Flexibilidad muscular

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La flexibilidad es la capacidad del músculo para llegar a estirarse sin dañarse. La magnitud del estiramiento viene dada por el rango máximo de movimiento de todos los músculos que componen una articulación. Es de carácter involutivo ya que se va perdiendo con el paso del tiempo. La flexibilidad no genera movimiento, si no que lo posibilita.

Dependiendo del tipo de actividad muscular realizada, se puede trabajar la flexibilidad con un sistema dinámico, es decir, con movimientos y elongación muscular, o de sistemas estáticos, que suponen el mantenimiento de posiciones concretas para favorecer el estiramiento muscular.[1]

Factores de dependencia e influencia[editar]

La flexibilidad depende de:

  • Elasticidad muscular: capacidad de alargamiento de los músculos y de recuperación de la posición inicial.
  • Movilidad articular: grado de movimiento máximo de cada articulación.

Influyen:

  • La herencia (genética)
  • La edad (a menor edad más flexibilidad)
  • El tipo de trabajo habitual (posturas)
  • La hora del día (por la mañana es peor que a lo largo del día)
  • La temperatura ambiente y la temperatura muscular (a más temperatura, mayor flexibilidad)
  • El grado de cansancio muscular
  • El grado de flexibilidad trabajado a lo largo de los años

Por norma general las mujeres suelen tener más flexibilidad que los hombres por razones fisiológicas.

Práctica de flexibilidad en las articulaciones de la cadera

Crecimiento de los músculos[editar]

Dado que los músculos que pasan por el crecimiento en tamaño pero no en longitud, cuando un músculo crece a través de su hipertrofia muscular el grupo muscular del lado opuesto (el antagonista) se tiene que alargar, y la flexibilidad absoluta es el término para describir un músculo de longitud, en sí misma, donde relativa flexibilidad es la flexibilidad de un conjunto, en comparación con sus antagonistas movimiento.

Práctica de flexibilidad[editar]

El método estático pasivo Es la forma de trabajar la flexibilidad más utilizada, gracias a su sencillez y mínimo riesgo. El músculo se estira hasta su máximo sin que se produzca dolor. El estiramiento pasivo consiste en colocarse en una posición y mantenerla con ayuda de otra parte del cuerpo, de una asistente o de algún aparato

El método estático activo La eficacia midiendo en tiempo empleado y resultados supera al anterior, pero requiere de mayor esfuerzo y concentración. También aumentan los riesgos. La forma general de trabajo es: se estira un músculo hasta su tope, una vez en esta posición el antagonista intenta recuperar la posición inicial mediante una contracción isométrica de unos segundos, mientras continua la fuerza, ya de un compañero o del propio sujeto, para buscar un nuevo tope de elongación.

El FNP o método de facilitación neuromuscular propioceptiva Es la manera más eficaz teniendo en cuenta el tiempo empleado, pero también es la más dificultosa y exigente, además necesita de un profesional o un compañero preparado. Se estira un músculo hasta su tope, una vez en esta posición el antagonista intenta recuperar la posición inicial mediante una contracción isométrica de unos segundos, el compañero o una pared impide que el movimiento, luego el músculo que se estira se relaja, pero sin perder la elongación (posición de estiramiento), para nuevamente intentar una máxima elongación del músculo que estamos estirando. También es llamado el método basado en la contracción-estiramiento, en el que se realiza una contracción isométrica durante 6-8 segundos y más tarde se realiza un estiramiento, consiguiendo mayor amplitud en el movimiento. El ejercicio realizarse repitiéndolo de 8-10 segundos y de 3 a 5 veces.

El método balístico Es la forma desechada por su poca eficacia y su alto riesgo de lesión. Su forma básica de realización es con un movimiento ejercido por fuerzas s, en el cual se lleva una articulación a su máximo de estiramiento, repitiendo el proceso un número determinado de veces. en resumidas cuentas por las siguientes razones: Al ser el estiramiento del músculo muy rápido, este no cuenta con el tiempo necesario para adaptarse a esta nueva elongación y en cambio se fuerza las partes menos flexibles de las que componen una articulación. La propia fisiología del músculo cuando se le impone una elongación repentina responde reflejamente con una contracción involuntaria. Esto produce un aumento de la tensión en el músculo, haciendo muy difícil la mejora del rango de movimiento y disminuyendo la pérdida de flexibilidad.

Consecuencias de no entrenarla adecuadamente[editar]

El hecho de no entrenar correctamente la flexibilidad puede:

  • Producir deformaciones en las posturas.
  • Aumentar las lesiones deportivas.

Referencias[editar]

  1. Delgado López, Daniel et al. Fundamentos Teóricos de la Educación Física, pp. 106-8- Editorial Pila Teleña, 2009. En Google Books. Consultado el 31 de octubre de 2014.