Flujo piroclástico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Coladas piroclásticas bajando por las laderas del volcán Mayon en Filipinas durante su erupción de 1984.

Se denomina colada piroclástica, nuée ardente o corriente de densidad piroclástica a una mezcla de gases volcánicos calientes, materiales sólidos calientes y aire atrapado, que se mueve a nivel del suelo y resulta de ciertos tipos de erupciones volcánicas.[1] [2] La velocidad de las coladas piroclásticas puede ser tan baja como 10-30 km/h o llegar a los 200.[3] Las coladas piroclásticas pueden ser letales debido a su movimiento veloz y altas temperaturas,[4] pudiendo quemar estructuras humanas y la vegetación.[3]

Si la colada piroclástica es muy enérgica y diluida se denomina oleada piroclástica; estas se atienen menos a la topografía que las comunes, pudiendo subir y bajar valles y cerros.[5] Existen dos tipos de oleadas piroclásticas: las calientes y las frías, según tengan más o menos de 100 °C de temperatura.[6]

Dinámica[editar]

Colada piroclástica ocurrida en 2006 el monte Merapi en Indonesia

Erupciones que los originan[editar]

Son varios los tipos de erupciones volcánicas que pueden dar origen a coladas piroclásticas.[7] Los elementos comunes de las erupciones que conducen a coladas piroclásticas se pueden enumerar en:[7] el escape de presión en cuerpos de magma cerca de la superficie, la exsolución de gases volcánicos, la rápida mezcla de gases con fragmentos de roca, la puesta en moción del aire alrededor y el colada cuesta abajo producto de la gravedad.

El colapso de un domo de lava, colapso de una ladera de un volcán, colapso de una columna eruptiva, la sobre ebullición (boil-over en inglés) de gases y partículas suspendidas y la explosión de un criptodomo son todas causas que generan coladas piroclásticas durante erupciones volcánicas.[7]

Movimiento y temperaturas[editar]

Las coladas piroclásticas obtienen su movimiento de la gravedad y o de la explosión lateral de un volcán[1] como sucedió con el Monte Santa Helena en 1980. Aunque coladas piroclásticas menores pueden tener velocidades de 10 a 30 km/h[3] a menudo exceden los 100 km/h pudiendo coladas más grandes llegar a los 200 km/h.[3] La naturaleza fluida de las coladas piroclásticas se debe a la turbulencia interna de sus gases.[1] Las coladas generalmente se mueven cuesta abajo pero pueden ir contra de pendientes si su velocidad es lo suficientemente alta.[1]

Las temperaturas de las coladas piroclásticas varían. Para coladas del monte Pelée se han estimado temperaturas de 1075 ºC, para coladas del Pinatubo 750 ºC y para el monte Santa Helena 350 ºC.[3] La mayoría de las coladas piroclásticas constan de dos partes una parte basal de material grueso y una nube turbulenta con material fino que puede depositarse a sotavento de la parte basal.[6]

Testimonios de la erupción de 1883 del volcán Krakatoa y experimentos científicos evidencian que coladas piroclásticas tienen la capacidad de cruzar espejos de agua.[8] En la erupción recién mencionada una colada piroclástica llegó cruzo el estrecho de la Sonda hasta la isla de Sumatra que esta a 48 km del volcán Krakatoa.[9]

Nube Fénix[editar]

Algunas coladas piroclásticas, tras deshacerse de partículas finas, pueden alzarse por convección hacia el cielo formando lo que se llama una nube fénix o co-ignimbrita.[10]

Rocas y depósitos de coladas piroclásticas[editar]

Ignimbrita exhibida en el Museo de La Plata. Su aspecto señala una colada caliente de partículas volcánicas y gases. Cordillera frontal de San Juan, Argentina.

Existen principalmente dos tipos de depósitos de coladas piroclásticas: los que originan de un colada piroclástica propiamente tal y los que provienen de oleadas piroclásticas.[11] Los primeros son de caracter masivo y de fragmentación heterométrica; los segundos tienen una clasificación de partículas más acusada, con elementos más finos, mayor estratificación y más delgados.[11] En los grandes depósitos se puede hacer la distinción de unidades de colada y unidades de enfriamiento.[11]

Los depósitos de colada piroclástica compuestos de ceniza volcánica y lapilli pumiceo, ambos revueltos, se conocen como ignimbritas.[12]

Referencias[editar]

  1. a b c d pyroclastic flow, Encyclopedia Britannica Academic Edition. Revisado el 10 de octubre de 2011.
  2. pyroklastisk strøm Store norske leksikon. Revisado el 9 de octubre de 2011.
  3. a b c d e Pyroclastic flows, Michigan Tech. Revisado el 15 de octubre del 2011.
  4. Cita de Tilling, Topinka, and Swanson, 1990, Eruptions of Mount St. Helens: Past, Present, and Future: USGS General Interest Publication en Pyroclastic Flows and Pyroclastic Surges, USGS. Revisado el 5 de octubre de 2011.
  5. Cita de Myers and Brantley, 1995, Volcano Hazards Fact Sheet: Hazardous Phenomena at Volcanoes, USGS Open-File Report 95-231. en Pyroclastic Flows and Pyroclastic Surges, USGS. Revisado el 5 de octubre de 2011.
  6. a b Cita de Hoblitt, Miller, and Scott, 1987, Volcanic Hazards with Regard to Siting Nuclear-Power Plants in the Pacific Northwest, USGS Open-File Report 87-297 en Pyroclastic Flows and Pyroclastic Surges, USGS. Revisado el 5 de octubre de 2011.
  7. a b c John P. Lockwood y Richard W. Hazlett. Volcanoes: Global Perspectives. Pág. 235-240.
  8. Freundt, Armin. 2003. Entrance of hot pyroclastic flows into the sea: experimental observations. Bulletin of volcanology, 65, 144–164.
  9. Camp, Vic. "KRAKATAU, INDONESIA (1883)." How Volcanoes Work. Department of Geological Sciences, San Diego State University, 31 Mar. 2006. Web. 15 Oct. 2010. <http://www.geology.sdsu.edu/how_volcanoes_work/Krakatau.html>.
  10. Parfitt, Liz y Wilson Lionel (2008). Fundamentals of Physical Volcanology. p. 121.
  11. a b c Fisher, R.V. y Schmincke, H.-U. 1984. Pyroclastic Rocks. Pág. 192-200.
  12. Gill, Robin, 2010. Igneous rocks and magmatic processes. Pág. 220-232.

Enlaces externos[editar]