Flor silvestre (película)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Flor Silvestre (película)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Flor silvestre
Columbia City Cinema main hall.jpg
Solicita una imagen para este artículo.
Título Flor silvestre
Ficha técnica
Dirección
Producción Agustin J. Fink
Emilio Gómez Muriel (productor asociado)
Guion Emilio Fernández, Mauricio Magdaleno
Música Francisco Domínguez
Fotografía Gabriel Figueroa
Protagonistas
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) México
Año 1943
Género drama
Duración 94 minutos
Idioma(s) Español
Ficha en IMDb
Ficha en FilmAffinity

Flor silvestre es una película mexicana de 1942, dirigida por Emilio Fernández y estelarizada por Dolores del Río y Pedro Armendáriz. Fue la primera película que Dolores del Río filmó en México tras su regreso de Hollywood. Esta película, marcaria el inicio de una fructífera colaboración entre Fernández, Del Rio, Armendáriz, el fotografo Gabriel Figueroa y el guionista Mauricio Magdaleno, tan prolífica durante los años cuarenta. La película definió a la llamada Época de oro del cine mexicano.

Sinopsis[editar]

En un pueblo del Bajío de principios del siglo veinte, José Luis (Pedro Armendariz), hijo del hacendado don Francisco (Miguel Ángel Ferriz Sr.), se casa en secreto con Esperanza (Dolores del Río), una bella y humilde campesina. Disgustado por la boda y porque su hijo se ha convertido en revolucionario, don Francisco deshereda a José Luis y lo echa de su casa. Tras el triunfo de la revolución, la pareja vive feliz hasta que José Luis se ve obligado a enfrentar a un par de falsos revolucionarios que han secuestrado a Esperanza y a su pequeño hijo.[1]

Elenco[editar]

Comentarios[editar]

Para la historia del Cine mexicano, 1943 llegaría a convertirse en uno de sus años más emblemáticos. Si bien el prestigio alcanzado por Julio Bracho venía precedido por su respetable trayectoria como director teatral y por su brillante debut como realizador de ¡Ay qué tiempos señor don Simón! (1941) los antecedentes de Emilio Fernández no lo perfilaban como quien llegaría a ser uno de los pilares de la cinematografía mexicana. Un par de experiencias previas -La isla de la Pasión (Clipperton) (1941) y Soy puro mexicano (1942)- no habían sido suficientes para demostrar el talento del “Indio” como realizador. Hacía falta que se conjuntaran un proyecto fílmico interesante con el equipo técnico y humano adecuados para que Fernández dirigiese la que sería su primera película importante. Sería Films Mundiales, la misma compañía que tenía bajo contrato a Julio Bracho, la encargada de facilitarle al “Indio” las condiciones para que su labor como director fuese exitosa. Fundada en 1939, esta empresa era administrada por Agustín J. Fink, talentoso productor que había logrado destacar gracias a una acertada combinación de calidad y creatividad. Bajo su mando, Films Mundiales había logrado emular el modelo industrial de Hollywood, basado en mantener bajo contrato exclusivo a un equipo artístico y técnico de alta calidad, sin por ello descuidar a los nuevos talentos. Desde 1942, Fink mantenía conversaciones con Dolores del Río, quien había abandonado Hollywood con la intención de afincarse en México. El proyecto de que la estrella protagonizara un filme mexicano no lograba cristalizar, entre otras razones, por falta de un director dispuesto a trabajar con la actriz. Fink recordó los trabajos previos de Fernández y consideró que el director merecía la oportunidad de dirigir una película en circunstancias más adecuadas. El resultado fue mejor de lo que el astuto Fink podría haber imaginado. Gracias a su acertada combinación de talentos, Flor silvestre se convirtió no sólo en un gran éxito de taquilla sino en el punto de partida para la fructífera colaboración entre el “Indio” Fernández y el equipo con el que realizaría varios de sus mejores filmes: el guionista Mauricio Magdaleno, el fotógrafo Gabriel Figueroa y la pareja protagónica integrada por Dolores del Río y Pedro Armendáriz. Historia de orgullos, idealismos y desigualdades, Flor silvestre es considerada como la cinta más emblemática de su autor y una de las películas más bellas del cine mexicano.[2]

Este filme ocupa el lugar 30 dentro de la lista de las 100 mejores películas del cine mexicano, según la opinión de 25 críticos y especialistas del cine en México, publicada por la revista somos en julio de 1994.[3]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]