Formación del imperativo en español

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Como otras lenguas, el castellano presenta formas verbales para dar órdenes, para pedir cosas o para exigir; estas son las formas de imperativo, que abarcarían ya no únicamente las que tiene la estructura verbal per se, sino también las que se pueden formar gracias a otras formas verbales.

Formas verbales de imperativo stricto sensu[editar]

Son las que corresponden en sus desinencias a las segundas personas de singular y plural, como (tú) come y calla, (vos) bailá y hablá, (vosotros) venid, (vosotros) sentaros/sentaos, etc. Para el resto de las formas, incluyendo las formas que concuerdan con usted(es), se utiliza el presente del subjuntivo, como en caminen, venga usted, esperemos... El verbo ir para el imperativo de primera persona del plural usa generalmente el presente de indicativo, como en vamos, niñas.

Otras formas verbales[editar]

Puede usarse el infinitivo a modo de un imperativo pasado (yusivo), ya que el castellano no posee un tiempo verbal específico, a diferencia de otras lenguas: «Habértelo pensado antes de corregirme el artículo». Además, en este caso y en otros es posible recurrir al pasado imperfecto del subjuntivo, empleado para corregir una forma de imperativo inexistente: «Te lo hubieras pensado antes». Además:

Subjuntivo con pronombre al final con usted y ustedes, nosotros y nosotras:

Dígame
Váyanse
Cantemos, en el caso de nosotros(as), el uso establece una doble formación para el presente de indicativo del verbo ir: vayámonos, vámonos.

Con él y ella, ellos y ellas, lo mismo que antes:

Hágase tu voluntad
Válganme

Lo que ocurre es que, para distinguirlo de lo anterior, hoy se prefiere usar una construcción que + (pronombre/s) + subjuntivo sin pronombre al final. También hay otra norma que dice que el objeto indirecto precede al directo: «Nos lo quieren quitar», y que en este caso le y les pasan a se: «Se lo has dicho».

  • «Que venga María», en oposición a: «Venga (usted), María».

Esta construcción también sirve para enfatizar una orden:

  • Que te lo comas

Para enfatizar, como en otros tiempos verbales, en castellano se puede añadir el pronombre:

  • Tú sigue así

También, para con el imperativo de la primera persona del singular, existe la misma dualidad que para la tercera persona:

  • Ande yo caliente y ríase la gente (presente del subjuntivo sin la construcción de que) (Luis de Góngora y Argote)
  • Que ande yo caliente (la construcción del que)

Negativa[editar]

Adverbio de negación + pronombre (si lo hay) + presente del subjuntivo:

  • No me digan
  • Nunca digas nunca
  • Ni creáis que vais a seguir así

Futuro de imperativo[editar]

El futuro de imperativo, que tiene formas específicas en algunas lenguas como el latín, en castellano se puede apañar con la construcción ir/irse + a + infinitivo:

  • Vete a comer
  • No me vayas a llorar

Cambios[editar]

Acentuación de formas verbales con pronombres enclíticos[editar]

En su Ortografía, la Real Academia Española indica que las palabras compuestas por una forma verbal y un pronombre enclítico se acentúan de acuerdo a las reglas generales de acentuación.

está + te = estate
anda + te = ándate
toma + los = tómalos

Pérdida de letras en el imperativo[editar]

  • La primera persona del plural del imperativo (que sería la del presente del subjuntivo) pierde su última letra, es decir la s, cuando se junta con : nos, os y se. Ejemplos:

Cantemos + nos> Cantémonos (no *Cantémosnos)

Digamos + se + lo> Digámoselo (no *Digámosselo)

Nota: esa norma también sería aplicable a otros tiempos verbales con s al final, pero hoy ya sólo lo es al presente de imperativo, ya que, al resto de las formas personales de los verbos, no se les añaden pronombres actualmente.

  • En su forma normativa, la segunda persona del plural del imperativo pierde la d ante os (estad > estaos), salvo en el verbo ir (id > idos).

Variación dialectal[editar]

El imperativo de segunda persona de plural usado en España cambia según se trate de un uso formal o escrito o de uno informal (no normativo):

  • Uso formal: venid aquí, sentaos.
  • Uso informal: venir aquí (o vení aquí), sentaros (o sentarse).

No obstante, es normativo usar el infinitivo como imperativo cuando va precedido de la preposición a: «Niños, a callar»; o cuando se dan órdenes a un público en general, sin identificar a nadie en concreto, como habitualmente sucede en las señales públicas o carteles de aviso: No tocar, peligro de muerte; No aparcar; y, como se ha mencionado anteriormente, también valdría para el infinitivo pasado.

  • En el Cono Sur el verbo ir es defectivo, pues las formas en imperativo de segunda persona se valen de "andar": "Andate/ándate despacio", "Andá/anda a saber".
  • En el lenguaje coloquial de Chile se usa una construcción en pretérito indefinido con el valor de imperativo: "¡Te comiste toda la sopa!"