Fondo OPEP para el Desarrollo Internacional (OFID)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Fondo OPEP para el Desarrollo Internacional (OFID) es una institución multilateral de financiamiento para el desarrollo creada en 1976 por los Estados Miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). El OFID fue establecido durante la Conferencia de Soberanos y Jefes de Estado de los Estados Miembros de la OPEP celebrada en Argel (Argelia) en marzo de 1975. En una declaración solemne de la Conferencia se reafirmaba la natural solidaridad que unía a los países de la OPEP con otros países en desarrollo en sus luchas por superar el subdesarrollo, y se instaba a adoptar medidas para fortalecer la cooperación entre esos países.[1]

El OFID tiene por objetivo el fortalecimiento de la cooperación financiera entre los Estados Miembros de la OPEP y otros países en desarrollo mediante la asistencia financiera destinada a propiciar el desarrollo económico y social de estos últimos. La misión primordial de la Institución es el fomento de las alianzas Sur-Sur con otros países en desarrollo de todo el mundo, con el fin de erradicar la pobreza. El OFID tiene su Sede en Viena (Austria). Actualmente, su Director General es el Sr. Suleiman Jasir Al-Herbish, de Arabia Saudita.[2]

Imagen

Sede del OFID[editar]

La Sede del OFID (ubicada en el primer distrito de Viena, en la Ringstraße) fue la residencia palaciega del archiduque austríaco Wilhelm Franz Karl. El palacio, construido entre 1864 y 1868 según el diseño arquitectónico de Theophil von Hansen (1813-1891), fue vendido en 1870 a la Orden Germánica de los Caballeros (Orden Teutónica), y utilizado como cuartel general del Gran Maestro, el último de los cuales fue el archiduque Eugen. A partir de 1894 fue el palacio del Gran Maestro y del Maestro Germánico, y tomó el nombre de Palais Deutschmeister. En 1938, tras la disolución de la Orden Germánica de los Caballeros, el edificio fue confiscado por la Alemania nacionalsocialista (nazi), y en 1942 se entregó a las autoridades policiales. Entre 1945 y 1975 sirvió de cuartel general a la policía de Viena. Después de algún tiempo, el edificio pasó a propiedad del OFID.[3]

Historia[editar]

Tras la Primera Cumbre de la OPEP celebrada en Argel (Argelia) en 1975, los Estados Miembros manifestaron su compromiso de prestar asistencia a los países en desarrollo mediante un mecanismo de financiamiento colectivo. Consiguientemente, en 1976, los ministros de finanzas de los Estados Miembros se reunieron y establecieron el Fondo Especial de la OPEP, por medio del cual los Estados Miembros canalizarían la ayuda a los países en desarrollo. El Fondo Especial comenzó a funcionar en 1976 con una dotación inicial de recursos de unos US$ 800 millones. Para el final de 1977 había otorgado 71 préstamos a 58 países en desarrollo y había canalizado donaciones de sus Estados Miembros a otras instituciones de ayuda al desarrollo, entre ellas el Fondo Fiduciario del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA). En 1980, en vista del fructífero funcionamiento del Fondo Especial, los Estados Miembros decidieron convertir ese mecanismo temporal en una entidad jurídica permanente: el Fondo OPEP para el Desarrollo Internacional (OFID).

En mayo de 1980 el OFID se convirtió en un organismo internacional de ayuda al desarrollo permanente y plenamente establecido. En junio de 2011, la máxima autoridad de la Institución, el Consejo de Ministros, aprobó la reposición más reciente, por valor de US$ 1.000 millones, como respuesta directa a las crecientes necesidades de los países en desarrollo y a las consecuencias negativas de la crisis financiera en sus economías.[4]

Estados Miembros[editar]

  • Arabia Saudita
  • Argelia
  • Emiratos Árabes Unidos
  • Gabón
  • Indonesia
  • Iraq
  • Kuwait
  • Libia
  • Nigeria
  • Qatar
  • R. B. de Venezuela
  • R. I. del Irán

Los medios[editar]

El OFID presta asistencia financiera por diversos medios, y la distribución entre los diferentes tipos de ayuda varía con el tiempo en función de la evolución de las condiciones y las necesidades en los países beneficiarios. Los métodos de financiamiento incluyen:

  • Suministro de ayuda financiera en forma de préstamos en condiciones muy favorables, destinados a proyectos y programas de desarrollo, asistencia a la balanza de pagos y financiamiento de operaciones comerciales.
  • Participación en el financiamiento de actividades del sector privado de países en desarrollo.
  • Otorgamiento de donaciones para apoyar programas de asistencia técnica y ayuda alimentaria, investigación y actividades similares y operaciones de ayuda humanitaria de emergencia.
  • Contribución a los recursos de otras instituciones de desarrollo cuyos trabajos benefician a países en desarrollo.

Los recursos[editar]

Los recursos del OFID provienen de las contribuciones voluntarias de los Estados Miembros de la OPEP y de las reservas acumuladas derivadas de diversas operaciones de la Institución.

Los beneficiarios[editar]

En principio, todos los países en desarrollo pueden acceder a la asistencia del OFID, excepto los Estados Miembros de la OPEP. No obstante, se otorga la máxima prioridad a los países menos adelantados que, por consiguiente, han recibido la mayor parte de los recursos del OFID. A lo largo de los años, el OFID ha extendido su presencia a 134 países, a saber, 53 de África, 43 de Asia, 31 de América Latina y el Caribe y 7 de Europa.[5]

Operaciones[editar]

==Áreas principales==[6]

  • Agricultura
  • Educación
  • Energía
  • Finanzas
  • Salud
  • Industria
  • Infraestructura y minería
  • Multisectorial y desarrollo urbano
  • Telecomunicaciones
  • Transporte
  • Abastecimiento de agua y saneamiento

Operaciones en el ámbito del sector público[editar]

Las operaciones concernientes al sector público son el principal pilar de las actividades del OFID y representan un 68% del total de sus compromisos acumulados. En ese contexto, al 31 de diciembre de 2012, se había aprobado un total de US$ 9.587,3 millones distribuidos en 1.373 préstamos para el sector público otorgados en condiciones muy favorables a 103 países en desarrollo. En consonancia con el mandato del OFID, la mayor parte de esos recursos se asignaron a países de bajos ingresos, que siguen recibiendo atención prioritaria, aun cuando la Institución ha ampliado su ámbito de actuación para incluir a más asociados de medianos ingresos.

Todos los proyectos del sector público se cofinancian con los gobiernos beneficiarios y frecuentemente con otros donantes, incluidos bancos regionales de desarrollo y, en particular, con organismos bilaterales y multilaterales de desarrollo de los Estados Miembros de la OPEP. En consonancia con los principios de eficacia de la ayuda, el OFID coordina sus actividades con organizaciones hermanas y otras instituciones, a fin de racionalizar los esfuerzos conjuntos y evitar la duplicación o superposición de trabajos. En aras de la sostenibilidad, el desarrollo de la capacidad y el fortalecimiento institucional son componentes integrales de todas las operaciones del OFID para el sector público. Los proyectos están orientados por la demanda y reflejan las prioridades estratégicas de los países asociados. En su conjunto, las operaciones en los sectores de transporte, energía y agricultura representan el 55% de todos los préstamos para el sector público.

En la esfera del sector público se incluye también la contribución del OFID a la Iniciativa en favor de los países pobres muy endeudados (PPME). El OFID ha apoyada esta Iniciativa desde su establecimiento, en 1996, y hasta el presente ha proporcionado $192 millones para aliviar la carga de la deuda de 34 PPME.[7]

Operaciones en el ámbito del sector privado[editar]

El Mecanismo de Financiamiento para el Sector Privado (MFSP) se creó en 1998 en respuesta a las cambiantes políticas económicas de los países asociados del OFID. El apoyo al sector privado a través del otorgamiento de préstamos e inversiones de capital se considera una adaptación natural que permite al OFID continuar prestando sus servicios a la más amplia gama de países posible y, al mismo tiempo, mantenerse receptivo ante sus necesidades de desarrollo. Los objetivos del MFSP consisten en fomentar el crecimiento de la empresa privada productiva e impulsar el desarrollo de los mercados de capital. Las intervenciones eficaces estimulan el crecimiento económico mediante la creación de empleo y la generación de ingresos y, consiguientemente, contribuyen a mitigar la pobreza.

En asociación con otras instituciones financieras de desarrollo y bancos comerciales, el MFSP presta apoyo a empresas privadas económicamente viables. Las instituciones públicas también pueden acceder al financiamiento, siempre que estén gestionadas comercialmente como empresas autónomas y canalicen apoyos a las empresas privadas locales. Además, el OFID respalda proyectos conjuntos de los sectores público y privado que se rijan por los principios de la empresa privada. Los proyectos seleccionados deben conllevar un alto valor de desarrollo que complemente el mandato del OFID.

Una prioridad del MFSP es la prestación de apoyo a las pequeñas y medianas empresas (PYME), cuyas actividades impulsan el crecimiento económico y desempeñan un papel esencial en la generación de empleo y el alivio de la pobreza. El MFSP suministra asistencia a las PYME, principalmente a través de la intermediación de instituciones financieras, en particular bancos nacionales y regionales de desarrollo, bancos comerciales, empresas de arrendamiento financiero, instituciones especializadas en microfinanciamiento y fondos de inversión.[8]

Mecanismo de Financiamiento del Comercio[editar]

Establecido en 2006, el Mecanismo de Financiamiento del Comercio (MFC) del OFID se centra en transacciones racionales desde el punto de vista del desarrollo y el progreso social, destinadas a facilitar las actividades de importación y exportación y satisfacer las necesidades de capital de funcionamiento en los países en desarrollo. Los principios generales por los que se rige el Mecanismo incluyen las repercusiones en el desarrollo y la cooperación Sur-Sur. Los servicios del MFC están disponibles para gobiernos, entidades privadas, bancos comerciales, instituciones regionales de financiamiento para el desarrollo (IFD) y cualquier otra institución que opere en un país beneficiario del OFID. Los productos del OFID incluyen el financiamiento de operaciones de importación, exportación y de actividades previas a la exportación; el financiamiento contra recibos de almacén; el apoyo a operaciones comerciales de PYME; el financiamiento del capital circulante; y la distribución de riesgos no financiados.[9]

Hasta Diciembre 2013 se han aprobado 1.949 millones de dólares en líneas de crédito y 2.000 millones de dólares en programas de garantías de riesgo compartido.

Donaciones[editar]

El programa de donaciones del OFID proporciona recursos sumamente necesarios para una amplia gama de actividades que, por diversos motivos, no se pueden financiar mediante préstamos. Si bien las donaciones representan menos del 4% de todos los compromisos acumulados, el OFID considera que estos proyectos son especialmente meritorios por cuanto satisfacen necesidades básicas y producen un cambio real en la vida cotidiana de las personas. En el marco del programa de donaciones se presta apoyo a actividades de ayuda humanitaria y desarrollo social por medio de seis programas de donaciones relativos a Asistencia técnica, Investigación y actividades similares, Ayuda de emergencia, VIH/Sida, Pobreza energética y Palestina. El incipiente programa sobre pobreza energética representa una prioridad particular y complementa el financiamiento suministrado mediante otros mecanismos en apoyo de la Iniciativa de Energía para los Pobres establecida por el OFID.[10]

Hasta Diciembre 2013 se han otorgado más de 1500 donaciones por un monto que está sobre los 573 millones de dólares.

Asistencia técnica[editar]

Desde la creación del OFID, las actividades de asistencia técnica han sido las principales beneficiarias de donaciones. Las donaciones para asistencia técnica se otorgaron con el fin de apoyar proyectos nacionales y regionales de desarrollo orientados al desarrollo sostenible y la reducción de la pobreza, en beneficio de los segmentos más pobres de la sociedad, especialmente en los países menos adelantados (PMA). En particular, se otorga la máxima prioridad a las mujeres y los niños. Las donaciones para asistencia técnica se asignan en gran medida en función del tipo de proyecto y sus resultados previstos, el número de beneficiarios y la situación socioeconómica del país receptor. Hasta diciembre de 2012 el OFID había suministrado unos US$ 548,2 millones en donaciones directas para todos los programas, en colaboración con organismos de las Naciones Unidas y con un sinnúmero de ONG internacionales y nacionales, entre otros muchos asociados, con miras a satisfacer las necesidades de las poblaciones vulnerables.[11]

Investigación y actividades intelectuales similares[editar]

Este tipo de asistencia se centra en actividades que amplían la cooperación Sur-Sur y Norte-Sur, y propician el fortalecimiento de la capacidad, especialmente el desarrollo de los recursos humanos en los países menos adelantados. En este contexto, se hace particular hincapié en temas y estudios de investigación de particular interés para los países más pobres, así como en el progreso de la ciencia y la tecnología. El capital humano se fortalece mediante el patrocinio de seminarios, cursos y talleres de capacitación.[12]

Operaciones de ayuda de emergencia[editar]

El OFID presta ayuda de emergencia con el fin de contribuir a mitigar el sufrimiento de las víctimas de cualquier tipo de catástrofes en todo el mundo, incluso en los Estados Miembros del OFID. En aras del desarrollo sostenible, el OFID suele complementar su ayuda de emergencia con préstamos convencionales a bajo interés destinados a facilitar la reconstrucción a largo plazo en regiones devastadas. La ayuda de emergencia se canaliza por conducto de organismos de socorro especializados tales como FICR, ACNUR, OCAH y PMA.[13]

Programa de donaciones para luchar contra el VIH/Sida[editar]

En junio de 2001, y tras su aprobación por parte del Consejo de Ministros, el OFID estableció un Programa de lucha contra el VIH/Sida cuya dotación inicial fue de US$ 15 millones. La decisión se inspiró en un profundo sentimiento del deber de ayudar a mitigar la amenaza del VIH/Sida “antes de que la humanidad afronte una nueva peste”. Subsiguientes reposiciones elevaron la cuenta a US$ 800 millones. En la actualidad, el OFID colabora con una amplia coalición de asociados estratégicos en la lucha contra la pandemia en más de 90 países. Las intervenciones abarcan numerosas áreas que incluyen: sensibilización, prevención, exámenes y asesoramiento, así como atención, tratamiento, apoyo y desarrollo de vacunas.[14]

Programa de donaciones para Palestina[editar]

El OFID viene prestando asistencia a Palestina desde 1979. Sin embargo, debido a las acuciantes y crecientes necesidades del pueblo palestino, el OFID adoptó medidas orientadas a intensificar sus operaciones en Palestina mediante el establecimiento, en 2002, de un programa especial destinado a acelerar la prestación de asistencia. Dotado de recursos propios, ese programa suministra apoyo en esferas de preocupación a largo plazo, incluidas las relativas a infraestructura básica, servicios esenciales de salud y bienestar social. En momentos de necesidades humanitarias urgentes, el programa también canaliza ayuda de emergencia para contribuir al suministro de alimentos, insumos médicos y otros artículos.[15]

Contribuciones a otras organizaciones[editar]

Fondo Común para los Productos Básicos(Fondo Común)[editar]

El OFID apoyó desde sus comienzos la labor del Fondo Común y, en ese contexto, puso a disposición de esa institución un total de US$ 83,6 millones. Esa suma se otorgó como una contribución voluntaria de $46,4 millones para la Segunda Cuenta del Fondo Común, y otra de $37,2 millones para sufragar las suscripciones de 35 países menos adelantados, al capital aportado directamente al Fondo Común. En el marco de la Segunda Cuenta se comprometieron recursos por un total de $32 millones para apoyar proyectos relativos a productos básicos en 29 países de África, 15 de Asia y 6 de América Latina. Con ocasión de la 30ª Reunión Anual del Consejo de Ministros del OFID, celebrada el 17 de junio de 2009, se agregaron tres países (R. D. del Congo, Senegal y Mozambique) a la lista de países que reúnen las condiciones para beneficiarse de suscripciones (y obtener pagos de suscripción) a la primera cuenta del Fondo Común. El OFID mantiene un vivo interés por las actividades del Fondo Común y participa en calidad de observador en los dos máximos órganos de ese organismo.

Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA)[editar]

El OFID desempeñó un importante papel en la creación del FIDA, a la que destinó $861,1 millones aportados por los Estados Miembros de la OPEP al capital inicial de esa institución y a la primera reposición. Los Estados Miembros de la OPEP han brindado su apoyo firme al FIDA desde su creación, mediante aportaciones a las reposiciones adicionales de sus recursos. Además, el OFID ha aportado otros US$ 20 de sus propios recursos, como contribución especial al FIDA.

Fondo Fiduciario del Fondo Monetario Internacional (FMI)[editar]

También por intermedio del OFID, varios de sus Estados Miembros transfirieron recursos financieros por valor de $110 millones al Fondo Fiduciario establecido en mayo de 1976 y administrado por el FMI. Esos recursos, que representan las utilidades obtenidas por siete Estados Miembros de la OPEP mediante la venta de oro que el FMI tenía en su nombre, se destinaron a prestar asistencia, en condiciones muy favorables, a la balanza de pagos de países de bajos ingresos que eran miembros del FMI y reunían los requisitos necesarios.

Iniciativa de Energía para los Pobres[editar]

El OFID sostiene que el desarrollo humano y el consumo de energía están intrínsecamente relacionados. Sin energía para impulsar la industria y apoyar a las empresas y los servicios sociales tales como los hospitales y las escuelas no puede haber progreso económico ni social.

El OFID cree que el alivio de la pobreza energética, aunque no es un objetivo en sí mismo, es crucial para la consecución de los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) establecidos por la comunidad internacional. Por este motivo, el OFID describe la erradicación de la pobreza energética como el “noveno ODM”.

A lo largo de los años, el OFID y sus Estados Miembros demostraron con palabras y hechos su preocupación por la pobreza y la miseria humana que conlleva.

En la Segunda Reunión Cumbre de la OPEP, celebrada en Caracas (Venezuela) en septiembre de 2000, los Jefes de Estado y de Gobierno describieron la pobreza como la mayor tragedia medioambiental que padecía el mundo.

En consonancia con esa posición, los dirigentes de la OPEP congregados en su Tercera Reunión Cumbre, que tuvo lugar en el Reino de Arabia Saudita en noviembre de 2007, se comprometieron, en el marco de la Declaración de Riad, a seguir armonizando los programas de sus instituciones de ayuda, incluidos los del OFID, con miras a lograr el desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza energética en los países en desarrollo.

En junio de 2008, el Guardián de las Dos Mezquitas Sagradas, S. M. el Rey Abdullah bin Abdulaziz Al Saud, anunció el establecimiento de la Iniciativa de Energía para los Pobres e instó al OFID y al Banco Mundial a desempeñar un papel de liderazgo en la elaboración del programa.

En mayo de 2009, el mismo tema centró las deliberaciones de la Reunión de Ministros de Energía del G8, celebrada en Roma. La Reunión concluyó con una declaración final conjunta de los Ministros de Energía del G8, el Comisario Europeo y los Ministros de Energía de algunos otros países, entre ellos varios Estados Miembros del OFID, a saber, Arabia Saudita, Argelia, Indonesia, Libia y Nigeria. En la declaración, los Ministros se comprometieron a apoyar las iniciativas de lucha contra la pobreza, incluida la Iniciativa de Energía para los Pobres anunciada por el Rey Abdullah. Además, alentaron al OFID y a otras instituciones a elaborar estrategias e identificar mecanismos de financiamiento para desarrollar redes de energía e integrar los mercados de energía en África.

En marzo de 2010, la pobreza energética volvió a centrar la atención cuando, en Cancún (México), los Ministros de Energía de países productores y consumidores se reunieron en el 12º Foro Internacional de la Energía (FIE). El OFID efectuó una declaración en la sesión especial del Foro dedicada al papel de la energía en el fomento del desarrollo humano. La declaración destacaba los esfuerzos del OFID orientados a mitigar la pobreza energética.

En 2010, las Naciones Unidas anunciaban su decisión de identificar a 2012 como el año de la energía sostenible para todos (SE4ALL), una iniciativa que puso en marcha esfuerzos internacionales orientados a lograr el acceso universal a la energía para 2030. Diversas iniciativas, entre las que se destacó la iniciativa mundial SE4ALL establecida en 2012, concitaron la atención mundial respecto del grave problema que entraña la pobreza energética, así como de la necesidad de superarlo para poder alcanzar los ODM y erradicar la pobreza. Habida cuenta de la importancia del nexo energía-pobreza, y con el fin de mantener el impulso de los esfuerzos realizados para superar el problema, la Asamblea General de las Naciones Unidas anunció también la instauración de un “Decenio de las Naciones Unidas de la Energía Sostenible para Todos” que, entre 2014 y 2024, procurará llamar la atención de la comunidad internacional acerca de la necesidad de superar ese reto.

El Sr. Al-Herbish fue uno de los 39 integrantes del grupo de alto nivel de SE4ALL. El Director General del OFID es también miembro de la Junta Consultiva de SE4ALL, un grupo selecto de representantes de los sectores de negocios, finanzas, gobiernos y sociedad civil. Esos nombramientos se efectuaron en reconocimiento de la función de liderazgo del OFID en la lucha global contra la pobreza energética.

El OFID fue una de las primeras instituciones en responder al llamamiento formulado para que se abordara esta urgente cuestión. Teniendo en cuenta su condición de institución de financiamiento para el desarrollo, se ha reconocido ampliamente al OFID como uno de los organismos pioneros en la promoción del desarrollo en la escena internacional, que ha canalizado su lucha contra la pobreza energética a través de su Iniciativa de Energía para los Pobres, establecida en 2008. En junio de 2012 el Consejo Ministerial del OFID emitió una Declaración Ministerial en la que manifiesta que la Institución compromete al menos US$ 1.000 millones para financiar la Iniciativa de Energía para los Pobres, con lo que aumenta más aún la contribución del OFID a la lucha contra la pobreza energética.

La labor de promoción del OFID fue crucial para poner de relieve el vínculo vital entre energía y desarrollo. La Institución ha prestado apoyo a proyectos que abarcan desde la construcción y rehabilitación de centrales eléctricas y la instalación de gasoductos de gas natural, hasta la construcción de parques eólicos y sistemas de energía solar. Al 31 de diciembre de 2012 las operaciones en el sector energético representaban casi US$ 2.900 millones, o sea el 20% de los compromisos acumulados del OFID, que permitieron cofinanciar operaciones en 85 países.


Véase también[editar]


Referencias[editar]

.