Fortunata y Jacinta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fortunata y Jacinta
Autor Benito Pérez Galdós
Género Novela
Idioma Español
Título original Fortunata y Jacinta (dos historias de casadas)
País Flag of Spain.svg España, España
Fecha de publicación 1887
Formato Impreso


Fortunata y Jacinta (1886-1887), de Benito Pérez Galdós, es, según la opinión mayoritaria de la crítica literaria, la mejor novela de su autor, y junto a La Regenta de Leopoldo Alas, una de las más populares y representativas del realismo literario español.

Argumento de Fortunata y Jacinta[editar]

El hilo conductor de la historia es el personaje de Juan (apodado "Juanito" o "El Delfín") Santa Cruz, hijo único de una adinerada familia de la burguesía madrileña de finales del siglo XIX. En su época estudiantil, el joven lleva una vida disipada. Durante una visita a Plácido Estupiñá, un amigo de la familia, conoce y se encapricha de Fortunata, una hermosa joven de clase humilde. Juan seduce a Fortunata y la convierte en su amante pero termina por aburrirse de ella y desaparecer de su vida. Su madre decide casarle con su sobrina Jacinta. Durante la luna de miel, el joven narra a su esposa sus aventuras por los barrios pobres de Madrid, y le habla de Fortunata. El tiempo pasa y Jacinta no puede tener hijos; ella y el resto de la familia llegan a obsesionarse con el tema.

Un buen día aparece Ido del Sagrario, un pobre al que Juanito invita a su casa para reírse de él. Ido del Sagrario le cuenta a Jacinta que sabe dónde hay un hijo de su marido y de Fortunata. La joven se ilusiona con la idea de adoptar al hijo de su marido. Tras consultarlo con Guillermina Pacheco, una vecina santurrona, las dos mujeres van a por el pequeño, llamado "el Pitusín". El tutor de la criatura es José Izquierdo, tío de Fortunata, al que terminan por comprar el niño. Cuando Jacinta lo habla con su marido, todo resulta ser una farsa de Juan Izquierdo. Era cierto que Juan había tenido un hijo con Fortunata pero el niño murió cuando él ya estaba casado con Jacinta. El falso Pitusín es internado en un hospicio.

Mientras tanto, Fortunata ha malvivido con distintos hombres con muy mala fortuna. Estuvo un tiempo en Madrid y Barcelona y uno de sus últimos amantes la llevó a París. A su vuelta a Madrid, Feliciana, una conocida suya, la acoge en su casa. El novio de ésta, Olmedo, es estudiante de Farmacia y un día lleva a casa de Feliciana a un compañero de estudios, Maximiliano Rubín. Maximiliano se enamora perdidamente de Fortunata y le propone mantenerla como su amante. A pesar del aspecto poco agraciado de Maximiliano y su carácter débil y obsesivo, Fortunata acepta.

Maxi vive con su tía, Doña Lupe, una avara viuda enriquecida gracias a la práctica de la usura. Cuando Maximiliano decide casarse con Fortunata, su tía y sus hermanos mayores, Juan Pablo y Nicolás, acceden a condición de que Fortunata pase una temporada en un convento para reformarse. Durante su estancia en el Convento de las Micaelas, Fortunata se convence a sí misma de que casarse con Maxi es lo mejor que puede hacer para llevar una vida honrada. También hace amistad con otra interna, Mauricia "La Dura". Tras su paso por el Convento de las Micaelas, se celebra la boda de Fortunata y Maximiliano.

Durante este tiempo, Juan ha sabido del regreso de Fortunata a Madrid y vuelve a encapricharse de ella. Juan de Santa Cruz alquila el piso contiguo y compra a la criada de los recién casados para tender una trampa a Fortunata y seducirla de nuevo. Fortunata engaña a su marido con Juan tan sólo días después de la boda. Al poco tiempo decide abandonar a Maximiliano, quien vuelve a casa de su tía Lupe mientras Fortunata pasa a ser la mantenida de Juanito.

Con el tiempo Juan vuelve a cansarse de Fortunata, a quien encuentra bella pero tosca e inculta. Se distancia de ella y la abandona de nuevo cuando su mujer se entera de que mantiene una amante. Fortunata tropieza en la calle con Don Evaristo Feijoo, un elegante coronel retirado de avanzada edad, amigo de su cuñado Juan Pablo. Tras una corta amistad, Feijoo propone a Fortunata ser su mantenida. La pareja pasa una temporada feliz tras la cual Feijoo siente que se hace demasiado viejo y decide resolver el futuro de Fortunata antes de morir. Le aconseja volver a casa de su marido y le ayuda convenciendo a Maxi y su familia a aceptar a Fortunata de nuevo.

Fortunata se muda con Maxi y Doña Lupe a una nueva casa cerca de la Farmacia de Samaniego, donde Maximiliano trabaja como ayudante de botica. Durante este periodo, Fortunata se integra en la familia Rubín, hace amistad con Aurora Samaniego, hija del patrón de Maxi, y recibe las atenciones de Severiano Ballester, el regente de la botica. La salud de Maximiliano se deteriora, y comienza a sufrir ataques de locura en los que acusa a su mujer de engañarle y a su tía de querer envenenarle. Cuando Fortunata es informada de que su amiga Mauricia "La Dura" está enferma, va a visitarla junto con Doña Lupe. Mauricia yace moribunda en casa de su hermana Severiana en el mismo edificio habitado por Ido del Sagrario y José Izquierdo. Doña Guillermina y Jacinta son también benefactoras de Mauricia y sus vecinos, así Jacinta y Fortunata se encuentran cara a cara por primera vez en casa de Severiana. Fortunata, aunque admira la elegancia y el carácter de Jacinta, le grita que es Fortunata y arremete a empujones contra ella.

Al día siguiente, Guillermina Pacheco intenta convencer a Fortunata de que no debe causar más problemas a Jacinta y olvidarse de Juan. Sin embargo esta confiesa a Doña Guillermina que se considera la auténtica esposa de Juan, ya que lo conoció antes que Jacinta y es la única que ha podido darle un hijo. Jacinta escucha esta conversación a escondidas. Cuando Guillermina descubre a Fortunata que Jacinta está escondida escuchando, las dos jóvenes se enzarzan en reproches llamándose ladrona la una a la otra.

Al poco tiempo Juan y Fortunata reinician sus relaciones discretamente. Fortunata busca quedarse embarazada de Juan en su idea de legitimar su posición como auténtica esposa del "Delfín", pero este comienza a distanciarse de nuevo. Fortunata hace a Aurora confidente de su infidelidad. Esta la justifica insinuando que Jacinta ha tenido una relación ilícita con Manuel Moreno de la Isla, sobrino de Guillermina Pacheco. Doña Lupe sospecha la infidelidad de Fortunata y trata de convencerla para que abandone a su amante. Maximiliano, cada vez más enloquecido, intuye que su mujer estaba embarazada. Cuando Fortunata se ve abandonada por Juan y embarazada de nuevo, tras romper definitivamente con Doña Lupe y los Rubín, vuelve a su antigua casa de Madrid con su tía Segunda.

Fortunata da a luz a su segundo hijo asistida por un médico amigo de los Rubín y Segismundo Ballester. Tan pronto como el niño nace, la familia Rubín y la familia Santa Cruz (por medio de Guillermina Pacheco) muestran interés por el pequeño.

Los Rubín dicen a Maxi que Fortunata ha muerto. Maxi poco a poco recobra la salud y la razón, pero no cree en la muerte de Fortunata y discretamente intenta descubrir dónde se encuentra. En sus pesquisas, no sólo descubre dónde vive Fortunata sino también que Juan de Santa Cruz tiene una relación con Aurora. Maxi va a casa de su mujer, convaleciente tras el parto, y le cuenta que Santa Cruz la estaba engañando con Aurora. Tan pronto como se ve sola, Fortunata sale a ajustarle las cuentas a Aurora, y se encara con ella en la tienda que Aurora regenta montando un escándalo. La salud de Fortunata empeora tras esta salida. Maxi vuelve a visitar a Fortunata a torturarla provocando sus celos por Aurora y Juan. Esta le promete quererle como esposa a cambio de matar a Aurora. Maxi se siente enloquecer de nuevo y llega a comprar un revólver, pero su tía Lupe y sus hermanos lo encierran antes de que pueda cometer una locura.

A los pocos días Fortunata muere desangrada. Antes de morir, hace testamento firmando una nota en la que entrega su hijo a Jacinta. Maximiliano, a quien su familia juzga peligroso, es encerrado en un manicomio en las cercanías de Madrid, a lo que Maxi no opone resistencia. Juan de Santa Cruz debe confesar delante de su madre y su mujer que el niño de Fortunata es suyo, perdiendo el favor de su esposa definitivamente.

El mismo día del entierro de Fortunata llega al cementerio el cuerpo de Feijoo. En el texto es cuando llevan a Maxi al cementerio para demostrarle que está muerta pues en su enfermedad da en pensar que le engañan, a la salida del cementerio se cruzan con el entierro de D. Evaristo Feijoo y a su regreso a casa es cuando le llevan a Leganés.

Personajes[editar]

  • Fortunata, joven de clase humilde. Amante de Juan de Santa Cruz.
  • Juan Santa Cruz, hijo único de una acomodada familia madrileña.
  • Jacinta, esposa de Juan de Santa Cruz.
  • Maximiliano Rubín, esposo de Fortunata.

En relación a Fortunata

  • Juárez el Negro, segundo amante de Fortunata, después de Juan.
  • Camps, último amante de Fortunata, antes de Maxi.
  • Evaristo Feijoo, coronel retirado de avanzada edad, amante de Fortunata tras la fuga de casa de su marido y su segunda ruptura con Juan.
  • Ido del Sagrario, vecino de José Izquierdo. Según cuentan, novelista enloquecido por el hambre.
  • Nicanora, mujer de Ido del Sagrario.
  • José Izquierdo, tío de Fortunata.
  • Rosita, hija de Ido del Sagrario.
  • Mauricia La Dura. Compañera de Fortunata durante su estancia en el Convento de las Micaelas. Mauricia trabaja para Doña Lupe vendiendo pañuelos y otras mercancías empeñadas a la usurera. Mauricia es alcohólica y tiene una hija ilegítima llamada Adoración, que es la niña protegida por Jacinta.
  • Segunda, tía de Fortunata. Regenta de un puesto de huevos en el mercado de la Plaza Mayor.
  • Aurora Samaniego, viuda de Fenelón. Hija de Doña Casta Moreno, viuda de Samaniego. Viuda de un francés. Amiga y confidente de Fortunata.
  • Juan Evaristo Segismundo, segundo hijo de Fortunata.

En relación a Maxi

  • Olmedo, amigo estudiante de Maxi.
  • Feliciana, amante de Olmedo. Gracias a ella conoce Maxi a Fortunata.
  • Juan Pablo Rubín, hermano mayor de Maxi.
  • Refugio, amante de Juan Pablo.
  • Doña Lupe, tía de Maxi al que ha educado desde casi niño. Viuda de Jáuregui y notable usurera.
  • Nicolás Rubín, cura, hermano mayor de Maxi.
  • Segismundo Ballester. Regente de la Farmacia de Samaniego, donde Maxi trabaja de ayudante. Enamorado de Fortunata.
  • Torquemada, usurero amigo de Doña Lupe a traves del cual la señora practica también la usura.
  • Papitos, criada de Doña Lupe.
  • Doña Casta Moreno, viuda de Samaniego. Dueña de la farmacia donde trabaja Maxi.

En relación a Jacinta

  • Isabel Cordero, madre de Jacinta.
  • Gumersindo Arnaiz, padre de Jacinta y hermano de Barbarita, la madre de Juanito Santa Cruz
  • Guillermina Pacheco. Beata, amiga de Jacinta y de los Santa Cruz. Obsesionada con conseguir dinero para la construcción de un asilo de beneficencia.
  • Severiana. Hermana de Mauricia "La Dura". Mujer pobre, pero disciplinada y aseada, se encarga de la educación de la hija de Mauricia.
  • Adoración. Hija de Mauricia "La Dura". Niña aseada y modosa, criada por su tía Severiana y protegida de Jacinta.
  • Juanito el "Pitusín". Falso hijo de Fortunata y Juan adoptado por Jacinta debido al engaño de José Izquierdo.
  • Candelaria Arnaiz, hermana mayor de Jacinta.
  • Pepe Samaniego, cuñado de Jacinta, casado con su hermana Candelaria. Es un pobre dependiente en una tienda.
  • Benigna Arnaiz, hermana mayor de Jacinta. casada con un rico viudo.
  • Manuel Moreno Isla, amigo de la familia de los Santa Cruz, sobrino de Guillermina Pacheco. Secretamente enamorado de Jacinta.

En relación a Juan

  • Baldomero Santa Cruz, padre de Juanito Santa Cruz. Rico comerciante retirado.
  • Barbarita Arnáiz, madre de Juanito Santa Cruz. Proveniente de una rica familia de comerciantes.
  • Plácido Estupiñá, amigo-empleado de la familia de Santa Cruz.
  • Jacinto Villalonga, amigo de Juanito Santa Cruz desde sus tiempos de estudiante. Involucrado en política.

Escenarios[editar]

Atrio de la iglesia antigua de San Ginés de Madrid, copia anónima del cuadro de Raimundo de Madrazo. Publicada en La Ilustración Española y Americana (de una fotografía de Goupil&Cía Paris), en enero de 1875.

La narración transcurre casi enteramente en Madrid, salvo las vacaciones de los Arnaiz y Santa Cruz en San Sebastián, y la luna de miel de Juanito y Jacinta por distintos lugares de España. Barcelona, Biarritz, Londres y París también se mencionan en la novela.

  • Plaza de Pontejos: Es la plaza donde se encuentra la residencia de los Santa Cruz y de su vecina, Doña Guillermina Pacheco.
  • Plaza Mayor y Cava de San Miguel: La Cava de San Miguel es el lugar donde reside Plácido Estupiñá, y donde se produce el primer encuentro entre Fortunata y Juan. La novela comienza y termina con Fortunata residiendo en el mismo edificio que Estupiñá, situado en la Cava de San Miguel y con una limitada vista a la Plaza Mayor.
  • Iglesia de San Ginés: Es la iglesia donde Guillermina Pacheco y Plácido Estupiñá asisten a misa.
  • Calle de Raimundo Lulio : Es la calle del barrio de Chamberí donde residen Doña Lupe y Maximiliano antes de mudarse a la Calle del Ave María cuando Maxi comienza a trabajar como ayudante en la botica de Samaniego.
  • Calle del Ave María. Es la calle donde se encuentra la botica de Samaniego y la residencia de Doña Lupe, Fortunata y Maxi tras su reconciliación.
  • Calle de Tabernillas: Es la calle donde vive Fortunata en le etapa en que es mantenida por Evaristo Feijoo.

Enlaces externos[editar]