Formación coral

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Una formación coral es un conjunto de personas que combinan sus voces para dar lugar a cantos diversos.

Clasificación[editar]

Las formaciones corales de la música occidental se clasifican:

  • según su carácter exclusivamente vocal: (a capella) o bien con acompañamiento instrumental
  • según la composición: coro masculino, coro femenino, coro mixto, coro de niños.
  • según el género y el uso: coro de ópera, coro de oratorio, coro de capilla o iglesia

Cuerdas[editar]

Las voces que componen una formación coral mixta de la música clásica son comúnmente cuatro: Soprano, Contralto, Tenor y Bajo. A veces aparecen otras voces: Mezzo-soprano, voz intermedia entre Soprano y Contralto, y Barítono, voz intermedia entre Tenor y Bajo. A cada conjunto de cantantes que interpreta una línea escrita se la llama cuerda. Cuando una partitura coral pide dos cuerdas de la misma voz, las cuerdas que las interpretan se identifican con un número: Tenor 1 / Tenor 2, o bien Sopranos 1as / Sopranos 2as, según los editores

Formaciones corales sin voces graves[editar]

Los coros femenino y de niños tienen habitualmente tres cuerdas: Soprano, Mezzo-Soprano y Contralto, y que por no poseer voces graves, suelen requerir acompañamiento instrumental, habitualmente de piano. Algunos directores, como el argentino Cristián Hernández Larguía, han formado coros con barítonos en vez de bajos, para darle más ligereza al color de su formación.

Coros litúrgicos católicos[editar]

Los coros litúrgicos católicos de la Edad Media y del Renacimiento requerían una escritura exclusivamente para voces masculinas. Eso hace que para los coros de aficionados actuales, las voces graves sean muy graves y que las voces agudas sean el equivalente de una Contralto femenina, que es la altura máxima a la que podía llegar razonablemente un falsetista. Eso hace a su vez que las partituras escritas deban transcribirse una tercera mayor o una cuarta justa por encima de la tonalidad original, para poder ser interpretadas por coros modernos a voces mixtas. Un ejemplo es el motete Sicut Cervus Desiderat de Palestrina, cuya versión moderna editada en Italia hacia 1930 está escrito en la tonalidad de Fa mayor, y que versiones adaptadas a coros de aficionados transcriben a La mayor. Algunos directores de coro usan falsetistas varones cantando la voz de contraltos en obras de ese período. A diferencia de una contralto femenina, cuyo tono es neutro o sombrío sobre todo en el registro medio y grave, los falsetistas le infunden a la cuerda un color sumamente especial, rico en armónicos.