el 14 de noviembre de 2013.
  3. King, George E (2012) (PDF), Hydraulic fracturing 101, Society of Petroleum Engineers, Paper 152596, http://www.kgs.ku.edu/PRS/Fracturing/Frac_Paper_SPE_152596.pdf 
  4. Staff. «State by state maps of hydraulic fracturing in US.». Fractracker.org. Consultado el 19 October 2013.
  5. IEA (29 May 2012). Golden Rules for a Golden Age of Gas. World Energy Outlook Special Report on Unconventional Gas (PDF). OECD. pp. 18–27. 
  6. Hillard Huntington et al. EMF 26: Changing the Game? Emissions and Market Implications of New Natural Gas Supplies Report. Stanford University. Energy Modeling Forum, 2013.
  7. a b c «Industry Issues: Putting the Heat on Gas». Environmental Health Perspectives (US National Institute of Environmental Health Sciences) 115 (2):  p. A76. February 2007. doi:10.1289/ehp.115-a76. PMID 17384744. PMC 1817691. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1817691/. Consultado el 2012-05-01. 
  8. a b c Kim, Won-Young 'Induced seismicity associated with fluid injection into a deep well in Youngstown, Ohio', Journal of Geophysical Research-Solid Earth
  9. Jared Metzker (7 August 2013). «Govt, Energy Industry Accused of Suppressing Fracking Dangers». Inter Press Service. Consultado el 28 December 2013. 
  10. Patel, Tara (31 March 2011). «The French Public Says No to 'Le Fracking. Bloomberg Businessweek. Consultado el 22 February 2012. 
  11. Patel, Tara (4 October 2011). «France to Keep Fracking Ban to Protect Environment, Sarkozy Says». Bloomberg Businessweek. Consultado el 22 February 2012. 
  12. «Commission recommendation on minimum principles for the exploration and production of hydrocarbons (such as shale gas) using high-volume hydraulic fracturing (2014/70/EU)». Official Journal of the European Union (22 January 2014). Consultado el 13 March 2014.
  13. «Reconfigura la EIA mapa global de reservas shale» El Economista. Consultado el 15 de noviembre de 2013.
  14. «Estudio predice crecimiento de la industria de Estados Unidos gracias al shale» Shale Seguro. Consultado el 15 de noviembre de 2013.
  15. Peligros del fracking
  16. (en inglés) «Chemical Use in Hydraulic Fracturing» FracFocus. Consultado el 13 de noviembre de 2013.
  17. Algunos de los componentes de los fluidos utilizados en la fracturación hidráulica
  18. «La expansión de la producción de gas de yacimientos no convencionales Alejandro Alonso y Marta Mingo. Cuadernos de Energía 2010»
  19. «Cómo se compone el fluido químico». YPF.
  20. Cambio climático, Greenpeace
  21. «Modern Shale Gas Development in the United States: A Primer» (PDF) págs. 56–66. DOE Office of Fossil Energy and National Energy Technology Laboratory (April 2009). Consultado el 24 February 2012.
  22. a b c d e f g h i (PDF) Freeing Up Energy. Hydraulic Fracturing: Unlocking America's Natural Gas Resources. American Petroleum Institute. 2010-07-19. http://www.api.org/policy/exploration/hydraulicfracturing/upload/HYDRAULIC_FRACTURING_PRIMER.pdf. Consultado el 2012-12-29. 
  23. Andrews, Anthony et al. (30 October 2009). «Unconventional Gas Shales: Development, Technology, and Policy Issues» (PDF) págs. 7; 23. Congressional Research Service. Consultado el 22 February 2012.
  24. a b c «Chemicals Used in Hydraulic Fracturing» (PDF). Committee on Energy and Commerce U.S. House of Representatives (April 18, 2011).
  25. Nicholas Kusnetz (April 8, 2011). «Fracking Chemicals Cited in Congressional Report Stay Underground». ProPublica. Consultado el July 11, 2011.
  26. «Natural Gas Development Activities and High‐volume Hydraulic Fracturing» págs. 45–51. New York State Department of Environmental Conservation.
  27. «Incidents where hydraulic fracturing is a suspected cause of drinking water contamination». U.S. NRDC (December 2011). Consultado el February 23, 2012.
  28. Ian Urbina (March 3, 2011). «Pressure Limits Efforts to Police Drilling for Gas». The New York Times. Consultado el February 23, 2012. 
  29. David Biello (March 30, 2010). «What the Frack? Natural Gas from Subterranean Shale Promises U.S. Energy Independence--With Environmental Costs». Scientific American. Consultado el February 21, 2012.
  30. Daphne Wysham (February 6, 2012). «Fracking Perils: A Dangerous Misstep on the Road to U.S. Energy Independence». Common Dreams NewsCenter. Consultado el February 22, 2012.
  31. Ramanuja, Krishna (March 7, 2012). «Study suggests hydrofracking is killing farm animals, pets». Cornell Chronicle Online. Cornell University. Consultado el March 9, 2012.
  32. Marie Cusick (August 27, 2013). «DEP Attempted To Suppress Controversial Study That Criticized Shale Gas». State Impact Pennsylvania (NPR). Consultado el October 19, 2013. 
  33. «Chapter 5 Natural Gas Development Activities And High‐Volume Hydraulic Fracturing». New York Department of Environmental Conservation. June 2010. 
  34. a b «Repercusiones de la extracción de gas y petróleo de esquisto en el medio ambiente y la salud humana» Dirección General de Políticas Interiores. Parlamento Europeo. Consultado el 14 de noviembre de 2013.
  35. «Investigation of Ground Contamination near Pavillion, Wyoming (EPA, diciembre de 2011)» (en inglés).
  36. «Methane contamination of drinking water accompanying gas-well drilling and hydraulic fracturing (PNAS, abril de 2011)» (en inglés).
  37. «Shale gas extraction in the UK: a review of hydraulic fracturing» The Royal Society and The Royal Academy of Engineering
  38. Sobre los efectos del fracking Qué es el fracking EQUO.
  39. «Miranda rechaza el 'fracking' y exige que se revoque el permiso a Frontera Energy». Elcorreo.com Consultado el 3 de marzo de 2013.]
  40. «The five myths about fracking».
  41. Fracking does not contaminate groundwater, says scientist
  42. Fracking contamination downplayed (BBC NEWS)
  43. «Fact-Based Regulation for Environmental Protection in Shale Gas Development». University of Texas at Austin (February de 2012). Consultado el 29 February 2012.
  44. Henry, Terrence (December 7, 2012). «Why the UT Fracking Study Controversy Matters». StateImpact Texas (National Public Radio). Consultado el December 30, 2012. 
  45. Henry, Terrence (July 24, 2012). «Texas Professor On the Defensive Over Fracking Money». StateImpact Texas (National Public Radio). Consultado el July 24, 2012. 
  46. Vaughan, Vicki and Jennifer R. Lloyd (July 25, 2012). «Prof didn't disclose business ties to fracking». San Antonio Express-News. Consultado el July 25, 2012. 
  47. Moniz, Ernest J. et al. (June 2011). «The Future of Natural Gas: An Interdisciplinary MIT Study» (PDF). Massachusetts Institute of Technology. Consultado el 1 June 2012.
  48. a b «Methane contamination of drinking water accompanying gas-well drilling and hydraulic fracturing» (PDF). Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 108 (20):  pp. 8172–8176. 2011-05-17. doi:10.1073/pnas.1100682108. http://www.pnas.org/content/108/20/8172.full.pdf. Consultado el 2011-10-14. 
  49. «Gasland Correction Document». Colorado Oil & Gas Conservation Commission. Consultado el 25 January 2012.
  50. Urbina, Ian (26 February 2011). «Regulation Lax as Gas Wells' Tainted Water Hits Rivers». The New York Times. Consultado el 22 February 2012. 
  51. «Methane and the greenhouse-gas footprint of natural gas from shale formations»
  52. Bennet, Les, et al.. «The Source for Hydraulic Fracture Characterization» (PDF). Oilfield Review (Schlumberger) (Winter 2005/2006):  pp. 42–57. https://www.slb.com/~/media/Files/resources/oilfield_review/ors05/win05/04_the_source_for_hydraulic.ashx. Consultado el 2012-09-30. 
  53. «How is hydraulic fracturing related to earthquakes and tremors?». USGS. Consultado el 4 November 2012.
  54. Begley, Sharon; McAllister, Edward (12 July 2013). «News in Science: Earthquakes may trigger fracking tremors». ABC Science (Reuters). Consultado el 17 December 2013. 
  55. «Addressing the Environmental Risks from Shale Gas Development» (PDF). Worldwatch Institute (July 2010). Consultado el 2012-05-24.
  56. «Ohio Quakes Probably Triggered by Waste Disposal Well, Say Seismologists». Lamont–Doherty Earth Observatory. 6 January 2012. Consultado el 22 February 2012. 
  57. Rachel Maddow, Terrence Henry (7 August 2012). Rachel Maddow Show: Fracking waste messes with Texas (video). MSNBC. Escena en 9:24 - 10:35. 
  58. «Shale gas fracking: MPs call for safety inquiry after tremors». BBC News. 8 June 2011. Consultado el 22 February 2012. 
  59. «Fracking tests near Blackpool 'likely cause' of tremors». BBC News. 2 November 2011. Consultado el 22 February 2012. 
  60. «Geomechanical Study of Bowland Shale Seismicity» (PDF). Cuadrilla Resources (2 November 2011). Consultado el 22 February 2012.
  61. Williams, Laurence, John "Framing fracking: public responses to potential unconventional fossil fuel exploitation in the North of England", Durham thesis, Durham University, 2014
  62. Soraghan, Mike (29 March 2012). «'Remarkable' spate of man-made quakes linked to drilling, USGS team says». EnergyWire (E&E). Consultado el 2012-11-09. 
  63. a b Weinhold, Bob (19 September 2012). «Unknown Quantity: Regulating Radionuclides in Tap Water». Environmental Health Perspectives. NIEHS, NIH. Consultado el 11 February 2012. «Examples of human activities that may lead to radionuclide exposure include mining, milling, and processing of radio­active substances; wastewater releases from the hydraulic fracturing of oil and natural gas wells... Mining and hydraulic fracturing, or "fracking", can concentrate levels of uranium (as well as radium, radon, and thorium) in wastewater...».
  64. Urbina, Ian (1 March 2011). «Drilling Down: Wastewater Recycling No Cure-All in Gas Process». The New York Times. Consultado el 22 February 2012. 
  65. McHaney, Sarah (21 October 2012). «Shale Gas Extraction Brings Local Health Impacts». IPS News (Inter Press Service). Consultado el 2012-10-21. 
  66. Colborn, Theo; Kwiatkowski, Carol; Schultz, Kim; Bachran, Mary (2011). «Natural gas operations from public health perspective». Human and Ecological Risk Assessment: an International Journal 17 (5):  pp. 1039–1056. doi:10.1080/10807039.2011.605662. 
  67. Banerjee, Neela (16 December 2013). «Hormone-disrupting chemicals found in water at fracking sites. A study of hydraulic fracturing sites in Colorado finds substances that have been linked to infertility, birth defects and cancer.». Los Angeles Times. Consultado el 24 December 2013. 
  68. a b «Estrogen and Androgen Receptor Activities of Hydraulic Fracturing Chemicals and Surface and Ground Water in a Drilling-Dense Region». Endocrinology 155 (3). March 2014. doi:10.1210/en.2013-1697. http://press.endocrine.org/doi/abs/10.1210/en.2013-1697. Consultado el 24 December 2013. 
  69. McMahon, Jeff (24 July 2013). «Strange Byproduct Of Fracking Boom: Radioactive Socks». Forbes. Consultado el 28 July 2013. 
  70. McKenzie, Lisa; Witter, Roxana; Newman, Lee; Adgate, John (2012). «Human health risk assessment of air emissions from development of unconventional natural gas resources». Science of the Total Environment 424:  pp. 79–87. doi:10.1016/j.scitotenv.2012.02.018. 
  71. a b “fracking” = contaminación y sísmos» EFEverde.com Consultado el 13 de noviembre de 2013.
  72. Informe USGS sobre el incremento de seísmos en las zonas de fractura hidráulica [1]
  73. temores sobre el fracking: ¿ciencia o ficción?» BBC. Consultado el 14 de noviembre de 2013.
  74. «Natural ground water association.»
  75. «Hydraulic fracture height limits and fault interactions in tight oil and gas formations.» Geophysical Research Letters. 26 de julio de 2013.
  76. on Upward Migration of Hydraulic Fracturing Fluid and Brine.» Groundwater. 29 de julio de 2013.
  77. «Journal article evaluates methane sources in groundwater in Pennsylvania.» Groundwater. 24 de mayo de 2013.
  78. Urbina, Ian (August 3, 2011). «A Tainted Water Well, and Concern There May be More». The New York Times. Consultado el February 22, 2012. 
  79. Horwitt, Dusty (August 3, 2011). «Cracks in the Facade: 25 Years Ago, EPA Linked "Fracking" to Water Contamination» (PDF). Environmental Working Group. Consultado el August 3, 2011.
  80. a b «Does Natural-Gas Drilling Endanger Water Supplies?». BusinessWeek. November 11, 2008. 
  81. «Evaluation of Impacts to Underground Sources of Drinking Water by Hydraulic Fracturing of Coalbed Methane Reservoirs; National Study Final Report» (PDF). Consultado el July 13, 2011.
  82. Michael Rubinkam, Pa. regulators shut down Cabot drilling, April 15, 2010, pressconnects.com
  83. Lustgarten, Abrahm (November 20, 2009). «Pa. Residents Sue Gas Driller for Contamination, Health Concerns». Pro Publica. Consultado el February 4, 2014. 
  84. a b Fetzer, Richard M. (January 19, 2012). «Action Memorandum - Request for funding for a Removal Action at the Dimock Residential Groundwater Site». Consultado el May 27, 2012.
  85. Legere, Laura. «Gas company slapped with drilling ban and fine». The Times Tribune. Consultado el May 8, 2011.
  86. «EPA Releases Draft Findings of Pavillion, Wyoming Ground Water Investigation for Public Comment and Independent Scientific Review». EPA. December 8, 2011. Consultado el February 27, 2012. 
  87. a b «Investigation of Ground Water Contamination near Pavillion, Wyoming. Draft» (PDF). EPA (December de 2011). Consultado el March 23, 2012.
  88. Susan Phillips (December 8, 2011). «EPA Blames Fracking for Wyoming Groundwater Contamination». StateImpact Penn­syl­va­nia. WITF, WHYY & NPR. Consultado el February 6, 2012.
  89. «Regulation of Hydraulic Fracturing in California: A Wastewater and Water Quality Perspective» (PDF). University of California Center for Law, Energy, and the Environment (April 2013). Consultado el 2014-05-01.
  90. «Colorado Sets The Bar on Hydraulic Fracturing Chemical Disclosure». Environmental Defense Fund. Consultado el March 27, 2013.
  91. Maykuth, Andrew (22 January 2012). «More states ordering disclosure of fracking chemicals.». Philadelphia Inquirer. Consultado el March 27, 2013. 
  92. «Vía libre a la práctica del 'fracking'»
  93. «El Gobierno británico promete 'el mejor régimen fiscal' para el 'fracking'»
  94. «Turkey seeks Canada, US aid on shale gas reserves»
  95. «Argentina desplazó a EEUU como segunda reserva mundial de shale gas»
  96. «CCOO pide prohibir la extracción de gas mediante 'fracking' y retirar los permisos concedidos en Cantabria y otras CCAA» Europa Press. Consultado el 14 de noviembre de 2013.
  97. Documental: Gasland (2010). 104 minutos.
  98. «Gasland» (2010). Consultado el 2012-05-14.
  99. «Gasland Debunked» (PDF). Energy in Depth. Consultado el 2012-05-14.
  100. «Affirming Gasland». July 2010. Consultado el 2010-12-21. 
  101. Gilbert, Daniel (7 October 2012). «Matt Damon Fracking Film Lights Up Petroleum Lobby». The Wall Street Journal. Consultado el 26 December 2012. 
  102. Gerhardt, Tina (31 December 2012). «Matt Damon Exposes Fracking in Promised Land». The Progressive. Consultado el 4 January 2013. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]